lunes, febrero 20, 2012

MARTE SE HACE PRESENTE


(XXIX)Cora se había presentado en la cabaña de la hondonada diciendo que venía enviada por Anto para ayudar en el parto. Rea Silvia se había puesto de parto antes de lo previsto y Cora se había apresurado a hacer un pequeño agujero por la parte exterior de la cabaña y atar una cinta de lana en una de las maderas de sustentación. Con ello impediría a Rea Silvia parir.
Muchos viajes había hecho esta tarde Urbano Lacio desde la casa de Amnesis a la de las vestales y de allí a la de Kritubis, llevando y trayendo recados cuando ya el cielo amenazaba tormenta. El encuentro por la mañana con Rea Silvia y los conjuros que había debido hacer la sacerdotisa de Diviana para librar a todos de un peligro mortal, los había perturbado mucho. Al cronista oral la preocupación y l
a impaciencia le impedían estar quieto. Algo estaba a punto de ocurrir, se percibía en el aire.

Tres veces salió de Alba Longa a esperar el carro que debía traer a Númitor y Énule y, pese a sus muchos esfuerzos, las tres veces fracasó en su intento de encontrar signos que anticiparan la voluntad divina. Sólo cuando la oscuridad estaba a punto de volver impracticables los caminos y empezaban a caer las primeras gotas, oyó junto a la linde del bosque la voz de una lechuza. Se detuvo a escuchar a esta ave consagrada a Vesta, pero justo entonces llegó el
carro con los viajeros y el ruido de las ruedas le entorpeció la audición.

Como si trajera en sus manos la salvación de Rea Silvia, así fue recibida la noticia de la llegada de Énule en las distintas cabañas donde moraban las amigas de la vestal. La serenidad de esa mujer calmaba los ánimos tanto como las hierbas sedativas más potentes y su sabiduría infundía confianza. Ahora que
había regresado a Alba Longa y estaban seguras de conseguir llevarla en secreto a la cabaña de Rea, podrían descansar. En cambio temían un estallido de cólera del rey Amulio cuando supiera que su hermano Númitor se hallaba en la ciudad sin su permiso. Mas ¿quién no comprendería a ese padre? Nadie hallaría reprochable que quisiera estar cerca de su hija y velar por ella.

Después de tantas emociones y agitación, la noche y la tormenta sorprendieron a cada cual en su morada. Númitor pensaba presentarse ante su hermano a la mañana siguiente y Énule sería conducida hasta Rea Silvia. A esos planes se abrazaron para aplazar sus inquietudes y conciliar el sueño. Olvidaron que el destino tiene su propio tiempo y sus designios se cumplen al margen de los deseos y temores humanos.


No había sueño ni descanso en la cabaña de la hondonada. Aullaba la tormenta, la lluvia batía con furia contra las paredes de adobe y parecía que el mundo entero se fuera a hundir. La luz rojiza del hogar iluminaba rostros agotados y en tensión tras largas horas de sufrimiento y espera.

- ¿No crees que lleva así ya demasiado tiempo? – preguntó angustiada Tuccia, viendo a Rea Silvia sacudida por terribles dolores sin que el parto avanzase.

- No, siendo una primeriza – respondió Cora con tranquilidad. De vez en cuando se acercaba a la parturienta y le palpaba el vientre fingiendo hacerlo con mano experta –. Hay que esperar.

La vestal se quejaba con voz débil. Sudaba y se contraía, respiraba aceleradamente. De vez en cuando cerraba los ojos con momentáneo alivio y enseguida una invisible mano le retorcía las entrañas hasta dejarla sin fuerzas. Repetía en su mente la invocación que le había enseñado Kritubis: “Desata, Luna; suelta, Diviana. Señoras de la vida, Señoras de la muerte, deshaced lo anudado y que el fruto de Marte salga de mi vientre; Luna y Diviana, Silana y Vesta, madres propicias: oíd mi súplica”.

