jueves, abril 23, 2009

PROMESA DE AMOR ETERNO

A Soledad Sánchez M. y a Antonio Martín Ortíz



La luz del mediodía destellaba sobre las ondas del lago. De vez en cuando una perca se deslizaba cerca de la orilla y producía un leve chapoteo respondido por un coro de gorriones. No se veía ni un solo cuervo de los muchos que anidaban allí. Al menos, no los veía Baucis. Llevaba rato sentada al sol en el único poyo de madera que había junto a la puerta de su choza, con la espalda y la cabeza apoyadas en la pared. Cerró los ojos y aguzó el oído. A pocos pasos se oía el frotar de un manojo de ramas contra el suelo de mármol del templo de Júpiter. Ras… ras… ras... Un ruido lento, porque Filemón era tan viejo como ella y le quedaban pocas fuerzas. Eso era lo único que perturbaba la felicidad de Baucis: pensar que pronto la muerte los separaría. Una idea casi insoportable para quienes se amaban intensamente desde hacía más de seis décadas.

- Sé lo que estás pensando – dijo Filemón, sentándose al lado suyo. Baucis ladeó graciosamente la cabeza para apoyarla en la de él e hizo un gesto de asentimiento.

- ¿Se acordará Júpiter de cumplir la promesa que nos hizo? – respondió. – Somos tan insignificantes… Me da miedo que la haya olvidado. O que, sin darnos cuenta, lo hayamos ofendido y ahora no la quiera cumplir. Ya viste lo severo que fue al castigar a nuestros vecinos. Y espero que no se irrite si llegan a sus oídos mis palabras.

- Vamos, vamos, Baucis, no pienses eso. Y además, no es asunto de los mortales el juzgar a los dioses. Y menos aún nosotros, que hemos sido tan favorecidos por ellos. Aunque a decir verdad, ¿qué ser, divino o humano, no hubiera premiado tu generosidad y tu dulzura?

- No me des méritos que no me corresponden, Filemón – protestó Baucis con una sonrisa – porque fuiste tú quien trajiste a nuestra choza a aquellos dos desconocidos. ¡Qué pena daban…! Parecían aún más pobres que nosotros ¿te acuerdas? con los vestidos raídos, los pies en carne viva y aquellas caras de hambre…

- Y de desesperación, pobrecillos. Imagínate, ir casa por casa pidiendo ayuda y que nadie les brindase ni un poco de agua… – añadió Filemón.

- Apenas los hiciste entrar, me dejaste con ellos y te fuiste corriendo al huerto a traer nabos y lechugas. ¡Cada vez que pienso que estuve a solas durante un buen rato con el mismísimo Júpiter y con Mercurio, me entran temblores…! De haberlo sabido cuando cruzaron el umbral, creo que me hubiera desmayado.

Filemón le pasó el brazo por los hombros y la apretó suavemente.

- ¿Sabes, querida esposa, que somos los mortales más afortunados? Más pobres que las ratas y más dichosos que nadie a quien hayamos conocido jamás. Amarte y ser tu esposo es lo más maravilloso de mi vida. Sí, hemos tenido mucha suerte.

- Y después de nosotros, quien más suerte tuvo fue la oca – dijo Baucis dando golpecitos con el índice en el pecho de Filemón, que no pudo reprimir la risa. Le embelesaban las bromas y el buen humor de ella.– ¡Yo toda apurada tratando de sacarla de entre las piernas de los dioses, sin saber que eran dioses, para echarla al puchero, y ella escabulléndose de mí pero sin separarse ni un ápice de ellos! Ya lo creo que tuvo suerte. Cuando intercedieron por ella y me pidieron que no la sacrificase, recibió de los dioses el regaló de una vida larga. Porque claro, si el propio Júpiter había renunciado a comérsela, ¿cómo nos la íbamos a comer nosotros, aunque estuviéramos muertos de hambre? Debe ser la única oca en el mundo que murió de vieja.
Los ancianos rieron con ganas y luego callaron. No podían seguir bromeando al recordar lo que ocurrió después. Habían preparado a toda prisa la mesa con los pocos y pobres alimentos de que disponían y disfrutaron viendo con cuánta alegría y apetito los engullían los forasteros. Una vez terminada la comida, los invitados se dieron a conocer: no eran unos vagabundos como hacía creer su apariencia, sino los dioses Júpiter y Mercurio. Para Baucis y Filemón fue un momento terrible, porque al estupor que les produjo esa revelación se unió otra noticia que los dejó helados: Júpiter había decidido castigar a ese pueblo cruel que le había cerrado las puertas. Y así, sin darles tiempo a reaccionar, les pidió que lo siguieran y emprendieron una caminata para subir a un cerro. Al llegar a lo alto, hombres y dioses se detuvieron y se volvieron para mirar el valle que habían dejado atrás.


