martes, abril 24, 2007

LA REINA DE CARTAGO (VIII).- Regreso al campamento.


- Ayer estuve examinando los documentos de Xilón, el que fuera cronista de la reina Dido. Y debo decirte, señora Imilce, que estabas en lo cierto.
- ¿Respecto a qué? – Parepidemos ha venido a visitarme a casa de mi nuera y se ha sentado con nosotras en el patio. Karo ha traído una jarra de agua fresca con unas gotas de limón y el peregrino se bebe dos copas seguidas, como si viniera del desierto. O será que le da sed la lectura.

- Respecto a la importancia de las personas que rodeaban a la reina Dido. Un hombre muy meticuloso y erudito, ese Xilón. Y tan interesante como su hermano el filósofo… La curiosidad me llevó a buscar el pasaje relativo a la famosa cena que ofreció el rey Yarbas a Dido. Y me sorprendió.

- ¡Si lo dices por la piel de toro…!

- Sobre todo por la descripción que hizo del banquete, y en especial de la última parte, cuando ya los fenicios sabían que lo único que pensaba regalarles Yarbas era un mísero pedazo de tierra. Mira, he copiado un breve pasaje:

“(…) La reina dio entonces orden de actuar a las bailarinas y músicas, tal como tenía previsto hacer para obsequiar a Yarbas y los libios. Salieron ellas al salón, saludaron y se colocaron a un lado, dejando la parte central libre para el lucimiento de las bailarinas. Todos acogimos con gusto el espectáculo: los libios porque estaban confusos y avergonzados por el comportamiento mezquino de su rey, y les evitaba el tener que hablar con nosotros. Nuestro grupo, porque estábamos desolados y necesitábamos tiempo para asimilar lo ocurrido y rehacernos. La alegría de la música y la danza contrastaba con el estado general de ánimo y, sumidos en nuestros pensamientos, no le prestábamos demasiada atención.

De pronto, cesó la música durante unos instantes y se retiraron las bailarinas. Siguiendo las indicaciones de una de ellas, los sirvientes dispusieron en el suelo un gran círculo de lámparas de aceite y apagaron todas las restantes del salón. Comenzó a sonar un instrumento parecido al timbal, primero con un ritmo lento y luego, poco a poco, más rápido. Una figura se deslizó hasta el centro, ondulándose como las olas del océano. Iba cubierta por un extenso velo azul y sus manos y brazos lo movían de tal modo que parecía agitado por la brisa. Cada pocas evoluciones, sin que viéramos cómo, una parte del velo se desgajaba y caía al suelo, dejando al descubierto los brazos de la danzarina, y luego los hombros y los pechos y las caderas hasta que quedó por completo desnuda y el suelo cubierto de velos, como si fuera el mar. Durante el baile nadie pudo despegar los ojos de la bailarina, cuyo cuerpo se deslizaba entre las luces y sombras con la seducción y la belleza de una diosa. Al terminar su actuación y encenderse de nuevo todas las lucernas, la reina tenía los ojos brillantes y una expresión de dicha que nos hizo recobrar la esperanza.“


- Esa bailarina era Dincer – aclaro en cuanto Parepidemos concluye la lectura – Y esa danza, la que volvió loco de amor por ella al filósofo Filón.

- ¿No te das cuenta, señora Imilce, que fue precisamente la danza la que dio a la reina la idea para solucionar el problema? Fíjate bien en lo que dice Xilón: cuando concluye y se prenden las luces, la reina está contenta…

----
----

Al día siguiente del banquete, por todas partes de la ciudad del rey Yarbas encuentran los fenicios signos de afecto e interés. Incluso cuando la reina sale de la posada, a media mañana, para visitar el templo de Hércules y otros lugares notables, mucha gente la rodea y la acompaña. Algunos niños corren delante abriéndole paso, otros se apresuran a avisar a sus madres para que se acerquen a verla. Dido no tiene prisa. Recorre varias calles, se detiene en las tiendas y habla con todos. Alertado el sacerdote de Hércules que la reina se dirige al templo, acude a la puerta.

