jueves, junio 14, 2012

JANO, SEÑOR DEL ESPACIO Y DEL TIEMPO



“Cuando comenzó el mundo y Jano tomó el aspecto de un dios, poco a poco, se cuenta, aparecieron por todas partes las fuentes, los lagos, los ríos, los valles y los montes cubiertos de bosques. Aparecieron peces en el agua, animales en los prados y las forestas, pájaros en el aire. Sólo al final apareció el ser humano. Quizá fue en aquel momento cuando Jano miró a su alrededor y eligió su morada, una colina cubierta entonces de encinas y robles.
“Desde aquí arriba – se dijo – podré disfrutar de todo, basta solo esperar”.
Y desde aquella colina – Janículo lo llamarían – se dispuso a contemplar el inicio del tiempo y del espacio de Roma.”
 
¿Encontraríamos, pues, a alguien mejor que  nuestro Jano
para mostrarnos esta maravillosa ciudad? Pulsad el siguiente vídeo (mejor si lo hacéis al pie, donde dice "tve españoles en el mundo. Roma"  y, si lo queréis adelantar con la barra inferior,  lo encontraréis en el minuto 20.56





Aquí tenéis también el enlace
para quien desee visitar Roma, en directo, de su mano.

37 comentarios:

Isabel Barceló Chico dijo...

Me ha costado muchísimo poner el vídeo. ¡Espero que os guste muchísimo! Alberto es nuestro dios Jano en las novelas de la fundación de Roma. Es el mejor cicerone del mundo. Gracias, gracias, gracias, Alberto.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Vi el martes en la tele el programa y me acordé de ti, Isabel. Al momento, reconocí a Alberto y eso que no lo conozco personalmente, pero sí visité su página por tu recomendación y me quedé con su aspecto. Me sentí tan feliz como si se tratara de un pariente.
Que Jano, con su fecundidad, nos guíe.
Un grandísimo abrazo.

Mayte dijo...

Menudo lujo tenemos de regalo en ese video Isabel!! Muchas gracias por compartirlo porque en lo personal lo he disfrutado mucho...y pienso hacerlo de nuevo.

Mil besos!!!

emejota dijo...

También te recordé el martes pasado. Voy a visitar el blog de Alberto. Gracias Isabel. Bsss.

Dyhego dijo...

Isabel:
Ya se va despejando el misterio de la Luna.
Estoy deseando leerlo.
Vale.

María Antonia Moreno dijo...

Me ha encantado. Y qué bien esa Dido en manos de Jano¡
Gracias por compartirlo. Un beso, amiga

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola isabel martínez barquero, alberto es una persona entrañable y de la cual difícilmente se olvida el rostro. No me extraña que lo reconocieras. ¡Una compañía de lujo, para visitar Roma! Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mayte, pues si has disfrutado el vídeo, imagínate lo que sería ver eso en directo, acompañada de un buen grupo. ¡Sueño con que alguna vez podamos ir juntos a Roma! Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola emejota, me hace feliz saber que visteis al mismísimo dios Jano sin saber que era él y él sin saber que Bona lo miraba... Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola dhyego, la luna lunera nos va a dar quebraderos de cabeza... espero que gozosos. Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mª antonia moreno, ¿a que es un encanto Alberto? Hoy he leído en la prensa un artículo sobre la caída de ventas de los libros de bolsillo (me ha sorprendido, no tenía ni idea de eso) y he visto declaraciones de uno de tus jefes y colegas. Me he acordado enseguida de vosotras. Besazos.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

En general, Isabel, las explicaciones mitológicas sobre la creación, para mí siempre evolución, que no sean bíblicas son más bonitas, más sencillas, más unidas entre los dioses y los hombres. ¿Por qué será?
Jano es un dios que se hace mayor con la evolución y cuando ésta termina y admira cómo los hombres empiezan a vivir su independencia, su vida disociada de los dioses, es cuando observa cómo lo hacen. Sin mandatos preestablecidos. Sin órdenes. Sin fuego celestial.
Observando el vídeo detenidamente, agil, demasiado agil, como es frecuente en este momento para poder sentar a la inquietud, mala consejera del hombre actual, para visionarlo, concluyo que la belleza que muestra no es incompatible con la que pude ver gracias a ti y que estoy terminando de narrarla en un artículo. Sabemos de qué hablamos ¿verdad?

Un fuerte abrazo, querida Isabel.

Anarkasis dijo...

lo ví en directo en un largo de sofá, mientras uno de mis amantes dejando de poner atención a lo que debía dijo:
- ¡Anda, ¿no es ese el libro....
- NO, NO Y NO, -dije- que no me quiso llevar a Roma con ella,.. y pon más interés en el asunto, que me estás poniendo, pero de mal humor.

(En el fondo, éste, sabe que siento un gran orgullo, de conocerte)

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Esta noche lo miro tranquila, a ver que pasa.

fgiucich dijo...

Muy bueno!!!! Este programa (Los españoles por el mundo), lo pasan aquí y lo veo con frecuencia. Abrazos.

La Dame Masquée dijo...

Madame, qué lujo, aquí los guías son dioses! Esto no se encuentra en cualquier agencia de viajes :)

Feliz fin de semana

Bisous

DIana Laura dijo...

