lunes, abril 22, 2019

CELEBREMOS A VENUS LLEVÁNDOLE ROSAS


 

Es día de proveerse de rosas para obsequiar a Venus, diosa del amor: “Ofreced a la señora la hierbabuena que ella agradece y el arrayán que es lo suyo y cuerdas de junco ocultas en montones de rosas”, nos aconseja Ovidio. Y también que le pidamos belleza y palabras amables y reveladoras del buen humor. ¿Qué sería de nosotros sin la primavera, sin la belleza, sin la esperanza del amor?

 

 
Ese mismo día en que se celebraba en Roma una fiesta en honor de Venus Ericina, el 23 de abril, celebramos nosotros el Día del Libro. ¿Por qué no unir ambas celebraciones? Durante la mañana del martes, 23, estaré en la FNAC de San Agustín. Con cada libro os llevaréis una rosa. 


En este enlace encontraréis una reciente entrevista que me han hecho en Culturplaza 

jueves, abril 18, 2019

PREPARATIVOS PARA UNA FIESTA



¡Ea, perezosos! Alzaos rápido, que dentro de tres días celebraremos la fiesta de Pales y, con ella, conmemoraremos la fundación de Roma, nuestra ciudad. Tú, Póstumo, ve al Aventino a recoger laurel a fin de que podamos sahumar debidamente los corrales. Y tú, Gayo, espabila, conviene tener listas las escobas para limpiar el suelo y despejarlo de paja y de excrementos. ¡Que no tenga que venir nuestra ama a quejarse! Ella, al igual que sus antepasadas sabinas, aprecia en mucho el valor de nuestros rituales y, sobre todo, conoce la importancia de que todas las cosas, todas las empresas que emprendemos, cuenten con el favor de los dioses para que empiecen bien.

NOTA: Aunque estamos de vacaciones, no quiero dejar de deciros que el próximo día 23 de abril –día del libro–, estaré por la mañana, de 11 a 14 horas, en la puerta de la FNAC de San Agustín, de Valencia, firmando ejemplares de “Mujeres de Roma. Heroísmo, intrigas y pasiones”, junto con otros colegas de la editorial Sargantana. ¡Es un día precioso para regalarse/regalar un libro! 
Por la tarde, estaré en la Librería Gaia con otros colegas y, más tarde, en la presentación de "Trampantojo" de Marina Lomar, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés. ¡Un día muy completo!

 
NOTA 2: La fecha de la fundación de Roma se celebra el 21 de abril, el mismo día en que los pastores celebraban la fiesta de Pales, una deidad arcaica de la cual no se sabe si era dios o diosa. En cuanto a las sabinas… Disfrutar de su historia está a vuestro alcance.

domingo, abril 07, 2019

PORCIA, ENAMORADA Y FEROZ

 

“Solía escrutar el rostro y los gestos su marido con el celo de las mujeres enamoradas que ocultan la intensidad de su amor y así, días atrás percibió en él un gran desasosiego. Parecía muy preocupado, abrumado por un peso, pero no le hizo preguntas. No trató de aliviar su tensión con afecto y caricias en la intimidad del lecho, cuando la mutua entrega establece un vínculo entre los esposos y les permite hablar con libertad y confianza. Disfrutar del sexo era un tabú para ella y quizá también para Bruto, al menos en el matrimonio, donde debía mantener la imagen del estoico que cumplía con su deber de esposo pero rechazaba cualquier relación con el placer. La estrategia de Porcia para hacer hablar a su marido fue otra, más acorde con el temperamento de ambos: cuatro días antes de las idus de marzo, se clavó a escondidas una tijera en el muslo derecho y no dijo absolutamente nada a nadie ni se la curó.
Dos días después, le mostró a su marido la llaga supurante y le dijo: «si he sido capaz de guardar silencio durante dos jornadas, si nadie a mi alrededor ha escuchado de mí una sola queja y ni siquiera sospechan la existencia de esta herida, bien puedo guardar el secreto que te oprime y no has tenido la confianza de revelarme». Bruto, impresionado y conmovido por este gesto de coraje y lealtad, le abrió su corazón. Desde ese momento, Porcia fue la única mujer en Roma que sabía de antemano el día y la hora de la muerte de Cayo Julio César.”
 De "Mujeres de Roma. Heroísmo, intrigas y pasiones".
NOTA 1: Os habréis dado cuenta de que Porcia es la esposa de Bruto, uno de los principales asesinos de Cayo Julio César. Fue una mujer de fortísimas y muy conservadoras convicciones políticas. El cuadro que veis, y que representa el momento en que Porcia se hiere a sí misma clavándose una tijera, es obra de la extraordinaria pintora boloñesa  ELISABETTA SIRANI
NOTA 2: Os pongo la fotografía de la reseña que ha salido en el suplemento POST DATA del diario Levante, firmada por María García-Lliberós. Al igual que la pintura, aumenta el tamaño si se pincha en ella.
 



