martes, octubre 27, 2015

EL POETA GOETHE Y LA PIRÁMIDE DE CAYO CESTIO EN ROMA



 En el poema VII de su obra “Elegías romanas”, el gran poeta alemán Goethe reiteraba su inmensa felicidad por estar en Roma. Y le pide al dios Júpiter que no lo expulse de este lugar, donde
                                                             “(…) la alta
montaña capitolina es para ti un Olimpo segundo.
Déjame estar aquí, Júpiter, y que Hermes me lleve más tarde
por donde la tumba de Cestio, quedamente hasta el Orco”.

Traducción de Jesús Munárriz.

Eso mismo le pediría yo también al padre de los dioses.


NOTA: En la fotografía, la pirámide de Cayo Cestio, la tumba a la que hace referencia Goethe. El Orco es el inframundo y Hermes el dios que - entre otras funciones - acompañaba a los muertos a ese lugar. Esta pirámide, datada hacia el año 12 a..C. fue parcialmente incorporada a la muralla Aureliana en el siglo III d.C. Por la parte interior de la muralla, a su lado,  y a partir del siglo XVIII empezaron a enterrarse los extranjeros no católicos que morían en Roma, creándose así el cementerio popularmente conocido como “cementerio protestante”. En él está enterrado el único hijo de Goethe, además de muchas personalidades, especialmente del ámbito artístico. La segunda foto es la de la tumba del hijo de Goethe, que murió con cuarenta años.

*Fotos: Rafa Lillo.

17 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

Para muchos alemanes ilustres, su origen épico está en Roma, el Sacro Imperio Romano Germánico; pero también, su origen mítico, literario, artístico... junto a Grecia, cuna de la civilización occidental y del paganismo. No es de extrañar el deseo de Goethe.
Un saludo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Muy cierto, Cayetano Gea. A eso se añade que Roma supuso un gran empacto emocional en el poeta y una transformación en su vida. Este es un cementerio romántico, rodeado por la muralla, y lleno de enamorados de esta ciudad que, por su propia decisión, o por azares del destino, murieron en ella. Un abrazo, querido amigo.

Dyhego dijo...

Desde luego cada rincón es único, en Roma.
No me robó ningún carterista, sino un enjambre de cinco rumanas.
¡Malditas!
Vale.

Isabel Barceló Chico dijo...

Da mucha rabia, sí, Dyhego. Hay que ir con mil ojos cuando se te acercan grupos así. Besazos.

Ildefonso Robledo - ANTIQVA dijo...

Ay, que ganas entrar de volver a Roma... Tantisimas cosas por ver...

Un abrazo, amiga

Carmen Cascón dijo...

Una parte de Goethe quedó en esa pirámida de Cayo Cestio cuando invocó a Hermes: su poesía y carne de su carne.
Un beso

elena clásica dijo...

Querida Isabel:

Y Goethe amó Roma como quien roza la infinitud y vislumbra el espíritu de los tiempos y de la esencia del ser humano expresada en el arte. Maravillosa cita y recorrido.

Un abrazo, querida.

mario dijo...

roma no existe, solo mi jardín y cuarto solitario(goethe)

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola Idelfonso Robledo - Antiqva: en Roma siempre hay cosas nuevas que ver, no se agota nunca... Apenas he regresado de allí y también yo estoy deseando volver. Un abrazo, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, Carmen Gascón: cierto, una parte y muy querida de Goethe quedó allí. Roma le descubrió sentimientos y experiencias que no conocía. Un abrazo, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Muy cierto, Elena Clásica, para Goethe Roma fue un descubrimiento que, según él mismo declaró, lo transformó profundamente. Él captó todo lo que de fascinante y misterioso tiene esa ciudad que tanto nos enseña. Un abrazo muy fuerte.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola, Mario, no recuerdo haber leído esa frase de Goethe. Siempre se aprende. Saludos cordiales.

mari carmen garcia franconetti dijo...

No he encontrado a nadie que visite Roma y regrese fascinado/a por ella...
"Lo que convierte la vida en una bendición no es hacer lo que nos gusta, sino que nos guste lo que hacemos"
Goethe.
Es una célebre cita que me encanta, por eso la comparto con vosotros.
Bien, querida Isabel, nuevamente hay origen romano en una festividad gaditana: La Fiesta de Tosantos. Te la he dedicado con todo afecto.
Un beso.
Mari Carmen.

mari carmen garcia franconetti dijo...

Me refiero a que al regresar de Roma, esté fascinado/a por ella, (aclaro).
Mari Carmen.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Muy interesante. Estuve dos veces en Roma y no la visité. Será la tercera! Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Muy interesante. Estuve dos veces en Roma y no la visité. Será la tercera! Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.