viernes, febrero 21, 2014

UNA GRAN VERDAD (EL TÍBER Y ROMA)

Dedicado a mi buen amigo Alberto En Roma




"Quitar a Roma el Tíber significaría, si no privar a la ciudad eterna del alma, arrebatarle la memoria. Si se lo desviara de su cauce o se colmatase su lecho, nadie más alcanzaría a comprender como fue fundada y ordenada la ciudad; muchos lugares de la leyenda y de la historia, con los recuerdos a ellos vinculados, quedarían destruidos para siempre y Roma se convertiría en un palimpsesto cuya escritura original nadie conseguiría descifrar. En tanto que el Tíber atraviesa Roma y su clásica tierra, es el río sagrado de la civilización; es el Nilo de occidente."


F. GREGOROVIUS

* Extremo sur de la isla Tiberina con el campanario de San Bartolomé, el puente "Cuatro cappi" y, a la derecha, la cúpula de la sinagoga. Vista tomada desde el Ponte Palatino.
Foto: Isabel Barceló

14 comentarios:

Dolors Jimeno dijo...

Isabel, bienvenida de nuevo. Gracias por reanudar el blog.

Hyperion dijo...

Tus palabras, tu amistad, son un puente: te encuentro en él para contemplar el paso turbolento o calmo de esa agua-tiempo y las orillas que baña; son una isla, refugio y rincón donde encontrar tesoros y una cierta soledad; son barca para ir y quedar... y con quedar partirse. Gracias.

África dijo...

El río sagrado de la civilización. El Nilo de occidente.
Qué bonito!
:D


Un beso

Patzy dijo...

" quitarle el Tíber a Roma, sería como apartar los ojos de un rostro humano ... El Tíber es la memoria viva de Roma" ! escribió también Gregorovius.

Hola Isa! Un placer reencontrarte, y nada más, ni nada menos, que en un artículo sobre este río, tan significativo para Roma, ciudad por la que compartimos inmenso amor. Te mando un gran abrazo!

Cayetano Gea dijo...

Nunca mejor dicho lo del Nilo de occidente.
Un saludo.

Dyhego dijo...

Son tal para cual,Isabel.
Vale.

yolanda carrasco dijo...

Muy cierto Isabel y, precioso!El Nilo de occidente, de nuestra civilización, o de la mayor parte de nuestra civilización, porque los mediterráneos somos un crisol de civilizaciones, y todo ello en buena parte se lo debemos a Roma.¡Ay Roma, ciudad eterna...! Muchas gracias Isabel, por volver a escribir en tu blog, eres imprescindible y un sabio placer.Muchos besos.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

El agua sigue su curso mientras tantos han desaparecido...

mari carmen garcia franconetti dijo...

¡Bienvenida de nuevo al blog, ya te echaba de menos un montón!

El gran río de grandes civilizaciones. Enhorabuena, querida Isabel.
Un besote

Isabel Martínez Barquero dijo...

No me imagino la hermosa Roma sin su Tíber. Cada vez que voy, me gusta pasear a su vera, cruzar alguno de sus innumerables puentes, mirarlo, disfrutarlo.
Un besazo.

virgi dijo...

Un río que nos pertenece a todos y del que tenemos alguna gota en nuestra sangre, casi como el polvillo de las estrellas.
Besos, querida Isabel.

Bagoas dijo...

Cualquier río es el alma de la ciudad que lo posee, pero el Tíber ademas es el alma, o un pedacito de ella, de cada uno de nosotros.

Feliz como una perdiz por tu regreso.
Un besazo.

NáN dijo...

Pienso en el paseo del protagonista de LA Grande Bellezza junto al Tíber.

Hasta esa película estaría incompleta, indescifrable, sin ese paseo.

Bienvenida, Isabel

Xibeliuss Jar dijo...

¡Hola, Isabel! Es una alegría tener noticias tuyas. Si Roma no sería lo mismo sin el Tiber, tampoco lo es la "blogsfera" sin tu presencia, jejeje
Abrazos