¡Qué dolor tan agudo sintieron al ver que el valle ya no existía y que aquella hondonada donde se levantaban las casas de sus vecinos, los campos de cultivo, los pastos y los corrales, había quedado sepultada por las aguas de un lago! La miserable choza en la que habían vivido hasta entonces se había transformado en un templo de mármol de altísimas columnas que se reflejaban en el agua transparente. Entonces, Júpiter los miró con ojos penetrantes y les manifestó su voluntad de premiarlos concediéndoles sus deseos. Baucis y Filemón se miraron y apenas cruzaron entre ellos unas palabras antes de dar su respuesta. Pidieron al padre Júpiter dos cosas: una, seguir viviendo allí y dedicarse al cuidado del templo; la otra, la más importante, morir los dos a la vez.

- ¿Crees que Júpiter cumplirá su palabra? – insistió Baucis. Su voz sonaba cansada.

- ¿Sabes de algún dios que haya dejado de cumplirla? – respondió su marido. – Hummmm… Tengo mucho sueño, querida mía. Barrer el templo me ha dejado exhausto.

- Y hace un calorcillo tan agradable … Dame la mano, Filemón.

Unieron sus manos arrugadas y entornaron los párpados. Los pliegues que surcaban sus rostros se hicieron más profundos y sus cuellos adquirieron un aspecto leñoso. Baucis abrió los ojos un momento. Los dedos que Filemón y ella tenían entrelazados habían empezado a crecer, se alargaban hacia el cielo cubriéndose de brotes y se multiplicaban en nuevas ramas. Vio que las orejas de su amado se volvían finas y puntiagudas como las hojas del roble. Quiso tocarse ella misma el rostro con la otra mano, pero no pudo moverla. Y al notar que sus pies echaban raíces y se enlazaban bajo la tierra con las raíces de Filemón, comprendió que Júpiter estaba cumpliendo su promesa.


NOTA 1: Este texto está inspirado en una fábula relatada por el poeta Ovidio en su obra Metamorfosis. De Antonio Martín Ortiz surgió la idea de hacer entre él, Soledad Sánchez M. y yo misma un trabajo conjunto, presentando el texto antiguo, una poesía y la recreación del mito mediante el texto actual que habéis leído. Así que podéis disfrutar del texto de Ovidio en el blog de Antonio Martín Ortíz, y del poema inspirado en esta misma historia en el blog de Soledad Sánchez M . Esperamos que lo disfrutéis.

NOTA 2: Antonio Martín Ortiz me informa que Ovidio utiliza para referirse al árbol la palabra “quercus”, que debería traducirse por “encina” y no por “roble”. Esta observación tiene más interés si cabe teniendo en cuenta que la encina era el árbol de Júpiter.


*Vista del lago de Villa Borghese, con el templo de Serapis. Roma.
**Detalle de escultura femenina. Museos Capitolinos. Roma.
***Detalle de cabeza masculina. Museos Capitolinos. Roma.
****El dios Mercurio. Jardines de Monforte. Valencia.
*****Detalle del “Moisés” de Miguel Ángel. Iglesia de San Pietro in Víncoli. Roma. Foto de Rafa Lillo.
****** y *******Detalles de dos robles, fotografías gentileza de nuestro amigo Pedro de
La tierra de los árboles

47 comentarios:

Alma dijo...

Un texto precioso que refleja y revela muchas cosas.

Saludos

Soledad Sánchez M. dijo...

Isabel:

Me ha emocionado profundamente este texto. Has sabido describir, con una ternura y belleza inigualables, los sentimientos de esta hermosa pareja que nos ha unido en un tríptico bellísimo -al menos en la parte que a ti y a Antonio Martín Ortiz os corresponde-.
Quiero invitar a todos tus lectores a que se pasen por el blog de Antonio. Ampliarán la historia en las palabras de Ovidio -siempre con los retoques inigualables de Antonio-, y que posteriormente pasen al mío, para leer la interpretación poética de la leyenda.
Estoy muy orgullosa de haber colaborado con vosotros. Espero que repitamos la experiencia -muy valiosa para mí- en otra ocasión.

