viernes, marzo 09, 2007

DIDO Y ENEAS (XVIII).- Empiezan las negociaciones con el gobierno de Rodas.



Antes de que los senadores rodios, en respuesta a la invitación de la reina, acudan de visita a su nave, Dido mantiene una conversación con sus consejeros. Han de tratar varios asuntos: valorar qué hacer respecto a los hombres que se han colado en su nave huyendo de la multitud y estudiar bien el mejor modo de tratar a los senadores de Rodas. Debe ganarse su favor para obtener las provisiones y la ayuda que necesita y, al mismo tiempo, desea proteger a los atenienses, si ello fuera posible. Xilón le ha conmovido mucho al hablarle de su padre. Después de tantos meses de vagar por los mares, sin vislumbrar claramente el porvenir y sintiéndose como una fugitiva expatriada, las palabras de ese hombre han sido un revulsivo. Al reconocerla espontáneamente como heredera del trono de Tiro, ha reestablecido el vínculo entre su vida pasada y su situación presente. Dido se siente rearmada moralmente y llena de orgullo.

- Xilón, como experto en leyes de los distintos pueblos, podría resultarnos de utilidad – dice la reina a su Jefe de Expedición, Acus, y al Príncipe del Senado – .¿Por qué no legislar escogiendo las mejores leyes para regular la vida de nuestra ciudad cuando la fundemos? Intuyo, además, que sería un excelente cronista… Incluso podría indagar sobre mi padre y mis antepasados. Una nueva ciudad debe tener un recuerdo y una raíz con los cuales prestigiarse.

- Parece buena idea, señora – responde el Príncipe del Senado – Sin embargo, ese otro hombre, el filósofo… Lo que me habéis contado me induce a sospechar que puede ser peligroso.

- Ocasionará problemas, ¿no es cierto, Acus?, pero también aportará frescura y libertad de pensamiento – responde Dido –. Si somos tolerantes, se nos unirán más filósofos que se sientan en riesgo en otras ciudades… Los sabios atraen alumnos, y los alumnos llevan tras de sí una legión de criados… Ganar fama es lo que más conviene al crecimiento de una ciudad y a su comercio.

- Y hasta al esclavo, Claudio Apollioni, podríamos sacarle partido – añade Acus –. Por lo visto es pedagogo y bien saben los dioses cuánto necesitamos uno. ¡Toda nuestra chiquillería se pasa el tiempo jugando y sin ningún provecho!

- Proteger a esos hombres puede ser incompatible con la amistad y benevolencia de los rodios – advierte el Príncipe del Senado.

- Por mi parte – dice la reina – creo que debemos defenderlos todo lo posible y ceder únicamente en el caso de que pudiera salir perjudicado nuestro pueblo. Quiero exponeros las ideas generales de un plan que se me ha ocurrido. Debemos asustar a los senadores rodios…
----

----
La nave de la reina está bellamente adornada. Entre el mástil y la proa han tendido un toldo improvisado con telas finas de diversos colores para matizar la luz en unos sitios y encenderla en otros. El lugar que ocupará la reina está respaldado por un dosel de color púrpura y de la misma tela se ha cubierto su escabel y las mesitas en las cuales se servirá un refrigerio. Ula, Morgana y otras jóvenes han bajado a tierra bien escoltadas y recogido ramas de olivo y gran cantidad de plantas olorosas. Con ellas han confeccionado guirnaldas y las han colgado en la borda. Han arrojado al suelo, desmenuzadas, ramitas de tomillo, romero, manzanilla y otras semejantes que no conocían pero huelen deliciosamente, formando así una alfombra fresca y verde. En el puerto han adquirido frutas para exprimir sus jugos, tortas y algunos dulces. Sérvulo, el copero de la reina, se ha encargado de seleccionar el vino y establecer la proporción adecuada de agua para la mezcla.

Hechas las presentaciones, pronunciadas la bienvenidas y cumplidos todos los protocolos adecuados al caso, la reina Dido, sus consejeros y sus invitados se sientan bajo el toldo. Los rodios no disimulan su admiración hacia la reina y el encanto de tal recibimiento, aunque se nota en ellos cierta tensión. Al fin la reina, tras ofrecer un brindis con la copa de oro de su padre, muestra una amplia sonrisa y aborda sin más rodeos el tema de esta reunión.

- Os estaréis preguntando, nobles señores, qué razón nos ha traído a Rodas. En realidad, son dos: una de ellas, buscar al cartógrafo Igres que, según nos han informado, se halla trabajando en estas costas por encargo vuestro. El otro, aprovisionarnos de cereales, carne seca, galletas, vino y algunas herramientas.

- Antes de tratar esos asuntos, noble reina, nos gustaría saber qué ocurre con esos hombres a los que habéis protegido … - dice el Senador más anciano.

- ¡Disculpad mi torpeza! Debí deciros antes que os los devolveré enseguida. De ningún modo querría crearos problemas por esa causa. Los hice trasladar de inmediato a otra nave, fuera del puerto, para evitar que huyeran.

- Debemos añadir – señala Acus – que la reina, al darles su amparo, corrió un gran riesgo, pues quedó expuesta a las iras de la multitud.

- Fue una reacción impulsiva por mi parte – añade Dido con expresión contrita mientras recorre con sus hermosos ojos los rostros de los senadores rodios buscando su comprensión – Los fenicios somos gente de orden. Y supuse, quizá erróneamente, que no os gustaría que la ira popular menoscabara vuestra autoridad. Entiendo que sólo vosotros tenéis legitimidad para castigar a esos hombres.

- Habéis hecho bien, señora, y os quedamos agradecidos – dice el anciano senador, francamente aliviado –. Nos habría resultado muy difícil explicar a la ciudad de Atenas la muerte de dos ciudadanos suyos a manos de la población de Rodas.