lunes, abril 01, 2019

VISTAS AL LAUREL DE VIPSANIA POLLA




Una de las mujeres que dejaron constancia de su nombre para la posteridad en Roma, por medio de una obra pública, fue Vipsania Polla, quien construyó un pórtico al lado del acueducto del Aqua Virgine, la que nutre la actual Fontana de Trevi. 
Aunque no podamos disfrutar hoy de aquel pórtico, sí, al menos, lo disfrutó nuestro poeta hispano-romano Marco Valerio Marcial, que lo veía desde su modesta casa de alquiler, ubicada en una de las laderas del Quirinal, tal como le cuenta, en un poema, a su amigo Galo: 

“Tienes —que permanezca, lo deseo, y crezca por muchos años—
una mansión sin duda bonita, pero al otro lado del Tíber;
en cambio, mi comedor mira al laurel de Vipsania
y yo ya me he hecho viejo en este barrio.”

MARCIAL (s. I d.C.) Epigramas I, 108 (Traducción de Antonio Ramirez de Verger)

De Vipsania sólo se sabe que era cuñada de Julia, la hija de Augusto, quien se había casado en segundas nupcias con su hermano Agripa. Su pórtico debía tener algún jardincillo, ya que Marcial alude al laurel. Se encontraron trazas del pórtico cuando en el siglo XIX se hicieron obras para construir la actual GaleríaSciarra, en las paredes de cuyo patio central están representadas las “virtudes femeninas” que debían adornar a las damas del XIX.

 NOTA: Os dejo el enlace a la reseña escrita por Marta Querol y publicada en la revista ZENDA sobre "Mujeres de Roma..."

* La imagen es mía, son las casas que quedan de frente a la Fontana de Trevi, Roma.

lunes, marzo 25, 2019

CON VOSOTRAS, ROMANAS, AL FIN DEL MUNDO



 He pasado tantos años pensando en vosotras, soñando con vosotras, sintiendo con vosotras, aprendiendo de vosotras, queridas antecesoras romanas —Clelia, Aca Larencia, Cornelia, Horacia, Berenice, Calpurnia, Paulina, Agripina, Beatrice, Lucrecia, Virginia, Cecilia, Cleopatra, Cristina, Fausta, Acté, Filótide, Francesca, Giuditta, Floronia, Anita, Hersilia, Faustina, Serena y tantas otras—, que ya formáis parte de mí y no podría ir ningún lugar sin que vinierais conmigo. Me habéis conducido a un logro muy importante y, por si aún hiciera falta reafirmar mi fe en vuestro coraje, entereza y dignidad, incluso cuando os equivocasteis, os digo: con vosotras, romanas, estoy dispuesta a llegar al fin del mundo. 

NOTA 1: QUERIDOS AMIGOS, me alegra comunicaros que “Mujeres de Roma. Heroísmo, intrigas y pasiones” ha resultado ganadora del Premio de la Crítica de la Comunidad Valenciana 2019, en la modalidad de ensayo (ensayo gozoso, diría yo, apasionado, emocionante, radical en su amor por las mujeres y por Roma). Gracias a todas las personas que me habéis alentado, apoyado y sostenido durante la gestación de este libro y sus avatares... Sin vosotras seguramente no habría llegado a buen fin.

NOTA 2: El próximo jueves 28 de marzo, a las 19 horas, daré una conferencia-coloquio sobre el tema: “Mujeres de Roma. Un paseo por la ciudad eterna de la mano de sus mujeres”, en la Real Sociedad Económica de Amigos del País. Os pongo la invitación con los detalles. Salón de Actos del Conservatorio Profesional de Música de Valencia. Edificio histórico en la Plaza de San Esteban, 3, Valencia.





jueves, marzo 07, 2019

LAS SABINAS VAN A BUÑOL



"Pese a la brutalidad de la garra que la sujetaba, Hersilia trataba de levantar la cabeza. Otros hombres, llevando consigo a muchachas que pateaban al aire, llegaban al pie de la escalera de Caco que unía el valle con la cumbre donde se ubicaba Roma. Oía la respiración jadeante de su raptor, sentía su manaza apretarle las muñecas. De una manera vaga la alcanzaban las súplicas infructuosas de las demás jóvenes, sus quejidos. Escuchaba también unas voces enérgicas que, desde lo alto, impartían instrucciones y animaban a los ladrones de mujeres a subir más deprisa los escalones tallados en la roca. Sintió náuseas y vértigo. Alcanzada la cima y el poblado, Hersilia vio pasar a un gigantón llevando bajo el brazo a una de sus primas, la más frágil, la más bella. Su propio captor le gritó a ese hombre: “¿Dónde vas? ¿A quién la llevas?”  El hombre contestó: “¡A la casa del noble Thalasso!”
De "Mujeres de Roma. Heroísmo, intrigas y pasiones". 

Queridos amigos: esta tarde, en la Biblioteca Pública de Buñol, hablaremos de estas y de otras mujeres cuyas experiencias aún nos interesa conocer. Os esperamos.