viernes, mayo 01, 2009

EN EL CAMINO.- DIA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES

Yace aquí un muchacho de la aldea de Contu, situada al sur de la frontera de la provincia de África, muerto mientras se dirigía a Roma. Sus andrajos no le impedían reír a todas horas y jurar que se convertiría en el gladiador más famoso del imperio. Extendía los dedos de las manos para indicar a cuántas mujeres sería capaz de satisfacer en una sola noche y todos nos burlábamos de él, porque era flaco como un palo. Soñaba con conquistar el alma y el corazón de Roma. Sin embargo, ahora debemos dejarlo aquí, al borde del camino, sepultado bajo un montón de piedras, en una tumba sin nombre. Y yo, - ¡oh compañero de fatigas, amigo, hermano! –, yo debo continuar adelante, aún sabiendo que los imperios no tienen alma.


Dedicado a los inmigrantes que vienen a trabajar a los países ricos con la esperanza de construirse una vida mejor y en memoria de todos los que se dejaron la vida en el camino.

*Detalle de pintura mural. Museo Massimo alle Terme. Roma.
**Flores.



47 comentarios:

Marcela dijo...

Los imperios no tienen alma. Pero creo que los caminos, de tanto ver pasar a los esperanzados que buscan una vida mejor, deben llegar a conseguir una.
Hermoso homenaje a los trabajadores.
Un beso grande.

Antiqva dijo...

Amiga, que palabras tan bellas como estremecedoras. Y eso de que los imperios no tienen alma "le llegó a uno al alma", porque es verdad.

Un abrazo, Isabel

ybris dijo...

Descanse en paz el joven africano.
Murió en el camino.
Su victoria fue salir.
Su fracaso no es suyo sino nuestro.

Besos a ti con nuestro homenaje a todos esos valientes.

Mamen* dijo...

...aún sabiendo que los imperios no tienen alma.

Una historia bellísima contada, que refleja la terrible realidad de la inmigración.
Me llama la atención el que no quede en el tintero la algría -hay estudios que lo demuestran- de las personas que provienen de paises con infinitas "carencias" según nuestra cultura occidental.

Me encanta leerte Isabel.

Un abrazo.

Selma dijo...

Emocionante, real y tan actual Relato el tuyo, IsaBELLA..
Gracias por recordar de esta manera a tantos que dejaron su vida y sus sueños por el camino..

Besos mi Romana...

mia dijo...

Debiéramos recordar siempre cuantos montoncitos de piedras como ese han conformado el camino a nuestro actual destino....

Aún así, no me inspira lástima alguna
ese muchacho flaco de tu relato de hoy... fue feliz... feliz... solo no llegó al final, pero si disfrutó cada segundo de su camino... no todos pueden decir igual.

Kurtz dijo...

Hermoso texto, gran homenaje y gran verdad la que esconde la última frase.
Besos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

En el Día Internacional del Trabajo, me cabe recordar que, etimológicamente, “trabajo” procede de “tripalium”, que era un instrumento de tortura en la Edad Media. La concepción del “trabajo” era diferente para el mundo judeo-cristiano y para el mundo clásico.

Dice Virgilio (Geórgicas, I, 145-6):

“Labor omnia uicit
improbus et duris urgens in rebus egestas”

(Todo lo ha vencido el trabajo
ímprobo, y la pobreza que apremia en las condiciones duras)

Dijo Yahveh (Génesis, 3,18-19) con tono amenazador (Casi siempre es amenazador y justiciero el dios del Antiguo Testamento):

“Spinas et tribulos germinabit tibi,
et comedes herbas terrae;
in sudore uultus tui uesceris pane,
donec reuertaris ad humum,
de qua sumptus es,
quia puluis es et in puluerem reuerteris”

(Espinas y abrojos te producirá
y comerás las hierbas de la tierra;
con el sudor de tu frente te alimentarás de pan,
hasta que vuelvas a la tierra,
de la que fuiste formado,
porque eres polvo y al polvo tornarás).