Un beso, Isabel.

Soledad.

daalla dijo...

Hoy sólo puedo decirte que me he emocionado leyéndote.
Un beso.

El Bosque Olvidado dijo...

Es hermosisimo este texto, su contenido y su redacción.
Está lleno de belleza, emoción y ternura
Doña Guiomar de Ulloa

La Dame Masquée dijo...

Que ternura, madame!
Pero es mucho mas que eso, es como recrea usted aquel mundo, como nos acerca a los detalles, incluso a los sonidos. Hace que nos sintamos alli.

Hoy he disfrutado muchisimo.
Acabara usted convirtiendome en romana!

Bisous

fgiucich dijo...

Un relato imperdible. Tienes el don de regalarnos un texto de seda y terciopelo. Abrazos.

Cando dijo...

Un texto hermoso, que emociona!!
La ternura que sentí al leerlo, me acompañará por el resto del día, gracias!!

Excelente post!!

Saludos!

Marci dijo...

He disfrutado de tu relato y en cuanto pueda, disfrutaré de los enlaces a los que nos invitas.
Que preciosa historia de amor!
Enhorabuena .

bardinda dijo...

Precioso y tierno relato, me ha encantado.

Un saludo

GABU dijo...

Y por què los Dioses han de olvidar a estos dos ancianos que a travès de los tiempos se amaron y respetaron mutuamente???

P.D.:Ojalà,en el poder del amor eterno resida tambièn la sabidurìa de la equidad...

TE DEJO UN SÈQUITO DE BESAZOS MI QUERIDA ISABEL ♥

Ana Trigo dijo...

Querida Isabel,

Preciosa entrada. Para mí la más bonita de todas las que he leído en su blog, y eso que está repleto de textos hermosos.
Un cariñoso saludo :)

fab - golem dijo...

Hacía tiempo que no sentía ese escalofrío especial que producen algunos textos bellísimos. Gracias por la historia, Isabel. Sólo te puedo decir que hoy se la he regalado a mi mujer, y que los dos nos podríamos identificar, sin duda, con esa pareja. Que hermoso morir así, juntos, transformados en árbol, roble, o tal vez cerezo,....

Besos

Irene Adler dijo...

Precioso post
Tienes un premio en mi blog, pásate.
Un abrazo, amiga.

brujodoncarlos dijo...

Un relato especialmente bello

Besos

Cornelivs dijo...

Que te puedo decir hoy Isabel...?

¡¡¡Lo he imprimido...!!!

Un enorme abrazo...!

cieloazzul dijo...

Que belleza, que manera más sublime de expresar el amor, aquel deseo de permanecer con el ser amado hasta el ultimo aliento y a través del día a día...
magnifico amiga mia!
como siempre!!
besos!!

M.A. dijo...

Tu mirada sobre Filemón y Baucis acrecienta mi cariño por esos seres leñosos, lentos y encantado(res) llamados árboles.
Un beso y un anuncio: voy este fin de semana a Valencia. ¿Podríamos vernos? Sería bonito conocerte.

Lala dijo...

Me ha encantado. Todo. La forma y el contenido. Es una historia preciosa, tierna y amorosa. Y qué quieres que te diga, esas cosas me pueden!


Un beso



Lala

Marcela dijo...

Hermosísimo.
Fue un pedido hermoso a los dioses y me alegro de que se los hayan concedido.
Besos.

carmen dijo...

Solo a quien amas le puedes decir: Tú no moriras. Filemón y Baucis se amaban para vivir en la tierra y para no morir en el cielo. Juntos.

Dilman dijo...

Isabel!!! Paso a felicitarte por tan expléndido y esperado trabajo. Tu relato está lleno de frescura, entusiasmo, misterio, y la amorosidad se irradia con intensidad. Este trabajo es saludable para todos, y ojalá los escritores que apenas se inician se aficionen a la mitología, pues es una fuente ilimitada para enriquecer estilo y demás recursos literarios para la lengua hispana.
Espero que la experiencia se repita para el deleite de los que tenemos oportunidad de disfrutarlo.
Muchas gracias Isabel¡¡¡
Un abrazo grande¡¡¡

Gabriela dijo...

Qué texto más hermoso y más sabio. El verdadero amor siempre es la mayor riqueza y el amor largo que llega hasta la muerte es el más preciado de los dones.
Un beso muy sentido.

Goathemala dijo...

Bellísimo texto, como siempre escrito con excelencia. Un ejemplo de amor hasta el límite. No sé que clase de locura será pero alguna vez soñé ser árbol.

