jueves, noviembre 13, 2008

FORTALEZA



Ayer mismo, Ficinia, mientras veíamos atravesar la calle a un borrico con una carga de leña tan enorme que parecía a punto de quebrarle las patas, te admirabas de la fortaleza del animal. Y yo me admiro de la fortaleza tuya, porque sufrir cada día a un animal como tu amo es más de lo que cualquier borrico podría soportar.




* Detalle de pintura mural representando la Batalla del lago Regilio. Museos Capitolinos. Roma.
** Fragmento de un sarcófago. Museos Capitolinos. Roma.

, , ,

40 comentarios:

Santos G. Monroy dijo...

Por desgracia, aún hay muchos amos, demasiados. Y muchas formas de esclavitud. Algunas, harto más crueles de las de los romanos... Un beso,Isabel.

almena dijo...

jajajaja es genial.
Sí, pobre Finicia...

Besos!

SELMA dijo...

Pobre Finicia, esclava en todos los sentidos de la palabra y en Roma sabemos como se las gastaban los amos con las esclavas...
Muy bueno IsaBELLA, te superas cada día, este microrrelato es genial...

Besitos muchos!

isis de la noche dijo...

sí.. genial...

He pasado leyendo algunas otras de tus historias.. me ha encantado descubrir este espacio.. es muy enriquecedor y nos sumerge de una forma fantástica en ese mágico mundo de la Roma.. Maravillosa forma de viajar por el tiempo..

Agradezco a Antiqva por haberme guiado hasta aquí.. si asoma por allí.. ya lo sabe ;)

Un abrazo amiga ;) y dejaré una estrella para ti en mi noche..

Cornelivs dijo...

Muy bueno el post. Le tengo lástima a Ficinia. Describes una realidad de la antigua Roma: la esclavitud. Asi era. El esclavo (segun el derecho romano) no era persona, era "cosa" (Gayo y Ulpiano así lo describian, eran una "res" -cosa-), y el amo tenia derecho a hacer con el/ella lo que quisiere, incluido el derecho de vida y muerte sobre los mismos.

Buena entrada.


Un abrazo.

Liberto Brau dijo...

Quiero agradecer tus visitas a “Amanece púrpura”, lectura del primer capítulo de esta novela “en proceso” y comentario… en suma, tus palabras. Vuestra respuesta ha sido realmente espectacular, desmedida, superando en mucho mis expectativas. En apenas nueve días “Amanece púrpura”, su primer capítulo, ha tenido 750 lecturas, 70 comentarios como el tuyo entre los que dejaron sus palabras en la página o en mi e-mail… Recientemente he editado la segunda entrega, que te invito a visitar y leer… Mantengo el acuerdo de “palabras” que planteaba: un nuevo capítulo cada 52 comentarios, por lo menos… Gracias Gracias Gracias… Y ahora me voy a leer tu último texto… El que escribe debe leer, y viceversa… Saludos cómplices… Liberto Brau

Isabel dijo...

Pues así estamos más de uno, soportando cuales borricos a otros que están por encima. Pero siempre con fortaleza. Besos.

Kurtz dijo...

Sólo puedo decir una cosa:
Pobre Finicia.
Besos.

Ludwig dijo...

Alucinante.
Me has hecho recordar a mi jefe, recién jubilado.
Un beso.

Penélope dijo...

Es posible incluso que la misma Ficinia hiciera la misma comparación después del episodio del borrico...Y es posible que lo callara.
Pero la otra tuvo que decirlo...

Dicen que el burro está en peligro de extinción. Yo no lo creo...
:D


Un besito


P

Ocasiones dijo...

Cuantos amos hay en este mundo, demasiados, que sólo se fijan en SUS penas y pesambres y no en la de aquellos, que pese a que les fustiguen, siguen acatando las órdenes del que les manda.
Un beso!

Daniela dijo...

Isabel...mil gracias por tus visitas y darme ánimo para regresar.
Me encanta tu post, sobre todo porque existen tantos "amos" que quieren vejar a quienes los rodean.
Para muestra lo que está pasando en mi país, los romanos se quedarían horrorizados con nuestro personaje, además de que es borrico, se las quiere dar de amo.

Besos cariño.

La candorosa dijo...

Excelente post!!!

La esclavitud marcada de una forma tan especial... como solo usté puede hacerlo, Isabel!!

Saludos!!!

lully desnuda dijo...

Sensible pensar en que aún se viven situaciones que recuerdan las épocas de la esclavitud.

Un abrazo con aires de libertad aprecida Isabel!

manuel dijo...

Así estamos todos con la crisis mundial ahora, con una carga que no podremos soportar. Ahora que cae el imperio y no el romano
Un beso Isabel y felicidades (Todavía estamos en el novenario de tu santo)

Sendieva dijo...

Es que hay borricos que aguantan lo indecible, lástima pero es así.

Por cierto, ahora que lo nombras, es un animal que parece que ya no existiera, con lo precioso que es!!!!

