lunes, enero 14, 2019

EL VALOR DE LOS MITOS



Antes de contar con la herramienta de la razón y con los instrumentos científicos de que disponemos hoy, el ser humano trataba de comprender el mundo y de explicárselo a través de historias, de relatos que daban, a su manera, respuesta a muchas incógnitas: cuándo nació el mundo, cómo funciona, quienes son los dioses, qué es el hombre, qué hay más allá de la muerte, qué significa vivir un tiempo breve, qué es el amor. De una manera dramática y fácil de recordar, a través de esas historias, que nosotros llamamos mitos, transmitían a las generaciones sucesivas sus conocimientos, su saber conseguido con gran esfuerzo y acumulado a través de los milenios. 

Esas viejas historias, intuitivas pero esenciales, sobre el ser humano, son una fuente inagotable de reflexiones si las sabemos leer.

He recordado una frase que se pronuncia en mi novela “Dido, reina de Cartago”:

“— Quizá Cupido no exista, señora Imilce —dice inesperadamente Kostas—, pero sus flechas duelen.”



NOTA:  Conforta el alma que, pese a tantas dificultades como encuentran las asignaturas de humanidades, tan necesarias, haya alumnos y profesores que siguen firmes en la defensa de unos conocimientos imprescindibles para afrontar los retos actuales. 

Mañana, 15 de enero, estaré en el IES Luis Vives de Valencia, con los alumnos de Humanidades, para hablar con ellos de los mitos: “Lo que cuentan los mitos, ¿es útil hoy?”

Con el mismo tema estaré, el 16 de enero, en el IES La Vereda, de Puebla de Vallbona,  con alumnos de Humanidades y de Cultura Clásica.

3 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

Qué cierto es. Todas las culturas antiguas echan mano de mitos y epopeyas para explicar lo inexplicable en esos momentos. Solo que las sociedades politeístas, no dependientes de un solo dios monopolizador de las creencias, eran más imaginativas y atrevidas. Donde esté la cultura grecorromana que se quiten otras. No hay comparación.
Suerte con esos alumnos.
Un abrazo, Isabel.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, querido Cayetano. Creo que no acabaremos nunca de aprender de esa cultura que es base de la nuestra, de la que aún mamamos y cuya lengua (evolucionada) aún hablamos...
Ha ido muy bien. Han venido más alumnos de los esperados, pues se han sumado de otros IES y de otras asignaturas, y han escuchado con muchísima atención. ¡Algo habrán aprendido! Por mi parte, lo he pasado genial.
Un abrazo, querido amigo.

elena clásica dijo...

Qué experiencia para este centro de enseñanza y unos alumnos a los que conozco, pero que intuyo con emoción cómo habrán disfrutado de este tema fascinante.

Siempre disfruto escuchándote y leyéndote, Isabel, pero hoy sin más remedio me quedo atrapada en esa sentencia de Kostas, de esa novela que me transformó la vida.

Isabel Barceló, si para mí, eres un mito en ti misma, hija mía. Jajaja, te abrazo.