- ¿Son ciudadanos de Atenas? – pregunta el Príncipe del Senado, con expresión de alarma. Al cabo de un instante se inclina hacia la reina y finge hacerle una confidencia, aunque con voz suficientemente alta como para que le oigan los senadores de Rodas – ¡Entrégaselos enseguida, mi reina! Cierra el negocio de los suministros y vayámonos cuanto antes. Piensa que si el gobierno de Rodas no castiga a esos hombres habrá una revuelta ciudadana, y si los castigan… ¡No querría estar en la piel de estos senadores y tener que vérmelas con Atenas!

- Bien, nobles señores – dice la reina levantando su copa a modo de brindis y sonriendo a sus invitados, cuyos rostros han palidecido –. Antes de acabar esta velada estarán en vuestro poder esos atenienses. Considerad el asunto resuelto. En cuanto al cartógrafo y a las provisiones…

Los invitados rodios se miran con desconcierto. Las confidencias que han oído han hecho mella en su ánimo y les hace removerse inquietos. Inclinan sus cabezas para hablar entre sí e intercambian algunas opiniones. La idea de los conflictos que se les avecinan les aterra. Quizá no les convenga en absoluto que les entreguen a los atenienses. Al menos, hasta que se les ocurra alguna salida. El senador anciano toma de nuevo la palabra.

- Nos gustaría complacer todas tus peticiones, noble reina – dice –. Sin embargo. los recientes tumultos, cuya gravedad has visto con tus propios ojos, lo dificultan. Hablar ahora de cereales en esta ciudad es prender la tea de un incendio. Y mucho me temo que en cuanto pisen de nuevo Rodas esos atenienses, se recrudezca el conflicto…

- Señores – interviene Acus – Habéis reconocido hace un momento que la intervención de la reina al proteger a esos hombres resultó favorable para Rodas. Y esto ¿ha de redundar en nuestro perjuicio? ¿Habremos de zarpar sin provisiones y sin el cartógrafo Igres en cuyo trabajo confiábamos para fundar una nueva ciudad? En tal caso, os ruego que apuréis vuestras copas y regreséis a vuestras casas – y girando su vista hacia la reina Dido, añade: - Señora, antes de que caiga el sol hemos de desembarcar a los atenienses y su esclavo y aprestarnos para partir antes del alba. Apenas contamos con provisiones y, si no queremos morir de hambre antes de alcanzar otro puerto, no debemos perder tiempo.



Los rodios quedan mudos ante este reproche y la perspectiva de tener bajo su responsabilidad a los atenienses. El desasosiego se refleja en sus rostros. Reacciona de nuevo el más anciano.

- Nadie ha podido afirmar nunca, ¡Oh noble reina!, que los rodios seamos desagradecidos. Dadnos un poco de tiempo. Lo necesitamos para traer hasta aquí al cartógrafo por quien estás tan interesada y para preparar con discreción esos suministros. Como garantía de nuestra palabra, retened con vosotros a los atenienses hasta que hayamos cumplido. Ved si es grande nuestra confianza.

- No sé que responderte, noble señor – dice la reina, con gesto dubitativo –. Ni siquiera hemos hablado de precios...

- ¡No debéis preocuparos por un detalle tan insignificante…!

* Detalle de un sarcófago. Museo Termas de Diocleciano.

**Detalle de cabeza femenina. Pompeya

***Guirnalda de laurel. Santa Agnese fuori le mura. Roma.

****Detalle de mosaico. Museo Massimo alle Terme.

*****Detalle de pintura mural. La Farnesina. Roma.

******Figura femenina. Museo Termas de Diocleciano.

*******Detalle de grupo escultórico. Museo Massimo alle Terme.

********Reflejo en un estanque de Villa Doria-Pamphili. Roma.

NOTA:

  • JEFA DE COCINA del palacio de la reina Dido en Cartago, ha comenzado ya a realizar los primeros preparativos para el gran banquete con que la reina recibirá al troyano Eneas. Quien quiera husmear por la cocina puede hacerlo ya, siempre sin meter el dedo en los platos...

    NOTA: Algunos amigos participan de esta historia con diversos personajes. Para facilitar la comprensión de cada post, se incluye la lista por orden alfabético de personajes. A continuación, entre paréntesis, están los nombres de los amigos bloggeros.

