lunes, junio 19, 2006

EL TRIUNFO DE CLAUDIO ( IV ).- Marco Vicinio ataca.






Con el rostro untado de arcilla roja para evocar la estatua de barro del padre Júpiter a quien se debe la victoria, la cabeza ceñida por una corona de laurel y el manto púrpura flameando a su alrededor, rígido y firme, orgulloso sobre la cuadriga tirada por cuatro caballos blancos: así aparece Claudio sobre la Velia, una de las cumbres del Palatino, y provoca el delirio. Miles de personas aplauden y lo vitorean: éste es el hombre que ha conducido en el combate a los soldados y los ha devuelto con gloria a sus familias; el que ha hecho temblar los campos de batalla con su arrojo; el que ha engrandecido la fama de Roma; el que goza del favor de los dioses y en este momento se les asemeja.

Tras él asoman las insignias y estandartes de las legiones romanas y, más atrás, los rojos penachos que rematan los cascos de los legionarios. Han recorrido ya la mayor parte del trayecto y sus pechos revientan de orgullo al enfilar el tramo final. Hasta ahora, han sido los rostros y los gritos del público, los vítores, los brazos agitados para saludarles, las miradas ardientes de las mujeres que los aclamaban, la propia conciencia de su valía y marcialidad, lo que les emborrachaba el alma. Pero ahora es distinto.

- Es el tercer triunfo en el que participo – dice el primipilum al hombre que lleva al lado – y no me acostumbro. Cuando llego aquí se me forma un nudo en la garganta.

Ante ellos se extiende una Roma sagrada, el lugar en el que se hunden las raíces de su ciudad. Y más todavía que eso: donde residen los dioses y las instituciones que los han hecho fuertes. ¿Cómo no emocionarse al desfilar ante el templo de Júpiter Stator, la regia donde se guardan los escudos sagrados, el comicio en el que se reúne el pueblo para votar las leyes o la curia, sede del Senado ¿Cómo no estremecerse al ver la ciudadela y el templo de Júpiter Optimus Maximus sobre la cumbre del Capitolio y sentir que con su propia sangre, su esfuerzo y sacrificio han contribuido a la grandeza y pervivencia de esta ciudad? Ha merecido la pena todos los padecimientos: esta es la justa recompensa de tantos días de lodo, sudor, hambre y muerte.


Las sandalias de los soldados, insuflados de nuevo ardor, golpean rítmicamente el suelo, con alegría, sintiéndose con fuerzas para vencer en el amor y en la guerra. El primipilum comienza a cantar a voz en grito, secundado por todos los demás:

Claudio está más sordo que una tapia.
No teme al enemigo porque no oye el ruido de sus armas, ni sus gritos.
Es fácil ser valiente así.

A los soldados les interesa proteger a Claudio de la envidia de los dioses. De lo contrario, lloverían sobre él las desgracias y quizá no podría conducirlos de nuevo a la victoria. Un general incompetente es lo peor que les puede pasar cuando van a la guerra. Aman a Claudio y estiman su gran capacidad, así que se burlan de él con canciones que agrandan sus pequeños defectos y otras abiertamente soeces que harían enrojecer a las mujeres en otras circunstancias. No en ésta, en que la multitud se rinde ante ellos.

La cuadriga de Claudio está muy cerca ya de la tribuna de autoridades. Su hija, la vestal Claudia, lo mira aproximarse embelesada y nerviosa. Sonríe y al mismo tiempo se aprieta con fuerza las manos sobre el regazo, su asiento parece estar erizado de agujas. Y, de pronto, alguien sale de entre la multitud y dando un salto felino alcanza el carro triunfal y se agarra a su costado. La multitud queda en silencio una fracción de segundo y después lanza un grito.

Salta también Claudia. Las manos que se tienden a su alrededor para sujetarla sólo cogen aire. Se ha lanzado hacia delante y baja las escaleras del podio ligera como el viento, sin ver a la gente que las ocupa e instintivamente le abren paso. Sólo tiene ojos para mirar lo que ocurre en el carro triunfal, que sigue avanzando. Su padre sujeta con firmeza las riendas con la mano derecha y con la izquierda forcejea con el hombre que, agarrado a los bordes, intenta subir a la caja del carro.

