miércoles, julio 23, 2008

CONDICIÓN DE LOS POETAS

"Nunca hubo un espacio digno en la tradición republicana para los poetas. La sensibilidad romana, sin duda algo zafia, no consideraba la poesía una ocupación honesta. En la época de Catón, el ciudadano, macho dominante y protagonista en la vida política de la ciudad, habría sido mal visto de haberse dedicado a escribir versos. La poesía llegó a Roma cuando empezaba a desarrollarse la literatura, a finales de la conquista de Italia, o sea, muy tarde. Los hombres de letras eran esclavos que los grandes señores acogían en su séquito para que les entretuvieran cantándoles sus alabanzas. No hubo ningún escritor que, en un principio, no hubiera sido de condición servil, y era señal de buen gusto, para imitar a los monarcas helenísticos sometidos por Roma, entretener a los invitados, durante y después de la cena, con unos versos recitados por el esclavo poeta, las bufonadas del esclavo juglar y la música del esclavo flautista. Pero, poco a poco, y gracias al helenismo, algunos importantes ciudadanos intentaron componer versos; (...) En el siglo I a. C. el poeta seguía formando parte de las propiedades de un noble. Por otro lado, no podía vivir de no ser mantenido y apoyado por un rico que le ayudara a publicar sus obras. Por eso formaba parte de un cenáculo, de una "yeguada" y no gozaba de ninguna libertad real: el clientelismo literario estaba sometido a las mismas normas que el clientelismo político."


Jean Nöel ROBERT. "Eros romano. Sexo y moral en la Roma antigua"

*Detalle de pintura mural en Pompeya.

Tags: , ,

27 comentarios:

Charles de Batz dijo...

Es muy interesante la reflexión que propone tu texto, Isabel. Para mí que en aquella sociedad en continua evolución, tan pragmática y gregaria, era poco el lugar que había para las letras. Realmente consideraban que no era aquello lo que les hacía grandes, sino sus conquistas, sus obras de ingenieria, su ordenación legal, etc...

Sólo en épocas como la del Renacimiento, o del siglo XIX, por ejemplo, es cuando existe una clase acomodada que socialmente considera que ya ha dado todo de si, cuando se comienza a despertar el interes por las artes, por su mecenazgo, con el objeto de añadir un punto más de prestigio a quienes lo subvencionan y esto revierte en el propio artista que gana en consideración y engrosa su bolsa.

Perdona por esta floja reflexión. Por supuesto, sigue siendo un placer visitarte.

Salud

Isabel dijo...

Parece mentira que una sociedad tan adelantada no tuviera mayor respeto y lugar para las letras, para la poesía. Se aprende tanto pasando por aquí... besitos.

brujo don carlos dijo...

No sé si soy algo pesimista, pero yo diría que hoy los poetas tienen una consideración más parecida a la de la antigua Roma que a la del Renacimiento. Y hago extensiva la observación a los intelectuales en general.

Betty B. dijo...

Qué frases tan contundentes las de este autor: “La sensibilidad romana (…) no consideraba la poesía una ocupación honesta”, “los hombres de letras eran esclavos” y “no hubo ningún escritor que, en un principio, no hubiera sido de condición servil”. Ese formar parte de una “yeguada”, incompatible con la libertad, y la comparación del clientelismo literario con el político, producen una cierta tristeza. Pero Roma tenía sus prioridades y sus motivos para tenerlas.
También soy algo pesimista, como el brujo don carlos. El lugar social de las letras es siempre un poco pantanoso; su auténtico lugar, al fin y al cabo la sensibilidad y la inteligencia, está constantemente asediado por el pragmatismo más zafio, pero supongo que se las arregla para existir, como entonces, de alguna manera.
Un saludo, Isabel.

SUSANA dijo...

Qué notable lo que nos cuentas en este artículo, Isabel!

Claramente la rusticidad de ese pueblo duro, se manifestaba en estos detalles. Y qué tristeza someter el arte a las "mismas normas que el clientelismo político"

Me trajiste a la memoria al escritor-poeta argentino Jorge Luis Borges, cuando aseguraba en más o menos estas palabras "No prostituíamos nuestro trabajo, porque por aquellos tiempos, nadie compraba nuestra prostitución"

Claro, a él le tocó vivir en otro momento de la historia.

No todos los climas han sido favorables a los poetas y me arriesgaría a decirte, que tampoco los actuales. Aunque afortunadamente existen cultores decididos a preservar este arte contra viento y marea. Enhorabuena!

