lunes, febrero 16, 2009

CORINA DEDICA SU VICTORIA A VENUS


Hoy es el día, madre Venus, que tanto había esperado. Hoy los brazos de mi amado me han estrechado contra su pecho y, mientras la calidez de su aliento y la miel de sus palabras acariciaban mi oído, se ha desvanecido en mí todo pudor. Mi deseo ha estallado con júbilo; me he entregado sin reservas a sus alegres arrebatos. Ah, qué experiencia embriagadora. ¡Así que esto era el amor, éste el elixir con el que unta sus flechas tu hijo Cupido! ¡Dulce veneno…! Vencidos por un tormento tan delicioso, hemos yacido juntos hasta el amanecer. Tuya es, madre Venus, mi victoria. A ti la consagro en silencio.


* Giovanni da Udine. Amantes. Logias de Rafael en el Vaticano. Roma.
**Campo de iris.



41 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Ya veis, queridos amigos, qué discreta es Corina. Ella no pregona su victoria - porque es suya - a los cuatro vientos, como hace su amante. Y es que a ningún hombre le aprovecha conquistar a una mujer si no puede contarlo al mundo entero. ¡Y luego dicen que las charlatanas e imprudentes somos nosotras...! Empiezo a recobrar la normalidad. Besitos.

Cornelivs dijo...

Bella oración la que Corina hace a la diosa madre, Venus. Sencilla pero profunda, y muy discreta.

Bien por Corina. Y bravo por este post.

Un abrazo!

Prometeo dijo...

Saludos Isabel. Así es la fama.

Besos

Moony-A media luz dijo...

Es que, las mujeres somos diferentes a los hombres. Mientras su amante se las estaba dando de conquistador con sus amigos, ella, dejaba suspiros en la piel de Venus.

Hermoso, Isabel.

Un beso grande.

Pedro dijo...

Doble victoria para Corina, y doble será también mi aplauso, uno para ella y otro para ti, por deleitarnos con tan bellos relatos.

Un beso.

isis de la noche dijo...

...consagrar la victoria del amor a los dioses...

Qué bello!!!!

¿Y para qué gritárselo al mundo si se ha enviado al amor a brillar en los cielos? Los dioses deben sentirse complacidos cuando nos ven a los mortales sentirnos tan dichosos en nuestro pequeño mundo, disfrutando de los dones que nos vienen del cielo ;)

qué bello relato.. me ha inspirado a consagrar mi amor también ;)

un beso, amiga..

Elèna Casero dijo...

Muy bueno y muy tierno.
Un relato muy bello.

daalla dijo...

Bravo por Corina y por su liberación.
Te superas en cada fragmento, Isabel.
Un abrazo.

marisa dijo...

Maravillosa esa Corina ofreciendo su conquista en silencio, y guardando en su corazón la excelencias del amor.Un abrazo Isabel

La pistola de Larra dijo...

Dulzura la del primer amor, qué bonito, Isabel, que no caiga en el olvido.

UN beso amoroso de contagio

SUSANA dijo...

Preciosas letras!

Sin dudas, la mujer en general, vivió y vive en forma instrospectiva el acto amoroso.

Es exquisita la entrega a Venus de su momento glorioso.

Gracias Isa Querida, ha sido un placer!

Mi siempre Abrazo para Vos!

Selma dijo...

esperabamos la versión de Corina, y no nos ha dfraudado!! Maravilloso relato.. lleno se sobreentendidos.... hasta el amanecer....
Las mujeres somos muy, pero que muy discretas...

Besos, muchos IsaBELLA..

lys dijo...

Pues si, en la discreción en el amor nos diferenciamos. Es casi sublime esta entrega de Corina.

Gracias Isabel.

cieloazzul dijo...

Que sublime... que exquisita ella...
quien como corina.. insisto...
besos querida amiga:)

El llano Galvín dijo...

Vaya calidad la de tus textos! Enhorabuena y gracias por compartirlos. Un beso!!!

mizo dijo...

Ni todos los hombres proclaman sus conquistas a los cuatro vientos, ni todas las mujeres consagran sus victorias a las diosas.
Pero aquí veo una mujer saboreando consigo misma el triunfo de conseguir la felicidad en el desenlace final, en la entrega que implica alcanzar la cima del amor.
Paseis buen día.

Soledad Sánchez M. dijo...

Un bello fragmento, que pone de manifiesto la discreción de Corina, en contraposición a Ovidio (ver tu anterior post).

Comparto con Mizo el que -afortunadamente- no todos los hombres pregonan su conquistas... y que también no todas las mujeres las guardan en su corazón.

Siempre un placer leerte, Isabel.

Un beso.

Soledad.

Goathemala dijo...

"¡Dulce veneno…!" Gran oxímoron. Bellísimo texto de agradecimiento por lo que resulta tan difícil de definir, el amor. Quevedo, intentando definirlo, haciendo gala del uso de esa figura, escribió:

"Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado. "

Abrazos.

Irene Adler dijo...

Qué delicia de post : )
Abrazos amiga

El Bosque Olvidado dijo...