Marco Vicinio ha pasado ya una pierna por encima del borde e intenta mantener el equilibro. Resiste los empujones de Claudio, aprieta los dientes y se agarra con furia para no caer. Tiene que subir al carro. Ha de conseguirlo si quiere romperle el cuello a Claudio, matarlo delante de toda Roma para que se enteren sus ciudadanos de quién es: no un dios, sino un espantajo pintarrajeado y ufano, un malnacido que le ha privado a él de gloria. Lo desnucará como a un conejo. Está a punto de lograr su primer objetivo. Sólo con un pequeño impulso más, estará montado en el carro.

Es lo mismo que piensa Claudia, la única idea que la ocupa, implicando todo su ser, mientras corre velozmente al encuentro de la cuadriga. Parece que se ha parado el mundo. La música, el griterío y el público, los nobles edificios, se han desvanecido para ella. En todo el universo no existe nada salvo esos caballos blancos que arrastran un carro a punto de perder el equilibrio y, sobre él, en mortal peligro, su padre, la persona más importante para ella, la que más ama. A la que puede perder.

* Vista de la vía Sacra. Al fondo, el arco de Tito marca la cumbre de la Velia.

** Escena de guerra. Museo Centrale Montemartino

***En la misma vía Sacra, que pasaba por debajo de donde ahora está el arco de Septimio Severo. Tras él, la colina del Capitolio.

**** La frase con que termina el 4º párrafo "la recompensa de tantos días de lodo, sudor, hambre y muerte" ha sido tomada prestada de un comentario hecho, respecto a este triunfo, por maik pimienta.

43 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Queridos amigos: lo siento muchísimo, no ha sido posible acabar la historia en este post. Tened presente que desfila nuestro amigo maik pimienta con el cargo de primipilum - el centurión más importante - y no era cosa de deslucir su triunfo. Por otra parte, realmente la historia requería cierto vuelo. Pero si esto no os convence, diré en mi defensa que si me matais ahora mismo os quedaréis sin saber el final. ¡Estas romanas son de infarto!
Por otra parte, felicitar a nuestros amigos argentinos por el mundial: un triunfo moderno y no menos emocionante. Besos.

TERREMOTO dijo...

Despues de tu comentario en mi post, he estado buscando algo para tì que tenìa entre las cosas d emi mudanza, despuès de 4 dìas lo he encontrado, espero que te guste corazòn.

CAMPANAS DE BASTAVALES
Rosalìa de Castro/Amancio Prada.

Camapanas de Bastavales
cando vos oio tocar,
mòrrome de soidades.

Cando vos oio tocar
campaniñas, campaniñas,
sen querer torno a chorar.

Cando de lonxe vos oio,
penso de por min chamades,
e das entrañas me doio.

Doime de dor ferida,
que antes tuña vida enteira
e hoxe teño media vida.

Solo media me deixaron
os que d ealò me trouxeron
os que de alò me roubaron.

Non me roubaron traidores,
¡ai! uns amores toliños
uns toliños amores.

Os amores xa fuxiron,
as soidades viñeron...
de pena me consumiron.

Besitos.

Isabel Romana dijo...

Gracias, Terremoto, remueve recuerdos entrañables para mí. Un beso muy fuerte.

Maik Pimienta dijo...

Vaya, no sé si merezco tal honor, pero lo intento hacer lo mejor que puedo como primipilum. Preciosa descripción de la entrada a la ciudad, quien la lee se traslada a cualquier sitio en medio de la muchedumbre o, en su caso, saludándola. Esto me exige tener que decirte que quiero más -lector hambriento-. Besos y gracias por tus atenciones.

Isabel Romana dijo...

Observo que te has quedado repentinamente serio, maik. Será la responsabilidad...Roma impone mucho. Saludos.

schatz67 dijo...

