martes, enero 30, 2007

DIDO Y ENEAS (VII).- Una equivocación.

- ¿Fue cierta esa conversación? – pregunta Karo mientras vamos de camino al mercado. Anda un paso por detrás de mí y grita como si yo estuviera sorda. Es cierto que hay bastante ruido en la calle, buena señal. Hay muchos talleres y todos trabajan con las puertas abiertas, menos el cordelero Kostas. El hombre no tiene taller fijo y cada día se sienta a trabajar donde le apetece. Es un anciano. Yo sospecho que no ve bien y va buscando la luz y el calorcillo del sol en invierno. Y en verano la sombra, como los perros. No estoy sorda, no. Ni mucho menos. Aunque, a veces, si no me conviene oir, no oigo. Es un privilegio de la edad, aunque mi nuera se empeñe en considerarlo un defecto.

- Te he dicho varias veces que no me hables en mitad de la cuesta. ¿No comprendes que tendría que volverme para contestarte y puedo perder el equilibrio? A ver, ¿Qué me decías?

- Tienes razón, señora Imilce, pero la culpa es tuya. Me has contagiado tu manía de decir las cosas cuando se te ocurren… – como ya estamos en terreno llano, podemos caminar uno al lado del otro y entendernos, a pesar de los ruidos. – Te preguntaba si de verdad tuvo lugar esa conversación entre Barce y Dido, o si has exagerado. Con todos mis respetos, me resulta raro que la reina hablara de ti.

- Guártade tus respetos y tus impertinencias. ¿Crees que Barce me hubiera dejado en Tiro, habiéndo muerto mi madre y con mi padre navegando por quién sabe qué mares? ¿Y piensas que ella hubiera metido en la nave a una mocosa de tres o cuatro años sin el permiso de la reina?
Aprieto el paso sin mirarlo. Me ha molestado la pregunta y lo que tiene de desconfianza. Me hace pensar que otras muchas personas podrían preguntarse lo mismo, cuestionar quién soy y si digo la verdad. ¡La verdad! Vaya una palabra pretenciosa. Todo el mundo dice conocerla y es la gran desconocida. Yo digo lo que sé y tal como me fue contado. Lo demás son pamplinas.

- Y otra cosa te digo, señor Karo. ¿Quién está escribiendo esta historia?

- Tú, desde luego – responde con un tono más humilde.

- Y estoy aquí ¿no? Y llegué con la reina Dido ¿no es cierto? Puedes preguntarle al cordelero Kostas, él vino al mismo tiempo que yo. Pues ahí tienes la respuesta. Y estoy en mi derecho de aparecer en la historia, que se sepa quién era Barce y quién era yo. Si trataron de mí en ese momento o en otro, carece de importancia. Hablaron. Y se dijeron esas cosas.

Llegamos a los primeros tenderetes del mercado sin cruzar una palabra más. Karo se limita a levantar el capazo para que le pongan dentro los productos que vamos comprando. Es consciente de haberme irritado o, al menos, eso creo. Al cabo del rato abre el pico.

- Espero ganarme yo también el derecho a figurar como escribiente tuyo.

- Ya veremos – le respondo. O sea, que ha comprendido.
-----


-----

La jornada está siendo extenuante y sólo ha pasado medio día. Al puerto de Tiro no han dejado de llegar carros repletos de mercancías y los estibadores tienen rotas las espaldas. Se diría que todo el mundo quiere hacerse a la mar. Grandes cajones donde suelen guardarse los perfumes, las telas y el vidrio han ocupado muchas bodegas. Pocos saben que en lugar de mercancias llevan comida, utensilios y ropa.

Acus, el hijo mayor del príncipe del Senado se pasea por delante de sus naves inspeccionando la carga. Está radiante. Mucha gente lo saluda y lo mira con respeto. Encuentra a varios conocidos por el camino y les expresa su confianza en hacer buenos negocios. Una adivina le ha asegurado que se acercan días de bonanza en el mar. Y mientras trataba de vaticinarle el futuro examinando un puñado de tabas, un rayo de sol ha destellado con un brillo cegador en la más grande de ellas. Un signo claro de grandes ganancias. Y, desde luego, una predicción tan afortunada como esa la piensa aprovechar. Al calor de esas buenas perspectivas, otros comerciantes, que tenían ya sus naves preparadas, han declarado su intención de zarpar en cuanto suba la marea.


A primera hora de la tarde, Acus se acerca al palacio de la reina Dido con el pretexto de proponerle invertir dinero en alguna de sus naves, es un negocio seguro. Dido le pide unas horas para pensarlo y, entre tanto, lo invita a dar un paseo por su jardín. Necesita tomar el aire.

