lunes, marzo 26, 2012

LOS GEMELOS ANTE AMULIO


(XXXII)
Rea Silvia había parido a sus gemelos y descansaba cuando, aprovechando que Tuccia había salido un momento de la cabaña, Prátex, Catión y Cora habían entrado y le habían arrancado a sus hijos, tal como había ordenado el rey Amulio.
La reina Criseida montó en cólera apenas supo por una criada que su cuñado Númitor se había presentado en la cabaña real y en ese momento estaba siendo escuchado por el rey. ¿Con qué permiso había vuelto a Alba Longa ese insolente? Y ¿qué pretendería? Ordenó a la doncella que trajera de inmediato su manto púrpura, pues quería recordarle a su cuñado quienes mandaban ahora. Apenas lo tuvo en las manos, se lo echó por los hombros y se dirigió al salón principal.

- … no es mucho lo que te pido – estaba diciendo Númitor, en pie delante de Amulio –. Al Consejo le parecería una petición justa y, si lo piensas con detenimiento, también tú la juzgarás conveniente.
Criseida cruzó el salón y, sin saludar ni decir una sola palabra, se sentó al lado de su marido y se arregló los pliegues del manto. Luego, ignorando la presencia de la vestal Adriana, dirigió una hosca mirada a Númitor, que había callado al verla, y le habló sin miramientos.

- Tenía entendido que no volverías aquí hasta el día de la ejecución de tu hija...

Esa frase fue un latigazo en el rostro de Númitor, que palideció. Con todo, inclinó la cabeza en dirección a la reina a modo de saludo y dijo:

- Le exponía al rey, mi hermano, una petición que tú misma aprobarás, reina Criseida, pues eres mujer y madre.

- Jamás he estado de acuerdo contigo en nada, Númitor. Y no creas que mi condición femenil me ha hecho inconsistente o mansa como otras mujeres.

El rey Amulio se removió inquieto en su sitial. Le molestaba la irrupción de su esposa y, sobre todo, que hubiera intervenido como si él mismo no fuera capaz de afrontar a su hermano.

- Ya basta, Criseida – dijo con sequedad.
- Esto os pido – reiteró Númitor –: que enviéis a algunas mujeres con experiencia en partos para asistir a mi hija y dar testimonio del alumbramiento. Si da a luz a dos varones, habremos de aceptar su palabra de que fue el propio Marte quien los engendró, pues no hay parto doble sin que medie la voluntad divina. En tal caso, ni ella ni sus hijos merecen morir, ya que no se habría cometido un sacrilegio.

- ¿No te cansas, Númitor, de socavar mi autoridad? – respondió Amulio –. Hay pruebas más que suficientes del sacrilegio de Rea y de sus mentiras. ¿O es que ya no recuerdas que ocultó el embarazo? ¿De cuántas maneras trató de engañarme a mí, al Consejo, a las vestales, a toda la ciudad?

- Tu autoridad no puede resentirse por acceder a mi solicitud. Al contrario, el Consejo estimará tu prudencia y sabiduría, pues tan peligroso es para Alba Longa dejar impune un agravio a la diosa Vesta, como ofender al dios Marte matando a su prole.

El rostro del rey se ensombreció al escuchar estas últimas palabras. Debía impedir que Númitor hablase con los miembros del Consejo, pues esa demanda les parecería razonable a algunos. Sobre todo a los más ancianos, hombres medrosos que, antes de tomar cualquier decisión, por insignificante que fuese, invocaban la ponderación y la cautela. Su herma
no podría convencerlos con facilidad.

- Te conozco, Númitor – respondió, haciendo esfuerzos para contener la rabia –. Eres falso y tramposo. Pretendes enredarnos con palabras, asustar mediante embustes al Consejo, cuando lo que
buscas es ganar tiempo para tejer tus planes. ¡Crees que podrás corromper a las parteras, persuadirlas para que, mintiendo sobre el parto, se conviertan en cómplices del crimen de una vestal! Y te presentas ante mí, sin ni siquiera haber solicitado permiso para pisar Alba Longa, con semejantes pretensiones. ¿Por quién me has tomado?

- Permíteme, mi rey, expresar la opinión de las vestales – intervino Adriana –. Nos sentimos atañidas y, como sacerdotisas de Vesta, autorizadas a interpretar la voluntad de la diosa.

Le lanzó Amulio una mirada furibunda y ya se disponía a responderle cuando entró un criado corriendo y anunció al rey que Prátex acababa de llegar y pedía ser recibido con urgencia.