Isabel,

Me haz hecho acordar a una ex-enamorada mía,especialista en el arte de encenderlo a uno cual tea humana y decirle de pronto que una repentina e inoportuna migraña le impide consumar la entrega de su inconmensurable amor.

Te lo perdono,de todo corazón,como ni siquiera la pude perdonar nunca a ella: Hasta que la historia no acabe y sepamos el desenlace con detalles haz sido elevada al status de insustituíble.

No demores,que uno se consume pues.

Un beso

Schatz

Jose Parada dijo...

Isabel:

Aceptando con mucho gusto la invitación estoy de vuelta en tu blog.

Ha sido un placer leerte, te felicito, la pasión que tienes por Roma me encanta.

Esperaré pacientemente el final de la historia, así que demás esta decir que mis visitas no acaban aquí.

PD: Que suerte la de Maik Pimienta.

Saludos.

Mujer de lluvia dijo...

Lo mas cerca que he estado de Roma fue dar y dar vueltas por el centro de Milan en horas de espera para el siguiente vuelo a casa...y despues de repasar una y otra vez tus post...he llegado a Roma transportada por palabras,sensaciones ,miradas y recuerdos...tuyos...Ya he estado en Roma...ahora solo me queda regresar....

Saludos Isabel, gracias por tus visitas ,tus palabras, tus preguntas y los viajes a Roma...

unjubilado dijo...

Como siempre, me encanta leerte y lo suelo hacer de dos veces una rápida y sin profundizar, y la siguiente con calma y tranquilidad, buscando alguna referencia en la red, pero soy incapaz de aportar nada.
Un saludo

MaleNa dijo...

Me fascinan tus Mujeres Romanas, por varios motivos, me parece un trabajo exquisito de tu parte, me encanta todo lo de Romanos he recorrido lentamente las letras de Robert Graves que me llevo de la mano por conjuros eternos.

Otra cosa es que soy Lic. en Arte (nada de otro mundo) y amo Roma su arquitectura y todo el misterio que encierra.

Gracias por felicitarnos a los Argentinos por el 6-0 se agradece.

Coincido con vos los romanos/as son de infarto inmediato.

Te estoy leyendo. En verdad el día de San Valentin se origina en la epoca de Claudio?

Mejor me voy estoy totalmente desvelada y llenare de palabras absurdas este coment.

Mi abrazo

Edem dijo...

Y tanto con los comentarios de los Soldados. Estos eran libres de decir lo que quisieran. En tiempos de Cesar, cuando este era Dictador, decian de el que era "el marido de todas las mujeres, y la mujer de todos los maridos". A buen entendedor...
Cierto, servia para proteger al General de los Dioses, con los que se equiparaba por lo menos en ese momento. De ahi el esclavo detrás suyo con eso de "recuerda que no eres un Dios".
Muy interesante.... espero ver y leer el final.
Un saludo de Edem

Maik Pimienta dijo...

No es seriedad, Isabel, es que me apretaban las sandalias. Ahora que estoy en casa después del bullicio, me siento y cojo mi ord...esto papel y pluma para decirte que aquí hay un soldado de tu literatura, primipilum o de centuria. Y la lealtad es lo que nos distingue, así que tengo los ojos, como únicas armas, a tu disposición, ya te leo. Besos y más ánimos!!

Leodegundia dijo...

Se te perdona el retraso pues el relato lo merece :-)) y tienes razón, si te matamos nos quedamos sin conocer el final y eso sería imperdonable.
Un abrazo

Clarice Baricco dijo...

Acepto y espero lo que sigue con la historia.

Gracias por mucho.

mamen somar dijo...

Esperemos sin más sangre, pero no mucho...
Besos.
Mamen

Isabel Romana dijo...

Hola schatz, espero que no se apodere de mí ninguna migraña maligna. Y no tanto por todos nosotros como por Claudia, que quedaría la pobre suspendida en el tiempo, como si no tuviera bastante con su problema. Me tranquiliza tu perdón. Besos y hasta pronto.

Saludos, jose parada. La paciencia es una virtud muy recomendable en todas partes, y éste es un buen lugar para fortalecerla y practicarla. Las mujeres sabemos bastante de esa materia. Me alegra mucho que estés aquí. Abrazos.