- ¿Cómo van los preparativos? ¿Estará todo a punto? – pregunta la reina mientras recorren con lentitud un camino bordeado de cipreses. Aquí nadie les puede escuchar.

- Creo que sí. No podemos trabajar más deprisa, mi reina. Lo más importante, sin embargo, es embarcarnos y zarpar. El no estar perfectamente abastecidos no tiene demasiada importancia, habiendo tantos puertos…

- Veremos si somos capaces de engañar a mi hermano. He contratado a un actor, te lo habrá dicho tu padre. Se hará pasar por comerciante griego y cantará las alabanzas de la ruta hacia oriente reabierta por el estrecho de los Dardanelos. Ya sabes, el fin de la guerra entre griegos y troyanos y todo eso – la reina se detiene un instante y se gira para mirar a Acus. – Confío en que tú y tus amigos contribuyáis a hacer más creíble el relato e, incluso, echéis una mano al actor si le veis apurado.

Acus asiente con la cabeza. Puede resultar una tarea árdua si a Pigmalión y sus compinches se les ocurre interrogarlo. Es un gran riesgo. Mucho menor, sin embargo, que dejar a Pigmalión sin vigilancia y a su libre albedrío en esas horas críticas. Es preciso tenerlo bajo control en todo momento.


- Antes del banquete, tengo previsto sacrificar un toro blanco a la diosa Juno. Ella ha sido una firme patrona de los griegos y parecerá razonable tratar de ponerla a nuestro favor, si pensamos enviar a nuestras naves a oriente atravesando dominios griegos. ¿No te parece? – dice la reina iniciando el camino de vuelta – Ese será el motivo oficial. En realidad voy a poner bajo su protección la ciudad que pensamos fundar y le prometeré construir en su honor un santuario. Necesitamos el amparo divino y ninguno más poderoso que el de la reina de las diosas.

- Me parece una buena decisión. Y más todavía porque pensaba dar orden a todos los capitanes de poner rumbo al norte, como si fuésemos a tomar esa ruta reabierta al oriente. Nos reuniríamos luego en la isla de Chipre. Y desde allí, con más calma, podremos tomar la siguientes decisiones. ¿Te parece bien? – Dido asiente con la cabeza. Lo primero es huir, después ya buscarán nuevas tierras.

- Confío en tu criterio, por eso te he nombrado jefe de la expedición ¿Vendrás en mi nave?

- Desde luego, mi reina. ¿Necesitas que me ocupe de algo más?

- No, querido amigo, tienes mucho trabajo. Y yo tengo también a otras personas deseosas de ayudar. Es importante que quienes están con nosotros se sientan parte de esta aventura. Sin el esfuerzo aunado de todos, nada puede hacerse con éxito.
----

----

- Ahí es donde se equivocó – dice Imilce, andando despacio por la playa.

- ¿Quieres decir que le traicionó Acus o alguna de las personas en quien ella confiaba?

- No, en absoluto. Se equivocó al encomendarse a la madre Juno. Las divinidades son muy peligrosas. Con ellas no se sabe nunca qué es mejor. En mi opinión, no invocarlas ni hacer nada que les recuerde nuestra existencia. Pero esto no lo podemos decir, me llamarían impía. ¡No se te ocurra anotar estas palabras…!


NOTA: Algunos lectores han manifestado su interés por identificarse con algunos personajes, así que he atendido su petición. A quienes les apetezca hacer otro tanto, no tienen más que pensar un nombre adecuado y una actividad u oficio (ficticios) que quieran desarrollar, y decírmelo en un "comentario"; trataré de incluirlos en alguno de los posts. De momento, aquí están los "papeles" repartidos:

ACUS : Acus, hijo mayor del príncipe del Senado de Tiro y Jefe de Expedición de Dido;

ANARKASIS: Anarkasis, actor, representará a un comerciante griego;

BETHANIA: Anna, hermana menor de la reina Dido;

KOSTAS: Kostas, cordelero, miembro de la expedición de Dido.

*Detalle de figura femenina. Museos Capitolinos.

**Detalle de mosaico. Museo Massimo alle Terme.

***Detalle de relieve. Palazzo Mattei. Roma.

****Detalle de pintural mural. Museo Massimo alle Terme.

*****Detalle de relieve de un sacrificio. Museo Centrale Montemartino.

****** y ******* detalles de mosaico y de pintura mural. Museo Massimo alle Terme.

Tags




58 comentarios:

Felipe Sérvulo dijo...

Isabel:
Pasaba por aquí y no he querido marcharme si volver a felicitarte. Ojalá te dure mucho tiempo esa imaginación tan fértil que tienes. Tienes que enviar estos escritos algún agente literario. Hay muchos libros publicados con bastante menos méritos.
Abrazos.

aquiles dijo...