Besos.

Strigolugius dijo...

mmm sin duda para soportar lo que soporta, es una mujer heroíca que sabe sacar fuerzas de flaqueza...

es muy grato leerte Isabel

Mi abrazo con admiración, eres divina

AugustaEmerita dijo...

Precioso relato Isabel.
Te traigo un enlace para que veas tu querida roma en 3D.
http://www.youtube.com/watch?v=MqMXIRwQniA

Tawaki dijo...

Es un placer retomar la lectura de las entradas de este blog, después de tanto tiempo.

Un abrazo.

ybris dijo...

Muchas Ficinias hay todavía hoy con graves -y hasta letales- animales sobre sus vidas.
Admirable su fortaleza.

Besos.

ANABEL dijo...

En cuatro palabras, te despachas divinamente. Estoy con Ybris,¡a saber cuantas Ficinas hay todavía! ¡y cuantas quedarán por venir!.
Besos

GABU dijo...

Me gustò ese efecto casi metafòrico que le has dado amiga...

Muchas veces sucede que no tenemos fuerza para soportar el padecimiento ajeno...

P.D.:Y esto es lo que demuestra la entereza de una persona!!

TE DEJO UN GRAN BESOTE EN ÈSTE VERANO (insoportable) QUE RECIÈN COMIENZA ♣

SUSANA dijo...

De amos y esclavos. De la Roma Antigua y del mundo actual.

De Finicia y de millones antes y ahora, para que una pequeña porción de humanos disfrute la ventaja de su posición.

Qué poco hemos aprendido Amiga!

Excelente trabajo!

Recibí mi abrazo Isa, con todo cariño!

fgiucich dijo...

Yo he tenido uno que valìa por cinco cargas, màs o menos. Por suerte lo perdì allà lejos y hace tiempo. Muy lindo relato. Abrazos.

M@riel dijo...

Breve y magnífica... qué triste la situación de Ficina; si hay algo que lamento de la antigua Roma es la esclavitud.
Un abrazo, Isabel.

javier dijo...

Genial, en pocas palabras lo que se puede llegar a expresar.
Abrazos.

Isabel Zarzuela dijo...

Pobre Finicia. Qué dura la vida del esclav@. Pero ella era consciente de su condición. Sabía dónde estaba, y sabía que bajo determinadas condiciones podía ser manumitida. Desgraciadamente despues de 2000 años, muchas mujeres creyendo ser libres, continúan siendo esclavas de muchos borricos, y algunas de ellas cuando buscan la libertad no hacen más que recibir coces.

Precioso relato, Isabel.

Un beso.

Isabel Zarzuela dijo...

Lapsus, Isabel. Donde quise decir Ficinia puse Finicia :-)

Felipe Sérvulo dijo...

Isabelita:
Un fuerte abrazo. Ahora me quedo un rato por aquí.

Leodegundia dijo...

Por desgracia algunas personas tienen que soportar cargas más pesadas que la de los burros. Deplorable es que tanto personas como animales tengan que llevarlas sin poder protestar.
Buen fin de semana.

El llano Galvín dijo...

Parece mentira como con tan pocas palabras has podido mostrar cómo en muchas ocasiones sólo vemos la brizna de paja en el cabello ajeno. Cuantas Finicias debieron sufrir una suerte cruel sólo por el hecho de no haber nacido libre.
Un saludo!!!

Máximo Ballester dijo...

Esta es genial. Contundente y filosa. Me encantó y me sacó una sonrisa.

Tanto tiempo sin pasar. Espero estés bien. Te recuerdo siempre aunque nos perdamos.

Un abrazo.

Trenzas dijo...

Y sigue, sigue, sigue...
Quizás ya no se compren esclavas en los mercados, pero haberlas, hailas :(
Esto es más que un cuento, Isabel;
es un aldabonazo.
Un Abrazo grande, mujer romana.

fortunata dijo...

Es verdad hay amos que no hay quien los soporte..

Isabel Romana dijo...

Queridos amigos, pido una vez más disculpas. Asuntos familiares y de trabajo me hacen imposible estar a diario ante la pantalla como me gustaría (y solía hacer...) Espero que pronto pase esta etapa y estar de nuevo a todo gas entre vosotros. Besotes.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Un abrazo Isabel.

ALMA dijo...

Y ¿de dónde extrae la fortaleza Ficinia?, a diferencia del borrico o quizás como él, ella no tiene ninguna recompensa ni aún la del cariño.

Un saludo

rosario dijo...

Las cargas pesadas hay que dejarlas caer para que otro con más energía se las lleve, pobre Ficinia, que lindo lugarcito el tuyo.

Cariños

Clarice Baricco dijo...

Ese tipo de fortalezas si que son de admirarse.


Besotes.

bardinda dijo...

Todavía quedan unas cuantas Ficinias y otros tantos que se consideran amos.

Un saludo