jueves, julio 09, 2015

CUIDAR DE NUESTRO CUERPO Y NUESTRO ESPÍRITU





Tras los muchos meses de trabajo y esfuerzo, llega el tiempo de que nos relajemos y gocemos del merecido reposo de espíritu y cuerpo.

“(…) Demócrito (…) decía que si el cuerpo promoviese un juicio contra el alma por sus malos tratos, esta será condenada, (…) Teodrasto decía, en lenguaje metafórico, que el alma paga caro alquiler al cuerpo. Sin embargo, el cuerpo recibe muchos daños del alma, ya que esta no lo emplea de una manera racional, ni lo cuida como conviene. Así, cuando ella está ocupada con sus pasiones, disputas y cuidados, no se cuida de su cuerpo”

PLUTARCO.- Obras morales y de costumbres.- Consejos para conservar la salud.

Estas reflexiones son buenísimas, siempre que no olvidemos cuidar también nuestro espíritu: mañana viernes, a las 19'30 horas, en el  L'Iber, Museo de los soldaditos de plomo, de Valencia, tendré el gusto de presentar la novela

LA PAZ DE TROYA

de la escritora Natàlia Senmartí. Intervendrán el director del Museo, D. Alejandro Noguera y la autora. 

 *Mosaico de Plaza Armerina. Sicilia. Foto: Rafa Lillo.

5 comentarios:

Dyhego dijo...

Cuerpo y alma siempre a la greña, Isabel.
Vale.

Cayetano Gea dijo...

Mens sana, etc.
Con este calor del demonio cualquiera se pone a cultivar su cuerpo, salvo que lo pongamos en un plantel bien estercolado.
Un saludo y suerte con esa presentación.

elena clásica dijo...

Querida Isabel:

Cuerpo, alma y espíritu se van a encontrar con vosotras en la presentación de "La paz de Troya", una extraordinaria novela, muy querida para los que amamos el mundo clásico y un placer para todos los que amamos la literatura.

Enhorabuena a las dos por esta presentación en Valencia. Será una maravilla. Un abrazo para ti, querida Isabel y otro para nuestra Natalia.

El peletero dijo...

No sé si hago preguntas difíciles de responder que, dicho sea de paso, siempre respondes de manera estupenda por lo que te estoy profundamente agradecido. El caso es que el mundo antiguo, especialmente el romano por su proximidad a nosotros, más que el griego, es apasionante por diferente y parecido al mismo tiempo, como esas señoritas en bikini jugando a la pelota. O esos consejos para conservar la salud que nos muestras citando a Plutarco que a su vez cita a Demócrito y a Teodastro que parecen vernos ambos como caracoles que cargan con su cuerpo como si fuera una casa. Así es, y como ellos, los caracoles, no hay casa sin inquilinos ni inquilinos sin casa.

Abrazos.

Felicidades por la presentación.

Joaquín Galán dijo...

Me parece que en la actualidad las cosas han cambiado y cuidamos del cuerpo mucho más que antes,algo que me parece muy bien.Lo extraño era lo que ocurría en la época en que la espiritualidad del alma sometía al hombre hasta el punto de que consideraban al cuerpo como objeto de pecado.

Saludos.