- Es un honor recibirte aquí, señora.

- Es costumbre en nuestra tierra de orígen sellar los acuerdos realizando una ofrenda a los dioses – responde la reina –. Y para certificar que aceptamos el regalo de la tierra que abarque la piel de toro regalada por el rey Yarbas y compraremos toda la demás que nos sea necesaria, he venido a depositar nuestra ofrenda ante el altar de Hércules.

Y a una señal suya, se acercan dos de sus hombres llevando entre ambos un gran bulto tapado con una tela. Un tercero lo destapa y arranca entre el público una exclamación de asombro: ha quedado al descubierto una bandeja de oro de gran tamaño y, sobre ella, un magnífico jarro del mismo metal precioso.

El sacerdote de Hércules contrae el ceño y sus ojos se oscurecen de sorpresa y de ira. Alguien ha engañado a su sobrina Utyke, porque es evidente que los fenicios, aunque no tengan dinero, disponen de bienes para pagar las tierras.
----

----
La reina Dido ha enviado mensajeros a su campamento de la playa, de modo que cuando ella y sus acompañantes llegan, el Príncipe del Senado, el noble Aemilius y otros colaboradores los esperan en una de las tiendas con agua, comida y mucha inquietud.

- No esperábamos una respuesta tan desfavorable del rey Yarbas – le manifiestan en cuanto los viajeros han descansado un poco.

- Es una situación desagradable, desde luego – responde la reina – porque es evidente que el rey no está a nuestro favor. Sin embargo, creemos tener una solución. Y, para llevarla a cabo con éxito, me he visto obligada a utilizar nuestra última baza: antes de dejar la ciudad de Yarbas, nos hemos dirigido al templo de Hércules y le hemos ofrendado la bandeja y la jarra de oro que aún nos quedaban del tesoro del templo de Melqart.

Para quienes habían permanecido en el campamento, la impresión es tan fuerte que se quedan sin habla. Hace unos años, cuando el hermano de la reina Dido trató de destronarla y, para evitar una guerra civil, decidieron huir de la ciudad de Tiro y adentrarse en los mares en busca de una nueva tierra, se llevaron consigo el tesoro del templo más importante de esa ciudad. No es una acción de la que pudieran sentirse orgullosos, pero había sido fundamental para su supervivencia, pues con ese oro han comprando alimentos, naves y suministros cada vez que les faltaba dinero. Ahora, no les queda nada más.

Ha sido necesario – añade el noble Acus –. Con esa ofrenda ha quedado sellado el pacto. Yarbas no podrá volverse atrás.
---------
---------
- Un día hermoso – dice la reina Dido al noble Acus a la mañana siguiente, apenas sale de su tienda, donde ha dormido hasta más tarde de lo costumbrado. Anoche estaba agotada por el viaje y por la tensión de los días anteriores - ¿Han terminado ya los carpinteros?

- Ven y lo verás tu misma.


Bajo uno de los toldos, se han congregado varias personas. Su hermana Anna, Ula, Morgana y mucha gente menuda están allí, como si la mirada de una serpiente las hubiera encantado y clavado en el suelo. Rodean una especie de gran mesa hecha con tablones de madera. Y sobre ella brilla la piel de toro extendida. La han cepillado cuidadosamente eliminando de su superficie el polvo y las adherencias acumuladas por los años. En algunos puntos las polillas se han dado un banquete, pero en general presenta un buen estado. Fue un toro formidable, porque hasta las orejas son más grandes que las manos de un hombre. La reina pasa su mano por la piel.

- Bien. Es hora de que empecemos. Todo el mundo debe retirarse – y ante las protestas de su hermana y las demás muchachas, se muestra inflexible. Sólo tendrán acceso a la tienda las personas que ella autorice. Y volviéndose hacia el noble Acus, le da una orden:

- Que vengan enseguida un cordelero y mi cocinera Sofonisba.

