viernes, mayo 29, 2009

CORINA SE RINDE AL AMOR


Así que esta turbación, el reírme sin motivo y entristecerme de repente; la desazón que se ha instalado en mi pecho y lo oprime y lo expande a su capricho; las noches en vela, el cosquilleo de mi vientre, el deseo irrefrenable de cruzarme en el foro con mi amado; el leer a escondidas sus versos y soñar que los ha escrito para mí; todo eso, según dicen mis amigas, es señal inequívoca de que he sido objeto de tu ataque, niño Cupido.

Bienvenido sea tu dardo untado de inquietud y miel. ¡Temí que tus flechas no me alcanzaran nunca! Has liberado a mi corazón de todas las leyes humanas que lo sujetaban y a partir de ahora sólo a las tuyas se someterá. ¿Y qué, si luego, como dicen, tus flechas tornan la dulzura en hiel ? Nadie dirá que Corina ha muerto sin haber probado el sabor de la vida.


NOTA: Esta es la “respuesta” de Corina a las palabras de Ovidio. Como recordaréis, hay un pequeña serie, etiquetada en la columna de la derecha como “Ovidio y Corina” en la que he ido seleccionando textos de Ovidio de su obra “Amores” y he construido un texto sobre el mismo asunto o episodio para dar voz a Corina. Espero que os guste.


*Cupido. Pintura de Ignacio Pinazo en el Palacio de las Cortes. Valencia.

**Detalle del Triunfo de Galatea. Villa Farnesina. Rafael.

38 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Queridos amigos, quiero pediros una vez más excusas por no responder a cada uno de vuestros comentarios, algo que estimo en mucho. Ante el exceso de trabajo y la necesidad de elegir, prefiero visitaros en vuestras casas y dejar mis comentarios allí. Un abrazo enorme y gracias por vuestra comprensión.

Antiqva dijo...

Amiga, ¿pero existiria realmente Corina?

O seria un mero recurso literario de nuestro amigo...Quien sabe a estas alturas.

Un abrazo, Isabel

La Dame Masquée dijo...

Mas que gustarme, madame. Me apasiona esto que ha escrito. No podrian estar mejor expresadas esas hermosas sensaciones, ese "dardo untado de inquietud y miel".
Si es que es usted genial!

Feliz fin de semana

Bisous

Cornelivs dijo...

Fantastico como siempre amiga Isabel.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Dilman dijo...

Entregarse, rendirse, no resistirse, estar desarmado, desnudo, qué diferente el lenguaje y los actos del amor al de la violencia, al de las leyes humanas que atan y someten al corazón. Crepitar aunque sea un momento en esa explosión de entusiasmo y misterio, bien vale la pena aunque la dulzura se torne en hiel; basta un solo instante para convertirse en un iniciado y ya no dar vuelta atrás. Sorprendente como presentas las vivencias puras de la vida a luz de las interpretaciones de estos hermosos textos. Una talla magistral en un diamante de muchos quilates.
No te preocupes por respuesta alguna ni aquí ni en mi espacio, se lo que es estar saturado de trabajo. Aunque habrás percibido lo bien que me caen tus escritos comentados en mi página, en fin "el que sabe esperar no hace concesiones" y me esforzaré por conservar tu interés que es de gran valor para mí.
Un gran abrazo para una gran intelectual de la cultura hispana.

marisa dijo...

isabel qué hermosa esta serie de cartas a dos voces(Ovidio y tú, je,je9 Un besazo preciosa

fgiucich dijo...

Si, me gustó y mucho. Abrazos.

mia dijo...

Bienvenido sea siempre ese maravilloso dardo... bienvenido incluso cuando nos empeñamos en evitarlo a toda costa, por que nos recuerda que hay cosas, que nunca se deben evitar.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

No está de más que las mujeres también hablen en Roma y escriban, y que lo que escriban sean cartas de amor, como ésta de Corina, aunque, según la opinión más difundida, como bien apunta "Antiqva", esta Corina es una ficción de Ovidio en sus años juveniles, sin que tenga una correspondencial real.

Pero bueno, seguro que había más de una mujer que estaría dispuesta a contestarle sus escritos a Ovidio.
Muy buena iniciativa, amiga Isabel.

Un beso,

Antonio

GABU dijo...

Cuanta contradicciòn se nos instala cuando CUPIDO nos da el GRAN flechazo,eh?!

P.D.:Creo entender perfectamente ahora mis inestables estados de humor...


TE DEJO MUCHOS BESITOS Y MI CARIÑO AMIGA ♣

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...sus flechas son el alma de la vida que se pasa en un instante cuando se hace amor y mas si este perdura para siempre...besos ...jose ramon.

Irene Adler dijo...

^.^ Bello contrapunto a los versos del exquisito Ovidio.

Besos, amiga

Enrique Sabaté dijo...

Me resultan tan atrayentes tus naraciones, tan cargadas de verosimilitud que si no sucedieron tal cual se asemejan a lo que debió ser.

isis de la noche dijo...

Me encantaron estas palabras!!

Ante las leyes del amor, las leyes humanas se esfuman, como tenues sombras ante la potente luz.

Y entonces, el amor solo nos deja una opción: amar :)

Precioso texto..

un abrazo

cieloazzul dijo...

Ay! Corina se rinde a la puntería de cupido y yo me rindo ante la magisdtralidad de tus textos amiga mia!
mil besos!!

