lunes, junio 07, 2010

FIESTA DE LOS PESCADORES

A mi amigo el poeta Antonio Manilla, que debería celebrar este día.

¿A qué viene esa cara tan larga, Marco? Mal te irá la pesca el próximo año si, desagradecido, celebras de tan mala gana a nuestro padre Tíber. ¡Vamos, ven conmigo! Iremos al Campo de Marte y participaremos en los juegos al lado de nuestros compañeros: que nadie pueda decir que somos poco piadosos o desagradecidos hacia quien nos procura cada día el sustento.

Y anímate, muchacho, aunque Cloe no te haya mirado ni una sola vez a la cara. Eres muy hábil con la caña, pero tu juventud no te ha permitido aún hacerte experto en otras artes. Vayamos a la fiesta y luego, cuando termine, yo te enseñaré cómo se pone un cebo para pescar corazones.


NOTA: El 7 de junio se celebraba la fiesta de los pescadores en honor al río-dios Tíber. Ese día el pescado no se vendía en el mercado, sino que se reservaba al dios. Los juegos en su honor se celebraban a la orilla del río, en el Campo de Marte.

*Vista del Tíber a su paso por Roma
**Vista de los dos puentes romanos que unen la isla Tiberina, en el centro del Tíber, a las dos orillas.

33 comentarios:

Francisco Ortiz dijo...

Me gustan mucho estos breves textos que no son nunca superficiales, que tienen tu probada sensibilidad y tu talento creciente y comprobado.

Miguel Cobo dijo...

Este acróstico podría aplicarse, no sólo a éste, sino a todos tus textos:

Imaginación
Sensibilidad
Armonía
Belleza
Elegancia
Lirismo


Enhorabuena, una vez más.

Mita dijo...

Me apunto a la fiesta, al río, al Campo de Marte, al texto, a todo!
Besos

Negrevernis dijo...

Precioso.

Mayte dijo...

"un cebo para corazones"...

Que cierre maravilloso...un abrazo con mucho cariño Isabel.

Isabel dijo...

Primavera... época de "pesca" ;)
En todos los tiempos. Besos.

Mariàngela Vilallonga dijo...

Tus cebos siempre nos atrapan, Isabel. Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Eres, sin duda una gran pescadora. Tus cebos literarios nos atrapan cada vez.

Isabel Martínez dijo...

Me voy contigo donde quieras, que mi corazón ya lo has pescado.
Un besazo.

MaLena Ezcurra dijo...

Nunca me voy vacía de tu templo, hoy tengo en la cesta peces, ríos, roma, goce.

Te celebro Romana querida.


M

Ericarol dijo...

Isabel

menos mal que no leo los libros de historia sino tus posts.


contigo es mas divertido!!!

abrazos!

La Gata Coqueta dijo...

Con sentido aprecio
para;
la amiga que sabe cultivar las relaciones publicas como nadie y que lleva de nombre Isabel...


De regreso

Lo prometido
hay que continuarlo...
Mis huellas te acerco
como antes de partir

En ellas traigo
aromas de un mar bravío
que en el norte se ha quedado
apenado al decirle adiós

Su brisa me llama
y las gotas de batidas olas
que en mi cara se posaron
susurran...
que me sigue esperando

La luna, su eterna amante
con esmerada ternura
en compañía de luceros
van guiando el camino
que me acercan a tu espacio...

Ellos saben que no te olvidé
cuando era poseída por su belleza
tu estabas en mi pensamiento...
por el afecto que siempre
me has demostrado.

María del Carmen

Marcelo dijo...

Las cuestiones más importantes en la vida de los hombres, permanecen inalterables pese al implacable paso de los tiempos. Esta historia podría haber ocurrido hoy mismo en cualquier río...
Un saludo Isabel

RGAlmazán dijo...

Precioso texto. Breve per intenso. Pescar corazones un bello oficio.

Salud y República

Isabel González dijo...

Hija Isabel qué facilidad de transmitir desde la sencillez, que ternura. Me encantó

Mª. Antonia Moreno dijo...