*Detalle del busto de Bruto. Museo Capitolinos. Roma.
**Detalle de fresco en la Villa de los Misterios. Pompeya.
*** Detalle constructivo. Termas de Caracalla. Roma.
****Detalle de escultura masculina. Museo Centrale Montemartino. Roma.
***** Diseño del fronto de un templo. Museo Centrale Montemartino. Roma.
******Detalle de Mosaico. Termas de Caracalla. Roma
*******Detalle de suelo cosmatesco. San Juan de Letrán. Roma.

NOTA.- Al final del último post se encuentra una relación por orden alfabético de los personajes de esta historia, así como los enlaces a las páginas de los participantes.







60 comentarios:

cieloazzul dijo...

Huys!!! me toca primero!!!
Isabel!!
Ese relato en que Dincer baila es maravilloso! casi tan real que puede mirarse!!
Que tendrá preparado Dido...
sigo en pie querida amiga...

Angelusa dijo...

Pero Romana, que me dejas en ascuas otra vez. Serás...
Qué manera de describir, Isabel, me tienes encandilada.
Por ello, ahí va un beso.

Harry Reddish dijo...

hola isabel, te escribo para decirte que me ha sido imposible ponerme en contacto contigo por e-mail, para ese asunto que tenemos tú y yo pendiente.
a ver si me escribes al mío (rojoypeligroso@yahoo.es) y podemos concretarlo. Te sigo leyendo, pero si no comento es porque tengo poco tiempo. En fin, espero tu respuesta, y sin más me despido de tí hasta la próxima

Besos

manolotel dijo...

Lo maravilloso de leerte es que aún sabiendo la historia se deja uno seducir por las idas y venidas como uno más en el cortejo de Dido y nos asombramos con la urdimbre que nos lleva en volandas al desenlace. La diferencia es que en una novela está uno deseando llegar al final para saber el nombre del asesino y aquí queremos seguir, un poco más, en esta mundo maravilloso, viejo y nuevo a la vez, que has recreado para nosotros.

Un beso enorme, amiga Isabel.

En el cielo no hay nombres dijo...

El relato es fantástico. Me ha encantado tu blog. Espero una visitilla por el mio

Aurefaire dijo...

Uhhhhhhhhhhhhhh creo q por una vez me di cuenta q es lo q se viene!!!!!!!!!! jijiji
ahora solo es esperar al prox capitulo y ver si estaba en lo cierto!!!!
Besitos de hada amigaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Arthur dijo...

Vaya que la reina Dido se las ha arreglado para sobrevivir, que buena historia.

Saludotes, abrazotes y besotes

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Y los obstáculos que e faltan a la reina por esqivar, uy!

Saludos, abrazos y besos.

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Ventura dijo...

Me ha encantado como analizas los textos para encontrar la génesis de lo que vendrá.
Por cierto. ¿Cómo es que no te explayas contandonos nada de los "malos"? ¿Será que eres tan buena persoan que no eres capaz de imaginar los recovecos mentales del del perverso sacerdote y su sobrina?

Miriam G. dijo...

Que emoción Isabel, mira que sé como acaba lo de la piel de toro y aun así me has dejado expectante.

Un beso, Miriam G.

Kostas dijo...

Menos mal que, en esa ocasión, no vi a la serpentosa bailarina: uno se puede acostumbrar a ver tanta belleza pero, en ocasiones, no es capaz de resistir la tentación..., ¡menos mal que no fui, menos mal...!.

¡Acción, comienza la acción!: mis manos, ya lo estaban deseando desde hacía tiempo.
Besos, querida.

krisish dijo...

Sugerente texto de Filón. Me encantan las imágenes que eliges para cada texto, ese mosaico de las termas de Caracalla y la danzarina de la Villa de los Misterios. ¿Será deformación profesional? :)
Un saludo de krisish

oktomanota dijo...

empiezo a engancharme a tus escritos ,
aaaa mi favorito
saludos

Fernando dijo...

Se va a hacer una manta enorme con los trozos de la piel?...

yahoraquebonita dijo...

