domingo, octubre 09, 2011

TOMAD EJEMPLO PARA NO SUFRIR


“¿Me preguntas, Flaco, a qué mujer quiero y a cual no quiero?

No quiero ni a la demasiado fácil ni a la demasiado difícil.

Apruebo lo que está en medio y queda entre los extremos:

ni quiero lo que hace sufrir ni quiero lo que empalaga.”



MARCIAL .- Epigramas


NOTA: Mi encantador Marcial nos vuelve a dar una lección de equilibrio y sensatez. Y yo sigo por su adorada Roma… Pero vuelvo enseguida.

19 comentarios:

El Drac dijo...

Yo estoy en un grave dilema, después de tantos desengaños, no quisiera creer más en las mujeres pero a veces me topo con damas como tú y la verdad vuelvo a soñar con querer. Un besote Isabel que la sigas pasando estupendo.

Mª LUISA ARNAIZ dijo...

En esta ocasión la lengua de Marcial calla y habla el ciudadano prudente: "In medio virtus".

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Sabia decisión, Isabel.
Saber amar y ser apasionada con recato es muy difícil. Casi siempre se prefiere un extremo para mostrar y vanagloriarse y el otro para la intimidad.

Un fuerte abrazo.

Bagoas dijo...

Efectivamente, en el término medio está la virtud, pero ese es un terreno difícil de habitar.
Que sigas disfrutando de la gran Roma; nosotros aquí te esperamos. Un beso.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Me lo apunto. Debería haberlo sabido hace años...

mercedespinto dijo...

Ni frío ni caliente, todo templado para no sufrir. Es una opción, pero ¿eso es vivir?
Te seguimos esperando.

Cayetano dijo...

En el centro está la virtud.
Por favor: no hacer de esto una lectura política.
Un saludo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Los extremos fatigan muchísimo.
Sabias palabras que comparte. Ni muy dulce ni muy amargo.
Besos hasta Roma.

virgi dijo...

Sabiduría.
Y muy difícil de lograrlo.
Besos, gracias, querida Isabel por tus palabras, mi madre va mucho mejor.

virgi dijo...

¡Ah, sigue disfrutando, asi vendrás más inspirada!

Elysa dijo...

Una reflexión prudente.


Besitos

Dilaida dijo...

Sabias palabras, los extremos agotan.
Bicos

Cornelivs dijo...

Virtus in medius est...!

Un abrazo.

Freia dijo...

Pues yo siempre espero que el amor me agote, aun con los efectos colaterales que aporte.

Un abrazo, Isabel. Disfruta de Roma... ¡Aysss, qué envidia!

xixe dijo...

Sabias palabras. El centro siempre es la mejor opción. Saludos.

América dijo...

Estar y no estar,querer y no querer,sabio hombre no compromete su palabra...Que me consuman lo extremos.
Besos guapa.

ANTIQVA dijo...

Supongo que el amor, que es ciego, no puede someterse a leyes tan inflexibles...

Un abrazo, amiga

elena clásica dijo...

Grande, Marcial. Suscribo el comentario del querido Pedro Ojeda, anda que... de haberlo sabido, jajaja.

Ahora, que digo, que del dicho al hecho, amigo mío... Basta con que desees la mesura y te llegue la copa rebosante de frenesí, bueno, también tiene su punto.
Un gran abrazo, disfruta Romana del alma, disfruta, qué maravillas estarán generando tu corazón y tu alma.

África dijo...

Tampoco nos pasemos!
Que la mediocridad al final, aburre.
Un ratito en los extremos tampoco está mál, no?

:P