Hola mujer de lluvia, creo que es una buena idea conocer Roma con el corazón y luego visitarla. Te parecerá increíble encontrar allí todos aquellos lugares de los que estamos hablando. Ellos mismos hablan, porque en cuanto pones los pies en el foro romano, p.e., sientes su fuerza con toda intensidad. Vuelve por aquí, lluvia vivificadora. Un abrazo.

Isabel Romana dijo...

Hola, unjubilado, no tienes que tomarte más trabajo del necesario para venir aquí a pegar un poquito la hebra. No hace falta que digas qué sabes, sino qué piensas. Yo siento a estas mujeres vivas, me las imagino sentir, divertirse, etc. y me gustaría hablar de su carácter o de sus ideas. O de cómo reaccionaríamos nosotros ahora ante una situación similar. En fin, que digas lo que quieras. Un abrazo.

Saludos, malena, para una persona amante y entendida en arte Roma es una enciclopedia y un inmenso placer. ¿Sabes que gran parte de la Roma imperial está debajo de la actual? Quizá el misterio le viene de sus profundidades, aunque sólo fueran intuidas. No podría decirte si la fiesta de San Valentín viene de la época de Claudio. Hasta ahora no me ha salido ninguna referencia a ese respecto. El 14 de febrero se celebraba el 2º día de las "fiestas parentales", para honrar a los difuntos. De todos modos, si encuentro algo sobre el tema, te lo diré. Bueno, aquí algunos tertulianos - como edem - están muy puestos en temas romanos, de modo que igual alguno de ellos puede responder. Un besito y seguimos en contacto.

Edem, tengo la impresión de que esa fama atribuida a César pudo ser en gran parte propaganda en contra suya. Lo cierto es que los soldados cantaban lo que querían... un premio no demasiado grande para el gran esfuerzo que hacían. ¿Te ha gustado la letra? Un besito.

Isabel Romana dijo...

hola maik. Te pido disculpas porque al colgar ayer el post se me pasó por alto indicar que había tomado prestadas unas palabras tuyas. La verdad es que a veces tengo tantas dificultades para meterlo bien, que me aturdo un poco y cometo errores. Bueno, hoy lo he rectificado. Lo he puesto al final, después de la explicación de las fotografías.
Espero que hayas descansado convenientemente y estés repuesto de las emociones. No todo el mundo puede participar en tres triunfos. Sé que sigues ahí, así que gracias. Un saludo.

Isabel Romana dijo...

Saludos leodegundia, clarice barrico y mamen somar. Es propio de las mujeres ser clementes, creo yo, aunque en la historia de Roma hay también algunas despiadadas. Cuento con vuestra comprensión. No tardaré mucho en colgar el final. Besitos a todas y hasta pronto.

Tzitos dijo...

qué bien ha venido tu página (algunos posts) para el último repasón de mañana...q son las pau en cataluña...

1bzito

Isabel Romana dijo...

Saludos tzitos. ¿Qué haces a estas horas blogueando teniendo examen mañana? Un mordisquito.

anilibis dijo...

¡Ya hay espontáneos! Me encanta la idea.

Sigo con fervor esta historia. Estás siendo cruel alargando tanto el final, pero supongo que así nos tendrás más asidos por el cuello.

Una cosa: me gusta mucho el hecho de que utilices el presente para relatar la historia. Hace que parezca... eso... presente, actual, como si estuviera ocurriendo en el mismísimo momento.

Besos

Caboblanco dijo...

Buen apunte la broma del primipilo. En los días de triunfo se solían permitir toda clase de bromas y algarazas a los soldados, en especial mentando alguna debilidad o defecto físico de su general, que sonreía complacido porque ese día le daba igual todo... A Cesar le cantaban.. "Ciudadanos de Roma, guardar a vuestras mujeres y a vuestras hijas... ya ha llegado el follador calvo" y él, al parecer, se partía...

El Navegante dijo...