Me recordaste dos árboles inmensos que crecieron entrelazados el uno al otro. No eran robles, de haberlo sabido... Da igual, en cualquier caso no encuentro la foto de ellos ahora.

Un fuerte abrazo querida amiga,

Tanhäuser dijo...

Qué regalo tan bonito, Isabel.
Qué bien escribes. Qué privilegio es poder leerte.
Besos admirados

carmencmbejar dijo...

Un relato hermoso en verdad. Y no se nota que lo habeis hecho entre tres personas, porque a veces se aprecian diferencias de estilo.
Un canto a la esperanza, a la madurez pausada y confiada, a la visión tranquila del paso del tiempo, a la reflexión sobre dioses y hombres.
Saludos

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Isabel,

Es todo un placer colaborar contigo y con Soledad. Espero que esta experiencia pueda repetirse en un futuro no lejano. Me ha impactado y me ha impresionado mucho esa capacidad tuya para recrear situaciones y eventos de la vida diaria romana y del mundo de la Mitología. No le falta a tu exposición ni el más mínimo detalle. Cuando te he leído, me parecía estar en la pobre, pero noble y amorosa, casa de Baucis y Filemón. Estaba como viviendo épocas pretéritas, pero, no por pretéritas, menos interesantes y acogedoras que la nuestra. Incluyo me ha remitido a mi niñez, cuando uno esperaba la Navidad para tener una comida especial, hecha con productos no comprados, sino producidos en casa, como diría y dijo Horacio en el “Beatus ille…”.

De verdad, es una maravilla lo que has escrito. Tú tienes, como nadie, la capacidad de acercar el Mundo Clásico a todo el mundo, a quienes entienden algo de ello, y también a quienes puedan ser profanos en la materia. Creo que haces una labor pedagógica de las mejores. Es una delicia leer lo que escribes, cómo lo escribes, y cómo lo adornas con las imágenes más adecuadas.

Alguien de la Sociedad de Estudios Clásicos, o incluso del Ministerio de Educación o de Enseñanza, deberían darte un premio por la labor que haces. Yo pondría tu Blog como asignatura obligatoria para todos los adolescentes que hacen Latín, Griego, o Cultura Clásica en la ESO y en Bachillerato.
Y también para los universitarios. Si, también para ellos. Y para ellas.

Seguiré comentándote más cosas.

Un beso y un abrazo muy cariñosos,

Antonio

SUSANA dijo...

Hoy has puesto nuestros corazones a latir fuerte, Isabel!

Qué texto tan encantador y bien logrado. Incluso tiene hasta el ritmo, la pausa, la tranquilidad, el sosiego de sus personajes.

Coincido con Antonio Martín Ortiz, tu capacidad para acercar, recrear el Mundo Clásico es insuperable. Y sin dudas, tus trabajos deberían ponerse al alcance de los alumnos. Ojalá .

Voy por el texto de Ovidio y el poema de Soledad.

Muchísimas Gracias Amiga, nuevamente, un placer exquisito leerte!

Mi abrazo enorme!

Selma dijo...

¡Cuánta ternura hay en esta historia y en tu forma de redactarla, IsaBELLA, me has dejado impresionada!...

Y tanto realismo pones en tus textos.. Gracias por todo ello, no sólo paseamos por el tiempo, por el paisaje sino por el corazón de todos los actores de tus historias...

Oscula multa, IsaBELLA...

Olga B. dijo...

Preciosa manera de cotarlo todo, Isabel. Y gracias también por ese juego intertextual entre varios autores, nos llevas de la mano a otros sitios por estos caminos que siempre, siempre vuelven a Roma.
Un beso.

Raúl dijo...

Me encantó la narración, Isabel. Esas cuatro o cinco frases iniciales, tan naturalistas, son una introducción genial.
Preciosa historia.

Mega dijo...

¡Qué bellísima recreación del amor transformador y transformado!

Me voy corriendo a leer las dos aportaciones de Antonio y Soledad.
Un abrazo bien grande

elena clásica dijo...

Los personajes literaturizados por Ovidio se hicieron carne con uno de los momentos más intensos, preciosos, delicados, al que nos trasladas: nada menos que lo que sintieron y pensaron Filemon y Baucis cuando ya había acabado la visita de los dioses; y es que ahí empieza la historia de verdad, la que nos conmueve, la que nos altera el ánimo. En los pequeños detalles del diálogo entre los esposos estás bárbara, así, la cotidianeidad, la espontaneidead de sus sentimientos, el miedo de Baucis, bueno... En la descripción de la transformación eres Ovidia del s. XXI. Un emotivo abrazo.

mia dijo...