Lo primero comparte la opinión de mi vecino de arriba yo te compraria un ejemplar .
Lo segundo es que el cordelero me recordo a un anciano que conoci ,hacia paxos de minbre sentado en una tayuela,viejo y encorvado buscaba siempre el sol dando vueltas alrededor de su casa,con el se extingio un oficio,ahora los compramos de goma,más resistentes pero con menos encanto.
Como siempre esperando el siguiente capitulo.

Claullitriche dijo...

...concuerdo con Imilce... cada cual cuenta con su propia -y pretenciosa- verdad...



...quedo a la espera de los designios de la madre Juno... ah! y me pensaré lo del personaje!...


...besos Isabel...

Javier dijo...

!Cuatos preparativos y charlas 'peripatéticas'¡... y de postre, malos augurios. Tendremos que esperar algo de acción que desenlace la tan bien entrelazada trenza de tu, tan bien hurdido, relato.

Un beso grande, diosa.

Lady Zurikat dijo...

Como ya dije, SSIIIIIIIII!!!!. Ya se sabe que soy de pocas pulgas y de armas tomar, asi que cuente conmigo para decapitar a cuanto malvado se ponga en el camino, pues soy de justicia rapida y expeditiva.
Siempre se necesito de un verdugo, se usar una espada, tengo una espada toledada del año 1833 del Cuerpo de Caballeros Tenientes mayores del Rey, y una en miniatura con empuñadura de oro.
Eso: un verdugo. Elijirme nombre apropiado, pero no se porque me viene a la mente Iskias. Pero bueno dejemos eso a los entendidos.
LZ, del Pasquin (maldito Blogger)

Fuego Negro dijo...

..."las divinidades son peligrosas"...encuentro tantas verdades y tanta belleza en la fluidez de un texto que jamas deja de sorprenderme,no estaria de mas decir que envidio la pasion que logras traducir con estos signos,ojala mis pobres letras logren estar a la altura de tus ojos

salud y mas que suerte

Ave Fénix™ dijo...

Ya estoy de vuelta y dispuesta a leerte con calma en estos dias, un abrazo atrasado, pero mis alegrias son ahora mayores... besitos!

leodegundia dijo...

Continúan los preparativos y el viaje está cada vez más cerca, pero eso de que: “Se equivocó al encomendarse a la madre Juno”, me da mala espina y nos obliga a estar en tensión hasta el próximo capítulo.
Muy interesante eso de que algunos lectores se identifiquen con los protagonistas, creo que le da un nuevo atractivo al relato sobre todo para los que, por decirlo de alguna manera, ya tienen su papel en la obra, creo que a partir de ahora la vivirán de una forma más intensa.
Muy bueno Isabel. Un abrazo

Acus dijo...

Es una de las misiones más importantes que seguro, realizaré en mi vida. Intentaré estar a la altura de la situación, mis hombres harán todo lo que puedan, y yo me dejaré la piel por Dido, si es necesario.

Anarkasis debe realizar un buen papel, ya que, si le ayudamos mucho a salir del paso, podríamos delatarnos. Confío en el buen juicio de Dido, y en la premonición de la adivina. Ellas tienen un sexto sentido...

*************************

¡¡Es genial la narración!! Me encanta estilo, cómo enlazas la historia de Dido y la de Imilce, me encanta que cada línea que leo, siempre tiene más fuerza que la anterior (y eso que ya empiezas con energía).Sabes jugar con las palabras, las colocas en la posición perfecta para llenar de asombro a todos los que te leen, quizá tengas un don. De verdad, Isabel Romana, me quito el sombrero ante tus seductoras, intrigantes y excelentes palabras. Un abrazo amiga.

Acus dijo...

P.D: ya he publicado la solución a mi post-concurso...
Muakis

Ula dijo...

Me tranquiliza cuando aparece Imilce al ver que ya están instalados en la nueva ciudad, el nuevo país, pero aún tengo la intanquilidad por ver el desenlace de la cena con el malvado Pigmalion.
"Todo el mundo dice conocerla y es la gran desconocida". ¿Quien puede tener en sus manos la verdad, verdad? Todo parece relativo y circunstancial.
¿Se vestirá la reina con sus mejores galas para la cena y la travesía? Ya veremos.

Miriam G. dijo...

Ya lo dije ayer, cuanto más leo mejor me cae Dido.

Es importante que quienes están con nosotros se sientan parte de esta aventura. Sin el esfuerzo aunado de todos, nada puede hacerse con éxito.

Sabías palabras.

