lunes, octubre 27, 2008

EN MEMORIA DEL ACTOR NONIO


Oh Nonio, tú que eras la luz de la mañana y la alegría en la tormenta, yaces ahora aquí, reducido a cenizas, después de haber regalado al mundo XX años, VII meses y XII días de vida gozosa. Fuiste favorito del público y digno de perpetua memoria pues, siendo actor, no dejaste de ser íntegro y valiente, capaz de decir la verdad cuando muchos ciudadanos guardaban vergonzoso silencio. Y lo demostraste el día en que, mientras te hallabas en escena recitando un poema sobre la perversidad de los tiranos, el dictador Sila te interrumpió a gritos ordenándote callar y tú, hombre digno entre los dignos, te negaste a obedecerle. Y ello aún sabiendo que sus esbirros te esperarían emboscados en un callejón.

Tu esposa Ancilia, con el corazón lleno de orgullo y dolor, te dedica esta lápida.


NOTA 1: La historia, como el epitafio, son inventados. Sila fue dictador en los años 82-81 a.C. tras duras guerras civiles. Sembró el terror en Roma y entre sus medidas estuvo el derogar el derecho de los pobres a adquirir trigo a precio reducido. Los actores, mimos y cuantos trabajaban sobre un escenario, al igual que los gladiadores, aun cuando se convirtieran en ídolos de las masas, eran despreciados y considerados lo más bajo de la escala social.

NOTA 2 :Os comunico que en Kala Editorial han colgado mi relato “La decisión de la reina”. Podéis leerla
aquí y, si os gusta, otorgarle vuestro voto. El botón para votar está en la parte superior de la página, antes de que empieze el texto.

*Detalle de relieve representando a unos actores. Restos del Teatro de Pompeyo en el sótano del restaurante Da Pancrazio junto a la plaza Campo di Fiori. Roma.

** Flores en el Campidoglio. Roma.

, ,

48 comentarios:

Leticia Zárate dijo...

Listo! He votado por tu relato.
Un placer leerte, siempre.

Besitos.

Alyxandria Faderland dijo...

Querida tia, estoy mas que agradecida con la historia dedicada, creo que puedes escuchar mis ronroneos aun al otro lado del mar. Se que es muy lejos, que hay un oceano tan profundo que hasta tiene una montaña en el centro como espina dorsal, cambios de clima, distancias a escala universal para una gatita, pero aun asi puedes oirme. Ademas, mi nombre es el apodo en otro idioma de tu nombre!
Un beso de nariz rosa. Lizzie Crabb

Gabriela dijo...

Isabel, qué placer leerte. Preciosa entrada.
Abrazos.

SELMA dijo...

Los actores, los únicos que se atrever, aún a riesgo de su vida, criticar a los poderosos... buenísima entrada IsaBELLA...

Oscula multa...
Mi voto... como cada día...

Charles de Batz dijo...

Los epitafios latinos tienen un algo que te invita a soñar. Recuerdo, por ejemplo, el dedicado a la esclava Lyda que se conserva en el Museo Romano de Astorga dedicada con gran emoción por su "contubernal".

Hay en ellos un breve esbozo de lo que significaron para los suyos hace ya mucho tiempo, y que nos recuerdan que no somos sino tanto como ellos.

Salud

Kurtz dijo...

Gran epitafio.
Besos.

GABU dijo...

Siempre me detengo a pensar en los epitafios y a modo sarcàstico hasta he pensado el mìo...

P.D.:Èste,es digno de admiraciòn!! (porque amar con admiraciòn es sinònimo de grandeza)

MILES DE FUERTE BESAZOS AMIGA MÌA ♥

Clarice Baricco dijo...

Demasiado joven para morir, pero al menos era congruente.
Me gustan tus ficciones con la realidad.

Abrazos cariñosos.

M@riel dijo...

Adoro los epitafios clásicos y hallar hoy este fragmento inventado ha sido maravilloso. Besos.

fgiucich dijo...

Para los que gustamos del teatro, tu relato es un canto sinfònico. Abrazos.

Cornelivs dijo...

Yo tambien te he votado.

Me ha gustado tu relato. El epitafio es, si señora, todo un epitafio.

Un abrazo.

Isabel Romana dijo...

Hola leticia zárate, muchas gracias por tu visita y tu voto. Un abrazo.