Todo lo que se podía decir sobre tu post, ya se ha dicho.
Qué curioso. Bella imagen lo de pescar y poner cebos para peces y corazones...

Un beso

Anónimo dijo...

Querída Reina, dije que leería tu libro en los cuatro días que tenía de relax pero no pudo ser... fue en uno y del tirón, no podía parar de leer, impresionante trabajo el tuyo. Caigo rendida a sus pies...
Besos con sabor a Mar

Cayetano dijo...

Los hábiles con la caña pescan peces; otros, si son jóvenes y agraciados, corazones; algunos, que meten los pies en el río, un catarro casi seguro. El caso es pescar algo. Eso sí, que se lo coman los dioses no me gusta mucho. Jejeje.
Un saludo.

Maik Pimienta dijo...

Qué bonito Isabel. Me has inspirado, me viene el sabor a primavera. Desde ahora me postulo como pescador, y como pescado, a partes iguales. Besos amiga.

NáN dijo...

Bebamos con Marco vino con borraja, para darle ánimo.

ANA MARIA dijo...

Ahora entiendo por qué los enamorados tiran las llaves de sus candados al Tíber. Qué misterio guarda el Tíber?
Yo me apunto a la pesca y que siga la fiesta.
Besos Isabel

GABU dijo...

Me quedarè pensando larrrrrrrrrgo rato en esa idea de pescar corazones...

P.D.:Nos podrìamos llamar verdaderamente dichosos de poder hacerlo??

BESITOS DESDE EL ALMA AMIGA MÌA ♣

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Isabel,

En las artes de la conquista amorosa, siempre me ha parecido mejor la pesca que la caza, porque en la pesca no hay violencia: tú echas el anzuelo y, si alguien lo muerde, es problema suyo, y quizá lo haga voluntariamente; por el contrario, en la caza tú lanzas el dardo, o lo que sea, y la pieza cae indefectiblemente.

Insisto, soy más partidario de la pesca que de la caza, por la ausencia o presencia respectiva de la violencia. Creo que en esto también reflejo el pensamiento de nuestro Ovidio.

Un abrazo,

Antonio

fgiucich dijo...

Eso de pescar corazones, realmente, necesita de mucho entrenamiento y bastante experiencia. Abrazos.

El Drac dijo...

Cómo me gustan tus sabrosos entremeses literarios, son un placer degustarlos.

Elèna Casero dijo...

Cuánto se aprende contigo, Isabel.
Me gusta mucho leer estos pequeños artículos porque parece que nos desplazamos a Roma

Un abrazo

La Dame Masquée dijo...

Siempre habia motivo de fiesta en Roma, una ciudad tan viva. Y no es mala cosa aprender a pescar corazones! Puede que no se cotice en el mercado, pero sería una suerte dominar esa tecnica.

Buenas noches, madame

Bisous

Eastriver dijo...

Eres maestra en pescar corazones y voluntades... Recuerdo el puente original que llevaba a la isola Tiberina, el que está destruido...

Melba dijo...


Excelente escrito. Es grato leerte.

Abraz♥s

CarmenBéjar dijo...

Todo el mundo arde en fiestas en estas fechas. ¿Será la primavera, el verano, el sol, las flores o el comienzo de la temporada de helados?

Un besito

ANTIQVA dijo...

Amiga, me hiciste recordar un maravilloso paseo por el Tiber, cuando con el rumbo un poco perdido ibamos en busca del Panteon...

Un abrazo

Mayte_DALIANEGRA dijo...

¡Hola, querida Isabel! Y es que no es lo mismo pescar peces que corazones. Tu relato me trae recuerdos de ese Tíber y del Campo de Marte...¡Quién pudiera estar ahora en la Ciudad Eterna...! Un beso Isabel y pasa un finde estupendo.

siempreconhistorias dijo...

Y tu cebo la belleza que nos capta. Precioso. Y tan tierno.
Mil gracias, Isabel.
Beso.