  • ACATES, amigo del alma de Eneas. (Eggy)
  • ACUS, hijo mayor del príncipe del Senado y Jefe de la expedición de Dido. (Acus)
  • AEMILIUS, director de las obras de la muralla de Cartago. (Unjubilado)
  • AMILCAR, timonel de la nave de Dido. (Edem)
  • AMNERIS, la tejedora. (Paula)
  • ANARKASIS, actor. (Anarkasis)
  • ANNA, hermana de la reina Dido. (Bethania)
  • ANQUISES, padre de Eneas. (Juan)
  • ASCANIO, hijo de Eneas. (Ferípula)
  • BARCE, nodriza de Siqueo, doncella y confidente de Dido. (Leodegundia)
  • CAIUS PERTINAX, un hombre de negocios. (Joaquín)
  • CALIBÁN, un personaje enigmático. (Gonzalo)
  • CARMINIS, pintora de éxito. (Carmen)
  • CIRENE, la viajera troyana, madre del poeta Trailo. (Lady Read)
  • CLAUDIO APOLLIONI , esclavo y pedagogo. (Juanmb)
  • CLOANTO, un troyano. (Rafael p.q.)
  • COPA DE ORO del padre de la reina Dido. (Tony)
  • CRISEA, una vestal. (Krisish)
  • CUPIDO , dios del amor, hijo de la diosa Venus y hermano de Eneas. (Lady Ice)
  • DADA, un personaje de oriente. (Ixchel)
  • DIANA, esposa de Acus y amiga de Dido. (Claullitriche)
  • DINCER, una bailarina oriental. (Ximena)
  • DEMETRIUS PEDER, un escultor griego. (Pru)
  • EL TIEMPO, el viento y el agua. (Manuel)
  • EOLO, dios de los vientos. (Gloria de Un cajón revuelto)
  • ESPÍRITU invisible, protector de la nave de Dido. (Cieloazzul)
  • FILÓN, un filósofo cínico, hermano de Xilón y abuelo de Jacinta. (Gregorio Luri)
  • GABRIEL, vigía de navío de la reina Dido.(Iralow)
  • ICARUS, lugarteniente y consejero de Eneas. (Javier)
  • IGRES, Un cartógrafo mestizo. (Sergi Bellver)
  • IRIS, mensajera de los dioses. (Fortunata)
  • ISKIAS , amazona, guardaespaldas de Dido y Anna. (Lady Zurikat)
  • JACINTA, artesana de vasijas de arcilla, nieta de filósofo Filón. (Ontokita)
  • JEFA DE COCINA del palacio de la reina Dido en Cartago. (Charo Marco)
  • JUNO, diosa esposa de Júpiter y protectora de Dido.(Gabu)
    KARO, escribiente de la señora Imilce. (Antonio Portela)
  • KOSTAS, cordelero amigo de Imilce. (Kostas h.)
  • MERCURIO, mensajero de los dioses. (Marelyt)
  • MOOK, perro de la reina Dido. (Movie)
  • MORGANA, una hechicera siria. (Morgana)
  • NÁUFRAGO, náufrago enamoradizo. (Tinta del corazón)
  • NAUSICAA, hija del rey de los feacios. (Nausicaa)
  • NEOPTOLEMO, hijo de Aquiles. (Aquiles)
  • NEPTUNO, dios de los mares. ( Antonia Romero)
  • NISMACIL, guerrera oriental. (Aurefaire)
  • NUERA DE la señora Imilce (Bettina perroni)
  • PALEMON, comerciante griego con productos de oriente. (Adrià Urpì)
  • PALINURO, piloto de la nave de Eneas. (Luis Rivera)
  • PAREPIDEMOS SAMOSATENSE, peregrino. (Charles de Batz)
  • PITONISA de un oráculo. (Badanita)
  • PRINCIPE DEL SENADO, Jefe del Senado de Tiro y luego de Cartago. (Angelusa)
  • SALMA, Esclava oriental. (Gloria de Ojos de miel)
  • SAO, una ninfa. (Irene)
  • SEÑORA IMILCE, impulsora, narradora y corazón de esta historia. (Almena)
  • SERVULO, joven esclavo, copero de la reina Dido. (Felipe Servulo)
  • SIQUEO , sacerdote de Melqart y esposo de Dido. (Pedro (glup))
  • SIRIO, gato de Anna. (Sirio)
  • TEANO, matemática muy reputada. (Miriam g.)
  • TRAILO, poeta troyano e hijo de Cirene la viajera, narrador de parte de esta historia. (Grimalkin el bardo)
  • ULA, amiga de Dido. (Ula)
  • UN ARBOL un tanto especial. (Goathemala)
    UN CANGREJO en cualquier playa. (Cangrejo sedentario)
  • UN GRAN MATORRALaromático a la entrada de una cueva. (Rosa Silverio)
  • UN MALO, malísimo. (El hippie viejo)
  • UNA PIEL DE TORO. (Carlos a. gamboa)
  • UTYKE, sobrina del sacerdote de Hércules. (Nina)
  • VENUS, diosa del amor, madre de Cupido y Eneas. (Elisa de Cremona)
  • XILÓN, maestro griego, hermano de Filón y cronista de la familia de la reina Dido. (Fernando Sarriá)
  • YARBAS, rey pretendiente de Dido. (Kurtz)
  • ZOE, prostituta con vocación de libertad. (Zoe favole)


    Tags








  • 87 comentarios:

    Heriberto dijo...

    Leo tus historias con mucho interés Isabel. Un abrazo.

    Angelusa dijo...

    Qué lista, qué buena estratega es Dido. Cómo se nota que es mujer.
    Y qué bien escribe Isabel.
    Un beso, Romana. O dos.

    Amor dijo...

    no entiendo exactamente cómo participan los blogueros
    ¿con
    amor?

    Diana L. Caffaratti dijo...

    Isabel:
    aquí de vuelta, poniéndome al día con la historia de Dido.
    Una vez más, tus textos hablan dignamente de la mujer.
    Me encanta tu idea de hacer aparecer a personajes sugeridos por los bloggers.La lista es larguísima!-
    Las imágenes con las que acompañas los capítulos siguen maravillándome.
    Abrazo latino para tí.

    Lady Zurikat dijo...

    Y eso se llamo devolverles la papa caliente a los de Rodas! Una devolucion magistralmente narrada y bellamente ilustrada. ¿Como se participa? pues leyendo, apoyando, debatiendo, aportando ideas, no tomando en cuenta el ejemplo de mi hermana.... es una buena forma de hacerlo me parece.

    María dijo...
    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
    Lady Zurikat dijo...

    Una vez paso por mi blog, no entendi un joraca que dijo, no se si sera este, pero si lo era se ve que yo le quedaba un tantito lejos.... al menos un vuelo transoceanico y transcontinental pueden deserotizar hasta a la Armada Turca!

    Fernando dijo...

    Uff! me veía nuevamente en manos de la chusma de Rodas...besicos Isabel.

    Leodegundia dijo...

    Dido de momento está demostrando que es persona adecuada para gobernar ya que piensa en elegir las mejores leyes, en la historia de su pueblo y en no perder sus raices. Y no sólo ella, Acus apunta un dato muy importante, la educación de los niños.
    Al final negoció bien y se llevarán de Rodas más de lo que fueron a buscar.
    Un abrazo

    Lágrima del Guadiana dijo...