Un beso, Miriam G.

manuel dijo...

Yo en tus relatos, pues quisiera ser el narrador… pero me falta mucho.
Ni modo.
Un abrazo grande.

Adrià Urpí dijo...

Hola Isabel!!, como ves ya estoy de vuelta, espero que esta vez para mucho tiempo, salvo las ausencias derivadas de temas profesionales....pero en fin, voy a ponerme al día con tus/nuestras mujeres de Roma...Besos y nos seguimos leyendo.

Isabel Romana dijo...

Hola felipe sérvulo, muchas gracias por tu comentario. Saber que os gusta y confiaís en mi es un alivio. Supongo que algún día alguien me brindará la oportunidad de publicarlo en forma de libro. Besos y hasta pronto.

Hola aquiles, ¿no te animas a representar algún personaje? No te sugiero el de tu propio nombre porque, en definitiva, no voy a hablar de la guerra de Troya, pero en fin, piénsalo. También yo creo que es una lástima que se pierdan esos oficios antiguos, por lo menos aquí los podemos volver a imaginar. Besos.

Saludos, claullitriche, aquí espero a que decidas tu personaje. En cuanto a Imilce, creo que hace bien en contar lo que sabe e, incluso, ir deslizando su opinión. Besitos.

Javier ha solicitado el papel de Icarus, lugarteniente y consejero de Eneas. Y habrá de tener paciencia, que aún queda un poquito para que lleguen los troyanos y lo alboroten todo...Si supiéramos que todo iba a ir como la seda ¿qué necesidad tendríamos de hablar de estos personajes? Besitos.

LADY ZURIKAT dijo...

Veo que Ascus esta literalmente en ascuas, por ser su mision mas importante; imaginate si le tocara una buena cortada de cabeza, cosa que hoy quiero hacer con un cliente. Un buen verdugo era un eficiente auxiliar de la justicia, no hacia sufrir a la victima o criminal, pues lo suyo no era la venganza sino hacer aplicar la sentencia. ¿Quedara mal ponerle a alguna malvada Laura???? Al menos una justicia virtual se merece!!!
Lady Zurikat, de la oficina, webeando en horas de trabajo, y que!
LZ DEL PASQUIN

Isabel Romana dijo...

Hola lady zuriak, se te ve muy valiente y combativa. Como la reina Dido es bastante pacífica, es difícil que necesite un vergudo en plantilla. Te propongo que seas una mujer guerrera y actúes a modo de protectora de la reina Dido y de su hermana Anna. Y bueno, si hay alguna ejecución, la reina sabe que puede contar contigo. ¿Te parece? El nombre Iskias me parece muy bonito. Si no me dices lo contrario o quieres matizar algo, te adjudico el nombre y el papel. ¿vale? Besos, fierecilla.

Hola querido fuego negro, gracias por tus ánimos. Puedes estar seguro de que tus letras son muy estimables y estimadas. Creo que todo el mundo suele distinguir las palabras que brotan del corazón. A ver si te animas a algún papel. Besitos y hasta pronto.

Hola marelyt, estoy deseosa de que te pongas al corriente de la historia y nos acompañes en esta aventura. Besos de ánimo.

Hola leodegunda, si a los peligros humanos sumamos los divinos, imagínate... ¿Te gustaría participar con algún papel? Yo te veo como Barce, creo que es un personaje equilibrado y entrañable. Espero que me des tu conformidad. Besitos y hasta pronto.

Isabel Romana dijo...

Hola acus, he de aclararte que eres más astuto de lo que te crees, por eso Dido te ha elegido para dirigir su expedición. Lo de la adivina es una bola que se ha inventado para poder equipar las naves a la luz del día y empezar a zarpar sin levantar sospechas. ¡Y mira si miente bien, que hasta él mismo se cree sus mentiras! Todo vale para salvar a su reina... ¡Hala, hala, a la faena, no te entretengas por aquí...! Respecto a tu concurso, ya he visto que no he ganado. Otra vez será. Besitos y buen juicio.

Saludos, ula, ¿qué vida no está llena de aventuras, dichas y desdichas? Y ninguno sabemos de antemano lo que nos espera. Seguro que será emocionante. ¿Te animas con algún personaje? Besitos.

Hola miriam g., creo que Dido merece toda nuestra admiración y afecto. Podrá equivocarse, pero como dijo Imilce al principio, es toda corazón. Piensa lo del personaje. Besos.

Isabel Romana dijo...

Hola manuel, puedes elegir el papel que quieras, lo que nos gusta a todos es divertirnos, sentir, formar parte de esta aventura. Y mira, desde el último de los marineros hasta la reina, todos están embarcados en ella. Anímate a escoger. Por otra parte, sueles contar unas historias preciosas... Besos y hasta pronto.