Al salir de su casa al amanecer, Urbano Lacio había observado con preocupación la nube encarnada que cubría el rostro de Luna. Y más inquietud aún sintió al verla reflejada, nítida y roja como una mancha de sangre, en las aguas del lago Albano. Los colores y los contornos solían
difuminarse sobre sus ondas para resultar más gratos a los dioses y lo encendido de ese color, cuando aún era casi de noche, lo sorprendió. Tuvo un mal presentimiento. Aceleró el paso sin dejar de atender a cuanto le rodeaba: ruidos, movimientos, sombras. A un asno se le había caído la carga y estaba atravesado en medio de la calle cerrando el paso. Hubo de retroceder y dar un rodeo para llegar a la cabaña de Énule y Amnesis.

Halló Urbano a sus amigas preparadas para el salir. Énule llevaba una gran bolsa de cuero con sus remedios y Amnesis había cargado con una olla, escudillas y vasos de cerámica hechos por ella misma para surtir el ajuar de la cabaña de la hondonada. Se dirigieron a la casa de Kritubis. Apenas hubiera luz suficiente para adentrarse en la selva sin extraviar el camino, partirían desde allí hacia la cabaña de Rea Silvia. Deseaban ardientemente que Énule la viese, que los tranquilizase diciendo que la encontraba con buena salud.

El pordiosero Alec los esperaba en la puerta, pese al frío. No había vuelto a dormirse desde que la sacerdotisa de Diviana se había levantado en mitad de la noche para invocar la ayuda de la diosa. Desazonado, golpeaba el suelo con la vara, la mano temblorosa y la mirada perdida. Apenas llegó Énule, la cogió de la túnica y tiraba de ella
hacia el camino, como si quisiera que se pusiera en marcha de inmediato. Idéntico desasosiego alteraba a Kritubis, en cuyo rostro se reflejaba la preocupación cuando salió a recibirlos. Los invitó a pasar al interior y, mientras esperaban que se dieran las condiciones favorables para partir, les ofreció un caldo caliente y permaneció a su lado, silenciosa.

Cuando, al cabo de un rato, la pastorcilla Palantea consideró factible atravesar la fronda de la selva sin perderse, el grupo estaba ya tan intranquilo y atribulado, que ni siquiera la música de su siringa infundió alegría a sus ánimos. Sólo Énule, siempre serena, conservaba la calma.



Informado de que el rey Amulio lo recibiría de inmediato, Prátex había entrado en el salón del trono llevando en las manos la canasta con los gemelos. Al darse cuenta de la presencia de Númitor se había detenido. El rey, no obstante, le hizo una seña para que se adelantara, mientras le decía:
- ¿Qué es eso tan urgente que te trae aquí?

Prátex se acercó hasta el sitial y depositó a sus pies la cesta. La luz de las antorchas no permitía ver con claridad su contenido: parecía un montón de ropa plegada. En cestos semejantes sacaban las mujeres las túnicas y pieles para orearlas extendiéndolas sobre los arbustos cuando llegaba el buen tiempo. Amulio miró a Prátex sin comprender.

- Te traigo a los hijos de la sacrílega, como me ordenaste.

- ¿Qué dices? – rugió Criseida poniéndose en pie.

Númitor, con una exclamación de dolor y sorpresa, se adelantó unos pasos para mirar el contenido del cesto, pero el mismo Prátex le impidió avanzar más interponiéndole un brazo.

- ¿Ves como tenía yo razón? – gritaba Criseida, recuperada de la primera sorpresa, dirigiéndose a su marido –. Esa cerda nos había engañado, se quedó preñada mucho antes de lo que había dicho. ¡Sacrílega inmunda…!
- ¿Has dicho “hijos”? – preguntó rauda la vestal Adriana aproximándose a Prátex –. ¡Respóndeme!

- ¡Silencio! – gritó Amulio, imponiendo su voz colérica sobre el griterío que se había producido en un instante.

Su rostro estaba rojo de confusión e ira, pues tampoco a él le había pasado desapercibida la palabra usada por su secuaz. Contemplaba el bulto con odio y desconfianza a la vez mientras, a su alrededor, los asistentes escrutaban a distancia la cesta de colores y nutrían los sentimientos más diversos: amor, miedo, esperanza, cólera, desprecio, según el corazón de cada uno. Y, de pronto, aquel silencio cargado de emociones se rasgó: se agitaron las ropas, uno de los gemelos rompió a llorar con fuerza y, al instante siguiente, se le unió el llanto del otro.
- ¡Son gemelos! – exclamó Númitor, mirando a su hermano –. No puedes negar la paternidad de Marte. ¡Mi hija es inocente y estas criaturas también!

