jueves, enero 08, 2015

LAS LIBERTADES NECESARIAS




 
Fragmentos del discurso pronunciado por el estadista e historiador Adolphe Thiers (1797 – 1877), ante la cámara francesa hace 151 años, exactamente el 11 de enero de 1864.

 “(…) En mi opinión, existen tres grandes principios que siempre he considerado fundamentales para regir una vida honesta y bien ordenada: el principio del orden, el principio de la soberanía nacional y el principio de la libertad.

(…) Yo pregunto (…) si [la libertad] puede ser una necesidad falsa y ficticia de la que sea posible prescindir. No. Es evidentemente, señores, esa necesidad [de libertad] una exigencia de la razón humana, profundamente sentida en toda nación como la nuestra, una de las más inteligentes y valerosas del mundo entero.

 (…)Yo se bien que la palabra libertad no es oída por nadie sin emoción. En unos excita deseos ilimitados; en otros provoca temores quiméricos. (…) ¿no será posible descubrir y determinar lo que yo denomino, en materia de libertad, lo necesario? (…).”

(A continuación, el orador disertó acerca de las  “cinco condiciones que constituyen otros tantos elementos indispensables para el imperio de la libertad”. Esas condiciones  que denomina “libertades necesarias” son:

Primera: la libertad individual
Segunda: la libertad de prensa
Tercera: la libertad electoral
Cuarta: la libertad parlamentaria
Quinta: la responsabilidad ministerial, garantía y salvaguarda de todas las libertades.)

Extraído del libro “Grandes discursos”. Editorial Océano. Traducción del texto de Mariano Gómez. Los extractos son de mi exclusiva responsabilidad. 

  
NOTA: Queridos amigos, en un día como hoy, en que seguimos conmocionados por el atentado de París, y sintiendo con millones de personas el dolor por las víctimas, me he permitido salirme de mi tema habitual. Cuento con vuestra comprensión.

14 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

Decía don Quijote:
—La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.
Un saludo.

Lales dijo...

Cuentas con mi comprensión y mi adhesión a tus palabras.
Me gusta también recordar, en este momento, la frase de Frankl "la libertad y la responsabilidad son las dos caras de una misma moneda"

Dolors Jimeno dijo...

Qué grande eres, querida Isabel! Siempre tan certera.

yolanda carrasco dijo...

Muchas gracias Isabel por tan magnífica e imprescindible entrada, como muy bien has dicho es una obligación moral.Y como ya te han dicho, eres grande, siempre tan certera.Me uno a tus palabras: "Sintiendo con millones de personas el dolor". Ya lo creo, un inmenso y desgarrador dolor.

Dyhego dijo...

Isabel:
¡Cuánta cordura hace falta!
Vale.

dapazzi dijo...

La libertad, la libertad,
derecho de la humanidad.
Es mas fácil encontrar
rosas en el mar.
¿Que nos está pasando?
Saludos.

emejota dijo...

Genial aportación querida.

Beatriz Cobeta dijo...

¡Gracias, Isabel! Un abrazo, B

elena clásica dijo...

Querida Isabel:

Muchas gracias por esta entrada. Ciertamente estamos espantados y boquiabiertos.

¿Qué nos pasa en este mundo? ¿Qué nos pasa que necesitamos derramar sangre?

¿Hacia dónde se dirige este mundo absurdo, este sinsentido?

¿Qué está pasando?

Libertad de expresión para que la humanidad avance y no retroceda. Libertad de expresión siempre.

Un abrazo, querida.

Hyperion dijo...

Una justicia con las alas de la libertad y sin venda en los Ojos. Una imagen que me parece providencial: libertad y justicia juntas, mirando de frente, sin la venda que en este caso más que imparcialidad sería la de un rehén. Gracias por las alas de tus manos. Un abrazo

La Dame Masquée dijo...

Ay, Isabel, la libertad parece presentar reacciones alérgicas que se manifiestan con gran virulencia, y no parece que se haya encontrado aún un medicamento eficaz.

Feliz tarde

Bisous

Bertha dijo...

Esta barbarie es una mazazo en toda regla a la libertad de expresión si envuelta en un fanatismo religioso que a la larga no deja de ser una mentira porque los fanatismo de la idología, religión, etc no deja de ser una intolerancia hacia el pensamiento libre.

Un abrazo Isabel.

Isabel dijo...

Muy oportuno, Isabel, y ahora más que nunca hay que seguir defendiéndo las libertades.
Ayer vi un docu que aclara bastantes cosas sobre las mismas:
http://www.teledocumentales.com/the-internets-own-boy-the-story-of-aaron-swartz/

Abrazos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Entrada oportunísima en estos días en que todos somos Charlie.
Un beso, Isabel.