Mayte dijo...

Hermoso, Isabel.

Un biko y que disfrutes con serenidad este fin de semana.

concharidaura9 dijo...

Ciertamente muy bonito, Isabel. A pesar de mi resistencia, incita a rendirse a la puntería de cúpido, una vez más.
Buen finde, para todos.
concha r.

Clarice Baricco dijo...

Hace bien Corina, muy bien. Que no le tema al amor. Y como ella dice, quizá después sea hiel, pero mientras tanto, ella acepta los dardos. Hay que tener valor. Y no todos.

Abrazos mi querida.

carmencmbejar dijo...

En estas líneas se define perfectamente lo que es el enamoramiento y las mariposas que cosquillean el estómago al cruzarse con el ser amado.

Saludos

elena clásica dijo...

¡Viva los dardos de inquietud y miel! Como está Cupido últimamente, qué bonita descripción de Corina, ¡y qué fiel! Me quedo con sus palabras maravillosas: Y qué si la dulzura se torna en hiel.
El sabor de la vida, exprimido, sobre todo infalible cuando se pueba el dardo, suscribiendo al gran Lope de Vega:
"quien lo probó lo sabe".
Gustar es poco, requetegustar, estos Cupidillos, ay, ay, ay....

¡Un abrazo enorme!

Antonio Serrano Cueto dijo...

Hermoso Cupido el de Pinazo, y hermosos estos "signa amoris" de Corina. Un abrazo.

Rodolfo N dijo...

Y que belleza ser centro de los dardos de Cupido y deleitarse entre tus letras, amiga
Un beso!

Alyxandria Faderland dijo...

Bueno, esperemos que el trabajo te deje un poco de aire y tiempo para tu pasion: escribir.
Ahora al menos ya estamos tranquilos, los muchachos se han rendido ante sus encantos, y saben que se aman a pesar de los impedimentos legales, y de alguna forma van a arreglarselas, tan bien que 2000 años despues nos enteramos de ello.

Selma dijo...

".. Nadie dirá que Corina ha muerto sin haber probado el sabor de la vida..." ¡Cuan cierto es! Mejor eso que no haberlo vivido...
Precioso texto y que bien lo expresa Corina.. ;-)

Oscula multa, Romana mea..

Máximo Ballester dijo...

Bendito Cupido que hace estas bellas cosas y que vos las escribas tan bien.

Un abrazo.

Antón Abad dijo...

¿Será que Ovidio estaba abrazado a Corina cuando le alcanzó la flecha de Cupido?
Son muy agudas las puntas de las flechas del querubín, y qué embriagador el efecto del dulce veneno.
El amor es como Londres en Agosto; sólo quieren ir quienes nunca estuvieron, o se han olvidado de los inconvenientes tras una larga ausencia.

daalla dijo...

Hace mucho que no me rindo al amor así, pero es delicioso recordar esas sensaciones.
Gracias y un beso, Isabel.

Kurtz dijo...

Como siempre, gran texto, incluso para los que nos hemos vuelto algo escépticos en el tema del amor.

PD: aunque no te comente tan a menudo como antes, aún sigo tus historias romanas.

Besos.

Isabel dijo...

Qué bello es el amor cuando empieza. Qué hermoso es el sentimiento que recorre el alma. Besos.

Lala dijo...

Y yo me alegro por Corina.
No hay nada más triste que pasar por este mundo sin haber conocido al amor, por muchos desastres que traiga a nuestro corazón...


Un beso


Lala

salvadorpliego dijo...

Precioso escrito. Lleno de sentimiento.

Un placer leerte.

Olga B. dijo...

Los "signa amoris" de Corina, qué universales, sustituye foro por una calle de cada barrio y eso, exactamente, es lo que podríamos haber dicho cualquiera de nosotras en el siglo XXI. La enfermedad de amor, o su ataque, cuya única cura está en la rendición:-)
Qué bonita es esa etapa.
Besos, Isabel.

Marci dijo...

Si me ha gustado mucho,sobre todo porque lo he leido con tiempo disfrutando de un domingo por la tarde.Me voy a la derecha a seguir disfrutando de Corina y sus cosquilleos en el estomago.

carmensabes dijo...

Delicada visión del amor sentido por Corina. Qué certera en su expresión, como Cupido con su flecha!!

Perlita dijo...

Muy bonito este texto. Fijo que Corina debió sentir y decir tal y como tú lo cuentas (tan inspirado)
Piensa que es el momento de ser feliz con las flechas de Cupido y..(¡qué verdad es!) tiempo habrá para ver si luego se convierte la miel en hiel.
Tanto tiempo en Valencia y nunca he visto esa pintura de Pinazo. Gracias por presentarla y haré por verla.
Un abrazo.

Soledad Sánchez M. dijo...

Unas sensuales palabras de amor en boca de Corina. Si Ovidio las hubiese recibido, a buen seguro que hubiese reaccionado.

Un beso.

Soledad.

Mega dijo...

Buena reflexión final la que se hace Corina, sí señora.

Un abrazo

TICTAC dijo...

Corina nos representa a todas...tanto anhelado es el flechazo de Cupido y a la vez es tan temido. Pues como reflexiona Corina, no se puede morir sin haber probado el amor!

Besos

Yo tambien ando muy atareada en estos momentos, te entiendo querida amiga. Cuidate.