Todos hablaban al mismo tiempo. La vestal Adriana se apoyaba en la evidencia de los recién nacidos para pedir la anulación del castigo contra una vestal; Criseida bramaba proclamando que se trataba de otro engaño; insistía Númitor en la paternidad de Marte, pues así lo había predicho a su hija.

Sin escuchar a nadie, el rey Amulio apretaba los puños y los dientes. No esperaba semejante desenlace, era un golpe tremendo. Y aún creció más, si es que tal cosa era posible, su odio por Rea Silvia. La noticia del alumbramiento llegaba, desafortunadamente para él, en presencia de dos testigos incómodos: su propio hermano Númitor y la vestal Adriana. Debía actuar de manera rápida, pero también calculada, tener la habilidad de presentar su decisión como la única posible, la más justa. Levantó las dos manos para imponer silencio y volvió los ojos a Prátex.

- ¿Alguien ha presenciado el parto?
Como éste respondiera afirmativamente y declarase que la partera Cora esperaba en la puerta por si necesitaban de ella alguna información, la hicieron pasar. Con la cabeza inclinada, para no cruzar la vista con la reina Criseida, cuyo furor intuía, Cora respondió a la pregunta de si Rea Silvia había parido gemelos.

- Yo sólo he visto nacer uno – dijo –. Enseguida me hicieron salir de la cabaña con la excusa de traer agua. Del otro, nada sé. Debían tenerlo escondido en alguna parte.

- Todos habéis oído, alto y claro, el testimonio de esta mujer – dijo el rey Amulio aprovechando una declaración tan favorable a sus intenciones –. Ordeno que el hijo de Rea Silvia sea llevado al límite del territorio habitado de Alba Longa y arrojado a la corriente del río. El otro, que han pretendido hacer pasar falsamente por su gemelo, sufrirá la misma suerte. Llévatelos, Prátex, y cumple mi mandato sin dilación.

- Te suplico, rey Amulio, hermano mío, que me escuches. Aunque tengas dudas, perdónalos. Perdona a mi hija – exclamaba Númitor.
Amulio lo miró con desprecio y le preguntó a Prátex si la sacrílega había manifestado arrepentimiento cuando le había quitado a su hijo.

- Me ha ofrecido riquezas en nombre de su padre. Y al comprender que no me doblegaría, ha implorado que le diera muerte – respondió Prátex. Alzó el cesto silencioso del suelo, pues los gemelos habían callado, agotados de llorar, y, sin prestar atención al griterío que de nuevo se formaba a sus espaldas, salió.

“Como un ladrón en la noche/ abandonó la cabaña real el cruel Prátex,/ en sus manos el colorido cesto/ y, tras sus pasos, Catión tambaleante./ Fueron testigos Alba Longa y los primeros albores/ del crimen que iban a cometer/ infames ejecutores de niños/ asesinos de dioses.”

*Imágenes de diversos museos e iglesias de Italia. Fotos: Isabel Barceló

NOTA: Os propongo la asistencia a esta conferencia, que tendrá lugar en la Intersindical Cultura de Valencia:

"Biotecnologia aplicada a la restauració del patrimoni històric
i artístic: la bioneteja."

A càrrec de
PILAR ROIG, catedràtica de Restauració de la Universitat
Politècnica de València.

MARIA DEL PILAR BOSCH, llicenciada en Biologia i doctora en
Restauració del Patrimoni per la UPV.

Dimecres 28 de març de 2012, a les 19:15 h
Carrer Juan de Mena, 18 de València.

33 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Por favor, continúa ya. Ya, por favor.

virgi dijo...

¿No hay manera de que acabe esta angustia? Pobres niños, pobre madre, pobres abuelos...

Me siento y espero que sigas, besos y besos

Elysa dijo...

La tensión vuelve a ser insoportable, esto se está poniendo al rojo y mira que ha habido momentos de intensidad.

Quedo pendiente y me estoy comiendo las uñas...

Besitos

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mariajesúsparadela, me pongo, me pongo... Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, virgi. La vida es así de cruel a veces, castiga a quienes no lo merecen... Con todo, Roma será fundada. Besitos, guapa.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola elysa, sí que están las cosas al rojo vivo. Así se forjan los héroes... Espero seguir cuanto antes. Besazos.

Dyhego dijo...

Ave, Isabel.
Tan interesante como siempre.
Vale.