Muy emocionante, si en el fondo prefiero cuando estoy una temporada sin conectarme y asi me leo tus historias del tiron :P

Un besazo guapa

alida dijo...

Isabel, excelente como siempre, gracias a la danza hizo que la reina encontrara la respuesta, la cara de Hércules me lo imagino todo indignado, y la mesa con la piel de toro
Besos amiga

Elisa de Cremona dijo...

debo decir que el baile ha sido muy seductor y que la reina siempre sabe qué hacer...
espero la siguiente entrega... ya me he puesto al día en todo y cada vez me gustan más los episodios.
Un besazo querida

fgiucich dijo...

Debo admitir que la que las dos jugadas de la reina Dido son perfectas. El baile, primero, y la ofrenda al dios Hèrcules, despuès. Sigue el suspenso. Abrazos.

Isabel Romana dijo...

Hola cieloazzul, la reina se defiende como puede, eso está claro. Hará cuanto pueda para quedarse ahí. Besitos, guapa.

Hola angelusa, me vas rebajando los besos, la vez anterior fueron dos...Espero que no sea en venganza por dejarte a la espera de nuevas noticias. Besotes sin rencor.

Hola harry reddish, enseguida te escribo para ponernos de acuerdo. Sé que estás ahí, aunque no hagas ningún ruido. Besos y hasta pronto.

Saludos, manolotel, me halagan mucho tus palabras, eso de no tener ganas de que se acabe la historia. Sin embargo, hay muchísimas más... Besos y hasta pronto.

Saludos, en el cielo no hay nombres (y espero que tampoco apellidos), gracias por tu visita. Pasaré enseguida por tu casa.

manuel dijo...

¿Quien no se seduce por la belleza?
Y a más, en una danza que despierta nuestro ego para seguir avanzando.

Isabel Romana dijo...

Bueno, aurefaire, parece que has adivinado cual será la solución. Pese a todo, aún nos esperan algunas emociones. Besitos, hada.

Hola arthur, la reina lleva ya una buena temporada peleando para fijar su casa en algún sitio. A ver si ha llegado ya a su lugar... Saludos cordiales.

Hola gusthav, espero que el hecho de conocer la historia no disminuya la emoción para tí. Buen día y hasta pronto.

Hola ventura, tienes mucha razón al señalar que tengo a "los malos" un poco abandonados. Y también a los buenos, la verdad. Digamos que todos ellos están en esta historia en función de la reina, cuyo protagonismo es central. No quiero desviar la atención hacia otro sitio. Hasta ahora, todo lo narrado es el camino que Dido ha debido recorrer para llegar a fundar la ciudad de Cartago. Y después de tantas dificultades y penalidades, cuando ya la tenga, ¿qué? Ese es el punto clave. ¡No quiero avanzar más para no desvelar el futuro! Besitos, guapa, y feliz semana.

Hola miriam g. creo que esa expectación que sientes pese a conocer la historia hasta el final, pone de manifiesto que lo que más nos gusta a los humanos es oir cuentos. Aunque se repitan un millón de veces. Besos y hasta pronto.

Isabel Romana dijo...

Bueno, kostas, siempre es peligroso que varias personas se dejen seducir por una sola, así que concuerdo contigo en que estuvo bien que no vieras a Dincer bailar de tal modo. Así podrás concentrar todos tus esfuerzos en responder a lo que te pida la reina. Besitos, guapo.

Pues sí, krisish, creo que es (de)formación profesional el que te gusten esas imágenes. Son muy sugestivas. La Villa de los Misterios es realmente sobrecogedora. Y, en general, los mosaicos del suelo son extraordinariamente expresivos con sus escasos trazos. Besitos, guapa.

Hola oktomanota, encantada de que te enganches. En general, lo pasamos bien aquí. Saludos cordiales.

¡Quién sabe, Fernando, si se hará una manta enorme con la piel o logrará estirarla hasta donde ella quiera...! ¿Te diste cuenta de que tu personaje es muy observador? Besos y hasta pronto.