Como podemos observar, el trabajo es para el Antiguo Testamento una maldición, es decir, que se nos impone el trabajo como castigo tras haber sido expulsados del Paraíso. Desaparecido el Paraíso, nuestras acompañantes serán las penurias y el trabajo, si queremos sobrevivir. Es una visión triste y totalmente negativa del trabajo. Deprimente es lo que diríamos ahora.

Visión totalmente opuesta es la que nos da Virgilio. Viene él a decir que con el trabajo podemos superar y sobreponernos a todas las deficiencias y dificultades que comporta nuestra Naturaleza humana. No hay dificultad que se resista al esfuerzo y al trabajo. Es una visión alegre y totalmente positiva del trabajo. Con el trabajo es como si pudiéramos volver al Paraíso, del que habla el Antiguo Testamento, o, lo que es lo mismo, a la Edad de Oro, de la que hablan con mucha frecuencia los textos Clásicos, desde Hesíodo hasta Ovidio, con todos los que la han citado o tenido en cuenta. Eso sí que es una visión positiva de la Existencia de los humanos.

Es, en definitiva, la oposición intrínseca del Mundo Clásico y el Mundo Judeo-Cristiano. Es el Día contrapuesto a la Noche.

Hoy quiero ser, no Romana, porque eso me es imposible, pero sí Romano.

Un beso,

Antonio

Para más detalles, véase:
http://antoniomartnortiz.blogspot.com/2009/02/labor-omnia-vicit-improbvs-todo-lo-ha.html

El Bosque Olvidado dijo...

Que historia tan eterna y tan triste.
La de veces que lamentablemente continua sucediento hoy en dia. Esa barquita podria ser cualquier patera de hoy en dia.
Conmovedor su recuerdo de hoy, lleno de esa ternura que tantas veces se respira por esta pagina.

Bisous, madame Isabel

Diana de Méridor

carlota. dijo...

Bonito homenaje , y hermoso relato .

Un abrazo .

elena clásica dijo...

¡Qué homenaje! Qué contundencia en tu lírica denuncia. Cuántas piedras han sepultado cuerpos que vibraban al compás de una ilusión y una esperanza. Me sumo a tan bella y justa reivindicación. ¡Bravo, Isabel, bravo mil veces!
Un besazo.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Aunque aquel deseado "trabajo" le trajera una muerte horrenda...
pero la hay más horrenda que el anonimato y el abandono?

Cariño,Isa!
Disfrutemos de nuestros trabajos
:)

sergio astorga dijo...

En el camino, por el camino, en todas direcciones van cayendo mujeres y hombres.
Que el cansancio no nos haga duros.
Un abrazo desde el otro continente.
Sergio Astorga

La Gata Coqueta dijo...

Si supieras lo triste que es ver las pateras apiladas o volcadas indistintamente y ver dentro de ella zapatos sueltos, de diferente fabricación y solitarios de uno en uno.

Me quedo a su lado y empiezo a pensa, lo mismo que tu has dicho.

Se quedan en el camino sin tocar las mieles de las ilusines forjadas en un vacio creado, para quitarles lo poco o mucho que logran reunir en unas tierras donde sólo hay una miseria polvorienta y envuelta en una terrible agonia.

Luego te pasas por el cementerio y los nichos estan tapados con cemento y una fecha inscrita con un palo o hierro y es tan dramtico.

Tenerlo todo, como lo tenemos y no saber apreciarlo...

Cuanto más se podria seguir comentando, pero al final todos salen beneficiados menos los autenticos necesitados.

============

Lo que comentaste la última vez que pasaste por la gatera...

Es verdadero, desde el principio al final y ese fue el comienzo hasta nuestros días, ese día de mayo es la fecha de nuestra boda, que fantan seis días para celebralo como hacemos siempre.