    ¿De dónde sacas esa inspiración que nunca te abandona, Isabel? Me gusta mucho el personaje de Dido, muy adecuado para esta semana, en que hemos celebrado el día internacional de la mujer...y tú siempre nos recuerdas lo atrás que se remonta nuestra lucha.

    Un abrazo

    krisish dijo...

    Ya tengo ganas de leer cómo se fundará la nueva ciudad y cuáles serán las aportaciones de Xilón y Filón.
    Un besote de krisish-crisea

    TINTA DEL CORAZON dijo...

    La reina negocia mejor que un rey,no por nada es reina y reina.
    Siempre es muy efectivo quien resuelve problemas,pero mas lo es quien los evita.
    Excelente capitulo.
    besote

    manuel dijo...

    Ante una reina así ¿A quién le importan los penpis?

    Gabrielus dijo...

    ISABEL:
    Qué bien describes tantas situaciones transportando a la historia.
    Y me gusta mucho la personalidad que le asignas a la reina Dido. Excelente amiga. Te felicito por tu gran talento.
    Besos.
    Gabriel

    Isabel Romana dijo...

    Hola heriberto, gracias por el interés que muestras. Besos.

    Hola angelusa, me quedo con los dos besos. También yo creo que Dido es buena negociadora, siempre con guante de seda. Besitos republicanos.

    Hola amor, este es un juego de imaginación. Cada bloggero se ha identificado con un personaje que le gusta o le apetece. La historia la pongo yo. Saludos cordiales.

    Hola diana l. caffaratti, te agradezco el esfuerzo, sé cuánto trabajo tienes. En cuanto a la larguísima lista de personajes, ya veremos a dónde me lleva. Como es natural, unos saldrán más que otros, pero pienso que lo significativo es saber que estaban "ahí". O, al menos, eso espero. En cuanto a las imágenes, no creas que a veces no me cuesta seleccionarlas... Besitos, guapa.

    Isabel Romana dijo...

    Hola María, he eliminado tu comentario y quiero darte una explicación. Este blog es un lugar de concordia y de recuerdo hacia nuestras antepasadas, donde esperamos encontrar siempre emoción, conocimientos y buenas vibraciones. En todo momento se ha mantenido un tono de cordialidad y respeto entre todas las personas que envían comentarios y esto es algo que no deseo ver alterado. Éste no es el lugar adecuado para airear ni dirimir los conflictos que existan entre los distintos lectores, estoy segura de que hay otros sitios para ello. Comprendo que te sientas molesta y que quieras hacerlo público, pero te agradeceré que no lo hagas a través de este espacio. Un cordial saludo.

    Kurtz dijo...

    Cada vez más interesante el relato. Ojalá hubiera más Didos gobernando el mundo.
    Besos.

    Isabel Romana dijo...

    Hola lady zurikat, has hecho una perfecta descripción de cómo puede participarse en una historia. ¡No sé qué haría sin vuestras ideas y comentarios...! Creo que los de Rodas han quedado convencidos de que lo mejor que les puede pasar es que otros carguen con "el muerto" de Xilón, Filón y Claudio Apollioni. Esta reina es muy lista. Besitos, guapa, y no critiques a lady ice, que ya sabes que en su papel de Cupido maneja las fechas que te pueden hacer feliz o hundirte en la miseria... Besotes.

    Hola fernando, ya ves que te has librado de los rodios, aunque a cambio quedas sometido a un yugo: la devoción por Dido. Besitos.

    Hola leodegundia, no se te escapa nada de esta historia... eres calcadita a Dido. Besos, querida amiga.

    Hola lágrima del guadiana, creo que hombres y mujeres llevamos muchas historias inscritas en el corazón, sólo que a unos les gusta escucharlas y a otros contarlas también. Yo me cuento en éste último grupo. En cuanto a Dido, es ciertamente una mujer excepcional. Del personaje histórico han llegado pocas noticias e inciertas, pero esta historia se ajusta a lo fundamental. Besos, guapísima.

    Isabel Romana dijo...

    Hola krisish, también yo tengo ganas de llegar a esa parte, aunque para incorporar a la historia tantos personajes es preciso alargar un poco el viaje... Besitos y buen fin de semana.

    Hola, tinta del corazón, siempre se ha dicho que es mejor prevenir que curar... y esto es lo que pretende siempre hacer la reina, aunque a veces no lo consigue. Besos.

    Hola manuel, tu comentario me resulta enigmático, ¿qué o quiénes son los penpis? Besitos.

    Hola grabrielus, celebro que te guste la reina Dido. Como todo ser humano tiene luces y sombras, pero ciertamente tiene un sentido del deber muy fuerte. Besos.

    Isabel Romana dijo...

    Hola kurtz, pienso igual que tú, que deberíamos tener muchos gobernantes en el mundo que apostasen por luchar por su pueblo y por hacerlo deseando siempre mantener la paz. Besos, querido amigo.

    Gabu dijo...

    ISABEL...Desde cuando hablar de precios es un detalle insignificante?
    Mmmmm...cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía!
    Esperaré querida amiga hasta el próximo capítulo,estoy segura de que ese detallito contenga conflictos...

    TE DEJO MI ENORME ABRAZO!

    Perséfone dijo...

    No me deja de impresionar la astucia de Dido. Sin duda una gran soberana.

    Besos.

    Gabrielus dijo...