Hola alyxandria fatherland y miss Lizzie Crabb, mis queridas amigas. Desde luego que oigo tus maullidos y tus minúsculos zarpazos al teclado de vez en cuando. Y los ronroneos y hasta los roquidos que das cuando te duermes al calor que despide la torre del ordenador. Y me encanta saber que estás allá, al otro lado del océano y que, sin embargo, estás también recogidita en mi corazón. Un abrazo muy fuerte a ambas.

Isabel Romana dijo...

Hola gabriela, gracias por venir. Estás muy activa últimamente y por ello aún te lo agradezco más. Un besote.

Hola selma, es cierto que a veces la gente de la cultura es más valiente que los demás y se atreven a decir lo que otros callan. Tenemos nosotros ejemplos recientes. Aún debía tener más mérito en la antigüedad, cuando eran considerados poco menos que nada. Un beso enorme.

Isabel Romana dijo...

Saludos, charles de batz, coincido contigo en que esos textos,necesariamente breves, contienen una emoción especial. No conozco el epitafio que citas, así que haría muy feliz que lo pusieras aquí o en tu blog o donde te apetezca. Besitos.

Hola kurtz, creo que este hombre bien merecía un elogio. Besos.

Isabel Romana dijo...

Hola gabu, cuánto me gustaría saber cuál es ese epitafio que has pensado para tí. Tal vez: "vivió amando y murió de amor" o algo así? ¡Dímelo, por favor...! A mí me encantaría ponerme algo humorístico. Por ejemplo: "Aquí te espero". Besitos, guapa.

Hola clarice barricco, esas cosas pasan cuando uno dice las verdades a quienes tienen el poder de vida y muerte. Y a uno le gustaría pensar que al hacer su elección, de algún modo se adquiere una dignidad perpetua. Besitos, guapa.

Isabel Romana dijo...

Hola gabu, cuánto me gustaría saber cuál es ese epitafio que has pensado para tí. Tal vez: "vivió amando y murió de amor" o algo así? ¡Dímelo, por favor...! A mí me encantaría ponerme algo humorístico. Por ejemplo: "Aquí te espero". Besitos, guapa.

Hola clarice barricco, esas cosas pasan cuando uno dice las verdades a quienes tienen el poder de vida y muerte. Y a uno le gustaría pensar que al hacer su elección, de algún modo se adquiere una dignidad perpetua. Besitos, guapa.

Isabel Romana dijo...

Hola m@riel, me satisface que te gusten estos pequeños retrazos de historia minúscula. Besitos.

Hola fgiucich, los actores y actrices han sido siempre personajes muy expuestos. Besos, querido amigo.

Isabel Romana dijo...

Saludos, cornelivs, gracias por tu voto. Y también por sumarte al epitafio. Besitos.

Charles de Batz dijo...

Realmente el texto de la lápida que refiero es contenido y sencillo, puede que incluso pasara desapercibo si uno no profundizara en el contenido de todas las palabras de quién lo dedicó. Eso es por lo menos lo que a mí me pareció:


"Lyda, esclava o liberta, de Quinto Lusio Saturnino, de 28 años de edad, aquí yace. Thaumasto cuidó de hacer este monumento para su contubernal y para sí. Que la tierra te sea leve."

Por cierto que de ésta y otras muchas se habla en esta página que seguro te puede interesar:

http://www.casasruralesleon.com/lugares/visor2.asp?Pagina=1&id=126&nombre=La%20tierra%20leve&maq=2

Salud

Santos G. Monroy dijo...

Realmente este epitafio viene que ni pintado al hilo de tu comentario en mi blog, y el tema de los poderosos y su manipulación de los medios de comunicación. Nihil novum sub sole.
Excelente, como siempre, Isabel!

Birdelo dijo...

Hola Isabel.

Caramba, me urge buscar informacion sobre este personaje, muy interesante en verdad.

Abrazo...

Andaya dijo...

Qué aberrante puede resultar nuestro rostro convertido en máscara sobre cara ajena (¿se me entendió?) Que feas nuestras debilidades y miserias cuando se hacen públicas.Y el poder... ni el tiempo cambia su olor a podrido.
Buen relato.

ALBERTO NAVERO dijo...

Qué maravilloso relato. Qué dignidad, obviamente del porte de una reina.
Ya he votado, estimada Isabel...
Saludos cordiales y gracias por visitar nuevamente mi bitácora.
Navero

Armida Leticia dijo...

Voy a votar enseguida.

Saludos desde México.

El llano Galvín dijo...

Desde luego el epitafio que has escrito parece latino. Qué curioso es leer los recuerdos que quedan en los vivos de la persona perdida. Yo que soy un gran amante de los cementerios decimonónicos he podido leer epitafios increíbles, ya sea por lo desgarradores o por el infinito amor de la persona que los ha dedicado. Un saludo!!!

