lunes, junio 08, 2015

LA DIOSA DE LA INTELIGENCIA (MENS)



- ¡Vamos, vamos, niñas! No nos conviene demorarnos más – Antonia, con el manto ya puesto, subrayaba sus palabras dando algunas palmaditas –. ¡Vipsania, tráele a Marcela un manto de lana fina, todavía hace fresco! Y tú, Marcela Tertia, ¿aún estás sin calzar? ¡Pido a los dioses que me den paciencia…! Si seguimos así, no llegaremos al templo de Mente hasta pasado el mediodía.

-¡Yo no voy, madre! – Marcela Tertia, con el ceño fruncido y la espalda apoyada en la pared, se escurrió hasta quedar sentada sobre las losas, con los brazos cruzados - ¿Por qué hemos de hacerlo?

- ¡Levántate ahora mismo del suelo! Bien sabe la diosa que la invoqué cuando tú naciste, pero a veces…  Mira, eres un buen ejemplo. ¿Sabes por qué motivo honramos a la diosa Mente el día de su fiesta? ¡Justo para evitar que nuestros gobernantes, o los que aspiran a serlo, hagan como tú: que se enfurruñen, pongan malas caras o digan “de aquí no me pienso mover”! Si algo se necesita en la política es inteligencia. Así que, déjate de tonterías, y ¡vamos! Hoy, más que nunca, precisamos del favor y la luz que otorga esa diosa. ¡Mentes que irradien la luz de la inteligencia, eso necesitamos!


NOTA: El día 8 de junio se celebraba en Roma la fiesta de la diosa Mens (Mente en castellano). Tras la derrota sufrida a manos de los cartagineses en el lago Trasimeno, en el año 217 a.C., se ofrecieron templos a Venus y a Mente en la colina del Capitolio. Estos templos fueron dedicados el año 215 a.C. Los romanos consideraban que la inteligencia – proporcionada por Mente – era absolutamente necesaria tanto para el gobierno de los asuntos públicos como para la guerra, de ahí que demandaran su auxilio. No menos lo necesitamos ahora, cuando se están negociando en España los gobiernos municipales y autonómicos.


*Cabeza de mujer. Museo de Anzio. Italia. Foto: Isabel Barceló.


26 comentarios:

El peletero dijo...

Así es, la inteligencia para todos un poco o un mucho, bien repartida, para los políticos, para los votantes y para los padres que no vacunan a sus hijos. Desgraciadamente la inteligencia no está muy bien vista porque no nos iguala, al contrario, nos diferencia.

En fin, que la diosa Mens nos proteja y nos ayude que buena falta nos hace.

Un abrazo.

Dyhego dijo...

Se necesita mucha "mens", Isabel.
Vale.

Anabel Botella dijo...

A ver si esta diosa propicia unas buenas decisiones.
Besos :*

mari carmen garcia franconetti dijo...

Interesante y curiosa entrada. Estoy muy de acuerdo con el primer comentarista. Es una gozada visitar tu blog. Gracias, Isabel.

Unos besos.
Mari Carmen.

sergio astorga dijo...

Isabel, espero tener un poco de cacumen este día.

Saludos.

Bertha dijo...

No solo en política y a los ciudadanos para afrontar esta vida llena de trampas y saber salir de cada contratiempo.

Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola El peletero, en esta vida todo está desigualmente repartido y la inteligencia no iba a ser menos. Los romanos daban mucho valor al equilibrio, y así pedían a Mens que les diera inteligencia con un poco de bondad y otro poco de maldad, a partes iguales, para evitar ser crueles y ser blandos.
¡Cuánta falta nos sigue haciendo...!
Un abrazo, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola dyego, se necesita mucha "mens", desde luego. Ojalá la diosa se haya puesto a la tarea y la reparta por todas partes. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ojalá, Anabel Botella, que nos hace ya mucha falta. El tiempo vuela... Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, mari Carmen García Franconetti, gracias por tus palabras, ya sabes que me animan. Y es que la cultura romana es un tesoro inagotable. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ja, ja, Sergio Astorga,tú lo tienes habitualmente. A lo mejor es que hemos de ceder un poco del cacumen nuestro para que llegue a los demás... ¡Besazos!