    ISABEL:

    Disculpa si no te mencioné que tengo 3 blogs y 1 compartido.
    En el que vas siempre es sólo de imágenes raras o insólitas.
    Tengo otro donde casi siempre actualizo con poemas y escritos más de la vida diaria, donde está un poema para las mujeres, el penúltimo post que se llama "A ti..." en la sgte. dir.:
    http://yosoyelquesoyahora.blogspot.com/
    El otro blog propio es más de pensamientos filosóficos aplicados a la vida misma y alguno que otro cuento o historia, aquí:
    http://elsereslanada.blogspot.com/
    Cuando quieras puedes pasar.
    Besos.

    MentesSueltas dijo...

    Hace un tiempo que no pasaba, pero la calidad de tus letras sigue igual... excelente.

    Dejo un abrazo desde Buenos Aires

    MentesSueltas

    Gregorio Luri dijo...

    ¡Magnífico texto, doña Isabel! Efectivamente la fundación de una ciudad requiere tanto del rito como del mito. Y con respecto a ese filósofo, efectivamente, no deja de ser un incordio. Pero creo que Dido, tan sutil, sabe que hay incordios nobles.

    Miriam G. dijo...

    Lo leo todo siempre Isabel, pero la mitad de las veces me limito a envidiarte mucho. Creo que deberias preparar un pdf, para que los que se van incorporando más tarde puedan disfrutar de la historia completa del tiron hasta el punto donde se encuentra. Yo he hecho la prueba de releerme en papel y seguida y es una maravilla.

    Un beso, Miriam G.

    Luisa dijo...

    Fantástico el desarrollo que esta historia va tomando. Me fascina la nave de Dido. Me encantan las cosas cotidianas que se entreveran en la narración. Pasas de un plano a otro con la soltura que da el conocimiento. Y eres absolutamente capaz de transmitir la belleza de las cosas que conoces e imaginas.
    Mil gracias por tu generosidad, por tanto disfrute.
    Un beso.

    Alexis Coald dijo...

    Siempre es para mi un placer y un honor leer tan buenos escritos.

    Los ritos son importantes y cuando van acompañados del mito lo hacen ver más grandioso.

    Te abrazo, se feliz

    Andrea dijo...

    Me encanta venir a recordar parte de nuestra historia...gracias por la oportunidad.

    Saludos

    cieloazzul dijo...

    ufff Isabel!!
    me recontrafacina esta historia!!
    es que nosabes con que delicia la leo!!!!
    mil felicidades! vamos en rutaaa!!!!
    besos:)

    Clarice Baricco dijo...

    La economía otro tema en la historia como todo lo que has ido plantenado.
    Seguimos y gracias.

    Abrazos

    Rodolfo N dijo...

    Realmente admirable como cuentas, tu creatividad y calidad.
    Un lujo esta pàgina
    Cariños

    Mónica Laoshi dijo...

    Este sitio es para quedarse y deleitarse, placidamente...y aprender. Me encanta tu escritura, y la historia, y eso que queda templado entre la imaginación, la vida y la memoria.
    MmM

    Trenzas dijo...

    "Si las mujeres mandasen..." :)
    Coincido con otros comentarios aquí. Excelente momento para poner de relieve la inteligencia de las muchas Dido que en el mundo han sido y seguirán siendo.
    Un abrazo, amiga

    Lady Read Morgan dijo...

    Como siempre, estoy deseando de leer el siguiente.

    El día 8 de marzo fue un buen día para mi. Ahora siento y vivo la vida con una intensidad que antes no tenía. Algo bueno tienen las piedras o pedruscos en el camino.

    Un beso.

    Lady Read

    Tanhäuser dijo...

    Maravilloso!!!

    Isabel Romana dijo...

    Hola gabu, si hasta los santos desconfían de una buena limosna ¿como no vas a desconfiar tú, que eres una diosa? Sin embargo, creo que Dido tiene la sartén por el mango... Besitos, guapa.

    Hola perséfone, parece que la astucia era una cualidad muy cosolidada en los fenicios. Y los romanos la odiaban. Besitos, guapa.

    Hola grabrielus, pasaré por ese otro blog tuyo que me indicas. Besos.

    Hola gregorio luri, de momento ese filósofo más que un incordio está siendo una ayuda para Dido. Creo que, como apuntas, ella tiene sutileza suficiente para comprender que es un incordio noble... y conveniente. Besitos.

    Isabel Romana dijo...

    Hola miriam g., gracias por tu sugerencia. La verdad es que no sé si hay lectores nuevos, pero no sé cómo hacer lo que me propones. ¿Dónde colocaría ese PDF? ¿Y con qué garantías?. Tu tienes soluciones para todo, así que mira si me ayudas. Besos.

    Hola luisa, yo me imagino dentro de esa nave, con todos vosotros y los fenicios y la reina, y, la verdad, no me bajaría de ella... Pero también me siento atraída por todos los millones de historias que hay en el aire, desde las de los Pirineos que tú cuentas, hasta las más lejanas. Siempre me siento atraída por las sirenas y su canto. Besos.

    Hola alexis coald, aquí estoy tratando de hacer algo que no sé si lograré: que toda esta historia, sin perder del todo su carácter mítico, nos resulte cercana y conocidos y queridos sus personajes. Ya ves. Besos y hasta pronto.

    Hola andrea, eres siempre bienvenida. Recordar nuestro pasado llena de significado el presente, o al menos, lo ilumina. Besitos.

    Isabel Romana dijo...

    Hola cieloazzul, me encantó la entrevista que te han hecho y en la que te desnudas por completo... Ánimo con el campeonato que tienes por delante. Besote.

    Hola clarice barrico, cuando decimos que el amor mueve el mundo, sin negarlo, quizá deberíamos añadir también el amor "por las riquezas". Seguro que no mentiríamos. Besitos.

    Hola rodolfo n, gracias por tu visita y tu atención. Me alegra que disfrutes. Besos.