Dilaida dijo...

Los hijos de Marte pendientes del veredicto de Amulio.
Bicos

Freia dijo...

Menos mal que esta vez sabemos que las órdenes de Amulio no van a cumplirse. No obstante, como no venga pronto la señora loba a poner un poco de orden, nos va a dar algo de la tensión.

Tuve la suerte de estar la semana pasada en un curso en el Prado sobre la restauración de la Adriana dormida. La próxima vez que vengas, te cuento los secretos que esconde su nueva y preciosa apariencia.

Un abrazo muy, muy, muy, fuerte, Isabel Romana.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ave dyhego, y gracias por tus palabras.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, dilayda, creo que Amulio ya ha dictado su veredicto. Veremos qué dicen los dioses... Bicos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola freia, ¿cómo que sabemos que el mandato de Amulio no va a cumplirse? ¿Quién lo ha dicho? ¡Claro que se cumplirá! Otra cosa son las consecuencias... Sí, por favor, que venga pronto la loba.
En cuanto a la Ariadna del Prado, imagino que es copia de la que pintó Velázquez en Villa Médici. Me encantará que me cuentes sus secretos. Besazos, guapa.

Cayetano dijo...

Como bien nos narras, allí delante de Amulio y con los hijos de Rea Silvia recién nacidos, se desatan todos los sentimientos que los seres humanos son capaces de albergar, desde los más sublimes a los más perversos.
Un saludo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Ardo de indignación contra los infames Criseida y Amulio, contra la serpiente Cora y el animal sin entrañas Prátex. Son gentes sin conciencia que estoy deseando que mis hijos borren de la faz de la Tierra.
Se hará justicia y resistiré para abrazarlos, lo mismo que a mi noble padre y a mis queridas vestales.
Los farsantes van a despertar las iras de Marte y frente a un dios poco tienen que ganar y sí mucho que perder.

La tensión crece y nos envuelve de manera magistral, querida Isabel. Se mantiene en vilo al lector, lo que es buenísimo.
Mi enhorabuena y un abrazo con todo mi cariño.

Isabel dijo...

Que bien trenzas y conduces estos interesantes acontecimientos, este parto tan esperado, el dolor de esa madre, padre, bueno, y los que te leemos que estamos sufriendo, ese no saber cómo seguirá Rea...

Muy bien llevado, mantienes en alza el interés creciente.

Abrazos.

Dolors Jimeno dijo...

Me ha gustado mucho la escena ante el rey-usurpador. Todos hablan y gritan a la vez, nerviosos. Muy bien expuesto. La historia continua emocionante.
D.

África dijo...

Como dices en uno de tus comentarios, no siempre uno tiene lo que se merece. Yo le he pensado así siempre, que es muy injusto, así que no sé de dónde se sacaron el dicho popular de las narices "cada uno tiene lo que se merece". Pues no. Ni tampoco "Cada uno recibe lo que da", ese es más falso que un euro de yeso.

Ayyy, qué triste el capítulo...
Qué cabestro el Amulio. Caerá sobre él (y señora) toda la furia de Marte?



Un besito

Freia dijo...

Adriana, no. Ariadna dormida (dichoso corrector lingüístico). Siento que eso te haya inducido a error. Es la escultura romana, en mármol, del siglo II d.C. que conserva el museo.
Tiempo habrá de verla juntos cuando los tiempos sean más plácidos.

Un abrazo muy fuerte.

CarmenBéjar dijo...

¿Por qué la injusticia siempre nos ronda, dando la razón a aquellos que no la tienen? Si el rey quería escuchar la versión que él afirmaba era la correcta siempre iba a encontrar a alguien que reafirmara su propia verdad. El poderoso tiene fuerza para hacer que "su verdad" sea "la verdad".
Besitos

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, cayetano, creo a que esos recién nacidos o se les quiere o se les odia, pero no dejan indiferentes a nadie. Besitos.

Hola isabel martínez barquero, los gemelos se encuentran en un momento de máximo peligro y es precisamente ese el reto que deben superar para ser reconocidos como verdaderos hijos de un dios. ¡Que se presente Marte! De otro modo... Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola isabel, gracias por tus ánimos. La verdad es que se trata de una historia tan emocionante, que es casi imposible no vivirla con pasión. Si logro transmitirla, me daré por satisfecha. Besos.