Un abrazo de corazón.
Y ahora lo próximo es feliz día de la madre!!

Perlita dijo...

Me encanta ver como has relacionado a este joven que soñaba con ser un poderoso gladiador, un triunfador en suma, con el que llegó por aquí soñando con tener un hogar, una vida digna, familia y no quedarse en el camino...¡¿Nos daremos alguna vez cuenta de la amargura que supone para muchos de nuestros semejantes, emigrar de sus tierras para después no encontrar nada que le consuele o satisfaga?
El trabajo...será maldición, pero ¡qué horrible cuando falta!
Me recuerda a esa gota de lluvia que quiso ser mar y acabó en charco...

Gabriela dijo...

Todos somos extranjeros, viajeros que buscamos un mundo mejor. A veces parece que lo vislumbramos, otras, nos quedamos por el camino, como ese joven que tan bien describes. Besos.

fab - golem dijo...

Hermosas palabras. En verdad, los imperios no tienen alma. Tú, Isabel, por contra, la tienes y en ella cabe Roma entera.

Buen fin de semana.

SUSANA dijo...

Amiga...FAB-GOLEM lo ha expresado en forma inmejorable y adhiero con todo cariño a sus palabras!

En este día especial has recordado a los que todos olvidan, en la vieja Roma y en la "nueva". Muchas Gracias Isabel!!

Mi abrazo fuerte Querida Amiga!

Alyxandria Faderland dijo...

No te das idea Isabel, lo que he trabajado hoy, esquivando los controles del guardaparques, en el sur del pais, extrayendo arboles de la region, musgo, hongos, tomando fotos y pondiendo cara de 'yo no fui' (flagrante delito en los parques nacionales, aunque jure que en mi casa los cuidare mas que la madre natura) y para que la cosecha sea fructfera. Lo fue y mucho.

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

Isabel, me encanta tu estilo y tus historias -aunque tristes- las conviertes en intemporales.

Un abrazo y felicidades.

El llano Galvín dijo...

Mi familia fue emigrante y entiendo todos los sinsabores que hay en el camino. Enhorabuena, precioso texto!!!
Un beso!!

Myr dijo...

Bellísimo homenaje a los trabajadores, amiga! Feliz dá para tí también.

Los imperios no tienen alma, cierto! pero por suerte, hay en ellos personas que tienen corazón.

Esas personas son las que hoy en algún imperio o fuera de él, no importa dónde estemos, enriquecen mi vida y la pueblan de cariño.

Besotes

Lala dijo...

Es una lucha muy digna la que se lucha para vivir con dignidad.
(valgan todas las redundancias, jeje)
Y un bonito homenaje para aquellos que se quedaron en el camino, allanándolo para los demás.


Un beso


Lala

Andaya dijo...

Los imperios no tienen alma...pero el tiempo nos demuestra que los hombres si, y sueños, que la juventud no conoce de resignación o de imprudencia.
Los imperios no tienen alma, como no la tiene la muerte, más cruel cuanto más joven es su escogido.
Me conmovió tu relato.

carmencmbejar dijo...

Qué conmovedora y triste narración, y a la vez tan real y cierta... Gente que queda atrás, sepultado su cuerpo y sus esperanzas, en un mañana que no vendrá. El resto continúa su travesía, sin olvidar, pero a la vez mirando al frente, viendo una lucecita allá en el fondo... Que a veces se queda en eso, en lucecita.
Saludos

Cando dijo...

Sensible y exquisito homenaje a los trabajadores.

Abrazos!!

fgiucich dijo...

Cuánta emoción sentí al leerte, amiga!!! Abrazos.

Soledad Sánchez M. dijo...

Me uno a ti en solidaridad con todos los inmigrantes -cuántos españoles lo fueron y lo son, lo vivieron y lo viven aún- que tan mal lo pasan, aquí, y en otros paises. Y también con muchísimos españoles que se las ven y se las desean para llegar a fin de mes, y con los que han perdido el trabajo como consecuencia de la crisis.