    Hola mónica laoshi, eres bienvenida a esta casa en la que espero te sientas muy a gusto. Como ves ahora vamos de viaje en la nave de la reina Dido, pero no tardaremos demasiado en fundar Cartago. Besos.

    Isabel Romana dijo...

    Hola trenzas, estoy convencida de que todas las cualidades y los defectos están repartidos por igual entre los sexos. Está bien que lo vayamos descubriendo, ¿verdad? Besos, querida amiga.

    Hola lady read morgan, no todas las personas, al tropezarse con una piedra, pedrusco o piedrecilla son capaces de superarlo. Saberte vivir con intensidad y alegría es maravilloso. Besos.

    Saludos, tanhäuser, una alegría volver a verte por aquí. Besos y hasta pronto.

    La Rosa Roja dijo...

    Impresionante historia como de costumbre. Pero, me has dejado asombrada con la cantidad de personajes que manejas. Cariños.

    Gregorio Luri dijo...

    Todos los caminos conducen a Roma(na)

    Claullitriche dijo...

    ...parece que la astucia de nuestra reina Dido no tiene igual ni final...; por eso le somos y seremos fieles siempre, pues sabemos que estamos en buenas manos, en su reino entre el agua y el cielo...


    ...una maravilla como siempre querida Isabel!...

    El Navegante dijo...

    Querida Amiga:
    No lo tomes como un desprecio, pero no vengo a comentar, pues una obra descomunal y admirable como la que estás editando, con tanto lujo de detalles , que pareceria que uno está viviendo en la epoca que tú narras, merece mayor atención de la que hoy le puedo brindar.
    Pero eso si, no quería dejar pasar más tiempo, a pesar de permanecer aún alejado del blog, para agradecerte toda la sensibilidad y afecto que has puesto en tus visitas a mi último post.
    Reibe todo mi cariño, y hasta cualquier momento, reina.
    un besazo

    Eddy dijo...

    Hola.

    Te felicito por tu escrito muy bueno.

    Te dejo cariños..

    Miriam G. dijo...

    Isabel te escribo un mail y te comento.

    Un beso, Miriam G.

    Vade retro dijo...

    Adoro la capacidad de generar estrategias de las mujeres.
    Un besazo amiga, un placer leerte, como siempre.

    MORGANA dijo...

    Buen comienzo de semana Isabel,
    un beso y te sigo dando las gracias
    por cada post.

    Niha dijo...

    Una gran reina y una gran historia.

    Osselin dijo...

    ¡Qué gran labor divulgativa y qué capacidad de trabajo!. Todo mi respeto para ti y tu labor.

    Lady Read dijo...

    Hola Isabel, gracias por tu comentario.

    Por otra, parte habia leido tus rarezas, pero no me acorde en el mismo momento. Otra rareza más, memoria selectiva.

    Un beso.

    Lady Read

    manuel dijo...

    penpis= dineros en griego


    FELIZ SEMANA

    Liliana dijo...

    Tu che l'hai conosciuta tutta bianca, che ne pensi di una Roma a colori? vedi mi ultimo post, e fammelo sapere, grazie e baci.

    Antonia Romero dijo...

    Sigo por aquí disfrutando de tu buen hacer, Isabel.

    Antonia

    david santos dijo...

    Hola!
    Gran trabajo, Isabel. Tambien muy beelo. Gracias por hacerlo.

    Zebedeo dijo...

    Vaya, parece ser que he vuelto a tiempo. Temía haberme perdido la resolución de la historia de la ingeniosa Dido, pero ya veo que no es así.
    Por otra parte así también he tenido el placer de leer todo lo que me había perdido de un tirón :)

    Ula dijo...

    Ya veo como mi reina maneja la situación. Para ello hemos colaborado en embellecer el panorama con el que se encontrarían los de Rodas. Ya estoy deseando zarpar con las provisiones y el cartógrafo en busca de nuestro hogar. He soñado que teníamos nuestra ciudad y que esta era admirada por todos. Ojalá el sueño se haga realidad.

    Fortunata dijo...

    Un beso Linda...me gusta esta reina astuta....

    Isabel Romana dijo...

    Hola la rosa roja, gracias por tu visita. La cantidad de personajes es por tantos amigos que han querido participar... Besos.

    Hola gregorio luri, a Roma todos, a (na) sólo unos pocos. Besos.

    Hola claullitriche, tu sabes de ella más que nadie, no en vano eres su confidente. Besos.

    Hola el navegante, celebro que pases por aquí, ahora sé que todo está bien y que ya retornarás cuando puedas a la blogosfera... Besos y hasta siempre.

    Isabel Romana dijo...

    Hola eddy, pasé a visitarte y veo que te has despedido. Vuelve por aquí siempre que te apetezca, sabes que este es un lugar de descanso. Besos.

    Hola miriam g. gracias por tu interés y hasta pronto.

    Hola vade retro, supongo que hemos tenido que desarrollar muchas a lo largo de los siglos... Besitos.

    Hola morgana, las gracias son para los lectores, sin vosotros seguramente no haría todo esto. Besitos y buena semana.

    Oski dijo...

    Y otra, y otra, y otra más.

    ¿El pozo de la inspiración lo tienes acaparado todo por ti o qué?
    Jajaja. Muy buen relato, no esperaba menos. Me quito el sombrero una y otra vez. Me enganchan tus historias.

    Un abrazo

    Isabel Romana dijo...

    Hola niha, me ha causado gran alegría ver que has retornada a la blogosfera. Hasta pronto.

    Saludos osselin, esta es una de esas cosas que se hacen con ilusión y entusiasmo porque hay quien las recibe del mismo modo. Bienvenido y hasta pronto.

    Hola lady read, hemos de alegrarnos de esa memoria selectiva. Nos ahorra revivir cantidad de disgustos... Besitos, guapa.

