martes, abril 28, 2015

VICENTE MARES. Un chelvano ante los muros de Troya.



“Dichosa se puede llamar mi patria Chelva, pues, en mi sentir, fue su primera fundación [obra] de troyanos”.

VICENTE MARES (Chelva, 1633-1696): “LA FÉNIX TROYANA” (1681)

 
NOTA 1: Queridos amigos, el próximo día 2 de mayo de 2015 daré en Chelva la conferencia de la cual os he puesto la invitación. Cualquiera que pueda acercarse será muy bienvenido. Esta conferencia se inscribe en los actos organizados para conmemorar el primer centenario de la fundación de la revista cultural “La fénix troyana”, que se publica en Chelva. 

NOTA 2: En la revista y guía cultural Benimaclet Entra, se publica, entre muchas noticias interesantes, un texto mío: "Carta de Dido a Eneas". Aquí os pongo el enlace a la revista para quienes quieran pasar un buen rato:
 

5 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Querida Isabel, con alegría veo que tu blog de alguna manera, lo sigues manteniendo activo. Lo siento infinito, pero me es completamente imposible asistir a tu conferencia...
¡Cómo me gustaría que la traeras a estas páginas!
Será un nuevo éxito para tí.
Un fuerte abrazo.
Mari Carmen.

fgiucich dijo...

Abrazos!!

Bertha dijo...

Me alegra muchísimo que cada vez que publicas alguna entrada es para compartir esos buenos momentos.

Un abrazo querida Isabel.

Sergi Torrents dijo...

Me encantaría estar ahí, pero me queda un poco lejos. Además para el 2 de mayo estoy trabajando en otro artículo, el 70 aniversario de la caída de Berlín, el final del III Reich, el final del imperio que tenía que durar 1.000 años.

Seguro que todos habéis visto alguna vez esa fotografía de la bandera roja ondeando en lo alto de Reichstag, lo que puede que muchos no sepáis es que hay dos versiones de esa fotografía, la original y la censurada. En la original se puede ver a uno de los soldados soviéticos llevando un reloj en cada muñeca, en la censurada, la oficial, se borra ese segundo reloj e incluso el primer reloj apenas es visible. Un soldado de la patria de los trabajadores no podía aparecer con un reloj, un signo de lujo, y menos aún con dos relojes producto del pillaje.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, queridos amigos. Estoy tan empeñada en tantas cosas, que con frecuencia me falta el tiempo para estar con vosotros. Espero daros buenas noticias en breve. Besazos.