viernes, abril 12, 2013

FIESTA EN HONOR DE CERES




¡Ea, Marcela, levántate! Hoy es un día importante ¿no lo recuerdas? Te tengo preparada una túnica blanca, el color más amado por la diosa Ceres. Iremos a su templo al pie del Aventino y celebraremos su fiesta con gozo. 

¡Madre Ceres, benefactora nuestra! – diremos al ofrecerle espelta, sal y granos de incienso –.  Tú inventaste el arte de cultivar los campos y sometiste al yugo a los mansos bueyes. Amas la paz y las cosas de poca importancia, a condición de que sean puras. 

Y también, madre Ceres, celebramos tu triunfo sobre Plutón: que tu amada hija Proserpina abandone su palacio del Tártaro y a su impuesto esposo y vuelva a gozar junto a ti del sol, de la luz del atardecer y del viento amable. 

Y tú, satisfecha por tan feliz reencuentro, corónate de espigas y regálanos, un año más, cosechas abundantes. 


NOTA: El 12 de abril comenzaban las fiestas en honor de la diosa Ceres y se prolongaban hasta el día 19. A esa diosa se le atribuía la invención de la agricultura. También se celebraba que hubiera recuperado a su hija Proserpina, raptada por Plutón, cuya historia cuento AQUÍ

El templo de Ceres en Roma estaba al pie de la colina del Aventino. Fue votado en el año 496 a.C. y consagrado en el 494 a.C.

*Escutura romana en la Real Academai de San Fernando de Madrid. Foto: Rafa Lillo.

16 comentarios:

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

A Ceres (de donde 'cereal') es imprescindible conocerla.
Besos, querida amiga.

virgi dijo...

Sería una gozada recorrer Roma contigo, querida Isabel.
En mi viaje a Sicilia no llegué al lago, ni siquiera supe que existía.
Un abrazo, mi docta y cara amiga

Dyhego dijo...

Isabel:
Que Ceres sea propicia y nos otorgue buenas cosechas.
Vale.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bertha dijo...

Que alegría recuperarla aunque sea por seis meses y tiene razón que el otoño tiene esa melancolía de pensar que tienes que alejarte un día de tu madre y, cuando eres madre que esa hija se tiene que ir.Preciosa leyenda no esenta de una gran lógica.

Un abrazo Isabel.

Rodolfo N dijo...

Querida amiga, como te prometí estoy volviendo a leer tu bellísima historias de un mundo idílico.
Cariños

mariajesusparadela dijo...

Ceres me tiene a mi detrás del maquinillo todo el día. Espero que me premie con una buena cosecha.

La Dame Masquée dijo...

Pues nos vamos de fiesta, madame. Aún tenemos una semana por delante.

Feliz fin de semana

Bisous

África dijo...

A ver si Ceres nos concede una buena cosecha de sensatez, solidaridad, igualdad, fraternidad...
Dime el ritual que lo hago!
:P


Un beso

Carmen Cascón dijo...

El campo está esplendoroso y ya aquí se barrunta (por fin) la entrada de la bella primavera. Quizá llegue con retraso Ceres, pues no quería marcharse el pícaro céfiro. Las cumbres aún se encuentran nevadas y aquí abajo el viento nos trae el frescor de allá arriba. Menos mal que los rayos del sol comienzan a calentar nuestros húmedos huesos.
Un abrazo

profedegriego dijo...

Querida Isabel, después de los más de cuarenta días con sus noches de lluvia ininterrumpida en esta verde Galicia, hoy se asoma ya, tímido pero con ganas, un sol primaveral que augura definitivamente el fin de este larguísimo invierno. Quitémonos el luto y hagamos caso al poeta Ovidio cuando dice, "Fasti" IV, 619-620:
"alba decent Cererem: vestes Cerialibus albas
sumite;/ nunc pulli velleris usus abest."
'A Ceres le conviene el blanco; poneos vestidos blancos para las Cerealia; ahora no es propio el uso de lana negra".
BONA CEREALIA!
Mil bicos.

Charles de Batz dijo...

Ahora que voy aterrizando poco a poco tras mi regreso de las vacaciones, reconforta encontrarse con celebraciones como ésta, dedicadas a la vida y la fertilidad. La luz de la primavera está ya con nosotros.

Salud, querida amiga!

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Bien nos vendria hoy una deidad asi, simple, sencilla y sensible, amante de la naturaleza y las cosas buenas.
Mal no estaria.
De muchas cosas nos han privado en estos ultimos siglos.

dapazzi dijo...

BUENO PROSERPINA, YA ESTA FUERA DEL HADES.
FELIZ PRIMAVERA Y VERANO.
SALUDOS.

Cayetano dijo...

Ahora vienen unos meses de encuentro familiar de la madre con la hija. Ya llegará el día en que Perséfone (me gusta más el nombre griego, con perdón) tenga que volver al inframundo. Mientras, disfrutemos de la primavera y de sus frutos.
Un saludo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias a tod@s por vuestros comentarios. Como sabéis, estoy enfrascada en la historia de Remo y Rómulo y ando escasísima de tiempo. Prometo visitaros en vuestras propias casas en breve. Un abrazo muy fuerte y gracias por vuestra comprensión.