Tuccia no se separaba de su lado. Le mojaba los labios resecos, le cogía la mano para darle ánimos y su desconfianza hacia Cora iba
creciendo. No la veía preocupada ni atenta, sino distante. Su actitud no era la de una mujer sabia usando sus conocimientos para ayudar a la parturienta. Traer una criatura al mundo es un proceso difícil, un tránsito peligroso en que madre e hijo se juegan la vida. Muchas fuerzas poderosas combaten entre sí y no basta la buena salud, ni los cuidados amorosos, sino que es necesario mantener alejadas las fuerzas maléficas, contentar a los espíritus del mundo subterráneo y contar con el favor de las divinidades que han de insuflar y mantener la vida. Ni una sola vez había visto a Cora actuar para aliviar el sufrimiento de Rea Silvia o acelerar el parto. Mucho menos murmurar palabras mágicas o realizar rituales que facilitasen el paso de los hijos de Marte de la oscuridad a la luz.

Arreciaba la tormenta y transcurría lenta la noche de camino al día. Tuccia empezaba a sospechar que Cora, lejos de prestar ayuda, había hecho algún conjuro para estorbar el nacimiento. No acertaba a imaginar por qué. Sin embargo esa idea cobraba fuerza en su mente y, al fin, decidió someterla a una pequeña prueba.
- Veo a Rea Silvia cada vez peor. ¿No deberías aplicar algún remedio? Temo que resista poco… – dijo acercando sus labios al oído de Cora, de espaldas a Rea para que ésta no la oyese y fingiendo añadir leña al fuego.

- ¿De qué te extrañas? – respondió la falsa partera, encogiéndose de hombros –. Vesta no puede ser benévola con quien ha infringido sus leyes. Habrá provocado en favor suyo la furia de otras diosas. Si las divinidades le dan la espalda a Rea, ¿qué podemos hacer ni tú ni yo?

- Tienes razón – dijo Tuccia –. No merece la pena preocuparse. Si quieres, nos turnaremos. Duerme tú ahora y dentro de un rato te despertaré.

Aceptó de buen grado Cora, harta ya de fingir lo que no era. Le vendría bien descansar y estar despejada para cuando llegara el momento de ver culminada su misión. Se complacía en imaginar la alegría de la reina Criseida y los regalos que recibiría como premio.

Apenas Tuccia comprobó que se había dormido, inició una minuciosa búsqueda por la cabaña. Registró primero el manto y el hatillo que había traído Cora y luego revisó, una a una, las pocas pertenencias que la vestal y ella habían acumulado, incluidas las entregadas por sus amigas la mañana anterior. Ignoraba qué debía buscar, un o
bjeto fuera de lo común, un nudo, o un amuleto sospechoso. No encontró nada. Sin embargo, su instinto le decía que la seguridad de Cora no era casual. Se sentó de nuevo al lado de Rea, cuya piel a ratos enrojecía y a ratos se tornaba pálida.

- Todo irá bien – le dijo apartándole un mechón de pelo de la frente sudorosa –. Tus gemelos nos traerán la luz, ya verás. Nacerán al alba.

Por una extraña inspiración, pensó en Kritubis y en las bandas de lana que había confeccionado para Rea Silvia exponiéndolas a la luz de Luna durante tres noches seguidas. Precisamente las acababan de transformar en tiras más estrechas para envolver a los recién nacidos. Se levantó a cogerlas y con ellas en las manos volvió junto a la vestal. Hundió su propio rostro en las bandas y pensó con intensidad en la sacerdotisa de Diviana. La llamaba en su auxilio pronunciando su nombre en silencio.

Kritubis se incorporó de un salto. Cerca de ella dormían Palantea y el anciano Alec, y el fuego se había reducido a unas cuantas brasas. La tormenta rugía como un animal acosado. Debía invocar enseguida a Diviana, el corazón le decía que algo malo estaba sucediendo. Se retiró a un rincón, hizo en el suelo una ofrenda de leche y harina, recitó sus fórmulas para llamar a la diosa y no cesó de hacerlo hasta saber que respondería a su súplica. Al volverse, vio a Alec de pié, con la cabeza inclinada, ante ella. Y comprendió que también él, que tanto afecto tenía por Rea Silvia, había presentido el peligro.