Isabel Romana dijo...

Hola yahoraquebonita, supongo que leer varios posts seguidos hace que se pierda menos el hilo de la historia. En cambio, ahora te toca esperar... Besitos pacientes, guapa.

Hola alida, creo que ha sido un placer molestar un poco al señor Sacerdote de Hércules. Supongo que ahora estará reconcomiéndose al pensar que Dido puede comprar tierras... Besos y hasta pronto.

Hola elisa de cremona, eres muy cumplidora... Me alegra que la historia no pierda para tí interés con las sucesivas aventuras y desventuras. Besitos.

Hola fgiucich, creo que reina sabe hacer "de la necesidad, virtud" y, sobre todo, como un rasgo destacable en ella, creo que nunca se da por vencida, siempre cree que para cada reto encontrará una forma de superarlo. En ese sentido, su aplomo es admirable. Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola manuel, tienes toda la razón, desde siempre la belleza nos fascina. ¡Y no digo ya, si va acompañada de inteligencia! Besos.

Felipe Sérvulo dijo...

Isabel:
Ya te echaba de menos. Ahora se me ha acumulado la faena tendré que dedicarte el fin de semana.
Un abrazo.

almena dijo...

pero qué inteligente y qué hábil es Dido!
mmm

besos, Isabel!

Angelusa dijo...

Aquí te van media docena, y todos de golpe:-)******
¡Guapa!

minerva dijo...

Correr semejante riesgo de otorgar lo único que les queda con tal de lograr establecer el pacto, es como la vida misma, y como esa frase "Quien no arriesga no gana".

Besos.

Gaby del Río dijo...

Bueno, dirás que es mucha repetición, amiga, pero debo decir como los demás, quiero seguir leyendo!!!!!! Es verdad, creo que es adicción.
¿Qué es lo que encontrará?
Un beso!
:)

Perséfone dijo...

Ah!! Malvada, quieres que siga sufriendo hasta la próxima, pero no será así pues mi mente a resuelto el enigma!!

Besos!

Leo Zelada Grajeda dijo...

Cada vez es mas complejo e interesante tu proyecto literario.

Saludos

Cástor E. Carmona dijo...

Extraordinario, Roma hecha mujer. Y gracias por tus comentarios en mi blog

Bettina Perroni dijo...

Muy inteligente Dido, muy inteligente tu con esos detalles que de otra forma no podríamos disfrutar...

Y esa danza... vaya que ha cautivado ha todos los lectores imaginando esa bella diosa bailando y yo pensando en la piel de toro jejeje.

La lectura igual me ha dado sed. Vuelvo pronto.

Un besito! :D

unjubilado dijo...

Estoy algo liado con las obras y los proyectos de la muralla, pero este fin de semana, leeré con atención los papiros presentados para la ejecución de las obras y te comentaré con más detenimiento.
Un besito

mia dijo...

Te leí recién publicado, apenas tenía tu escrito unos minutos, lo que encantó, era como si hubiera descubierto la obra antes de tiempo... y aún así, no te dejé ningún coemntrio, no me sentía con gnas en ese momento, y me pareció que no era justo escribir donde tanto placer encuentro, con un humor que no era el correcto...

¡¡Bien por esas apuestas inmensas!! es que veces, está claro que no hay más remedio que jugarse "El Resto", con tranquilidad, sin aspavientos, como quien tiene aún remanente para seguir apostando sin parar...

Solo quien apuesta realmente fuerte... puede realmente ganar.

Conocer (por fin recordé... que desastre) la historia, no le resta ni una pizquita de emoción, son los detalles que la conforman la que la hacen absolutamente encantadora... Un beso :)

yahoraquebonita dijo...

Oye yo encantada de publicar mis consejos y q cojas lo q veas q puede servir, pero q sepas q soy una torpe ligando ;)

Muakssss

Daniellha dijo...

Isabel... de verdad como siempre , me dejas con las ganas de saber qué pasará?...seguiré leyendo. Recibe mi cariño.
Besos.

