martes, mayo 22, 2007

3.- La reina se resiste al matrimonio

- ¡Venid con nosotras! – grita Anna a su hermana, la reina Dido, agitando los brazos desde el agua para llamar su atención. Está tomando el baño con sus amigas bajo la vigilancia de Nismacil, quien no se separa de ella desde que llegaron aquí y la reina, apreciando sus habilidades guerreras, le encomendó su custodia. Dido, acompañada por su amiga Diana y la vestal Crisea, levanta también la mano para saludar.

Hace tiempo que el sol ha rebasado ya su cenit y emprendido el camino hacia el ocaso arrastrando su extensa cola de oro. Se la ve centellear en la arena y demorarse en las olas, de cuyos senos ondulantes arranca chispas verdes y doradas. La tarde declina amablemente, con una quietud apenas perturbada por las risas lejanas de las bañistas y su espumoso alboroto. Las tres mujeres caminan en silencio hacia la punta rocosa que se adentra en el mar, cada cual sumida en sus cavilaciones.

- Mucho me temo que Zoe, la prostituta sagrada que envió el sacerdote de Hércules con la aprobación del rey Yarbas, sea una espía – dice, de pronto, la vestal Crisea – No deja de hacer comentarios y preguntas acerca de ti, mi reina.

- ¿Qué clase de preguntas?

- Hoy mismo ha interrogado al escultor Demetrius Peder sobre sus planes para esculpir la imagen de la diosa Juno y si la tendrá concluida antes de tu boda.

- ¿De mi boda? – se ríe Dido – No sé a qué se refiere.

- Debe tener orden de averiguar si has aceptado ya la propuesta de alguno de tus pretendientes – aclara Crisea – No sé para quien espía, la verdad. Intuyo que debe ser para Utyke. Esa mujer no me gusta. Desde el primer momento puso todas las trabas posibles para nuestra permanencia aquí. Salta a la vista que pretende ser la esposa de Yarbas.

- ¡Ojala lo consiga! – responde Dido.

- No te comprendo, querida amiga – interviene la noble Diana, una mujer siempre dulce y poco dada a los reproches – Desde que heredaste el trono de tu padre en Tiro y, luego, desde que huimos de aquella ciudad para fundar esta nueva, has sido una reina intachable. No has rechazado ningún esfuerzo alegando que fuera demasiado duro para ti, ningún obstáculo te ha detenido. Hemos sufrido tormentas, persecuciones, rechazo, hambre y sed. ¡Cuántos de nuestros amigos han perecido en el camino! Y ahora, cuando las circunstancias nos son favorables, ¿declinas cumplir con tu deber? Contra tu carácter benévolo raptaste a mujeres en la isla de Chipre para casarlas con nuestros hombres y procrear hijos. ¿Qué explicación les ofrecerás dentro de unos meses, cómo argumentarás haber cometido una violencia semejante cuando vean que tú misma rechazas el matrimonio? Si quienes te siguieron con tanto sacrificio desde Tiro te preguntan, ¿les responderás que te han sido fieles para nada, porque piensas abandonarlos a su suerte? Dido querida, hasta un niño de pecho sabe que una monarquía necesita herederos.

Dido no interrumpe las palabras de su amiga, aunque resulten odiosas a su oído y a su corazón. Nadie, hasta ese momento, se ha atrevido a hablarle de manera tan clara y contundente, aunque ella ha leído esos mismos reproches en los ojos de cuantos la rodean. Nadie parece comprender que su marido Siqueo murió por defenderla a ella, que estaría vivo de no ser por ella, que la asesinada debió ser ella misma y no él. ¿Cómo negarse a pagar una deuda tan grande? Dido tiene el corazón lastrado por un áncora tan potente como las que sujetan las naves al fondo del mar.

Sin responder a su amiga ni mirar a la vestal Crisea, se despoja de las ropas, las deja sobre las piedras de la punta rocosa y se mete en el agua.
----

----
La madre Juno, reina de las diosas, se dirige a Cartago para dejar su carro. Su corazón rebosa ira. Esta misma mañana, mientras paseaba su divina mirada por el mar y se recreaba viendo saltar a los delfines y engalanarse las rocas con coronas de espuma, ha visto a quien más odiaba: sobre la tersa superficie del agua, navegando sin esfuerzo, la flota del troyano Eneas ponía proa a Italia. Esa sola mirada ha bastado para encender su cólera.

Si de su voluntad dependiese, ni un solo troyano quedaría sobre la faz de la tierra. No hay odio más intenso y persistente que el suyo, y sólo la protección de Júpiter ha librado a Eneas de la muerte. Una protección que le llega por ser hijo de la diosa Venus y ésta, hija de Júpiter, continuamente habla a su divino padre en favor de su hijo.