Gracias por este precioso post, que tantas reflexiones trae!

Mi enorme cariño para Vos, Isabel!
Espero que descanses y te mimes mucho en estos días!

Natasha dijo...

...me parece un artículo que con mucho tino y reflexión pone el dedo en la llaga... ¡y cómo duele!

Saludos querida Isa, muy acertadas tus apreciaciones con respecto a la cultura romana... y bueno, no es para menos jejeje, va un abrazo para ti

Naty

Víctor González dijo...

No ves Isabel cierta anlogía entre ese pasado y éste presente en una parte del elenco "escritoril"?
Beso creativo.

Vailima dijo...

Estoy de acuerdo con esa similitud y veo en la actitud de la adolescencia esa zafiedad que hace a uno burlarse de cualquier cosa mezclando churras con merinas.
Esperanza.
un abrazo

Mª. Antonia Moreno dijo...

Bien, hay qeu tener esperanza, como dice vailima. Hay jóvenes y jóvenes, por otro lado, la adolescencia es el germen de la poesía, uno escribe porque no se siente bien con uno mismo, con lo que le rodea... o ha descubierto algo maravilloso que quiere compartir, o algo que denunciar... no hay que perder la esperanza.
un beso.

MaleNa dijo...

Eran épocas extrañas, la vida por un mecenas.
Suerte que existió un César Augusto rescatando el arte todo.

Romana querida cada día que pasa venero más tus letras y lo que ello conlleva para el alma.

Te abrazo fuerte, tanto como siempre.


MaLena


MaLena.

Lady Zurikat dijo...

O sea que nada cambia...

fgiucich dijo...

Un libro muy interesante que tuve la suerte de leerlo. Abrazos.

GABU dijo...

Nunca hubiese creìdo que ser poeta en ROMA fuese mal visto en ningùn momento...

P.D.:¿Tanto prejuicio provocaba ser poeta?
El hermetismo de las palabras màs sublimes cohartado en la antigua ROMA,me sorprende!!!

Pero con vos amiga mìa aprender siempre es un placer!!!!

MIS ENORMES BESAZOS PARA VOS ISABEL :)

Isabel Romana dijo...

Hola charles de batz, tus reflexiones son acertadas y siempre bienvenidas, más todavía cuando te creía ausente de la blogosfera...Efectivamente, los romanos estaban en otras cosas, no en los textos escritos, aunque hay escritores, anticuaristas, comediógrafos, etc. en épocas anteriores. De todos modos, ¿No tienes la impresión de que, en muchas épocas, la poésía ha sido vista como algo fútil? Un beso enorme.

Hola isabel, el texto se refiere a la época republicana, antes de la llegada del imperio, a finales del siglo I a.C. Era un pueblo de campesinos y pastores, no muy refinado. Es el contacto con Grecia y los pueblos de oriente el que los va despertando. Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola brujo don carlos, estoy completamente de acuerdo contigo. Y aún podríamos precisar mas: porque el aprecio de la poesía y otras manifestaciones de la cultura ha sido, en general, por parte de las élites. Hoy creo que no se aprecia ni siquiera en ese nivel. Besitos.

Hola betty b., creo que las sociedades se van desarrollando a su manera y sus prioridades se fijan según cual es ese desarrollo. Quiero decir que el romano, como los demás pueblos de la antigüedad, era un pueblo guerrero y con una intensa actividad política que tenía dos focos importantes: el foro y gobierno de la ciudad y sus territorios, y el ámbito de la guerra y el prestigio militar. Cuando el honor de una familia, su prestigio, etc. están siempre, invariablemente, en el servicio público y, por tanto, en la carrera pública, el espacio para otras actividades es muy pequeño, prácticamente nulo. No obstante, tenemos ejemplos de grandes hombres que descollaron en la carrera política y en las letras: Julio César, Cicerón y otros.
En cuanto a ese asedio a las letras, no puedo sino darte la razón y sumarme a tu esperanza, porque en definitiva, hay que resistir. Saludos cordiales.

Isabel Romana dijo...

Hola susana, desde luego las cosas han cambiado con los siglos, pero no necesariamente han mejorado. Ese clientelismo sigue existiendo hoy, aunque disfrazado. ¿Cuántos autores escriben "a la carta", al oportunismo de los acontecimientos, a la estela de los best sellers, etc? ¿Crees que no siguen existiendo "negros" (y con ello me refiero a personas que escriben para que firmen las obras otras personas con más renombre)? etc. etc. No es mi intención atacar a quienes hacen eso, porque probablemente tengan necesidad de hacerlo, sino que señalo el hecho. En fin, estos antiguos nos dan continuamente material para pensar. Un abrazo enorme, querida Susana.

