lunes, noviembre 25, 2013

CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO, LEVANTA LA CABEZA.



A las mujeres que de una manera u otra, sufren violencia.
 


¿Son estas las caricias con las que te ha saludado tu marido esta mañana? ¡Levanta la cabeza, Lía! No, no me refiero sólo a que dejes de mirar el suelo, avergonzada por esas manchas violáceas que cubren tus mejillas y por las lágrimas que las hacen brillar. Levanta la cabeza para decir ¡basta! Di ¡basta! y yo lo gritaré contigo también, todas las mujeres de Roma lo gritaremos por ti y junto a ti. No temas rebelarte contra la brutalidad, Lía, porque después de tu marido el miedo es tu mayor enemigo. 


14 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Desde hace siglos, la mujer padece malos tratos por un gran colectivo de hombres, (pero no se puede generalizar).
Mi afecto y solidaridad para las mujeres que sufren las violencias.

Acertada y expresiva entrada, enhorabuena, querida Isabel
Un beso.

Bertha dijo...

Desde luego nunca mejor dicho que los golpes y el maltrato psicológico es terrible pero algo que puede superar ambas cosas es el miedo...el miedo mata y destruye aveces más.Que tema más lacerante y no solo mujeres hay hombres tambien aunque sean menos o no denuncien por vergüenza, Esto es, una lacra que va a más y es tan antigüa como la Historia mísma.Y contra más alto sea el rango menos se denencia por vergüenza que pena que el ser humano sea tan destructivo.

Un abrazo Isabel.

Cayetano Gea dijo...

Una asignatura pendiente de aprobar por la sociedad para que la emancipación de la mujer sea algo real y no letra impresa en una ley.
Un saludo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Bravo, Isabel. Un texto conciso, pero certero.
No veo el día en que acabemos con esta penosísima lacra.
Un beso enorme.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Hay que seguir alerta. Besos.

Dolors Jimeno dijo...

Acertadísima, Isabel. La mani de ayer en Valencia fue emotiva. Todas en silencio con las 77 antorchas...
Hacen falta las manis pero se ha de empezar por la educación desde la infancia e insistir a las adolescentes que pasen ni una, ni una sola, a sus novios.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

Una sola lágrima femenina reúne miles de esas "caricias". Estremecedor.

Isabel dijo...

Hartazgo de esta lacra y de que ahora estén cerrando tantos centros donde se buscaban las causas e intentaba darle la solución a este gran problema desde ahí, desde el origen.

Abrazos

África dijo...

¿Y cuándo acabará esto?
¿Tan difícil es acabar con ello?
:(



Un beso

Dyhego dijo...

Hay que atacar al bicho cuando es pequeño.
Vale, Isabel.

RGAlmazán dijo...

Me uno al grito con las mujeres de Roma y de todo el mundo.
Besos

Salud y República

Carmen Cascón dijo...

Todos estamos contra la violencia de género.
Un abrazo

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Querida amiga Isabel, tras el paréntesis del bichito, que ya no existe, sigamos.
Necesaria, una rebelión necesaria para que jamás se vuelva a inclinar la cabeza ante quien, aparentemente, es un amo que perjudica más que favorece. Lía puede ser el motor contra la brutalidad de quienes no permiten que sea una persona libre porque si lo fuese llegaría a ser más importante, más apreciada que quien mata sin piedad por poder, para mantener unos privilegios que jamás debería poseer. ¡Un grito de libertad debe atronar calles y palacios!

Un fuerte abrazo, querida Isabel.

ANA dijo...

Yo también me uno al grito de todas las mujeres romanas contra esta lacra.
Un abrazo Isabel