jueves, noviembre 17, 2016

NO HAY QUE TENER PRISA, VESPASIANO.




De Vespasia Polla a su noble padre, Vespasio Pollión.

Salve, padre mío, espero que cuando este mensaje te llegue te encuentres bien de salud. Por mi parte, he de decirte que acabo de dar a luz a mi segundo hijo. Es un varón y ha llorado con tanta fuerza que hasta los vecinos se han enterado. ¡Y ya era hora, pues los dolores del parto me empezaron hace tres días! Mucho me temo, padre querido, que en contra de la puntualidad y la rapidez que han sido norma en nuestra familia, este Vespasiano mío –así hemos decidido llamarle – sea tan lento como un caracol. Con todo, tiene las mejillas sonrosadas como mi madre y, según ella, aunque lo haga despacio, este hijo me dará muchas alegrías. Salve y cuídate. 

NOTA: El emperador Vespasiano nació el 17 de noviembre del año 9 d.C., hijo de Vespasia Polla y de Tito Flavio Sabino. Es conocido el humor sarcástico del emperador y, según parece, también de su madre. Vespasiano no hizo una carrera política a mucha velocidad… Llegó a trono imperial a los 60 años. La suposición de que nació tras un partlo largo es mía. Para la muerte de Vespasiano ver Un dios en ciernes.

17 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

El humor ya empezaba con los nombrecitos y "apellidos" que se gastaban en la familia.
Un saludo, Isabel.

Olivia Ardey dijo...

Está claro de quién heredó su fino sentido del humor. Gracias por esta perlita histórica.

Olivia Ardey dijo...

Está claro de quién heredó su fino sentido del humor. Gracias por esta perlita histórica.

Isabel Barceló Chico dijo...

Cierto, Cayetano Gea. Era muy socarrón Vespasiano y, según parece, también su madre. Debía ser de familia... Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias a tí por tu visita, Olivia Ardey. Besazos.

tecla dijo...

Este relato histórico es una perla, Isabel.
Un abrazo.

Lales dijo...

Felicidades a Vespasiano por su cumpleaños y a ti por tan ameno relato. Besos

Isabel dijo...

Me da qué pensar, cargar toda la vida con un apellido así, si no hubiera tenido sentido del humor se lo habría tenido que inventar.
Muy bueno, querida tocaya.
Abrazos

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, Tecla. Las romanas también tenían sentido del humor. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, Lales. No hay como tomarse la vida con humor. A veces yo también lo consigo... Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ja, ja, Isabel, para los romanos el apellido de la madre de Vespasiano no significaba lo mismo que para nosotros. En cualquier caso, debió ser una mujer singular. Besazos.

virgi dijo...

¡Cuánto sabes, Isabel! No sé como no vengo más por aquí, costumbre que tenía antes y que perdí cuando dejé el blog un tiempo, la retomo sin falta. Vengo de ver lo fabuloso de las estancias de Augusto y Livia, qué gozada.
Un fortísimo abrazo, querida Maestra.

Dyhego dijo...

¡Qué curioso! Me gusta cómo cuentas la historia de Roma, Isabel!
Vale.

Karu dijo...

Muy bueno Un abrazo desde Argentina. Me quedo siguiendote

yolanda carrasco dijo...

Como siempre muy interesante, Isabel.Muchas gracias e igualmente:Besazos y buen humor.

yolanda carrasco dijo...

Como siempre muy interesante, Isabel.Muchas gracias e igualmente:Besazos y buen hunor.

yolanda carrasco dijo...

Como siempre muy interesante, Isabel.Muchas gracias e igualmente:Besazos y buen humor.