Jadeando tras haber recorrido el bosque en la oscuridad relampagueante de la tormenta, sorteando los obstáculos y las desigualdades del terreno enfangado por la lluvia y con el agua chorreándole por los costados, llegó a la vista de la cabaña y se detuvo en la fronda. Observó. Un relámpago hizo visible la columna de humo que ascendía hacia el cielo y luego, al retornar la oscuridad, vio brillar la luz a través del ventanuco. Recorrió
con la vista la hondonada. Por el suelo de roca, levemente inclinado, un torrente de agua se dirigía rápido hacia las encinas y allí se detenía empapando la tierra.

Esperó el siguiente relámpago y, con paso ligero, cruzó el espacio que lo separaba de la cabaña. Se ciñó al muro y lo recorrió silencioso, apartándose para sortear la tinaja del agua. Antes de llegar al ventanuco se detuvo. Levantó el hocico y olfateó. El olor procedía de un hueco en la pared, tan pequeño que no alcanzaba a meter el morro. Con la lengua trató de extraer la cinta de lana, pero estaba anudada a un palo de la armadura y sus extremos empapados y adheridos al adobe. Rascó con la pata para hacer más grande el hueco, pero resultó inútil. Al fin, tras muchos intentos, se retiró de nuevo al bosque.


- ¿Has oído? – dijo Rea Silvia a Tuccia haciendo un gran esfuerzo para hablar –. El aullido de un lobo. Tal vez Marte se esté apiadando de mí.

- Te ha elegido como madre de sus hijos, Rea. No dudes de su ayuda – le respondió su amiga, con las lágrimas a punto de saltar de sus ojos. Careciendo de experiencia, ignoraba que el largo y penosísimo proceso por el que estaba pasando Rea Silvia lo habían recorrido otras mujeres. Dar la vida exige ese dolor. Por ese sufrimiento y peligro compartidos en un momento crucial, el vínculo que nos une a nuestras madres es tan fuerte.
- Toc, toc, toc – oyeron de pronto. No era un sonido lejano como el del lobo, sino muy próximo. Como si allí mismo estuviera picoteando un picoverde, el ave consagrada a Marte. ¿Un pájaro carpintero trabajando en la noche? ¿Y qué madera estaría horadando? ¿Por qué?

- Es una señal – dijo Tuccia. Estaba convencida de la intervención protectora del dios Marte y de la maldad de Cora. Miró hacia donde esa infame mujer estaba tumbada y comprobó que seguía durmiendo. Ojalá permaneciera así durante el mayor tiempo posible, al menos se evitaría oír sus palabras de desprecio y su indiferencia.

Cesó durante unos momentos el ruido del picoverde y volvió a reanudarse enseguida. Luchando entre la curiosidad y un temor reverencial, Tuccia se debatía sobre si asomarse o no al ventanuco para ver qué estaba pasando. ¿Habría sido un lobo la sombra fugaz que había visto cuando le hacía la ofrenda a Silana? Y ¿qué estaría picoteando el picoverde en una pared de adobe, cuando él sólo agujerea la madera?
Se asomó por fin. Había cesado la lluvia. Silana ordenó a las encinas agitar sus hojas creando una corriente de aire que rompió en jirones las nubes sobre la hondonada y la inundó de luz de Luna. Lo hizo a tiempo para que Tuccia pudiera ver a un picoverde con las patas apoyadas en la pared exterior, junto a la ventana. El ave sacudió dos o tres veces hacia atrás la cabeza y con la última quedó colgando de su pico una cinta de la cual pendía un trocito de madera. Batió sus alas y levantó el vuelo alejándose vertiginosamente antes de que las nubes se volvieran a cerrar.