Después de leerte varias veces decididamente estoy convencida...

No, Júpiter no cumplió su promesa, nos le permitió morir, los entroncó con la tierra y les hizo así perpetuar su amor eternamente....

Que bueno es saber que pedir cuando te ofertan un deseo... :)

Armida Leticia dijo...

Hermoso relato, es un placer, un lujo, visitar sitios como este.

Saludos desde México.

Leodegundia dijo...

Una preciosa entrada que logra, como siempre lo logran las tuyas,enseñar, entretener y poder disfrutar de la belleza de tus relatos.
Un abrazo y buen fin de semana.

El llano Galvín dijo...

Enhorabuena Isabel!!
Me ha gustado mucho tu texto, dar vida a Filemón y Baucis me parece una idea magnífica y más al final de sus días, dándose cuenta de que serán amantes por siempre convertidos en un árbol.
Un beso!!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Isabel,

Te dejo aquí también, en tu espacio, para mayor comodidad tuya, el comentario que te he dejado en el mío.

He tardado algo en contestarte, porque quería hacer un comentario que estuviese a la altura del tuyo.

Realmente ha sido emocionante y emotivo colaborar contigo y con Soledad, cada uno desde sus posibilidades y sus puntos de vista. Todo ha quedado precioso, y eso, cada uno, sin salirse de sus líneas y sus costumbres.

Tu exposición de los momentos finales de esa pareja de enamorados es sencillamente sublime, al tiempo que sencilla y tierna, como lo eran ellos. Creo que tu descripción de esos momentos finales de cariño entre ellos será la que mejor llegará al público, porque en el diálogo que mantienen has reflejado perfectamente la sencillez de ese matrimonio. Tú, como siempre, tan equilibrada y tan atractiva para quien tiene el placer de leerte.

Yo estoy dispuesto y deseoso de repetir la experiencia a trío tan pronto como sea posible: para mí, cuanto antes, mejor.

Veo en el poema de Soledad lo mismo que tú comentas: una explosión de amor que de forma sublime y con noble lenguaje llega al erotismo en el mejor de los sentidos.

Repito: la sencillez de tu relato hace la historia de lo más atractivo. Creo que el orden de lectura adecuado sería: primero el tuyo, porque tu sencillez nos aproxima a la realidad íntima de la pareja; en segundo lugar el mío, porque nos remite a un Ovidio conocedor como nadie de los sentimientos y emociones de los humanos; en tercer lugar, el de Soledad, porque lo sublime y perfecto de su poema hace que haya que tener preparación y capacidad de comprensión suficientes para poder captar todo lo que ella magistralmente insinúa y describe.

Paso ahora a comentarte lo de la traducción. Yo he utilizado la traducción de Antonio Ruiz de Elvira que, a mi entender, es la persona que más sabía (en pasado, porque tuvimos la desgracia de que falleciese el año pasado) en toda España de Mitología Clásica. Está publicada en edición bilingüe por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El primer volumen salió el año 1960 y el tercero unos veinte años después. Quiere ello decir que nuestro traductor dedicó unos veinte años de su vida a hacer esa edición y traducción de Las Metamorfosis, además de ejercer, entre otras cosas, como Catedrático de Filología Latina en varias Universidades.

Es una edición cara, que sólo se encuentra en librerías especializadas, pero está disponible en el mercado. También salió esa misma traducción, sin el texto latino y en edición barata, en la Editorial Bruguera, pero es un libro que hace ya muchos años que está agotado y sólo se puede encontrar en bibliotecas.

Antonio Ruiz de Elvira ha publicado muchos estudios de Mitología en revistas especializadas y hará unos quince años publicó una MITOLOGÍA CLÁSICA en GREDOS que supera en erudición al Diccionario de Pierre Grimal, aunque no es de tan fácil consulta como éste.

Hace unos diez años, dos alumnas avanzadas de Antonio Ruiz de Elvira obtuvieron una beca para pasar dos años en Alemania, becadas para preparar otra traducción de Las Metamorfosis, siguiendo la traducción de su maestro. Hicieron una buena traducción, pero, para mí, sigue siendo mejor la del maestro. Lo bueno que tiene ésa de sus alumnas es que un tercio del libro es introducción y las notas al pie de página son más abundantes que en la del maestro. Esta traducción es muy buena y está disponible a precio módico en la EDITORIAL CÁTEDRA. Creo que es la más útil para personas que no quieran acceder al texto latino.