ANABEL dijo...

Ya voté tu relato, y no me canso de decir que me parece magnífico.
En el museo de Mérida, y en el arqueológico provincial de Badajoz, hay numerosas esquelas, creo que a partir de ahora cuando vaya a verlas me acordaré de las que tu escribes.
Besos gordos

Esther dijo...

Una historia triste por la muerte del actor y aunque no sea real ,en tu imaginación lo es, la has creado tu con mucho arte..

besos

javier dijo...

Hola Isabel, gracias por visitarme, es un honor que una enamorada de la cultura romana entre en mi blog, y es que a mi también me fascina todo lo relativo al imperio romano, de hecho en mi blog algo hablo de los romanos, en lo relativo a la gastronomía, no en vano he nacido en Caesaraugusta, (Zaragoza) en esta ciudad somos muy romanos, jeje, en zgz decimos que das una patada en el suelo y aparece un romano, bueno lo dicho, que muchas gracias por entrar en mi casa, te visitare más veces.
Un abrazo.

Tomás dijo...

siempre un placer caminar entre tus letras de antaño, besos para mujer romana

Isabel dijo...

Eso se llama dignidad. Un beso.

Perlita dijo...

Creo que Sila se ganó su fama de cruel a pulso y no te extrañe que tu imaginada historia de Nonio fuera real alguna vez de cualquier forma.

A propósito de los gatos, quería saber qué hay de cierto en eso de que los enormes y preciosos gatazos que andan apaciblemente por el Coliseo están protegidos para evitar que acudan las ratas. Nos lo dijo un señor algo raro que pasaba junto a nosotros y no sé si es asi y me atrevo a preguntarte ¿lo sabes? Gracias de antemano, guapa. La cosa es lógica...
Un beso.
PD:
Seguimos votando tu trabajo...

manuel de la rosa dijo...

me llevé la grata sorpresa de descubrir a una amante de la historia romana, solo son el simple hecho de ver los detalles...por la visita detectarás mi pasión por la educación, mi especialidad y pasión fue siempre la historia y la arqueología...pero por gajes del oficio imparto educación física. UN abrazo...sigo leyéndote

Pilar M Clares dijo...

Ese sentido bello de la muerte, gozoso en el dolor. A veces he pensado en un epitafio, en el que se incluya jajajjajja...bueno, algo que hiciera reír a quienes gustan de visitar los cemterios. Pensaré en algo por si alguna vez me muero.

Leodegundia dijo...

Puede que la historia sea inventada pero seguro que en tiempos de Sila se produjo alguna o varias como esta.
Como siempre un placer leer tus escritos.
Un abrazo

Manuel Márquez dijo...

Felicidades, compa Isabel, por la publicación de tu relato: siempre es grato obtener alguna forma de reconocimiento, sea del tipo que sea, y tú, desde luego, lo mereces por la calidad de lo que escribes.

Un fuerte abrazo.

Luz de Gas dijo...

Ya te vote.

Tremenda historia, que lástima de actores

SUSANA dijo...

Isabel, tus caracterizaciones son magistrales! Me encanta encontrarte en los detalles, mucho arte, querida Escritora!

Voy a votar ahora mismo!

Besote y Abrazote Amigaza Querida!

Cabalayka dijo...

En este lugar sagrado,
donde todo es sombra inerte,
aquí reside la muerte,
envuelta en triste sudario,
aquí termina el calvario,
de la humana criatura,
un soplo la vida dura,
i al acabar de existir
todo viene a sucumbir,
a una triste sepultura.
*Epitafio Anónimo
Nota: Este epitafio se halla en una tumba del cementerio de Carcaixent(valencia).
Afectuosos saludos y, excelente post.

Isabel Romana dijo...

Desde luego, a mí también me parece bello, querido charles de batz. Gracias por la dirección, he entrado en ella y la he agregado a mis favoritos, pues además de resultar muy interesante, no dejará de ser una fuente de inspiración. Besos.

Hola santos g monroy, lo peor de todo es que venimos repitiendo las mismas historias y los mismos errores desde hace milenios. Saludos cordiales.

Hola birdelo, este personaje es imaginario. Pero eso no quiere decir que no haya existido en realidad... Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola andaya, muchas personas gozaron de poder y mejoraron la situación de sus conciudadanos o sus súbditos. Otros, en cambio, los utilizaron para su propio beneficio. Estos últimos son los que menos soportan la verdad. Besitos, guapa.

