lunes, mayo 25, 2015

DIRIGE EL RUMBO CON MANO FIRME




¡Oh diosa Fortuna! Ya que, con un giro de timón, has cambiado el rumbo de los asuntos públicos, mantén el nuevo derrotero de la nave con mano firme. Que no se tuerza por la ambición personal de sus marineros ni a causa de las dificultades del inmediato porvenir. Por procelosa que esté la mar, por encrespada o turbia, aquieta poco a poco sus ondas, serena los ánimos de la tripulación y condúcenos a puertos seguros.  Que no naufraguemos por el camino, que nadie caiga por la borda, que ninguno reme en dirección contraria. Prometo regalar a tu templo un timón de bronce si atiendes mi súplica.


NOTA: El 25 de mayo se celebraba la fiesta de la diosa Fortuna, quien no sólo se ocupaba de los asuntos personales, sino también de los asuntos públicos, según sus diferentes advocaciones. En esa fecha, el año 194 a.C., se le consagró un templo en el Quirinal, aun cuando había ya algunos otros en Roma – Fortuna Viril, Fortuna del día presente… –. En Praeneste (la actual ciudad de Palestrina) se le dedicó, a mitad del s. II a.C., un gran santuario a Fortuna Primigenia, lugar concurridísimo del que aún quedan importantes restos, a los cuales pertenecen las fotografías.

Esperemos que esta diosa guíe con acierto los pasos de quienes han sido elegidos, el 24 de mayo, para regir los asuntos de todos los ciudadanos.

* Detalle del gran mosaico de tema nilótico en el santuario de Fortuna Primigenia. Foto: Isabel Barceló.
** Maqueta del Santuario de Fortuna Primigenia de Palestrina. Foto: Isabel Barceló

22 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

Porque, como tiburones, muchos estarán al acecho vigilando por si alguien cae por la borda.
Un saludo.

Aarón Ruiz dijo...

Esperemos que estos nuevos tiempos traigan de vuelta a la diosa Fortuna, que ya se la echa en falta.
Querida Isabel, no me paso demasiado, pero siempre leo aunque no comente. ¡Un fuerte abrazo!

Isabel Barceló Chico dijo...

Más que nada porque, a veces, para uno salirse con la suya no duda en arrojar a los demás a los tiburones. Yo espero, querido Cayetano Gea, que impere el sentido común. ¿Común? No, mejor el sentido social. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Eso espero yo también, Aarón, pero hace falta que todos los llamados a llevar adelante ese cambio actúen de acuerdo y sin trampas. Besazos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Que la diosa Fortuna vele por estos rumbos nuevos y se mejoren las vidas de los ciudadanos, eso hace falta.
Un grandísimo abrazo, querida Isabel.

El peletero dijo...

En tu súplica prometes regalar un timón de bronce si la diosa Fortuna atiende tu demanda y logra serenar los ánimos de la tripulación por más encrespadas que estén las aguas de Neptuno. ¿No había en la antigua Roma republicana conflictos de intereses entre los dioses? ¿Sería adecuado regalar un timón a una diosa que rige los asuntos del azar?, un timón pretende marcar un rumbo propio para impedir que el barco vaya a la deriva y tal vez la diosa podría sentirse ofendida si interpreta que el timón restringe sus poderes. El tema es apasionante y te haría mil preguntas, pero por hoy ya es suficiente.

Saludos y disculpa mis interrogantes.

Bertha dijo...

Pués que seamos tocados por la mano de la diosa Fortuna.A ver si ya comenzamos a divisar el horizonte.

Un abrazo Isabel y vamos a apostar por el cambio.

Hyperion dijo...

A Dios rogando y con el mazo dando -espero no como arma sino herramienta- :) Ante los días fas y nefas, por los tiburones y tormentas, por las tentaciones del poder, por el misterioso connubio de fortuna y voluntad, intervención divina y responsabilidad! Ruego y me empeño. Un abrazo, querida Isabel.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola Isabel Martínez Barquero, espero que Fortuna escuche nuestro coro de voces... Besos, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola, peletero. Que sepamos, entre los dioses no hubo conflictos en la Roma republicana. La religión romana se fundaba sobre los pactos entre hombres y dioses: yo te ofrezco un sacrificio, o te hago una ofrenda, o te consagro un templo, si tú me ayudas en ésto. Por otra parte, si los hombres ofenden a los dioses vulnerando promesas o cometiendo algún tipo de crimen (por ejemplo, patricidio, o falta de castidad de una vestal, o crímenes semejantes)queda involucrada la comunidad entera y los dioses enviarán un castigo que sólo cesará cuando se haya condenado al o a la culpable. La relación está todo el tiempo condicionada. También en la religión cristiana (y muchas otras) existen los ex-votos que no son otra cosa que una muestra de agradecimiento por un favor recibido.
Respecto a la diosa Fortuna, el timón es uno de sus atributos precisamente porque ella dirige el destino de nuestras vidas, decide en qué dirección van, y las lleva allí donde quiere. Ella maneja el timón, no nosotros. Al dedicarle uno, me someto a su autoridad aunque, lógicamente, le pido que nos sea favorable.
Es un placer charlar contigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, Hyperion, suscribo punto por punto tus reflexiones, pues no puede el ser humano dejar en manos de los dioses los asuntos que le atañen y echarse a dormir, sino, por el contrario, actuar, como tú muy bien nos recuerdas. En la apelación a Fortuna hay un ruego para que ella esclarezca un poco a quienes, con sus acciones, influirán de manera decisiva en nuestro provenir inmediato. Besos y agradecimientos siempre, querido amigo, por tus sabias palabras.

yolanda carrasco dijo...

Qué así sea, Isabel! Esperemos que Fortuna nos sea propicia a todos.Muchos besos.

virgi dijo...

Espero que la diosa Fortuna, que parece nos mira con buenos ojos desde el domingo, ayude a mantener el timón en los tiempos que se avecinan.
Mi abrazo, querida romana.

Isabel dijo...

Espero con la esperanza de otro gobierno más solidario.

Abrazos

Carlos baiget zarco dijo...

Me encanta. Un texto muy adecuado y por ello haré mi ofrenda de deseos a la diosa pero...¿bastara?

Luis Fernando Giucich dijo...

Una luz en el camino!! Abrazos

tecla dijo...

Es un gustazo leerte, Isabel.
Ojalá que la suerte nos acompañe y la inteligencia de nuestros nuevos líderes esté a la altura de nuestros deseos y necesidades.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, Yolanda. Confiemos en fortuna, porque veo difícil influir en quienes ahora están negociando. Besazos.

Esa confianza me mueve a mí también, Virgi. Que no nos defrauden... Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola Isabel, en esa ilusión estamos todos. Solidaridad, qué gran palabra. Besos.

Hola Carlos Baiget Zarco, ya dice el refrán: a Dios rogando y con el mazo dando, pero como no tenemos, de momento, mazo... Besazos.

Saludos Luis Fernando Fgiucich, eso necesitamos, luz en el camino. Besos, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola Tecla, eso mismo espero yo también. Besazos.

Dolors Jimeno dijo...

Me uno a tu súplica. Tengo miedo. Pero tengo esperanza.

Jesús Esteve Yagüe dijo...

Mucha suerte a todos los políticos elegidos, pero no debemos olvidar que nadie mejor que uno mismo es dueño del timón de nuestras vidas.

Un saludo!!