Hola Isabel,gte había prometido al venri a darte la bienvenida que volvería con hambre de cultura.
Y salgo empalagado de sta descripción de ese mundo que aún hoyn sigue fascinando.
Cómo poder explicar a qine n estaba enterado con palabras simples, que las leyes romanas formasn aprte de muchos de lso códigos de varios paíss deo mundo, que sus principios esbozxados en latín aún lso jeuve slos mencinan commputnod de paooy para justificar sus sentencias.
Cómo yo, si una gran comcepti´cn histórica, puedo representarme esos mosmentos tan especiales d eun Imperio, que pare´cia llamado a perduar por mucho siglos, pero que la historia, sabia y serenan es como que va acomdodando equilibvradamente al mundo, salvo a ls injusticias, que lamentalbemente aún prevalecen entre los qu se jactan de ser seres "humanos" ????
Un besito y te felcito por tu ilustración y la forma espléndida con que la transmites.-

paulina y marco dijo...

muy bien escrita la historia, buen blog

Dilaca dijo...

Tengo un amigo que hace poco ha comenzado con su blog. Es un apasionado de la historia y creo que merece conocerte.
Le he agregado en su listas de direcciones la tuya para que te encuentre con facilidad.
Si es que ya ha aprendido cómo ingresar al suyo, pronto te visitará.
http://latitudinterior.blogspot.com

iralow dijo...

Ayyyyy!!! Llevo toda la tarde leyendo desde abril en adelante!!!

No nos tengas tan en ascuas noble mujer romana!!! Que no tengo muchos ratitos como para pasarme todo el día entrando y saliendo en esta tu casa...besos y gracias por esta estupenda tarde que me has dado.

Isabel Romana dijo...

hola anilibis, no me compares en crueldad (ni en consumo de vino) a Marco Vicinio...

Isabel Romana dijo...

hola anilibis, no me compares en crueldad (ni en consumo de vino) a Marco Vicinio...

Isabel Romana dijo...

hola de nuevo, anilibis: he dado a una tecla sin querer, y se ha publicado el comentario sin terminar. Ya ves, hasta los aparatos nos quitan la palabra. Bueno, lo que quería decirte es que, en general, a todas las personas nos gustan las historias llenas de emoción. En este caso, la emoción no viene únicamente por la intriga de "qué pasará", sino más bien por "qué le pasará a Claudia". Aunque parezca tontería, para mí es importante. Quiero decir que trato de contar historias que tengan contenido y un sentido humano, algo acerca de lo cual podamos pensar...esta es una aspiración que difícilmente podría conseguir si no lograra interesar al lector. En resumen (¡cuánto rollo!), que no pretendo intrigar por intrigar (una finalidad en sí misma) sino intrigar para ser escuchada. Una cosa que también saber hacer tú. Besazos.

Isabel Romana dijo...

Caboblanco, creo que yo hubiera sido de las mujeres a las que habría sido aconsejable esconder. Y no lo digo por César, sino por mí, porque me parece un tipo de lo más atractivo. Y hay que reconocer que a TODOS os encantaría que se pusiera en guardia a los maridos por vuestra sola presencia, así que os hubierais muerto de regocijo igual que él. Hoy difícilmente los personajes importantes aguantarían un broma (¿te imaginas qué podrían cantarle sus soldados a Bush...?), les falta sentido del humor y respeto por la libertad de los demás. Saludos.

Luis dijo...

Se quedan cortas tus intrigantes historias. Cuando te das cuenta...se acabó el post! Espero la continuación.
Besos

Isabel Romana dijo...

Saludos, navegante. Tienes toda la razón al señalar que se nos olvida todo lo que debemos a la civilización romana. Cuando más se piensa en ello, más admirable resulta. Por eso me parece interesante que volvamos nuestra mirada hacia ellos: es una forma de reconocernos a nosotros mismos, de ver también nuestras virtudes y nuestros defectos. No nos hemos corregido mucho, la verdad. El proceso de convertirnos en seres humanos está resultando muy, muy, muy largo. Besos.

Hola paulina y marco, bienvenidos. Espero que volváis pronto. Saludos.