Hola adrià urpí, me alegra que hayas regresado, así podremos tomar de nuevo el tren que diriges... Y entre el tren y los barcos, no vamos a parar en los próximos días. Besos y
bienvenido.

Hola de nuevo lady zurikat, creo que has puesto tu comentario mientras yo respondía al tuyo. Léelo a ver si estás conforme. Si quieres, puedes tener un pasado de verduga e incluso haber ajusticiado a Laura (pero con otro nombre), ahora, con las ganas que tenías de matarla, no me vengas con que haces un trabajo muy profesional...¡Ja! Besitos, guapa.

Ferípula dijo...

Hola Isabel...después vuelvo y leo tranquila.
*
*
*
Bueno,postée. Sobre mis manones, pequeñitos. A ver si te gustan?

Besitos!
Vuelvoooo!

Fernando dijo...

;);)..no lo había leido entero ayer...la verdad que si es así prefiero seguir siendo el humilde lector...pero puede ser una buena idea..interacción..un beso amiga...haber como salimos de este puerto...

Angelusa dijo...

Qué bueno es tener alguien en quien confiar plenamente. Y qué nerviosssss, a ver cuando embarcamos, chata.
(No he pillado muy bien lo que dices que identificarse con los personajes, pero bueno, iré leyendo a ver si me entero).
Un besito, Señorita Romana.

leodegundia dijo...

Pues adelante, seré Barce, como ya te dije el tener un papel en la obra le da más emoción si cabe a la lectura de la obra. Creo que esta es una idea nueva y genial.
Un abrazo

Isabel Romana dijo...

Hola ferípula, ya he ido a ver tus manones, son encantadores. Por cierto, también los animales caben en la expedición de Dido, o sea que si quieres venir y traerte algunos, seréis todos bienvenidos. Besitos, guapa.

Hola Fernando, estás muy a tiempo de elegir. Igual que si quieres mantenerte ahora a la espera y decidir más adelante... No obstante, te diré que el papel de Acates, amigo de Eneas, está libre. Javier se ha inclinado por ser Icarus, lugarteniente y consejero de Eneas, pero ya sabes que Acates era un amigo del corazón... Lo que tu quieras. Saludos cordiales.

Saludos, angelusa. La cuestión es que a algunos lectores les apetecía sentirse identificados o "representar" un papel en esta historia, según sus gustos, eligiendo el nombre y la actividad de ese personaje. Mi compromiso es intentar complareceros lo más posible, aun sabiendo todos que unos personajes serán mejores (en todos los sentidos) que otros, o con presencia más prolongada o más breve. En fin, es un juego para lectores y participantes y, desde luego, un reto para mí. Ya veremos como salimos entre todos de ésta. Besos, guapa.

Hola leodegundia, me alegro que tengas el papel de Barce, porque creo que te va como anillo al dedo (o, al menos, así es como yo me lo imagino). Espero que esta experiencia nos haga disfrutar y crecer. Un abrazote.

TICTAC dijo...

Hola Isabel!
Me han emocionado mucho la inteligencia y la capacidad organizativa de Dido en el post anterior...coordinar un plan tan complejo con gran lucidez, aun sufriendo por dentro.
Estoy pegada a la pantalla, leyendo pero es como si estuviera viendo una pelicula de suspenso...
Me fascina siempre el dialogo entre
Barce y Karo y el afecto que Barce demuestra por el mientras lo "educa".

Te felicito Isabel!! Cada vez logras que la historia se vuelva mas emocionante!!
Por el momento estoy disfrutando totalmente mi papel de lectora, pero me parece genial la idea de identificarse con un personaje!!!

Un abrazo, Isabel!

Bettina Perroni dijo...

Siempre encuentro que aprender en tus textos... ese es un legado que nos dejas. Siento como si fuera una película que pasa ante mis ojos... me emociona...

Deja leo el post anterior, esto de ausentarme hace que me atrase.

Besitos,

Ixchel dijo...

Me parece genial que nosotros tus lectores participemos y yo quiero participar sólo déjame pensar en un nombre adecuado y enseguida regreso.

Saludos.

almena dijo...

mmmm ¡yo quiero estar en u historia!
:)
pero creo que en ese marco no se llevaban las almenas...
:)

un besazo, Isabel.
Es una genial idea.

Estefani dijo...

Yo tampoco he entendido los de identificarse con personajes. O no soy muy ególatra.
Cada capítulo parece más interesante que el anterior. Gracias por brindarnos tu imaginación y cultura.

Angelusa dijo...