Ahora ya sabía Tuccia que parte del peligro había sido conjurado. Cora había atado la cinta en el exterior, estaba segura. Tendría que hacer algo para deshacerse de ella y evitar que pudiera hacer más daño a Rea Silvia. Sin embargo, convenía mantener la calma, actuar de la manera adecuada y en el momento preciso para que saliera bien. Un error podría ser fatal.

Entonces Rea Silvia se incorporó apoyándose sobre los codos.

- Ayúdame a levantarme, Tuccia – le dijo –. Mis hijos ya están aquí.


* Las fotografías de esculturas son mías, excepto la de la mujer que hace una ofrenda. Las demás, incluida ésa, proceden de internet.



NOTA: Estimados amigos: sigo promocionando mi novela "Dido reina de Cartago".
Él próximo miércoles 22 de febrero de 2012, a las 19,15 horas, se presentará en:

Intersindical Valenciana
c/ Juan de Mena, nº 18,
Valencia

Junto con la autora, intervendrán: Dª Carmen Aranegui, professora d’Arqueologia de la Universitat de València y Dª Isabel Morant, professora d’Història de la Universitat de València.

¡OS ESPERAMOS!

30 comentarios:

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Me ha encantado la participacion animal en este capitulo, ayudando en todo lo que pueden, sean enviados por un dios o por quien fuere. En cuanto a Cora me gustaria que el lobito le diera un buen mordiscon en ya sabes donde....
Dejando eso de lado, un capitulo magistral con las descripciones que intercalas.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Precioso capítulo. Lleno de tensión por los sufrimientos de Rea Silvia (hay que ver lo que me está costando por culpa de Cora), me ha resultado delicioso el hecho de que Kritubis y hasta el pordiosero Alec despertaran sobresaltados, intuyendo la necesidad de socorro de Rea. Estas intuiciones tan vívidas, que todos sentimos alguna vez, son inexplicables, pero lo cierto es que si el pensamiento de un humano se dirige a otro de forma insistente, este último lo sabe de una forma visceral, lo nota.
El final del capítulo abre todas las esperanzas. La fuerte Rea Silvia es capaz de incorporarse. Su fortaleza la salvará de todos los malos hechizos y su luz interior la mantendrá a salvo.
Un beso, querida Isabel.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Ah, y un bravo por la fiel Tuccia, una amiga más que una sirvienta.

Dilaida dijo...

Cada vez el momento está más cerca. Estupendo Isable.
Bicos

La Dame Masquée dijo...

Menos mal que Tuccia estaba atenta, y que hizo caso de su propia intuición. Aun así, pudo haberse desencadenado la tragedia si Marte no hubiera enviado ese picoverde tan a tiempo. Ahora los malvados lo tienen bastante peor.

Buenas noches, madame

Bisous

L. de Guereñu Polán dijo...

Empecé a leer el relato, pero voy con mucho retraso. Un saludo.

GABU dijo...

Por lo visto queda demostrado una vez más que cuando las cosas deben acontecer nada las detendrá!!!

P.D.:Me intriga qué actitud tomará CORA cuando quede expuesta su falsedad,será capaz de traicionar a su reina al fracasar su plan para salvar su cabeza??

TE DEJO MIS BESITOS AMIGA
Se esta poniendo más y más apasionante tu relato!! ;-)

elena clásica dijo...

Qué maravilla de episodio, qué belleza. Las fuerzas de la naturaleza desatadas, y nunca mejor dicho se confabulan para asistir a Rea Silvia. Momento de deshacer oscuros ardides y ponerse manos a la obra para ayudar a la descendencia de Rea silvia y del dios Marte, ¡por fin! se ha hecho carne y ha sido salvaje y dulce a la vez, pero sobre todo contundente.

Un leve pajarillo toma el lazo en su pico, no hay más que añadir, Cora queda al descubierto y Tuccia solucionará pronto el problema.

Es vuestro momento, pequeños, vuestros padres os esperan.