Hola dilaca, me complace oir que tu amigo es muy aficionado a la historia. Aquí tiene su casa. De todos modos, entraré en su página y le dejaré un mensaje. Gracias por todo, guapa. Espero tus siguientes posts (he pasado hace unos minutos y veo que no has hecho otra entrada). Hasta pronto.

Isabel Romana dijo...

Bueno, iralow, si te has puesto ya al día, en el futuro te resultará menos costoso. ¿Comprendes ahora por qué tengo que dividir las historias en varias entregas? ¡Resultaría insoportable leer entregas tan largas y, por otra parte, sería una pena contar en cuatro líneas historias tan bonitas ¿no crees? La paciencia tiene su recompensa... besitos.

Freyja dijo...

me encanto llegar aqui, tienes un bello mundo
gracias por llegar donde Serrat, donde canta y encanta sus magicas canciones
te dejo un abrazo muy garnde y que mañana tengas un bello dia.
gracias por tus lindos saludos



besos y sueños

Isabel Romana dijo...

Hola freyja: gracias por tu visita, espero que nos frecuentemos. Un saludo muy cordial.

Isabel Romana dijo...

Hola Luis. No sé que ha pasado, que se ha saltado tu comentario. Ya nos acercamos al final de la historia, pero vaya, me complace que se te hagan cortos los post, porque es señal de que te gustan. Hasta dentro de un rato. Saludos

xixe dijo...

Evidentemente este es un trozo importante de la historia de Roma y está brillantemente novelado. Isabel debieras cobrar por visitar tu Blog.Estoy obligado a repasar una buena historia de Roma la mejor que conozco es la de León Homo. ¿Me la recomiendas? Saludos.

almena dijo...

no, no, por esta vez no te mataremos... ¡al menos, no antes de que nos permitas leer el final de la arrojada romana protagonista!
En el próximo post... ya veremos.
Ahora en serio, Isabel: me fascinan tus escritos.
Un beso!

Isabel Romana dijo...

Hola xixe: Casi te diría que ha de ser al contrario, me siento muy agradecida por vuestras visitas y constantes palabras de ánimo. Con lectores así, se centuplican mis deseos de superarme.
Respecto a la historia de Roma, te diré que quizá no soy la persona más indicada para recomendarte una lectura como la que sugieres. He bebido de muchas fuentes (y no siempre de manera ordenada), con el interés puesto en buscar noticias sobre mujeres y alcanzar una comprensión global de la sociedad romana. Así que he leido a Mommsem, cuya Historia de Roma dicen que es una obra insuperada como conjunto, aunque se haya avanzado en algunas parcelas,y todo lo que ha caído en mis manos.
Sin embargo, puedo sugerirte al menos dos personas que te pueden aconsejar al respecto con más autoridad que yo, y creo que te responderán encantadas: edem y caboblanco, ambos amigos de este blog y cuyos comentarios encontrarás en esta misma página. Si te interesa algún libro que, con carácter general, hable de la sociedad romana, su mentalidad y sus costumbres durante la república. te diré que a mí me fascina por su intensidad y belleza "El ciudadano romano durante la república" de Florence Dupont, dentro de una serie de Vida y costumbres en la Historia. Está editado por Javier Vergara Editor, S.A.
En fin, xixe, espero que mi respuesta te resulte de utilidad. Gracias por tu visita. En cuanto acabe de responderte, meto la siguiente y última entrega de Claudia. Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola almena: no has pillado el post final por cuestión de segundos...Y tienes razón, esta Claudia era muy arrojada. En general, las mujeres romanas eran muy especiales, o al menos eso me parece a mí. Te veo en tu blog. Besos.

EL HIPPIE VIEJO dijo...

ISABEL

SOLO RESPIRO FÚTBOL .
TE PIDO PERDÓN Y
TE AGRADEZCO .
BUEN DOMINGO .

ADAL

SHALOM

Isabel Romana dijo...

No tienes que disculparte, querido hippie viejo, porque es natural que respires fútbol cuando estamos todos metidos en una gran pelota...ya tendremos tiempo más adelante de charlar. Shalom.