Saludos, dolors jimeno, debió ser un momento de tensión y confusión porque, en definitiva, incluso a los malvados reyes les ha pillado por sorpresa que el nacimiento se hubiera producido ya. Y más aún que hubieran de enterarse delante de Númitor y la vestal Adriana... Besos.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

mE ACABO DE LEER LAS DOS ULTIMAS ENTRADAS JUNTAS, ASI QUE ME IMAGINO QUE ALGUNAS SORPRESAS SE DEPARAN MAS ALLA DE LO QUE DISPONGA AMULIO.
SEGURAMENTE DIVIANA METERA SU REAL PATA EN AYUDA Y ALGO MAS VA A SACUDIR A TODOS.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola áfrica, no sé si Marte hará caer sobre ellos su cólera, pero desde luego se merecen un castigo de antología. Y los monarcas también, que menudos son... Besazos, guapa.

Hola freia, sí había entendido que te referías a Ariadna dormida. Te decía lo de Velázquez porque hubo una escultura del mismo nombre (cuyo calco en yeso he visto en la Academia de San Fernando) que estaba en el jardín de la villa Médici en Roma. Velázquez pintó dos cuadritos pequeños con sendas vistas de los jardines de la villa Médici, y en uno de ellos está - bastante difuminada, pero reconocible -, esa Ariadna dormida... Recuerdo haber escrito sobre ello. Sea o no similares las dos esculturas (la de los Médici y la del Prado), me encantará saber más cosas de ella. Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola carmenBéjar, no puedo estar más de acuerdo con tus palabras. Creo que Amulio se arriesga a preguntar por dos motivos: a) porque sabe a quién pregunta (es decir, a una persona enviada por ellos mismos y, por tanto, decidida a decir lo que sea) y b) porque confía mucho en sí mismo y en su propia capacidad para manipular cualquier cosa en su favor. Así que yo estaba segura de que se saldría con la suya... como todo el mundo que tiene mucho poder. Besazos, querida amiga.

elena clásica dijo...

Ah, no, de eso nada, aquí no hay crimen que valga porque la crónica de Urbano Lacio nos hará sabedores en breve de un desenlace muy distinto y sin duda mucho más favorecedor que el del crimen de estos dos indeseables, verdugos de los falsos reyes. ¡En ello confíamos!
Esos pequeñajos, mientras reclaman la atención que les es negada en los cuidados requeridos de bebés, están recibiendo otra muy distinta, y aunque son muy pequeños para cavilar, tienen que estar algo desconcertados, en todo caso son la estirpe de Marte y alguna fuerza divina los invade.
El testimonio de Cora va a ser desoído por el Consejo, ¡confiemos! y las Vestales están de nuestro lado. Silana también, y no olvidemos que Rea Silvia ha sido la elegida del dios Marte, el feroz Marte, cuando se manifieste... ay.

Estamos con el alma en vilo, muy bonito, querida Isabel, un abrazo.

Sahara Esp dijo...

Eres magnífica. Bien ha merecido la pena la espera. Pero vuelves a dejarnos sobre las ascuas llameantes de la impaciencia que son avivadas por la curiosidad.

Un fuerte abrazo Isabel.

Suzane Weck dijo...

Encantada por teu lindo blog.Muito obrigado pela visitinha,gostei demais.Bjs.

RGAlmazán dijo...

Bueno, ya están en mis manos. Ahora actuaré en consecuencia. Nadie puede interrumpir ni impedir que este fraude continúe. Los niños no pueden ser un obstáculo para mi ambición.
Rey Amulio

Seguimos esperando. Un beso

Salud y República

Natàlia Tàrraco dijo...

Nada podrán todas las fuerzas del mal contra lo que está previsto por la voluntad de Marte, sin embargo, Isabel cuánto nos haces sufrir con tus implacables y sublimes letras, no tardes.
Me voy unos días a Alemania, espero encontar a mi vuelta, tus palabras con el desenlace que intuyo. Besitooos muchos.

Daalla dijo...

Menos mal que sabemos el final de la historia, o sea que van a fundar Roma, que si no...
Un abrazo

Mª. Antonia Moreno dijo...

Ay, nos tienes en vilo... como buena escritora. Un beso querida Isabel

GABU dijo...

Ayyyy!!!!!

Cuántos nerrrrvios amiga querida!!!!!

P.D.:Cada nueva entrega es muchísimo más intrigante y apasionada que la anterior!!

BESITOS DE CARIÑO ISA QUERIDA :)

La Dame Masquée dijo...

La ambición y la maldad no se detienen ni siquiera ante dos criaturas indefensas. Espero que no se salgan con la suya!

Feliz tarde, madame

Bisous