Hombre, de poder elegir me pido al viejo Senador, por su lealtad, cualidad esta que admiro en las personas.
Muás, Romana.

Edem dijo...

Debido a que no me encontraba con muchas ganas... ya sabes, cansancio, agotamiento, ultimamente no me he dedicado a escribir mucho, aunque si a leerte. Me está gustando esta historia, Isabel. Quiero que sepas que, aunque a veces no escriba, te leo.

Personaje?... bueno, Siendo Tiro y Karth Hatha... si hubiera de elegir, Yo elegiria uno... el piloto (timonel) de la nave que llevó a Dido en su barco a la fundacion de Cartago. Anibal, Amilcar y demás Barca decian que descendian de el.
Así que si está libre, me encantaria ese personaje :-).

Sigue asi, Isabel... un saludo de Edem.

TINTA DEL CORAZON dijo...

Seria....Un valiente y fiel capitan que por ser fiel a su reina lo arrojarron al mar y se transformò en el naufrago.
LA VERDAD..., recuerdas la que era una una esfera brillante pendiendo del techo de una caverna que todos saltaban por tenerla y al tratar de alcanzarla se cayò y rompiò en cien mil pedazos de cristales ,que cada uno agarró uno,y cree tener la verdad? cuando en realidad cada uno tiene un pedacito de la verdad?

Clarice Baricco dijo...

Me trauma no ser dueña de una editorial para publicarte...ufff...

En cuanto a Bethania, deveras que me has emocionado mucho por tal honor...muchas gracias. Ella estará encantada. Le comentaré a su regreso.

Por mi parte, quisiera saber si MOVIE (mi hijo de 4 patas, cocker) podría participar. Grita bien y es sumamente consentido y muy cariñoso.
Solo le tiene miedo a los cohetes pero es buen compañero, un poco chismoso pero si es aceptado en el casting, de preferencia que sea con los buenos, no? ya para sus diez añitos no está para maldades.

Te quiero amiga...

cieloazzul dijo...

amiga!
cada día me enganchas más, es increible la manera en que nos llevas a esos paisajes y a esos instantes....
me maravillas....
sigo el hilo pendiente..
Muchos besos..:)

Isabel Romana dijo...

Hola tictac, creo que Dido está pasando una tensión muy fuerte. Cuando están en juego tantas cosas, y con el corazón, además, desolado,hace falta una gran fuerza interior para salir adelante. Esperamos que lo consiga ¿no? Gracias por tu devoción lectora. Piensate lo del personaje. Besitos y hasta pronto.

Hola bettina perroni, aquí te esperamos tranquilamente, o menos tranquilamente, según vengan las cosas... Besitos, guapa.

Saludos, ixchel, espero de nuevo tus noticias. Creo que puede ser divertido y estimulante. Besos, querida amiga.

Hola almena, seguro que hay un montón de personajes que puedes ser y cosas que puedes hacer. Piénsalo un poquito y dime ¿vale? Besos y hasta pronto.

Isabel Romana dijo...

Hola estefani. La cosa consiste, únicamente, en identificarse con un personaje que tu misma te puedes inventar: basta con que me digas un nombre y a qué te gustaría dedicarte (ficticiamente, claro)y yo trataré de incluirlo en algún post de la historia. Es para divertirnos un poco más. ¡Hala, ponte a pensar! Besitos.

Hola angelusa, adjudicado a tu persona el príncipe del Senado. Pensaré un nombre para él. Besitos.

Hola edem, ya que estás un poco más decaído, este trabajo de timonel te vendrá bien. Admitido Barca, pero ¿debería tener un nombre antes? Si es así, dímelo en cuanto puedas. Besos y muchas energías, hace falta estar preparado para afrontar cualquier temporal... Besos, querido edem.

Isabel Romana dijo...

Hola tinta del corazón. Aceptado tu papel de naúfrago. Pensaré algún nombre para él. En cuanto a la verdad, creo que has puesto una imagen fantástica: algo fraccionado, de lo cual nadie tiene todos los fragmentos. Besos, querido amigo.

Aceptado Movie como perro de la reina Dido, Clarice. Quizá será más grandote y no llevará tan buena vida. Hay que pensar que en aquellos tiempos nadie disponía de grandes comodidades... pero bien vale la pena por vivir aventuras ¿no crees? Trataré de buscarle un nombre menos cinematográfico. Espero que el viaje de Bethania esté saliendo perfecto. Besos, querida clarice.

Saludos cieloazzul, me alegra que estés disfrutando, es una historia muy bonita. Si te animas con algún personaje, no dejes de decírmelo. Besitos.

Charles de Batz dijo...