Venus es muy persuasiva. Y ha conseguido de Júpiter que compense a Eneas de la derrota y la pérdida de Troya, concediéndole un nuevo reino en Italia. Y lo iba a conseguir, pues sus naves llevaban hinchadas las velas en el rumbo correcto. No podía consentirlo Juno y de inmediato ha llamado al dios Eolo instándole a soltar todos los vientos y revolver los mares. La flota troyana, zarandeada como haces de paja, había quedado dispersa y destrozada.

Sin embargo, la diosa Juno sabe que aún no ha vencido, y no deja de planear en su mente qué otras medidas puede tomar para impedir que Eneas funde un nuevo reino. Y cuando está llegando a Cartago, ve a la reina Dido junto a las rocas de la playa. Acaba de despojarse de sus vestiduras y el sol le incendia la cabellera rubia y hace resplandecer una silueta perfecta. Sus pechos son firmes y altos, las caderas se redondean por debajo de una cintura estrecha, y los brazos se mueven con la gracia de un ave. Juno se recrea contemplando tanta belleza.

Y, en su mente, cobra fuerza una idea.

*Detalle de escultura femenina. Museos Capitolinos. Roma.
** y ***Detalle de esculturas femeninas. Museo Massimo alle Terme. Roma
**** Detalle de cabeza de la diosa Juno. Museo Altemps. Roma
***** Agua de la taza del Fontanone. Roma.

NOTA 1 : El escultor griego encargado de esculpir la estatua de Juno se llama Demetrius Peder y no como se dijo en el post 1 por error, Pru.

NOTA 2.- Los lectores que deseen leer la primera parte de la historia, pueden buscar en el archivo del mes de marzo y obtener todos los capítulos seguidos marcando, al final del post “Dido y Eneas (XX)", en Etiqueta: Dido y Eneas. Salen en orden inverso

45 comentarios:

Arthur dijo...

Ja! porfin soy el primero en dar respuesta. Y bueno, los que están bajo la batuta de la reina Dido deben entender que si su reina no quiere casarse, no tiene porque hacerlo. Y bien por la reina que sigue firme en no querer casarse.

Acá mi Mamá se va a casar con el Papá de Gusthav, y todos estamos de acuerdo en eso. Gsuthav y yo seremos más como hermanos que ahora.

Saludotes, abrazotes, y besotes.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Sí es cierto, yo también digo que bueno que la reina no se case, finalmente es su vida, si no quiere casarse, que no lo haga.

Y con lo otro, yo la verdad no quería que mi Papá se casara con la Mamá de Arthur, pero ahora que mi Mamá anda por Europa y no hay posibilidad de que se vuelva a casar con mi Papá, y él quiere rehacer su vida; pues quién mejor que la Vuida Madre de Arthur.

´Si ya de todas formas Arthur es mi mejor amigo, mi hermano aunque no de sangre, pero sí del alma; pues ahora que su Mamá y mi Papá se casen, pues más como hermanos seremos.

Saludos, abrazos y besos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Gregorio Luri dijo...

Pero son las grandes cumbres las que más expuestas están a los rayos... de los dioses que, como siempre, escriben recto con líneas torcidas (en esto son inferiores a ti, que escribes recto en líneas rectas). Un abrazo.

mixtu dijo...

que la reina nunca se case...

abrazo , amiga

Aurefaire dijo...

Wowwwwwwwww quiero mas!!!!!!!!! no no no q siga!!!!!!!! quiero mas!!!! si sigues haciendome esperar me vo apoenr a llorar jajaja
besitos de hada mi queridisima amiga!!! tus letras siguen siendo una delicia para mis ojossssssss

Lady Zurikat dijo...

Ya lo dije cuando mas cadenas se echan al corazon, este cuando ve algo de su agrado mas se sacude por liberarse.... y la eleccion nosiempre es la mejor.

Juana Banana dijo...

estoy imprimiendo todos los post desde que dejé de leer, así que más o menos una biblia lo que ansiosa espero leer!!!

cuando termine te cuentooooo!!! y ahora como estoy un poco insomne y con un chokis, (nañ ñam) me apronto a leerte.
chuicks!

Umma1 dijo...

Me preguntaba qué versión tomarías.

Entre nosotras, porqué no se casaba Dido con Yarbas?
Qué culpa la perseguía, para rendir sacrificio al marido muerto, que no había amado en vida?
Porqué no cumplía con deber de reina, casándose?
Intuición de futuro?
Al leerte, siento que Dido está tan lejos de la pasión como de la vida. Su vida pasa por el deber, pero en cuanto debe asumirse en su feminidad, se quiebra.