Ula dijo...

Noto a Dido muy tranquila, sabiendo lo que debe hacer. Seguro que ya tiene un plan en mente. Veremos, la inteligencia nos salvará, pensaría ella.
El episodio de la danza es electrizante, hermoso, pareciera que la veo bailar, no me extraña el enamoramiento del filósofo.
qué bonita las fotos, como siempre, es un lujo este blog.
Sigo atenta a lo que acontecerá, pero disfrutando cada episodio.
Besos.

Zebedeo dijo...

Aunque he estado demasiado ocupado estos días siempre es un placer venir a refugiarme en tus páginas y embutirme en sus historias. Nos tienes en ascuas para ver que va a hacer Dido con la piel de toro.
Por cierto, ¿tienes la dirección o el nº de teléfono de Dincer? :)

Antonia Romero dijo...

Isabel, me gustaría que te pusieras en contacto conmigo. Te dejo mi correo: antoniaromerotrs@hotmail.com

Un abrazo

Amorexia dijo...

La mujer calculadora, en ambos sentidos, la codicia, el amor y lo grande de los planes. Este capitulo un baile, una danza de diosa. Gracias. Graias por tus amorexias, siempre se esperan. He vuelto... me pongo al día.

Charles de Batz dijo...

Vaya escena la del baile, con el suelo cubierto de velos asemejándose al mar. Que belleza.

Salud

Isabel Romana dijo...

Hola felipe sérvulo, me encanta la idea de que me dediques el fin de semana. ¡Para mí solita...! Besos.

Hola almena, con razón esta reina tenía tantos admiradores, ¿no? Besitos.

Hola angelusa, menos mal que me has compensado del disgusto anterior. Recibo esta media docena con una gran sonrisa. Besitos, guapa.

¡Cuánta razón tienes, minerva! Si no se arriesga nada, no hay posibilidad de ganar nada. Y los fenicios están hasta el moño de andar vagabundeando por los mares. Besitos.

Hola gaby del rio, esta es una de esas adicciones que no mata. ¿Podría ser sustitutiva de alguna otra más peligrosa? Besos, querida amiga, la historia sigue pronto.

Isabel Romana dijo...

Bueno perséfone, tienes ventaja: siendo una diosa que vive recogidita (y aburrida?) en el hades, has tenido mucho tiempo para reflexionar sobre una solución al problema. Pese a lo cual, tiene mucho mérito, te lo aseguro. Besos y hasta pronto.

Hola leo zelada grajedo, gracias por tu visita. Me alegra que encuentres interesante cómo va todo esto. Saludos cordiales.

Hola cástor e. carmona, muchas gracias por tu visita. Saludos cordiales.

Hola bettina perroni, si hasta un filósofo tan rebelde como Filón ha quedado seducido por esta bailarina, imagínate como debía estar el ambiente en el salón... ¡saltaban chispas! Besos, querida amiga.

Hola unjubilado, a mí me va bien que descanses el fin de semana, tienes que estar en forma para dirigir semejante obra. ¡Y algo tendrás que hacer, no va a ser todo lucir el tipo para las señoras...! Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola mía, celebro que hayas vuelto a dejar un comentario, ya recuperado el buen humor. En ocasiones, cuando las cosas se tuercen, se nos hace dífícil mantener la alegría. Me alegra que consideres que la reina ha hecho muy bien en jugarse el todo por el todo. Ella está dispuesta a quedarse ahí, y tiene una voluntad muy decidida. Veremos qué ocurre. Besitos alegres, guapa.

Hola yahoraquebonita, ¡y yo que te creía una experta...! Bueno, tu ve dando consejos a tu madre, y yo iré siguiendo lo que buenamente pueda... Besotes.

Hola danielha, ¿por qué será que nos interesa tanto conocer cosas de personas que ya no existen e incluso de quienes no han existido nunca? Besos, querida amiga y hasta pronto.