Si para tí uno de los momentos más felices del día es aquél en el que escribes, puedo garantizarte que para nosotros está también aquél en el que nos encontramos con estos ágníficos episodios de "Mujeres de Roma".

De esta eterna historia que es la de Dido y Eneas me cochó hace unas semanas el encontrarme que hasta un personaje supuestamente tan contrario a las historias paganas como San Agustín se manifestara conmovido por ésta.

Abusando de la oportunidad que nos das de comentarte, ocupo algo más de espacio en mi comentario y la transcribo tal y como se lee en sus confesiones (Libro I, capítulo 13-1:

"Ciertamente eran mejores, por más ciertas, aquellas primeras letras a las que debo el poder leer algo y escribir lo que quiero, que no aquellas otras que me hacían considerar con emoción las andanzas de Eneas con olvido de mis propias malas andanzas; llorar a Dido muerta y su muerte de amor, mientras veía yo pasar sin lágrimas mi propia muerte"

Me gusta la propuesta que nos haces, y he aquí un personaje con el que me sentiría cómodo: Parepidemos Samosatense, peregrino.

Un saludo

Edem dijo...

Bueno... tecnicamente hablando, el termino Barca (Baraq, el Rayo), no lo consiguió esa familia hasta Almicar Barca, Padre de Anibal, en la primera guerra punica, debido a sus movimientos rapidos con las tropas. Pero los púnicos solian repetir mucho sus nombres. Asi que Almicar no estaria muy lejos de la verdad. Dado que Anibal era su padre (y su hijo), y Baalyaton su abuelo, pues, me imagino que no andaria muy lejos de ese nombre. Me quedo con Almicar. Olvidate de Barca porque eso seria un anacronismo. Solo Almicar el piloto, o algo asi.

Gracias por brindarnos esta oportunidad, Isabel... un saludo de Edem.

Goathemala dijo...

Que simpático, tus lectores pidiendo protagonismo, yo me pido ser un árbol que como sabes me va.

¡Que planificación tan exquisita de los textos Isabel! Voy a imprimir la serie es genial, para mi adquiere como una tercera dimensión cuando la leo de seguido. Me gustaría mucho que te publicaran.

Abrazos.

Kurtz dijo...

Una vez, y por enésima, quiero felicitarte por tu imaginación y por tus narraciones. Simplemente genial.
Saludos.

Rosa Silverio dijo...

Querida Isabel:

Me gustaría ser tu escribiente, tu secretaria, cualquier cosa. jajajaj.

Tienes una imaginación portentosa. Me gusta mucho el curso que lleva la historia y me preguntaba si no has pensado agrupar todo en un libro y publicarlo.

Por otro lado, también me gustan las imágenes con que acompañas tus posts. Muy bellas.

Un abrazo,

Ro

TONY dijo...

Isabel: ¡Que maravilloso relato has armado hasta aquí! Me ha gustado mucho tu visión de la Eneida, con el toque que sabes imprimirle a tus relatos, ademas de la novedosa perspectiva. Muchas gracias por los saludos que me dejaste, ahora concluidas mis vacaciones podré pasar más a menudo por aquí...

Por supuesto, te felicito también por esa reacción que has producido en tus lectores, de desear la identificación con los personajes. Es sin lugar a dudas una evidencia de la vida y el carácter sumamente actual que cobran los mismos a través de tus palabras.

¡un beso y hasta las proximas letras!

Niha dijo...

¿Le ofrece un sacrificio a Juno y luego ésta no va a serle propicia? Estos dioses tienen mucha menos categoría que tus relatos...

Claullitriche dijo...

...hola Isabel... paso otra vez para saludarte y para decirte que ¡¡¡sí!!! me encantaría ser esposa de Acus, y sobretodo, amiga de Dido... mi nombre puede ser Diana (como la cazadora de mi infancia)... que honor!... gracias y muchos besitos...

Irene dijo...

hola isabelromana :P Parece ser que el plan era bueno pero conjuraron a la diosa equivocada.

Espero aparecer en alguna historia tuya (no tiene por qué ser ésta)
Me encantaría ser una ninfa o cualquier ser mitológico femenino de pequeña especie.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Embelleces la historia con tus post.

Sirenita

Heriberto dijo...

¿Para a dónde llevará la diosa de Roma que mora en Hispania a las personajes?

Harry Reddish dijo...

Querida Isabel, te tengo muy abandonada, pero es que el tiempo me impide seguir las evoluciones de Dido y Eneas. A ver si este fin de semana me puedo leer toda la serie... No tengo perdón de Jupiter.

Un fuerte abrazo

Salud!!

ella y su orgía dijo...

Es portentoso el modo en que armas estas historias de un mundo tan lejano, que logras hacer tan próximo.