Es para pensárselo, no se presenta como un personaje fácil... :)
Me gusta la historia que elgiste.

Besos (F)

Rosa Silverio dijo...

Muy inteligentes las palabras de Diana. Es lo mismo que yo le habría dicho a la reina Dido. jijiji

Claro, también habría añadido que ella puede ser feliz, darse la oportunidad de amar a otro ser humano, aunque pensándolo bien: ¿Hay que comprometerse formalmente con alguien para amarlo? ¿Hay que darle el corazón y la vida? Bueno, si el amor es absoluto, evidentemente exigirá ese tipo de entrega, sin que por ello se sienta coartada, encarcelado.

Vamos a ver qué pasa con nuestra Dido. Te confieso que por otro lado la entiendo. No es facil recuperarse de una pérdida, en especial cuando ella siente culpa por la muerte de Siqueo. Quizás lo que Dido necesite es tiempo, o quizás lo más saludable para ella sea no casarse, porque a fin de cuentas, eso es lo que ella prefiere.

Te sigo leyendo.

Un abrazote,

Ro

fgiucich dijo...

Estará la reina Dido entre la espada y la pared? Parada en la roca más alta mirando el horizonte, busca, seguramente, las respuestas que no llegan. Abrazos.

Tondo Rotondo dijo...

Iré investigando tu blog, tus posts... roma es una de mis ciudades preferidas. Añoro tanto poder perderme por sus calles, pasear sin rumbo cuándo cae el sol...

Felicidades por este primer año de blog y hasta pronto, un cordial saludo des de Tarraco.

Kostas K. dijo...

Los dioses y las diosas siempre han jugado con los humanos y han hecho de nuestro sino un torrentes, a veces, o un sosegado lago al que nada le faltaba... Juegan con nosotros según sus voluntades. Pero abrá algún día que dejaremos de sentirlos por lo que nos hacen y, entonces, se arrepentirán de su arrogancia.
Besillos, querida.

alida dijo...

Isabel, que complicado es la vida de una reina como Dido su deber seria casarse, pero su corazón en este momento esta dominando, veremos que sucederá Dido siempre me da gratas sorpresas
Un beso amiga!!!

Gabu dijo...

Como DIOSA protectora de DIDO,es sabido que bajo mi protección deberá abrir su corazón al amor...
Y tarde ó temprano no podrá resistir sucumbir al hechizo!

MIS BESAZOS ENORMES...
LLENOS DE CARIÑO DIOSA ISABEL!

Isabel Romana dijo...

Hola arthur, nadie vive en el mundo sin responsabilidades. Ser reina supone tener muchos privilegios sólo por el hecho de haber nacido en una familia concreta, así que le es exigible también que haga sacrificios. No obstante, todos comprendemos que Dido no desee casarse. En cuanto a la boda de tu mamá con el papá de arthur, te felicito. Besitos y hasta pronto.

Hola gusthav, desde luego es una suerte que tu papá se case con la mamá de tu mejor amigo. Sois tan casi hermanos, que casi sois uno. Besitos y hasta pronto, guapo.

Hola gregorio luri, nos estamos haciendo muy paganos...la gracia de los dioses es que ven casi todo e intervienen para bien y para mal en las vidas de los humanos. No se aburren, desde luego. Besos, querido amigo.

Isabel Romana dijo...

Hola mixtu, ¿por qué será que todas las mujeres preferimos que la reina siga gozando de su "soltería" en libertad? Besos y hasta pronto.

Hola aurefaire, sabes que soy muy regular y pronto tendrás la siguiente entrega. ¡A las hadas les está prohibido ponerse nerviosas! Besitos.

Hola lady zurikat, el corazón hace a veces elecciones que van contra él mismo. Y, sin embargo, pensamos que debemos obedecerle. Es una gran contradicción. Hay corazones autodestructivos. Besitos, querida amiga.

Isabel Romana dijo...

Hola juana banana, es buena idea imprimir y leer luego de manera más cómoda. Espero que puedas soportar una lectura seguida. Besitos, guapa.