Como ya advertía Horacio en su “Ars Poetica”, que no procede hacer lo que otros han hecho a la perfección, porque entonces sería aquello del parto de las montañas, yo me he limitado a poner algunos paréntesis donde creía que era necesaria una explicación, para que se entendiese todo, y añadir puntuación, sobre todo “comas, para hacer el relato más pausado y menos pesado.

Lo que pasa es que en Latín con un par de palabras se puede decir lo que en Castellano con cuatro o cinco, y Antonio Ruiz de Elvira ha intentado reflejar al máximo el poema latino sin añadir puntuaciones que en Latín no son necesarias, pero, según mi criterio, en Castellano sí.

¿Cómo iba yo a corregir nada de Antonio Ruiz de Elvira? Jamás se me pasaría por la cabeza: sería un acto excesivamente osado y lleno de arrogancia, además de totalmente improcedente.

Como tú vives en Valencia y ahí también habláis Catalán, puedo decirte que la edición bilingüe de la “Bernat Metge” (Editorial Alpha), aunque tenga ya unos ochenta años, es buenísima también, y, según creo, se encuentra en el mercado, pero con alguna dificultad. Hay que dirigirse a la propia editorial para comprarla.

De otras ediciones que conozco, te puedo asegurar que la traducción de Espasa Calpe (Austral) es malísima.

Si tú quieres disponer de una buena traducción, creo que en tu caso te iría muy bien la de CÁTEDRA.

Que el resto de lectores perdonen la extensión de este comentario, pero me ha parecido que era conveniente que lo hiciese y estoy seguro de que tú vas a quedar muy satisfecha con la información que te he proporcionado.

Un beso y un abrazo cariñosos,

Antonio

Mayte dijo...

Isabel hace mucho que no entraba a tu blog...y volver justo hoy me deja sin aliento...hermosa historia. Los enamorados...sin palabras. Volveré como antes, como siempre.

Un abrazo y bikos.

mizo dijo...

Se me han saltado las lágrimas.
Literalmente.
Besos.

Trenzas dijo...

¡Una preciosidad...! Emotivo y tan bien trabado que parece que estás viendo relucir el amor, los temores, el cansancio...
Me ha encantado y ahora voy a leer los otros dos blogs para completar mi aprendizaje :)
No sé porque no me sale directo este blog, donde se puede comentar.
Voy a mirar que me pasa :(
Un abrazo bien fuerte, mujer romana.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Una vez más mi admiración por tu recreación de este episodio ovidiano. Como latinista te agradezco que hagas público en un blog tan visitado tu amor por la cultura y literatura romanas. Besos.

Isabel Romana dijo...

Gracias a todos por vuestras visitas, queridos amigos. Esta historia de Baucis y Filemón nos ha conmovido a todos y es una satisfacción haberla podido compartir con vosotros. Espero que tanto Antonio Martín Ortiz como Soledad Sánchez M. hayan quedado tan satisfechos como yo de la experiencia y que la volvamos a repetir más adelante. Un abrazo 4enorme a todos.

TICTAC dijo...

Que afortunada colaboracion..nos ha regalado el relato de esta preciosa y conmovedora historia..gracias por compartirla!

Felicitaciones a los tres, y un fuerte abrazo a ti querida Isabel.

Carolina Trinidad dijo...

que hermoso texto Isabel.
Quedé sorprendida.
Muy hermnoso.

ybris dijo...

¿Cómo lo haces, Isabel?
Te leo y no puedo evitar el volver a Ovidio y recordar emocionado sus versos que ya desde hace años, y cada vez más según pasa el tiempo, me han conmovido siempre profundamente:
"...et quoniam concordes egimus annos,
auferat hora duos eadem..."
Y ya que pasamos los años unidos/que la misma hora a los dos nos lleve"
Supongo que es un honor y una satisfación para una escritora enamorada de Roma el saber que sus palabras se colocan a la par que sus amores.

Gracias (también por tus dos enlces).

✈ĘɭĭZ∂™ τσdσs lσs Dεяεcнσs яεsεяvαdσs cσρчяιgнτ dijo...

Que bellas revelaciones encuentro aqui...

Fernando© dijo...

Hermosísima historia de amor que parece una perla literaria, llena de imágenes y rica de cultura. Un gusto leerla, Isabel.

Besos