    Hola manuel, estoy de acuerdo contigo: los penpis no valen nada comparados con Dido. Besos.

    Hola liliana, la exposición de la que cuelgas unas fotos tuve ocasión de verla en su día. Es extrañísimo para nosotros, a quienes se nos había hecho creer que las estatuas de mármol eran de color blanco, que en realidad las pintaban de colores vivísimos... Recomiendo a todos que pasen por tu blog a verlas. Besitos.

    Isabel Romana dijo...

    Hola antonio romero, sólo llegarán hasta el final quienes resistan... Besitos.

    Hola david santos, gracias por tu visita y tus palabras. Hasta pronto.

    Saludos zebedeo, has llegado pero que muy a tiempo. Me alegro de que hayas conseguido ponerte al día... Bienvenido y muchos besitos.

    Saludos ula, habéis hecho un buen trabajo en la decoración de la nave y el buen ambiente. Creo que Dido se ve muy reforzada por tan buena compañía. La ciudad se fundará, no te quepa ninguna duda. Besitos.

    Hola fortunada, la reina es muy, muy astuta. Besitos.

    Isabel Romana dijo...

    Hola oski, yo me siento ante el ordenador y espero. Historia que pasa por ahí, la pillo y la voy metiendo... Me alegro que disfrutes, creo que Dido se merece todo nuestro afecto. Besos.

    Acus dijo...

    Dido es una gran estratega. Su sentido común y su confianza es su arma más poderosa.

    ................................

    Isabel Romana, beso cada gota de tinta que se escapa de tu pluma y admiro cada palabra que aun no has escrito. Un abrazo enorme, amiga.

    Máximo Ballester dijo...

    Aqui estoy por fin. La historia esta por terminar y yo he leido muy poquito. Eso me da culpa. Y es un monton. Y se me hace dificil por mis tiempos seguirte y mas cuando se acumulan los capitulos. Te propongo algo -negociemos, pactemos-: te empiezo a seguir a partir de la proxima historia y no te dejo. Estas de acuerdo? Si no lo estas yo voy a saber entender.


    Te quiero agradecer por todos tus amables comentarios. Mil gracias.

    Voy a pasar, te lo prometo.

    Un abrazo. Yo, el mal lector.

    alida dijo...

    La reina Dido es una mujer muy inteligente, como siempre muy objetiva en sus decisiones
    Isabel que alegría es leerte
    Un abrazo amiga

    EL HIPPIE VIEJO dijo...

    HOLA ISABEL , COMO ESTÁS?

    BUE, SABES QUE SOY ADMIRADOR DE LA REINA DIDO , PERO A DECIR VERDAD A TI TE COLOCO POR ENCIMA DE ELLA. ES MARAVILLOSO COMO ENLAZAS LOS PERSONAJES Y LES DAS VIDA . LA HILACIÓN DE LA HISTORIA PROPIA DE UN GUIÓN DE CINE .

    " SI SOMOS TOLERANTES..." , DICE DIDO EN UN MOMENTO ,
    CUESTA ,ES TODO UN TRABAJO , PERO CUAN BUENO ES .

    AMIGA , SIGO CONECTADO .

    ESPERO QUE TENGAS UN BUEN DÍA .

    TAMBIEN ESPERO QUE BLOGGER NO SE "COMA" ESTE COMENTARIO , CON EL ANTERIOR TIENE QUE ESTAR SATISFECHO..MMMMMMM

    ADAL

    EL HIPPIE VIEJO dijo...

    QUEDÓ!!!!

    ALEGRÍA!!!

    lady ice dijo...

    yo sin poder dormir, cosas de las niñas enfermas... La verdad es que debo reconocer que no hice quedar muy bien a mi hermana, con todo lo que se ha bancado o soportado. Como dice ella, la hice quedar como 'medio mounstruo' a pesar que con su vision unilateral y un solo oido mueve mas que unos cuantos sanitos y enteros. No entiendo como todo en comercio exterior de una multinacional pasa por sus manos, cuando joven le deciamos 'la fenicia' vaya casualidad, y fue la fenicia que con estrenados 18 años se planto frente a vendedores de ilusiones para que .... para tener una casa para todos nosotros. La fenicia fue la que salvo cientos de gatos y perros abandonados y hasta el dia de hoy tiene su clientela de fijo en la gente que pide ayuda en el subterraneo: les imprime paginas donde pedir ayuda, junto con una moneda, habla con ellos, los alienta.
    Hay gente que la mira en menos porque no es el paradigma de la belleza segun ellos y hasta les gana de mano, anticipandosele, que se burlan de su sordera parcial y se olvidan que los tumores la cercan. La verdad no la hice quedar ni cinco de bien

    Nina dijo...

    Qurida Isabel te dije que iba a hacer acto de contrición, me he leido el cápitulo y aunque no he leido los otros ,la forma de relatar y describir los personajes es magnífica, La reina Dido es una buena y astuta jefe de estado. Besitos Nina

    unjubilado dijo...

    Bonito dilema, como siempre espero la continuación de tus relatos.
    Un abrazo

    Liliana dijo...

    Cara Isabel, perdona mi curiosidad, las viste al Vaticano? son las mismas? ahora a Atenas hay nuevas? Siempre un gracias con besito. :o)

    fgiucich dijo...

    Una brillante demostración del arte de negociar en política. Estupendo relato, amiga, y excelente manejo de la intriga palaciega. Abrazos.

    almena dijo...

    Me apetece muchísimo leer la historia completa, seguida, oliendo el papel impreso de un hermoso libro tuyo.
    :)

    Un beso!

    gonzalo dijo...

    parece que todas las Cortes fueran hermanas.

    MaleNa dijo...

    Me impregnas de tantas cosas, el relato es maravilloso, las imagenes supremas.

    Como siempre te digo, admiro tu dedicacion, tu trabajo.

