martes, febrero 24, 2015

RITUAL PARA RETENER Y/O CONQUISTAR EL PODER




¿Has visto cómo corría el Rex Sacrorum tras haber celebrado el sacrificio esta mañana? Jamás había presenciado yo una carrera tan desgarbada y falta de vigor: cojeaba de una pierna, rebajaba la velocidad cada pocos pasos por falta de aliento y aún sonreía y hacía gestos como para indicar que iba sobrado de fuerzas. Si mi padre aún viviese, diría: se avecinan cambios. 

NOTA 1: El 24 de febrero se celebraba en Roma el Regifugio, un ritual en el que participaba de manera destacada el Rex Sacrorum o rey de los sacrificios. Éste era un sacerdote a quien le estaba prohibido desempeñar una magistratura y dirigir la palabra al pueblo. Su función era exclusivamente sacra, probablemente heredada de los antiguos reyes. El ritual consistía en celebrar un sacrificio en el comicio –lugar de reunión de los ciudadanos- tras la cual emprendía una veloz huída escapando del foro.

Algunos autores, entre ellos Ovidio, pensaban que, con ello, se conmemoraba la fuga del último rey de Roma, Tarquinio el Soberbio. Estudiosos modernos como Manuel-Antonio Marcos Casquero, en cambio, remontan el rito a tiempos más antiguos, cuando un rey se sometía a esta prueba para demostrar su fuerza y vigor. Así lo hacía cada año hasta que otro rival más fuerte y ágil lo vencía y, seguramente, le daba muerte, tras lo cual se convertía en el nuevo rey. En tiempos históricos ese rito se repetía por costumbre, sin contenido ni efectos prácticos.

Cualquier parecido con la realidad española actual es pura coincidencia.

15 comentarios:

Lales dijo...

Muy interesante y oportuno.
Gracias por instruirnos.
Besitos

yolanda carrasco dijo...

Ja,ja,ja!!!!!Muy bueno Isabel! Sobre todo la última frase de la notas!Un placer y muy lúcida como siempre.Muchos besos.

NáN dijo...

Como siempre, me dejas embobado y/o patidifuso.

Qué importante es conocer esas historias.

Cayetano Gea dijo...

No caerá esa breva en el debate de hoy. No estaría mal que el presidente estuviera callado y después, avergonzado de su pasada gestión, saliera corriendo. Pero eso es mucho pedir a los dioses.
Un saludo.

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ VÁZQUEZ dijo...

Broche de oro para una realidad de oropel, ésta con la que nos quiere deslumbrar el gobierno.
Un saludo

Bertha dijo...

Ya lo puedes decir;parece que en vez de ir hacia delante lo que hacen es repetirse y ademas son cansinos...bla, bla,bla.Siempre el mismo cantar en vez de salir por patas y perderse para siempre...

Un abrazo Isabel.

Dyhego dijo...

Jajajaja, Isabel, lo mismo vendría bien que se recuperase esa tradición...
Vale.

emejota dijo...

Eres genial. ....si es que los fondos de la naturaleza humana permanecen intactos, visto lo visto.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, Lales. Conste que la fecha no la he elegido yo... Ja. ja. Besazos.


Hola, Yolanda Carrasco, ya ves que hay coincidencias que cabe calificar, como mínimo, de graciosas. Besos.


Tienes razón NáN,si conociéramos mejor historias y costumbres como estas nos conoceríamos mejor a nosotros mismos. Seguimos en la misma estela... Besos, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola cayetano Gea, no conviene reprimirse en pedir a los dioses lo que deseamos, podría ocurrir que un día, aunque sea por error, nos lo concedan. Besazos.

Hola maría josé sánchez vázquez, creo que por mucho que finja ir sobrado, al corredor fugitivo le delata la cojera... Ja, ja. Besos.

Saludos, bertha, no me extraña que los antiguos atribuyeran a una "fuga" la carrera que he descrito, porque es lo que algunos tratan de hacer toooooodo el tiempo: correr y salirse de rositas. Besos, guapa.

Hola dyhego, es buena tu idea de recuperar tradiciones, pero deberíamos exigir que las elegiéramos libremente los ciudadanos. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola emejota, ya lo creo que fondo humano sigue siendo más o menos el mismo. Siempre acaba por imponerse el más fuerte. Besitos.

Charles de Batz dijo...

Algo parecido a lo que mencionas de Marcos Casquero creo recordar haber leído en "La Rama Dorada". Sin duda, era tiempos en los que la necesidad de demostrar vigor y fuerza eran determinantes para seguir ocupando un puesto en la sociedad.
Saludos!

elena clásica dijo...

Querida Isabel:

Sabiduría es lo que nos traes. Todo está ya escrito, bueno es que conozcamos la historia para aprender. Tantas veces como se nos olviden los sucesos del pasado, tenderemos a repetirlos.

Lo que no deja de sorprender es la falta de conciencia y de escrúpulos de algunos, que no se sonrojan cuando hacen una carrera desatinada, antes bien, quieren demostrar con absoluta desfachatez la excelente carrera que están haciendo.

Más de uno escuchando lo sabios consejos de sus mayores ha de decir que se avecinan cambios.

¡Fantástico! Un abrazo, querida amiga.

Dolors Jimeno dijo...

O sea, que lo del pato cojo viene de lejos. Muy acertada la entrada, Isabel. Gracias.

Umma1 dijo...

Charles tiene razón. El rito. La repetición idéntica. Luego lo sagrado despojado de su significación, como mera rememoración.
Muy interesante