Qué precioso y cuánto me alegro también de la presentación de mi adorada Dido. Dido sigue viajando e imponiendo su poderosa presencia, su luz nunca deja de brillar, eclipsando otros universos más oscuros. Cuánto te quiero, Dido.

Un gran abrazo, mi querida Isabel. Será una maravilla está presentación, como nos tiene acostumbrados Dido. Que la disfrutes profundamente.

El Drac dijo...

Precioso querida Isabel, cómo nos llevas con el corazón en la mano por tus parajes y temporales, para desenlazar a voluntad con el nacimiento de los gemelos. En verdad muy impresionante. Te fleicito!!

Un abrazo grande

Dolors Jimeno dijo...

Una combinación perfecta de la humanidad con las divinidades y la naturaleza... una maravilla. ¡Ya tenemos casi a los niños!
D.

RGAlmazán dijo...

Ya va llegando la hora, aunque todavía sigue la incertidumbre. Veremos qué ocurre.
Besos

Salud y República

mariajesusparadela dijo...

Cuando hasta los dioses ayudan, todo se hace más fácil.

emejota dijo...

Todo tiene su momento ¿verdad?. Suerte en la presentación, me gustaría estar pero mucho me temo que demasiadas obligaciones relacionadas con el cuidado de mi cuerpo serrano me lo impiden.
Me falta por leer una serie de entradas, volveré para irlas degustando poco a poco. Gracias por el banquete. Bs.

Natàlia Tàrraco dijo...

Natura desatada, Marte presente, la maldad desenmascarada, y Rea madre, después de tantísimo dolor y sufrimientos, los niños nacen, !salve! alegría, querida Isabel.
Dejemos actuar a los Hados y a Destino, me queda un estremecimiento y una sonrisa en este capítulo, que has escrito sublime.
Continua el periplo de Dido, te deseo Fortuna, suerte, para tu inolvidable novela. Besitos.

África dijo...

Ohh, qué bien ha estado Tuccia, qué atenta, qué lista! Cora se queda con un palmo de narices.
Y qué tensión, hija, qué noche hemos pasado!
La ayuda de Marte ha sido estupenda.
El pajarito me ha encantado.
Todo me ha encantado :D
Pero ahora despertará Cora, y veremos que ocurre...mmm...


Un beso



P.D. Me alegro de que Dido siga dando guerra, ole!

Cayetano dijo...

Ya está el asunto del parto a punto de caramelo. Imposible parar la voluntad de un dios.
Mucha suerte en la promoción de Dido. Que los hados te sean propicios.

virgi dijo...

Marte no puede dejar a sus hijos a merced de tanta maldad. La Madre Naturaleza apoya a Rea Silvia en forma de un humilde pajarillo...¡ah, si supiéramos descifrar los códigos!

Se acerca el momento y mantienes la tensión hasta el último segundo...eres un portento, Isabel.
Un abrazo

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola alejandra sotelo faderland, desde luego que esos animalitos han hecho su función atraídos por distintas divinidades: cooperación divina, es la palabra. Ja, ja. Me ha gustado también a mi hacerles actuar en favor de Rea Silvia. Besos, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola isabel martínez barquero, estoy segura de que Rea Silvia ha reforzado aún más su capacidad de sufrimiento y de resistencia. No nos decepcionará... Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola, dilaida, desde luego ya estamos en harina... Besos.

Saludos, la dame masquée, Tuccia ha tenido mucha intuición y rapidez de reflejos, pero, desde luego, los animalitos no han sido consagrados a los dioses sin motivo... Besos.

Hola, l. de guereñu polán, es una historia ya bastante larga. Quizá sea mejor esperarte a que esté completa y, con suerte, publicada. Besitos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ay, gabu, eso me pasa a mí, que no sé que pasará con Cora... Desde luego, lo que está escrito sucederá. Besazos, guapa.