Isabel Barceló Chico dijo...

Claro que sí, Bertha, la necesitamos en todo momento y en todas las etapas de nuestra vida, por eso se la invocaba en ayuda de los recién nacidos. Lo extraordinario, para mí, es que los romanos reconocieran su importancia en los asuntos públicos y bélicos y le pidieran ayuda. Aquí, hasta donde yo sé, quienes están en la "cosa pública" creen que les sobra...
Besos, querida amiga.

Amparo dijo...

Isabel...¿y habrá una diosa de la compasión? Porque no solo hace falta mente...algo de corazón también vendría muy bien :) ¡Un abrazo!

elena clásica dijo...

Querida Isabel:

Invoquemos, pues, a Mente, ofrezcámosle nuestros mejores dones, luzcamos nuestra prendas más queridas, busquemos en nuestro corazón su templo para honrarla, pues tan, tan necesaria nos va a ser.

Confíemos en su benevolencia y hagámosla nuestra aliada.

Que así sea. Y que la diosa Mente, nos sonría.

Un abrazo, queridísima Isabel.

Dilaca dijo...

Con placer vuelvo a mis lecturas de blog! y con más placer, a encontrarme con tus Mujeres de Roma.
Bien haces honor a la inteligencia, Isabel!
Un abrazo

Charles de Batz dijo...

Para mí que habita otras tierras muy lejanas a la nuestra. Siento cierto pudor al decirlo, pero desconocía absolutamente la existencia de tal deidad. Da gusto encontrarse donde sorprenderse de manera tan agradable.

Carmen Cascón dijo...

No estaría de más que hoy día ensalzásemos a la diosa Mens con un templo dedicado a su divinidad y nos aplicásemos su patrocinio para nuestros asuntos cotidianos, incluidos los políticos claro está.
Un beso

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola, Amparo. Estoy completamente de acuerdo contigo en que hace falta compasión, corazón, sentimientos positivos hacia los demás. Sin embargo, me parece más urgente, en este momento, la intervención saludable de Mens. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola Elena Clásica, me sumo a tus preparativos para honrar a Mens. Nunca había hecho tanta falta la intelencia para aplicarla a la política. Besos, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Qué alegría que hayas regresado al blog, Dilaca. Gracias por tus palabras siempre generosas. Un abrazo muy fuerte.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola Charles de Batz. Pensemos que Mens, como todas las deidades, está y acude allí donde se la invoca. Mucho me temo que nosotros la invoquemos pocas veces: todo el mundo cree que le sobra inteligencia. El panteón romano es muy amplio, así que no es raro que no lo conozcamos por completo. Da gusto, de vez en cuando, encontrar nuevos dioses o diosas. Besos, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola, Carmen Gascó, según tengo entendido, esas funciones atribuidas a Mens pudieron pasar, durante el cristianismo, a la Virgen del Buen Consejo. Ahora bien, hemos de reconocer que tampoco esa Virgen tiene levantados muchos altares... Se ve que no acabamos de creer que nos hacen falta. También opino como tú: necesitamos su protección tooooodos los días y para todas nuestras acciones. Un abrazo, querida amiga.

Jesús Esteve Yagüe dijo...

Muy necesaria la inteligencia en política, y más ahora que se deberán pactar la mayoría de las medidas. Yo lo veo con optimismo, sólo saldrán adelante las mejores propuestas.

Un saludo!!

Isabel dijo...

Yo tengo la esperanza de que todos los cambios nos llevaran a buen puerto. Abrazos

tecla dijo...

La inteligencia es necesaria siempre, Isabel. Y mucho más la tuya, tan informada, tan amena en tus escritos. Vives lo que cuentas y me lo haces vivir.
Lástima que a veces me falte tiempo para comentarte y decirte.
Un abrazo.

Humberto Dib dijo...

Acepté la invitación y me alegro de haberlo hecho, pues tu blog es muy interesante, esta entrada me pareció amena e instructiva, eso no abunda.
Un abrazo.
HD