lunes, septiembre 21, 2015

ARTE Y ETERNIDAD





"El arte no es eterno, sino un intento de contener el efecto destructivo del tiempo".

 Extraído de la conferencia " La Pietà di Michelangelo" del profesor Claudio Strinati.
* Interior del Panteón de Agripa. Roma.

21 comentarios:

dapazzi dijo...

Sinceramente no se lo que será, pero esa fotografía te deja polarizado, más aun si eres conocedor de esa obra prima-hermana de Santa Sofia.
Esos tímpanos son como úteros, cuando estas en el centro contemplándolos, esa es la sensación que me invade.
Saludos.

yolanda carrasco dijo...

Cierto, Isabel! Un abrazo enorme.

Cayetano Gea dijo...

Desde que pude ver in situ el Panteón romano, ya me quedé hipnotizado para siempre con esos casetones y ese óculo central. La perfección elevada a categoría de arte clásico.
Cuídate. Un abrazo.

Bertha dijo...

Bellísimo y ademas atrapa el buen arte, que aunque el tiempo pase siempre tiene algo que demostrar.

Feliz otoño Isabel

Un beso.

Patzy dijo...

Aunque eterna sea la admiración que profesamos por algunos de los grandes símbolos del arte o la arquitectura, como el Panteón, por ejemplo, con el que bien ilustras. Abrazos, Isabel!!! Un gusto pasar por tu blog.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una reflexión muy lúcida, por cierto. Hace unos días estuve allí, en ese Panteon, pudiéndome sumergir en esa luz cenital tan mágica que penetra la cúpula desde hace siglos.
Un abrazo

Isabel Barceló Chico dijo...

Sí, dapazzi,esa cúpula produce la sensación de hallanos en un lugar protegido,materno. Para los romanos era el panteón de todas sus divinidades y, al fin y al cabo, creían que de ellas procedía el ser humano. ¿Y te has fijado alguna vez en las ranuras en el suelo (con forma de pequeños pétalos), por donde se evacuaba el agua que penetraba a través del óculo? También el agua es una bendición. Un abrazo, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, Yolanda Carrasco, siempre tan atenta a todo cuanto ocurre en este blog. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola, Cayetano Gea, a mi impactó, por primera vez,desde fuera. En definitiva, es el único monumento romano antiguo que se ha conservado íntegro. En cuanto a la cúpula, su diámetro es unos metros mayor que la de Miguel Ángel en el Vaticano. Claro, que esta se encuentra a menor altura. Es un monumento fascinante que te atrapa enseguida el corazón. Besazos, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Cierto, Bertha, además de belleza, el arte nos habla del pensamiento humano de cada época. Un abrazo muy fuerte, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Cierto, Patzy, nuestra admiración es eterna, pero no para todos: miremos, si no, cómo algunos destrozan con bombas o con mazas hermosísimas obras antiguas y no por su belleza, sino por lo que simbolizan. De otras muchas sólo nos quedan las descripciones más o menos detalladas que hicieron los antiguos. ¡Qué no daríamos por ver los jardines colgantes de Babilonia o el Coloso de Rodas...! Un abrazo muy fuerte.

Isabel Barceló Chico dijo...

¡Qué suerte la tuya, Neogéminis Mónica Frau! Puedo decirte que yo he pasado muchas horas, en diferentes días, sentada en los escalones de la fuente de la plaza de la Rotonda contemplando la noche, las nubes, la luna, sobre este edificio maravilloso. Reconozco que es mi favorito. Un abrazo muy fuerte.

Dyhego dijo...

Creo que el arte es eterno mientras la gente sepa apreciarlo. Nace con vocación de eternidad, desde luego.

El peletero dijo...

La verdad del arte, llamada también poesía (Diccionario de las Artes, Félix de Azúa), es la capacidad de soportar el dolor que causa la experiencia del tiempo porque en ella está la muerte, y la muerte es la frontera del mundo y el mundo, como decía Wittgenstein, es lo que hace al caso, todo lo que hay más allá, como también decía el filósofo austríaco, es todo aquello sobre lo que es mejor guardar silencio.

Saludos.

elena clásica dijo...

Queridísima Isabel:

Espero que te encuentres del todo fuerte en muy breve espacio de tiempo, cuánto te agradecemos que tu arte nos ilumine.

Pues, desde luego, el pellizco del dolor que nos insufla el arte pareciera un guiño de algo que a todos nos toca y que todos parecemos obviar en cada paso, como si cada uno de estos pasos no supusiera otro paso más hacia el tiempo.

Un abrazo fuerte, querida amiga, todo mi cariño y mi energia positiva para ti.

Dolors Jimeno dijo...

Isabel, aunque breve, bien potente la entrada. El Panteón es mi edificio preferido en Roma. Aprovecho para decirte, aunque quizá ya lo sepas, que tendremos pronto en Valencia a Gianluigi Colalucci. Gracias por continuar actualizando el blog.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

En efecto: pero hay segundos de contemplación del arte que valen por toda la eternidad.
Besos.

Charles de Batz dijo...

Es una bella reflexión, casi como un laberinto si entras en ella, pues aún no siendo completa, la eternidad sigue presente en la mente del artista al intentar alcanzar para su obra... Tan real como humana.

Saludos!

FUNDACIÓN LUÍS TILVE dijo...

Me permito enviarte referencia de un trabajo sobre las mujeres según César y Salustio, aunque quizá ya lo conozcas. http://campus.usal.es/~revistas_trabajo/index.php/0213-2052/article/view/8817/9902 Un saludo.

tecla dijo...

Una gozada, Isabel, una se puede quedar hipnotizada ante su contemplación.
Viajo poco, y por eso se agradecen tus imágenes.
Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias a todos, queridos amigos. Un abrazo y hasta pronto.