martes, abril 25, 2017

¿QUIÉN NO QUIERE VER A CUPIDO ENAMORADO?




Pobre muchacho. Tan bello. Tan aéreo. Tan juguetón. Y, ahora, tan apenado después de probar, en su propio corazón, los efectos de su veneno amoroso.
 

Queridos amigos: el próximo miércoles 3 de mayo, a las 19 h. en el Museo de Historia de Valencia (MdHV), hablaremos de este terrible diosecillo –muchos se alegrarán de que sufra un rato–  y de tantas otras historias que nos cuentan las lucernas que alumbraban las noches de los romanos valentinos. 



NOTA: Os pongo algunas fotografías de mis últimas actividades: 
Jornada de Cultura Clásica de Banyeres. Con el Concejal de Cultura y el Profesor Slocker

Banyeres. Teatro donde se celebró la Jornada de Cultura Clásica

La llotja de Elche. Preparado para la conferencia en la Olimpiada Agon 3

Elche, Olimpiada Agon 3. Mi cabecita roja allá en el escenario.

Con Mariano Estevan y Alberto Ochoa en el Centro de Estudios Alberto Sols de Sax

En la presentación de mis novelas Perseo y la mirada de Medusa y Orfeo desciende a los infiernos.

Firmando a quienes se animaron a disfrutar de los mitos.
 Gracias a todas las personas que me apoyan.

6 comentarios:

Dyhego dijo...

¡Enhorabuena, Isabel!
Vale.

Cayetano Gea dijo...

Enhorabuena, que vaya bien el evento. A Cupido hay que darle a probar su propia medicina, por gamberro. Niñato que no madura. Jejeje.
Un abrazo, Isabel.

Marta dijo...

Tu blog es tremendamente interesante :)

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, dhyego. Aquí sigo, dándole a la tecla y/o a la lengua. Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Tienes razón, cayetano Gea, este niño no madura y mucho me temo que su ejemplo esté cundiendo... Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, Marta. He visitado tu página y me ha encantado tu sentido del humor. Al fin y al cabo, es lo que nos mantiene con vida. Saludos cordiales.