Un beso.

Soledad.

zdenka dijo...

como amante y esposa de un inmigrante doy fé del gran dolor que dejan tras de sí. Pero la esperanza les abre el camino y es la que nos hace fuertes en el desastre. Conmovedora historia. Isabel me tienes enganchada a tus historias.

marisa dijo...

Pues es verdad isabel, siglos de historia para que siga ocurriendo lo mismo. El camino donde muchos se dejan la vida y la esperanza siempre existió. Un beso preciosa.

Charo Marco dijo...

Muy hermoso, Isabel. Los imperios no tienen alma, cierto.
Besitos

Los pasos que no doy dijo...

Bellísimo, Isabel... me ha puesto los pelos de punta. Es el homenaje más hermoso que se puede hacer a los trabajadores de todos los tiempos.

Un besazo grande, grande

Clarice Baricco dijo...

Oh qué bonito! pensé en todos mis paisanos.


Abrazos.

Rodolfo N dijo...

Mi querida amiga, hoy no sólo me ha conmovido la calidez habitual de tus relatos, sino esta dedicatoria a quienes buscan el sol en medio de las sombras.
Besos!!

Irene Adler dijo...

Comparto el comentario de Rodolfo N
Buen post.
Besos, amiga

cieloazzul dijo...

Digno homenaje a todos aquellos que llegan a la mitad del camino y de sus sueños...
besos querida amiga!!!

daalla dijo...

Magnífico tu homenaje a los inmigrantes. El camino de quienes tienen que dejar sus raices para encontrar un mundo mejor donde poder vivir es y ha sido siempre muy duro.Y tienes razón, el alma de los imperios no existe. La tienen repartida todos los que los forman, incluidos los inmigrantes.
Un beso.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Bellísimo, certero y conmovedor retrato de una realidad de todos los tiempos.

Besos

ANABEL dijo...

No sé, no sé quien te sopla al oído, tantos y tan variados epitafios, tan acertados, tan sutiles.
Me encantó. Besos

GABU dijo...

Amiga mìa,esta vez en tus palabras la estrofa final me ha dejado pensando...



"...yo debo continuar adelante, aún sabiendo que los imperios no tienen alma."


P.D.:Y lo que es màs doloroso tal vez sea saber que en el fondo asì es!!


TE DEJO MIL BESITOS DE CARIÑO ♣

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Isabel Romana, Isabel Barceló,

SOBRE EL COMENTARIO QUE HAS DEJADO EN MI ESPACIO:

Veo que has captado totalmente el sentido y la forma de mi escrito. Es que se puede hablar de cualquier cosa, y de cualquiera, siempre que se haga con respeto y sin caer en la vulgaridad. No hay problema alguno en expresar, eso sí, con corrección, lo que se pasea por las mentes y las imaginaciones de muchos, y, supongo, claro, también de muchas. Me ha gustado mucho tu equilibrado comentario.

Un abrazo fuerte,

Antonio

PS.: Esperamos tu próxima publicación. A ver qué nos traes de nuevo.

Trenzas dijo...

Y así seguirá sucediendo, porque la justicia no parece ser de este mundo :(
Emocionante tu homenaje, pensando en las personas que, en algún momento, y por buenos motivos, han de salir de sus países y se dejan la vida en el camino.
¡Emocionante post...!
Un abrazo muy, muy fuerte, mujer romana.

Tomás Mielke dijo...

muy bueno, querida romana, precioso, maravilloso homenaje, triste que haya que hacerlos ...

besos

Isabel dijo...

Qué pena, una vida arrieesgada con sueños y futuro, sesgada antes de alcanzarlos. Besos.

Francisco Ortiz dijo...

Buen ejemplo de que la historia es cíclica, de que nunca se acaba de aprender.

mentecato dijo...

¡Qué texto tan increíble!