Isabel: hoy, en la presentación del libro de cuentos cortos de José Antonio Moreyra, en la ciudad de Esquina, Provincia de COrrientes, Argentina, fuiste citada por el autor, cuando luego del acto de rigor, se abrió diálogo con el público y una joven que leyó el cuento Mesalina - al que tal vez ya conozcas pues en la propia narración se dice:"Sin embargo, Isabel la Romana (en referencia directa a tí según lo expresado por el autor),dijo que en verdad era disoluta y amoral...")
Alegré mi corazón al sentir que los puente intangibles nos acercan sin pensarlo. Un abrazo desde el litoral argentino.

Fundación Luis Tilve dijo...

¡Cuantos, en todo tiempo y lugar, han tenido dos caras...!

Elysa dijo...

Gracias, Isabel, por el vídeo, me ha gustado verlo.

Besitos

virgi dijo...

Ahora mismo voy pa'llá.
Besos

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola antonio campillo, a mí me sucede como a tí, que las historias mitológicas me parecen más humanas. Cuando Jano contempla al hombre, no interviene. Él es el único que conoce el presente, el pasado y el futuro, domina el tiempo. Lo ordena y lo observa pasar. En cuanto a ese artículo que estás explicando, estoy deseando leerlo. Un abrazo, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola anarkasis, qué gusto que vieras el vídeo. Debiste sentirte tan asombrado como yo, aunque mi asombro empezó antes, al ver la buganvilla y a Alberto en la puerta de su empresa. Yo también estoy muy orgullosa de tí. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola, alejandra sotelo faderland, seguro que te gusta. Besitos.

Isabel Barceló Chico dijo...

No sabía que lo pasaban en Argentina, fgiucich, así que tendrás oportundiad de verlo con más comodidad, si pasan éste en concreto. Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, la dame masquée, desde luego hay ya pocos dioses en la tierra. Que uno de ellos nos conduzca a través de su propio territorio es más de lo que yo misma hubiera podido soñar. Beso su mano.

Isabel Barceló Chico dijo...

Querida diana laura, me he llevado una sorpresa y alegría enormes al leer esto que me cuentas: que en la ciudad de Esquina, provincia de Corrientes, se habló durante un momento de mí, en el acto de presentación del libro de Antonio Moreyra. Creo que no conozco al autor (salvo que use un seudónimo que no relaciono con él) ni, por tanto, su relato sobre Mesalina. Con todo, agradezco de corazón que en algún momento de su escritura se acordara de mí y también, amiga mía, que lo hayas hecho tú. Esto nos refuerza en la importancia de los lazos que se crean a través de internet y cómo puede unirnos de la manera más inesperada, más simpática y amable. Me encantaría contar con ese libro. Si puedes, podrías darme la referencia del título y la editorial para ver si lo pudiera conseguir aquí.
Me alegra tanto que me recordárais... Un abrazo enorme, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ja, ja, fundación luis tilve, con dos o más caras hay muchos, desde luego. Pero Jano no tenía las dos caras por hipocresía, sino porque dominaba el tiempo: presente, futuro, pasado, y esas dos caras representaban ese dominio y capacidad. Y no como otros... Saludos cordiales.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola, elysa, me alegra que lo hayas podido ver. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola virgi, espero que te haya gustado. Besitos.

L. de Guereñu Polán dijo...

Fundación Luis Tilve soy yo; Guereñu, lo que pasa es que me olvido salir de ese blog y no aparezco. Un saludo, Isabel.

África dijo...

Pues yo vi el programa entero, y me acordé de ti, pero cómo iba a imaginar que ese cicerone llevaba a la reina Dido de paseo!!! XD
Después lo vi claramente en el vídeo.
:D
Es cierto lo que dice su compañero, parece más italiano que los italianos cuando habla, jajaja! Pero qué majo.


Un beso

CarmenBéjar dijo...

En el cercano pueblo de Candelario existe una roca redondeada con dos rostros, muy tosca, que se encontró haciendo de pieza de sillería en una puerta. No se sabe su origen, pero tiene un no sé qué que te pone los pelos de punta. Además tiene en el cráneo una leyenda casi borrada y tambiñen ilegible. Misterio...
Besitos

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola L. de guereñu polán, es que internet es así, te birla la personalidad en cuanto te descuidas. Besitos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ja. ja, áfrica, es que no te fijas... Menos mal que te avisé. Alberto tiene una forma de hablar muy dulce y, en ese sentido, mucho más gallega que española. Besitos, guapa.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hay carmenBéjar, es que toda esa área tuya es muy misteriosa. Quizá fuera un Jano y esa inscripción se refieriera a su propia inmortalidad... ¿No te animarías a escribir un relato sobre él? Me encantaría leerlo. Besos, guapa.

Hyperion dijo...

Querida Isabel. Acabo de llegar del Finisterrae en un viaje hasta los confines de un mundo y un tiempo. Nuestro tiempo es memoria en un sentido pero también vida recibida. Mi papá está siempre más mayor y me recuerda que su tiempo, en mis espaldas, sigue fluyendo.
Gracias por tu cariño y por tu Reina de cuya mano disfruté, disfrutro y disfrutaré, siempre contigo, de esta tu Roma

Isabel Barceló Chico dijo...

Qué alegría saber que has podido estar con tu padre, hyperion, eso es exponerse alegr y afectuosamente a la sabiduría de quien ha vivido. Y me gusta mucho esa idea que expones, la de que su tiempo sigue fluyendo en tí. Esa sensación tengo yo también: la de ser eslabón de una larguísima cadena por la que circulan saberes milenarios, aunque no seamos capaces de interpretarlos. Están ahí, eso seguro. Y desde luego, Dido no podría pasear por Roma en unas manos más delicadas que las tuyas. Un abrazo muy fuerte.