Isabel Romana dijo...

Hola natasha, ese dedo duele porque la llaga está abierta. Todos sufrimos hoy pequeñas esclavitudes. Besitos, guapa.

Hola victor gonzález, desde luego que hay afinidades. Quizá la diferencia es que algunos consiguen hacerse ricos (aunque no más libres). Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola vailima, tengo la impresión de que muchos bloggeros formamos una "colla" (en lengua valenciana, grupo o equipo de trabajo manual) de esperanzados. Ahí reside sobre todo esa confianza en el presente y en el porvenir. Besos y felices vacaciones.

Hola mª antonia moreno, a veces creo que quien pasa por la adolescencia sin haber intentado escribir siquiera un verso, se ha perdido algo grande. Espero que esa experiencia les reporte beneficios al madurar. Besitos.

Isabel Romana dijo...

Hola malena, es muy difícil para nosotros imaginarnos cómo sería la vida en esas épocas, lo más que podemos hacer es tratar de aproximarnos. Tener un mecenas significaba disfrutar de la posibilidad de desarrollar un arte. Ninguno somos completamente libres. Es un asunto complejo. Besitos, querida amiga.

Hola lady zurikat, quizá haya cambiado el que actualmente podamos elegir. Nosotros mismos, estamos haciendo uso de esa facultad, escribimos en internet lo que queremos, cuando queremos, como queremos... Un beso enorme, enorme.

Isabel Romana dijo...

Hola fgiucich, desde luego es un libro interesantísimo. Y creo que arroja mucha luz. Besitos.

Hola gabu, tengo la impresión que, desde siempre, eso de "juntar letras" ha parecido un pasatiempo de vagos/as y desaprovechados de la vida. ¿Qué beneficios reporta? ¿quién vive holgadamente de eso? A veces creo que tenemos una visión muy romántica de la actividad creativa, y en cambio, es social, económica y psicológicamente, bastante dura ¿no crees? Un abrazote enorme, porque nosotr@s a pesar de todo, seguimos...

BETTINA PERRONI dijo...

Adoro los extractos de buena literatura que nos educan y nos muestran una vida de aquellos tiempos un poquito mas real a la que imaginamos.

Yo, nunca lo hubiera visto desde esa perspectiva y... mira que adoro a Dante Alighieri, pero claro... solo hay que estudiar la linea del tiempo aunque se me hace tan extraordinario ya que considero a Italia como la cuna de las nobles palabras... por alguna razón.

te abrazo :)

Birdelo dijo...

Hola.,

Que mal que en este tiempo no se apreciase la letra. Esas gentes eran muy raras en aquellos tiempos.

Los ricos con su propia ambicion solo pensaban por ellos y no por los demas y sus gustos eran como que medio raros.

Muchas gracia por esta importante nota, en tu excelente y bien formada agenda.

Yo en realidad si creia que los poetas toda la vida tenian como se dice; su plato a parte...

Birdelo dijo...

Ahhh.,

Se me olvidaba decirte, que te voy agregar a mis paginas amigas, claro si quieres?.

Claro, ya me avisas por uno de mis blogs.

Saludos calurosos desde acá!.

alida dijo...

Isabel, excelente texto, aprendí muchas cosas nuevas hoy amiga y el fresco de Pompeya es bellísimo
Besos

Raúl dijo...

No es descabellado pensar que hoy en día, en la época consumista y globalizada en la que nos movemos, el poeta sigue teniendo parte de bufón.

Gab dijo...

Hola Isabel tanto tiempo. Yo vuelvo desp de 6 meses a Mis a Jour.
Al fin te encuentro desde otro blog, te había perdido de vista, ahora vengo a llevarte a mi blog.
Es una exquisitez el contenido de tu espacio, como siempre.

Un beso

Rosa Silverio dijo...

Y pensar, amiga mía, querida Isabel, que todavía ese clientelismo literario existe.

Una pena porque eso impide que el artista sea verdaderamente independiente y muchas veces termina escribiendo lo que otros quieren leer y no lo que realmente él quiere escribir. Y también termina dejando de escribir de aquello que él no quisiera obviar, que quisiera denunciar...

Por suerte no se da en todos los casos.

Qué interesante esta entrada.