Hola alberto navero, ya sabes que la narración sobre la reina Sofonisba se basa en la realidad. Admiro mucho a estas mujeres capaces de discernir muy bien lo que conviene a su dignidad. Saludos cordiales.

Hola armidia leticia, muchísimas gracias por tu voto. Un abrazo enorme.

Isabel Romana dijo...

Hola el llano galvín, también a mi me gustan los cementerios y leer los epitafios. Hoy en día ya no hay costumbre de ponerlos.Hasta en eso creo que nos hemos adocenado... Saludos cordiales.

Hola anabel, gracias por votar mi relato. Me alegra haber llamado tu atención hacia las inscripciones. Muchas veces dicen más que las propias palabras que contienen. Besitos.

Hola esther, desde luego la historia tiene un elemento brutal, que es el asesinato de este joven. Y al mismo tiempo tiene el aspecto sublime de haber muerto por manifestarse abiertamente contra un tirano. Los romanos amaban mucho la palabra libertad. Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola javier, gracias a tí por venir. Me siento especialmente vinculada a Zaragoza, pues estudié allí dos años, en mi adolescencia, y guardo recuerdos y amistades entrañables. Y ya lo creo que sois romanos (igual que yo). Saludos cordiales.

Saludos, tomás, gracias por leer el relato y recordarlo. Besos.

Hola isabel, ciertamente la reina Sofonisba fue un ejemplo de dignidad. Por eso los propios romanos recogieron su historia. Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola perlita, es cierto que los gatos en Roma están protegidos. Incluso el ayuntamiento pagaba a los ancianos para que les llevaran comida. Ahora, con el nuevo alcalde, no sé si seguirá esa costumbre o la harán desaparecer... Por otra parte, allí son muy queridos. En el área sacra de Largo Argentina hay un refugio para gatos y se recoge dinero para su mantenimiento. En el cementerio no católico (generalmente llamado protestante)también se solicita a los visitantes que dejen un donativo para los muchos gatos que hay allí. En fin, creo que todo el mundo los adora... Besitos, guapa.

Hola manuel de la rosa, creo que compartimos varias aficiones y temas comunes. Yo soy de formación pedagoga, aunque también me gustaba la historia y la arqueología. Trabajé también un año en eso de la educación física. En fin, ya ves, no estamos lejos el uno del otro. Saludos cordiales.

Hola pilar m clares, por favor, no dejes de comunicarme cuál será tu epitafio, por si acaso ocurriera que yo me muriese también y lo hiciera antes que tú. Ese jajaja, ¿es sardónio o malintencionado? Me dejas sobre ascuas... Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola leodegundia, creo que sería imposible inventar algo que no hubiera ocurrido nunca. Sila mató a tanta gente, que seguro que caería más de uno y más de dos actores. Besitos, querida amiga.

Hola manuel márquez, muchas gracias por tu apoyo. Vosotros, compañeros y lectores, sois mi principal estímulo para escribir. Besitos.

Hola luz de gas, gracias por tu voto. En cuanto a la historia de este actor, ya ves. Pertenece a esa clase de personas que jamás hacen historia. Besos.

Isabel Romana dijo...

Hola susana, muchas gracias por tu interés. La admiración que compartimos por las mujeres encuentra en este epitafio una razón: esta esposa también se ha atrevido a dejar constancia escrita del asesinato de su marido y de su amor y admiración por él. Besos.

Hola cabalayka, me ha encantado ese epitafio, resulta muy decimonónico... A mi la muerte me parece la culminación de la vida, así que no la desmerece para nada ni le resta valor. Un abrazo enorme.

Antiqva dijo...

Amiga, me ha encantado tu texto... Con lo frios que eran usualmente los epitafios romanos, lo cierto es que a veces se encuentran algunas bellisimas composiciones poeticas. Aqui en Cordoba tenemos el epitafio de la niña Melitina, que quizas algun dia ponga en el blog. Cuando lo relee se me ponen los pelos de punta...

Un abrazo, Isabel

Rosa Silverio dijo...

Siempre me ha gustado mucho tu sección de Epitafios imaginarios y este sobre todo me ha llegado mucho. Me ha conmovido como esta esposa habla de su marido, el actor, y destaca sobre todo su dignidad.

De repente sentí una oleada de amor que me subía desde el centro del estómago y me hacía un nudo en la garganta.

Andrés Glez. Déniz dijo...

Leerte me arrebata. Lo del actor Nonio y la niña Lutacia es para salir corriendo al aeropuerto y dirigirme a Roma o a Mérida.