Hola elena clásica, me satisface mucho que a la ninfa Silana, tran protectora de Rea Silvia, le haya gustado este capítulo: tiene mucho de ella, de su espíritu divino y salvaje, (salvaje en el sentido de estar sometida a unas leyes que no son las humanas)y sabe cómo hacer el bien. Aquí se han medido la bondad y la maldad con Tuccia y Cora, sin duda.
En cuanto a Dido, espero yo también que salga bien por los organizadores, por las presentadoras de excepción que voy a tener y por Dido. Y por la autora, claro. Besos, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola el drac, gracias por tus palabras, tan alentadoras para mí. Tu personaje habla poco (el pordiosero Alec) pero creo que tiene profundidad en sus sentimientos. Gracias por inspirármelo. Besazos.

Ja, ja, dolors, tenemos a los gemelos casi, casi, entre los brazos. ¡Qué ganas de tenerlos de verdad! Besitos.

Hola rgalmazán, aún darás que hablar y que sufrir a nuestros amigos y lectores, eso seguro. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mariajesúsparadela, cuánto echo de menos esas divinidades que teníamos tan lejos, y tan cerca. Besitos.

Hola emejota, espero que disfrutes de una lectura amena. En cuanto a la presentación, casi siempre os llevo conmigo... Besos.

Salve, natalia tarraco, los niños nacen, nos hace felices su nacimiento y esperamos que Marte los proteja como exige su obligación de padre. Y no un padre cualquiera... Besazos, guapa.

Hola áfrica, dan ganas de darle un sartenazo o algo similar a esa Cora, ¡no crees? Pero Tuccia es menos agresiva y más lista, creo yo. Confio en que resolverá bien la situación. Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola cayetano, desde luego los dioses son imparables y, desgraciadamente, algunos hombres parece que también. Gracias por tus buenos deseos. Besos.

Hola virgi, me apunto a ese deseo tuyo: si supíeramos descifrar los signos... es duro, porque muchas veces no entendemos que es preciso sufrir lo que se sufre en un momento concreto, para gozar después. Y es que saber lo que nos depara el futuro nos está vedado. Sólo algunos privilegiados tienen acceso a ese conocimiento: el dios Jano, la adivina Celia y pocos más. Así, sólo nos queda actuar y esperar. Besazos, guapa.

Elysa dijo...

Un capítulo lleno de tensión y personajes en juego para proteger el nacimiento de lso gemelos. ¡Ya está cerca!

Besitos

PD: Mañana tengo médico por la tarde, espero no terminar tarde y poder acercarme.

Hyperion dijo...

Y se desató el nudo. Me encantan esas maravillosas y sencillas palabras 'Mis hijos ya están aquí' Tras la tensión de todo lo natural y sobrenatural, estas palabras suenan realmente como un nacimiento fruto de tanto trabajo. Comparto su/tu alegría.

CarmenBéjar dijo...

Por fin los dioses parecen conjurarse en favor de Rea Silvia. Por lo menos el augusto progenitor de esos gemelos tan esperados... Por cierto, qué importante es mi personaje en esta historia, ayudando a traer al mundo a unos semidioses...
Besazos

Sahara.es dijo...

Desde muy antiguo se viene desarrollando la lucha entre el bien y el mal. Evidentemente, no siempre salen las cosas a nuestro gusto y, hay veces, en las que no nos damos cuenta de esos pequeños sucesos que hacen inclinarse la balanza de un lado o del otro.

Me alegra ver que Marte, a pesar de ser un dios y estar ocupado en divinidades, intercede por sus hijos.

América dijo...

El bien y el mal encontrándose con la vidas que están a punto de ver la luz,intenso capitulo,esperado por demás,muchas cosas van ha suceder,se cumplirá aquello para lo que ha sido encomendada Rea Silvia,Cora sabrá cumplir también su misión,la tensión no puede ser mayor....La serenidad es vital en los momentos difíciles.
Un enorme abrazo.

América dijo...

Perdón Tuccia sabrá como parar a Cora.
(me he confundido que horror)