Besos orgiásticos.

Isabel Romana dijo...

Hola charles de batz, la historia de Dido y Eneas ha conmovido tantos corazones como personas la han leído. Espero que también nos emocione a nosotros. Adjudicado tu papel de peregrino. Besazos.

Hola edem, serás Almícar, timonel de la nave de Dido y antecesor de los famosos Barca. Aunque hubieras hecho muy buen papel como erudito... También los necesita la reina. Pero me gusta dejar la dirección del timón en tus manos expertas. Besitos.

Hola Goathemala, serás un árbol, y se me ocurren unos cuantos lugares para plantarte. ¡Si tus hojas hablaran...! Besitos y hasta pronto.

Hola kurtz, anímate con algún personaje. Seremos todos de carne y hueso, así que nos perdonaremos todas nuestras debilidades... Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola rosa silverio, tu puedes elegir el papel que se te antoje, cualquiera te vendría bien...anímate. Me alegra que te gusten las fotografías, creo que contribuyen a ponernos más en situación, aunque no siempre es fácil encontrar alguna que encaje. ¡Me gustaría tener un artista que fuera creando las obras a medida que las necesito!. En cuanto a agruparlas y publicar estas historias,te aseguro que me encantaría. Estoy esperando tener una oportunidad. Besos, querida amiga.

Saludos tony, y feliz regreso. Estás invitado al viaje con la reina Dido, así que tienes la opción de seguir la aventura como un observador atento o inmiscuirte en ella un poco más, ser uno de los leales que acomparon a Dido o se encontraron con ella alguna vez. Irá bien lo que decidas. Besos y hasta pronto.

Hola niha, las pasiones de los dioses - fiel reflejo de las pasiones humanas - los convierte en sujetos de muy poco fiar. No es que Juno no quiera protegerla. Es que los humanos son los peones en el tablero de sus particulares guerras. Ya lo verás. ¿Te animas con algún personaje? Besos, querida amiga.

Isabel Romana dijo...

Hola claullitriche, serás Diana, esposa de Acus y amiga de Dido. Espero que tengas una aventura feliz. Besos y hasta pronto.

Hola irene, seguro que en esta historia tendrá cabida una ninfa tan hermosa como tú. Besotes.

Hola sirenita, creo que la historia y las historias son bellas en sí mismas (tu propia historia) sólo con que les prestemos un poco de atención. Besitos marinos.

Saludos heriberto, los mares son muy peligrosos, y los hombres más. Ya veremos... Besitos.

Hola harry reddish, Júpiter te perdonará a poco que se lo pidas y le ofrezcas algo a cambio. Los dioses también son interesados, les encanta que les hagan la rosca. Mira si te animas participando con algún personaje. Besos.

Saludos, ella y su orgía. Aunque aquellos tiempos eran bastante austeros, creo que podría haber alguna noche loca, una orgía pequeñita, ¿no? Piénsalo por si acaso. Besos.

EL HIPPIE VIEJO dijo...

CUANDO PARTIMOS ? , HAY MUCHA ANSIEDAD .
COMO EN LA VIDA MISMA , PODER CONFIAR EN ALGUIÉN Y ESTAR SEGURO .
MARAVILLOSO ISABEL .
LOS DIÁLOGOS , EXCELENTES .
SIGO CONECTADO...VAMOS POR MAS

BESOS

ADAL

Davichof dijo...

Isabel me ha encantado el cambiar la perspectiva, al dejar el curso de la historia en "suspenso",mientras los narradores intercambian impresiones, que creatividad. Me sorprendes con tus giros, diálogos, sigo.Qué as se guarda Dido...Un abrazo.

Perséfone dijo...

Los dioses y sus caprichos. Sobre todo Juno y su temperamento...

Sigo leyendo.

mahaya dijo...

Me acabo de leer cinco capitulos de la historia de Dido...
¡Socorrooooo, no puedo parar!

Mayte Llera (Dalianegra) dijo...

Ay, pobre Elisa o Dido, que la diosa Juno parece haberla traicionado y encima por haberse encomendado a ella, (¡¡¡qué mala!!!). Y es que Imilce era sabia por cuanto sabía de los peligros que corren los simples mortales frente al capricho de los dioses. Esperemos que las naves, cargadas con los fugitivos y repletas de víveres, puedan llegar a buen puerto. Bueno, al menos al de la futura Cartago llegarán jeje. ¡Ay! parezco una pitonisa, jeje, qué malo es eso de saber el final... Un besote fuerte, mi querida Isabel, que espero estés disfrutando y descansando de lo lindo durante tus "vacas", que las mías ya se han terminado, buaaaaaaaaaa!!