    Es para un cuadro.

    Besos de mas.

    Felipe Sérvulo dijo...

    Isabel:
    Siempre es un gusto volver por aquí. Tanto la estética como el fondo de tu relato es un regalo para los sentidos. Gracias.
    Por cierto: cada año volvemos a la tumba de Machado a ponerle unas flores y a decirle unos versos. Este año iremos el primer domingo de octubre. Es una pena que estés lejos y no puedas venir con nosotros.
    Abrazos mil.

    Kostas Kamaki dijo...

    Un órdago con doble filo... del que parece estamos saliendo airosos.
    ¿Sólo llegarán hasta el final quienes resistan...?.
    Si hace falta mis fuertes cordeles para no dejar en tierra a nadie, ya sabes junto al lado de quien siempre estoy, señora.

    Mariluz Barrera González dijo...

    Lo he impreso para llevarlo a casa y disfrutarlo, en estos momentos estoy en la oficina, pasè por esta tu casa y me ha impresionado lo que encontré.

    Regreso para contarte, y segura estoy que es justo lo que necesito hoy, en esta tarde que dedico para mí.

    UN BESO Y MI ADMIRACION, DESDE CAMPECHE, MEX.
    HASTA PRONTO.

    Isabel Romana dijo...

    Hola acus, tienes toda la razón al considerar a Dido una buena estretega. Gracias por tu confianza en mis letras y tu devoción. ¡Resultará que tengo aún más suerte que la reina! Besos.

    Hola máximo ballester, no debes disculparte en absoluto ni creo que seas mal lector. Puedo comprender perfectamente la dificultad de llegar a todo cuando tenemos tantas obligaciones y tan poco tiempo. ¡Sólo faltaría que en este mundillo bloggero nos cargáramos con más...! Yo paso por tu blog porque me gusta y tus poemas se leen rápido, no exigen tanto tiempo, pero, por favor, que eso no te haga sentirte obligado. Besos y hasta pronto.

    Hola alida, me gustaría que pudiéramos aprender de Dido algunas cosas (no todas). Ojalá sea así. Besos, querida amiga.

    Hola hippie viejo, yo voy pegadita a los talones de la reina, para poder estar cerca de ella, aunque muchas veces no tanto como quisiera, no tan cerca como para aliviar su doble soledad como mujer y reina. Besos, querido amigo.

    Isabel Romana dijo...

    Bueno lady ice, creo que a lady zurikat la vamos conociendo no a través de tus palabras, sino de las suyas propias. Y también a través de la amazona Iskias, su papel en esta historia, porque siempre está dispuesta a ayudar, siempre con recursos para luchar por todos y para todos, una mujer con coraje y corazón. Todo lo demás carece de importancia. Besos y que se mejoren las niñas.

    Hola nina, tómate esta historia con calma, como debes. Cuando salga tu personaje, yo te aviso para que puedas leerlo. Entre tanto, por favor, no te preocupes. Besitos.

    Hola unjubilado, aquí la señora Imilce nos cuenta la historia como quiere, corta cuando quiere y, a veces, hasta nos deja sin explicación... Ya veremos por donde sigue. Besos.

    Hola liliana, ví esa exposición en el Vaticano, a principios de 2005, y supongo que es esa misma la que ahora está en Venecia. Es curiosa y, sobre todo, asombrosa. Cuesta un poco acostumbrarse... Besos, querida amiga.

    Hola fgiucich, esta reina ha estado en palacio desde su nacimiento, y nos ha demostrado desde el principio que sabe lo que se cocina en esos sitios... Besos y hasta pronto.

    Isabel Romana dijo...

    Querida almena, me sumo a tu deseo y pido ardientemente a Juno que se haga realidad. Aunque no sé, esa diosa no es muy de fiar... Besitos, guapa.

    Hola gonzalo, creo que sí son hermanas o por lo menos primas. La gente, en todas partes de nuestro mundo occidental al menos, es igual. Besitos.

    Hola malena, gracias por tus palabras. Estoy inmersa en esta historia pero al ir creándola día a día, a veces temo perder el rumbo... Besos, querida amiga.

    Isabel Romana dijo...

    Hola felipe sérvulo, gracias por tu visita. Me encantaría visitar la tumba de Machado con vosotros y escuchar esos versos suyos recitados allí, preñados de emoción... Besos.

    Hola kostas kamaki, sé que tienes cuerdas y maña para amarrar a la nave de Dido a quien ella quiera... Besitos.

    Hola mariluz barrera gonzález, bienvenida a esta casa que puedes considerar tuya. Espero que esa primera buena impresión se confirme y pasemos en el futuro muchos buenos momentos. Saludos cordiales.

    Rosa Silverio dijo...

    Querida Isabel:

    Este capítulo me ha gustado mucho por varias razones. La primera por las imágenes, ya te dije que me gustan mucho las que seleccionas. Segundo por la reina Dido, me gusta su actitud y la inteligencia con la que se desenvuelve en este capítulo. Tercero por el final, me gustó mucho ese detalle.

    Sigo leyéndote y me pregunto, cuando terminemos la historia, ¿cuánto nos habrán cambiado Dido y Eneas?

    Un abrazo,

    Ro

    Isabel Romana dijo...

    Hola rosa silverio, no sé qué efecto pueda tener esta historia en los lectores, pero desde luego a mí me está enseñando mucho... Besos, querida amiga.

    Javier dijo...

    No sé de dónde sacas tanto, tanto talento para escribir, diosa.

    Y tampoco sé cómo haces para exprimir la riqueza de vocabulario en tus escritos, y lo digo sin 'cinismo'.

    Lo cierto es que no sólo has convencido a los rodios para que te suministren los víveres y defiendas a los atenienses... a mi también.

    Un beso.