Señora, háme gustado harto la invocac`´on a Venus de Corina, asì como el comentario sobre vos que figuraen vuestro perfil. A mi me sucede lo mismo. Es el momento mas feliz del dia el que dedico a escribir.
Os felicito por tan encantador blog. Se huele el amor y losconocimientos con que està amasado.
En cuanto a vuetra pregunta sobre el Monasterio del Encinar, es ficticio señora, que no es real " only exist in my mind", parafraseando a la anciana Rose de Witt Bukater en Titanic, cuando habla de Jack Dawson.
Os dejo mi afecto y miadmiraciòn
Doña Guiomar de Ulloa

M@riel dijo...

Me encanta esta serie de posts en referencia a los amores de Corina y Ovidio... lo cierto es que me decanto por aquellos narrados desde la boca de la primera. Enhorabuena.
Besitos.

fgiucich dijo...

Un texto que alegra el corazòn. Realmente, muy bello. Abrazos.

Antiqva dijo...

Mujeres, dioses, Amor... Bellisima conjuncion...

Ah, que tiempos aquellos

Un abrazo, amiga

Antonio Serrano Cueto dijo...

El amor como tormento,el acto sexual como batalla ("rixae amoris") y la victoria ofrendada en discreto silencio. No podría ser más ovidiano este rincón. Un abrazo.
(Aunque no siempre deje un comentario, te visito a menudo).

Javi dijo...

Muy inteligente era Corina, un relato muy bello, Isabel, eres un pozo de sabiduria.

Mega dijo...

Qué precioso ese querer formular con palabras la rendición amorosa de Corina... Me parece un texto bellísimo.
Un beso

Kurtz dijo...

Como siempre, me ha gustado.
Gracias por estos relatos.
Besitos.

GABU dijo...

Perfecta la postura silenciosa de CORINA,en su vìctoria tambièn radica su fuerza...

P.D.:Y que sensaciòn tan embriagadora leer anque escuchar la palabra CUPIDO,uno se estremece al saberse bajo su influencia!! :)

BESITOS DE ROCÌO AMIGA QUERIDA ♣

Ludwig dijo...

Si tengo que elegir, me quedo con la "victoria" de Corina.
¡Que hermoso es el texto!.

M.A. dijo...

Bellísimo texto. Me ha recordado, en u registro más juvenil y triunfal, la memoria del viejo Ovidio en "Dios ha nacido en el exilio" (Vintila Horia) que leí el año pasado. En tu texto el fuego escondido; en el de Horia, las cenizas llvadas por el viento de la Dacia.
¡Cuanta belleza entre las letras!

krisish dijo...

Un contraste genial. Corina y Ovidio se complementan perfectamente.

Un abrazo

La Gata Coqueta dijo...

Una vez más un placer leerte y saborear las mieles que los demás proclamada, cuando debian estar callados y a la larga se sacaria más..

Un abrazo de mi para ti.

Y que disfrutes de una feliz semana.

Armida Leticia dijo...

El amor es una experiencia embriagadora...¡¡Oh si...!!

Saludos desde México.

unjubilado dijo...

Isabel, con respecto a tu primer comentario, me ha recordado una diferencia de pareceres.
La pregunta que nos hicimos era:
Acostarse con la mujer mas bella del mundo pero sin poder decir nada, o decir que te habías acostado con ella (con su permiso) aunque no la hubieras tocado.
Los jóvenes optaron por la primera contestación, los mayores de 50 años por la segunda.
Un abrazo

Mª. Antonia Moreno dijo...

Querida Isabel, creo que los seres humanos somos tan previsibles... es aquello del torero y la actriz (no sé si leyenda o realidad). Él corrió a contarlo, porque ese era uno de los placeres de la conquista...

Un beso y bienvenida a la normalidad.

XAVS dijo...

Un texto precioso, francamente conmovedor Isabel, de verdad...
Besos,
X

Colo dijo...

HOla! Llegue a tu espacio y me quede largo rato porque me encantó!

Seguire pasando!

Un beso

Mar Romera dijo...

A los hombres siempre les ha gustado más eso de presumir de conquistas... nosotras somos más discretas.

Mil saludos,

Webmaster dijo...

Aqui hemos estado leyéndote de nuevo...

Saludos

Penélope dijo...

No me extraña que esté tan contenta, pues no hay nada mejor que compartir el amor con tu amor.
:D
Y tienes razón, parece que a los hombres les pone eso de contar sus triunfos amorosos....cachis, si es que...
jajaja!


Un beso


P

Ana dijo...

En Roma sí sabían lo que era disfrutar de los grandes placeres. De hecho, es por eso que tenían los baños y los saunas, porque habían visto la reacción que tenía la piel, las circulación, la mente al estar bajo mucho calor y flotando en el agua. Hoy en día, se descubrieron muchas más cosas y propiedades del tipo de agua termal, pero demuestra que ellos tenían ya gran sabiduría con lo escasos que eran los conocimientos en su tiempo. Si vas a las termas de Victoria, hay toda una explicación, primero de lo bueno que tienen, y segundo de la historia de las mismas, y cómo la humanidad empezó a aprovechar esta ofrenda natural. Es muy interesante, si pueden, leanlo!