Hola umma1, en mi opinión, Dido ha embellecido en su recuerdo su relación con su marido Siqueo, hay mucho de fantasía en ese amor que profesa a su recuerdo. Algunas mujeres lo han experimentado así, una especie de exaltación del marido, una pasión del alma, cuando la realidad no tiene nada que ver con ello. Le pasó a Vittoria Colonna, célebre poetisa italiana del s.XVI, una mujer muy influyente y prestigiosa en su época. Creo que Dido experimenta una especie de negación de sí misma, un control férreo sobre sus sentimientos y sus deseos. Y, al mismo tiempo, tampoco quiere un matrimonio de conveniencia. La sujeción al deber le ha permitido mantener apartadas y a raya sus necesidades como ser humano, como mujer; pero ahora, ese deber se vuelve en contra suya, puesto que le exige la maternidad. Sin duda, hay una cuerda que se está tensando cada vez más. Veremos si consigo dar verosimilitud al personaje en esta etapa. Besos y hasta pronto.

Isabel Romana dijo...

Hola rosa silverio, desde luego Diana dice a la reina lo que dicta la razón y los usos sociales de la época. Creo que el problema de Dido es que no puede o no sabe compatibilizar sus deberes con sus deseos. O quizá es que verdaderamente quiere mantenerse alejada de un matrimonio convenido porque prefiere su libertad. Intuyo que esa culpa que experimenta respecto a Siqueo es, en cierto modo, un escudo y una excusa. Es posible que tenga miedo, que no quiera exponerse a una posible desdicha conyugal. En fin, ya veremos en qué para todo esto. Besitos, querida amiga.

Hola fgiucich, hay dolor e insatisfacción en el fondo de Dido. Ha concluido una etapa de su vida y se encuentra bastante vacía, como si ya no tuviera objetivos en la vida. En estos tiempos diríamos que está al borde de una depresión... Veremos qué ocurre. Besos.

Hola tondo rotondo, si compartimos la pasión por Roma seguro que tendreremos muchas más cosas en común. Cierro los ojos y la veo... Curiosea cuanto te apetezca y vuelve. Saludos cordiales.

Isabel Romana dijo...

Hola kostas k. mira si nos hemos vengado de los dioses antiguos que ni siquiera les levantamos templos y muy poquitas personas los recordamos. Y, sin embargo, con todos sus defectos, y en la medida en que nos representan, los quiero. Besos, querido amigo.

Hola alida, seguro que Dido nos sorprende y se sorprende a sí misma. Besitos, guapa.

Hola gabu, sólo un alma cándida y enamorada como Psique fue capaz de enfrentarse a una diosa y salir triunfante. Eres una diosa benigna a veces, y otras muy peligrosa, aunque las almas y los corazones se sometan a tí. Veremos hasta dónde llegas... Besos y hasta pronto, diosa del matrimonio.

Fernando dijo...

Aquí seguimos...ya es triste que con lo que tenemos que pasar encima los dioses nos usen en sus conjuras...besos

Vade retro dijo...

Cuesta entender aquellos afectos que trascienden el último soplo vital.
Sin embargo, existe.
Un beso Isabel.

minerva dijo...

Osea que la parte romántica de la historia podría tomar un giro inesperado, mmm, muy interesante.

Besos!!

Perséfone dijo...

Ay Juno! que miedo me produce esta diosa...

ABrazos!

Gab dijo...

Wowwwww qué hermosas historias contas Isabel, qué hermoso que es Roma, una ciudad que tendré que conocer alguna vez.

Gracias por todo ésto.

Tondo Rotondo dijo...

Gracias Isabel ;-)

WODEHOUSE dijo...

Qué bueno es tu blog, me apasione el mundo romano, las fotos no pueden ser de mejor calidad, desde luego...

Miriam G. dijo...

¡Que cuca Juno la que va a liar! Una prueba irrefutable de la existencia de los caprichos divinos es el amor entre los humanos.

Un beso, Miriam G.

Charles de Batz dijo...

Creo, amiga Isabel, que Dido ha llegado al limite, un límite peligroso. Me explico: a lo largo de todo su viaje ha sacrificado todo, sus propias ideas incluso, en pos del bien común. Nunca ha dudado, o lo ha hecho poco, y ha actuado con firmeza y seguridad.

Sin embargo, ha llegado el momento en que su dureza y seguridad ha sido puesta a prueba en aquello que es lo que más le duele: la fidelidad a su amado y al sacrificio que hizo por ella.

¿Segirá primando el bien común, o se dejará llevar por sus propios sentimientos?

Difícil elección, más aún cuando parece que va a entrar en juego un tercer invitado, de la mano además de la ira de una diosa.El horizonte no puede ser más oscuro.

Salud

manuel dijo...

¡El amor como venganza e instrumento de poder! Dios nos libre
¿Cual será la sorpresa?

Saludos

Oski dijo...

Hacia tiempo que no pasaba por aquí porque he estado bastante líado últimamente pero veo que hay cosas que nunca cambian. Sigues teniendo la misma calidad o me atrevería a decir que un poquito más que antes.