Saludos, ula. Has definido muy bien la situación: Dido está tranquila, segura de sí misma. Su inteligencia es su mejor recurso, y hasta ahora ha dado resultado. Veremos qué ocurre más adelante... A mi también me gusta disfrutar de las cosas poco a poco. Besitos.

Hola zebedeo, se te adelantó el filósofo: parece ser que se prendió una chispa y nació un amor apasionado y de buen rollo. Nadie se lo hubiera imaginado, pero mira, así ocurrió. Así que nada de interponerse entre esa pareja tan dichosa. Quizá la única de la época (de ficción). Besitos y hasta pronto.

Isabel Romana dijo...

Hola antonia romero, enseguida te escribo. Besos y hasta pronto.

Hola amorexia, celebro tu regreso. Cierto, en este capítulo se ha visto decisión y ambición. Besos y bienvenida.

Hola charles de batz, me alegro que te gustara la escena del baile. Ya ves que la has rescatado tú de los archivos... Besotes.

Kurtz dijo...

Aunque ahora tengo menos tiempo para entrar en este maravilloso blog, no creas que me olvido. Sigo enganchado y sin remedio a la vista (afortunadamente).
Besos.

nina dijo...

besos nina

Gaby del Río dijo...

jeje, amiga, creo que por el momento se ha convertido en sustitutiva de todas, absolutamente!!!
Un beso enorme, amiga!!!

David dijo...

Muy bueno, la inteligencia de Dido, el baile, las descripciones... Eres un maestra. El día que lo saques en papel sé que tendrás mucho éxito.

xixe dijo...

Un banquete que me hizo rememorar la mejor época de hollywood. Felicitaciones. Seguimos aprendiendo. Saludos.

Rick Hunter dijo...

hola, me encanta tu blog puesto q soy un admirador de Roma....
te habia confundido con una blogger amiga Romana q tengo, pero al final me gusto mucho lo q encontre...
saludos

MentesSueltas dijo...

Tus letras me hacen viajar al tiempo, al pasado, irremediablemente. Hermoso.

Un abrazo desde Buenos Aires.

MentesSueltas

Isabel Romana dijo...

Hola kurtz, estás muy presente aunque vengas menos. Espero que sea por una causa buena para tí. Besitos y hasta pronto.

Hola nina, gracias por tu visita y tu beso. Se agradecen una enormidad.

Hola gaby del río, así que tabaco, alcohol y toda clase de tentaciones similares han quedado, de momento, fuera de la circulación... ¡Fantástico! Besitos, guapa y buen fin de semana.

Hola david, gracias por tus buenos augurios. Yo no creo mucho en ellos, pero se agradecen igual... Besos, querido amigo.

Isabel Romana dijo...

Hola xixe, qué alegría verte de regreso. Esto sí que es una entrada hoollywoodiense. Besotes y hasta pronto.

Hola rick hunter, gracias por tu visita aunque haya sido, en principio, debido a un error. Si te gusta Roma, seguro que aquí te encontrarás a gusto. Saludos cordiales.

Hola mentessueltas, gracias por viajar con nosotros, ya ves que vas con una nutrida compañía. Besos y feliz fin de semana.

Isabel Romana dijo...

David santos, ¿qué pasa con tu blog que no se puede entrar? ¡Socorrooooo!!!!

Tsunami dijo...

Pura magia, imagino todo lo que escribes y me ofreces un rato impagable.

No tengo apenas tiempo, pero lo saco de donde sea por esta sensacion que me das...

Un abrazo enorme

Clarice Baricco dijo...

....y la música la puso alegre...lindo.

oso conocido dijo...

Perdon que me detenga en el baile de la danzarina, está tan bien narrado que me parecía ver a la dama desnuda y sus velos sobre el piso.Me pareció una muy buena jugada.

Saludos

Luisa Miñana dijo...

Amenísimo este capítulo: cuánta variada acción y que buen ritmo. Me ha encantado la escena de la danza. Pero todo el capítulo tiene un ritmo muy especial, muy sabio y ágil.

Un beso, guapa.