Un abrazo muy grande.

Kurtz dijo...

Gran relato como siempre (me repito en mis alabanzas, lo siento). Eres toda una especialista en dejarnos en vilo.
Besos.

cieloazzul dijo...

Isabel!
saiempre es una delicia venir y leerte...
seguir en ésta aventura de Dido y su reino...
me encanta!
sigo en pie..
mil besos

Felipe Sérvulo dijo...

Isabel:
Hoy que tengo la tarde libre, me voy a poner al día.
Abrazos

Irene dijo...

Hola isabel, el matrimonio por amor o por conveniencia...Más bonito es lo primero pero más realista lo segundo, al menos para Dido. Puede que si no se casa los dioses la favorezcan. Nunca se sabe.
Besitos

Juan dijo...

¡Entre mujeres anda el juego!
Huummmm.

Rodarán cabezas, seguro.

Bss.

Zebedeo dijo...

Uy, uy, uy, cuando los dioses tienen planes para los humanos ..... es mejor ponerse a temblar.

¿Servirán tantas plegarias y ofrendas a Juno para algo?

Siento no haberte venido a visitar antes pero estaba (y estoy) de trabajo hasta arriba.

MORGANA dijo...

Los matrimonios se crearon para formar alianzas, y así continua,
son cadenas sociales.
Te deseo un hermoso finde, muchos besos, querida Isabel.

Isabel Romana dijo...

Imagínate si no nos usan a diario, ellos o sus representantes en la tierra. Besos, amigo fernando.

Hay personas que quedan enamoradas para siempre, es cierto. De todos modos, no es frecuente que se renuncie a todo por esa razón. Besitos, guapa.

Hola minerva, creo que sí tomará ese giro... tendremos que verlo venir. Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola perséfone, comparto tu miedo por la diosa Juno. Y por Venus, y por tantas otras... Besos.

Hola gab, seguro que si alguna vez tienes ocasión de ir a Roma te encantará. Entre tanto, por aquí tratamos, humildemente, de recrearla. Saludos cordiales.

Hola tonto rotondo, no hay de qué.

Hola wodehouse, soy también admiradora del escritor del que llevas el nombre. Es, sencillamente, genial, un maestro. Saludos cordiales.

Hola miriam g. estoy de acuerdo en que el amor es tan incompresible a veces que parece capricho...divino. Besitos, guapa.

Hola charles de batz, el horizonte se presenta oscuro... o luminoso. Creo que Dido ha renunciado a ser ella misma, sofocada por el peso del deber. Quién sabe si será capaz de sacudírselo. Besos, querido amigo.

Isabel Romana dijo...

Hola manuel, el amor siempre es un instrumento, creo yo. Besitos.

Hola oski, gracias por pasar, es un placer tenerte aquí de vez en cuando. Besos.

Hola kurtz, mantener en vilo al lector es lo único que puedo hacer para que volvais aquí. Esta historia está resultando demasiado larga. Besitos, guapo.

Hola cieloazzul, creo que la historia se aproxima a una situación que seguramente te interesará mucho. Besos, querida amiga.

Isabel Romana dijo...

Hola felipe sérvulo, me alegro de que puedas ponerte al día. Se aproximan muchas emociones. Besos.

Hola irene, a veces se tiene la sensación de que los dioses nos favorecen según les conviene a ellos. Y suele ser mejor que ni se acuerden de nosotros. Besos.

Juan, estoy segura de que habrá algún mozo por medio. Besos.

Hola zebedeo, te asiste la razón: los dioses son tan peligrosos que mira si llevamos siglos matándonos por ellos. Besitos.

Hola morgana, desde luego el matrimonio romano tenía esa función de crear alianzas entre las familias. No obstante, siempre hay excepciones. Besos, y buen fin de semana.

PRU dijo...

Hay que ver, ya no se puede esculpir tranquilo sin que venga una prostituta espía a interrogarte, hahaha...

Besos escultóricos, querida Isabel... ;)

oso conocido dijo...

Guau!!!
Que intriga.
Ceo que es un momento crucial para la reina Dido. Cara o cruz, como la vida misma....a mi entender, siempre se puede volver a empezar.

besos

Oso

∂Væ ƒæNiX™ dijo...

Las imagenes francamente son hermosas, hacen contraste con tus bellos escritos...

Zoe Favole dijo...

Q emoción, mi 1ª aparición en la historia!! Me ha dado un vuelco al leerte, que estaré tramando?? Besos ansiosos de respuestas y de tus palabras!!