domingo, enero 04, 2009

REGALOS DULCES



Conversación escuchada a dos muchachas mientras compraban en las tiendas del foro junto a basílica Emilia, el cuarto día del año.

- …¿Y te has conformado con un cesto de dátiles y una jarra de miel? ¿Sin que añadiese una moneda de oro? ¡Estás loca! Por nada del mundo aceptaría yo a un pretendiente tan mísero.

- ¡Marco no es pobre ni avaricioso! Sólo que le gusta conservar las tradiciones. Me envió con el cesto y la miel una moneda de cobre, al estilo antiguo. ¡Es realmente encantador!

- Y tú una tonta. ¿Aún no te has enterado de que el dinero es más valioso que ninguna otra cosa? ¿Cómo esperas, si no, tener amigos, casarte con un hombre rico, contar en la vida social?

- La miel estaba tan dulce…

- ¡Qué poco entiendes a tu siglo, si piensas que la miel es más dulce que coger una moneda! *



*NOTA: Esta última frase no es original mía. Pertenece al poeta Ovidio que en su libro “Fastos” habla de los regalos que se hacían al empezar el año. Los regalos tradicionales eran los higos secos, los dátiles y la miel, para augurar que la dulzura de esos manjares perdurase durante todo el año. También se ofrecía una moneda de cobre en tiempos de la república que, luego, con el enriquecimiento acelerado de Roma, se transformó en moneda de oro. Ovidio denuncia con estas (y otras) palabras el afán consumista y el omnipresente poder del dinero. Como siempre, muy actual.
La traducción de la frase es de Bartolomé Segura Ramos.

¡QUE LOS REYES OS TRAIGAN REGALOS MUY DULCES...!

** Detalle de un cuadro de Alma-Tadema.
***Monedas en la fontana de Trevi. Roma.


, , ,

36 comentarios:

Mar Romera dijo...

Como hombre inteligente Ovidio tenía mucha razón. Al final las cosas sencillas son las que más felices nos hacen sin ser necesario que porten “oro” para saber apreciar su verdadero valor…

Mil saludos.

SELMA dijo...

Y tan actual!!!
Esta referencia a la miel y a los frutos secos... curiosamente en Provenza es tradición consumir la noche de Navidad 12 postres diferentes , entre ellos abundan los frutos secos...
Te añoraba mi IsaBELLA Romana...
Veo que has vuelto llena de fuerza y energia para regalarnos...

Un beso cariñoso!

Morgana LeFay dijo...

Gran Ovidio : )
Saludos

mia dijo...

Y tan actual... y tan sorprendente como tantas otras frases que hubiera podido ser ayer cuando se llegaran a pronunciar...

Que los Reyes te traigan motivos para mantener todo el año la sonrisa :)

lys dijo...

Estoy de acuerdo en que las cosas sencillas son muy valiosas.

Dulces Reyes para ti Isabel Un beso

fab dijo...

Bienvenida otra vez, Isabel.

Y traes como siempre, dulces palabras.

isis de la noche dijo...

...Pues han comenzado trayéndonos tus dulces palabras ;)

Un beso

Mega dijo...

Estupendo diálogo entre mujeres también de nuestro tiempo ... (Y menos mal que no todas entienden su siglo igual de bien que la avarara).

Un beso

Mega dijo...

Corrijo: que la AVARA.

Charles de Batz dijo...

Eso es, como siempre muy actual... o quizá sea que hemos cambiado muy poco, pues en contra de los que nos creemos acerca de nosotros mismos, los seres humanos somos muy limitados y nos movemos siempre por tres o cuatro impulsos básicos.

Salud, y lo mejor para tí y los tuyos en este nuevo año, querida amiga.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Igualmente, Isabel. Y Feliz Año.
La narración, deliciosa y dulce, como la miel.

Un beso, querida

mizo dijo...

"Poderoso caballero es don dinero",escribió no hace mucho uno de los nuestros y seguramente habrá que vivir con ello por muchos siglos más.
Mientras, que los Magos de Oriente os traigan el dulce sabor de la felicidad.
Un beso.

PRU dijo...

No hay regalo más dulce que la visita de una amiga...

Deseo que este año te traiga muchas alegrías y satisfacciones, apreciada Isabel... :)

Besos de año nuevo... !

Víctor González dijo...

Hermosa y delicada muestra, una vez más, de la sabiduria que nos aportas desde Roma.
Beso.

Penélope dijo...

Qué bueno!
Y sí, tan actual como que todavía hay muchísima gente que no sabe que el oro no tiene nada que ver con los sentimientos :D

Un beso


P

Birdelo dijo...

Me gusta!.

Ahí podemos notar tanta ambición por parte de la gente. Por suerte aún quedan algunas que en las que el dinero es algo que viene por añadidura!.

Saludines y un abrazo!.

La candorosa dijo...

Para muchos, el interés material ha figurado por encima del romanticismo desde hace muchos siglos, evidentemente.

Saludos y buen año para usté, estimada!!!

almena dijo...

ay, el dinero! dios del mundo...

que también para ti vengan los Magos cargados de dulces regalos

:)

beso!

Kurtz dijo...

Lo mismo te deseo.
Besos.

Antiqva dijo...

Bueno, pues atendamos a ambas amigas y aceptemos tanto la dulzura de la miel como la del vil metal...

Ja,ja,ja

Que no nos falte la dulzura ni la prosperidad

Ja,ja,ja

un abrazo, amiga

SUSANA dijo...

Memorable Entrada!!!

Ah, Isabel, el mundo siempre ha girado sobre el mismo eje!

Que no falte la DULZURA en tu vida Querida Amiga, tampoco la moneda de cobre. Y si acaso llega la moneda de oro, seguro sabrás agradecerla y darle el lugar que le corresponde en tu vida!

Mi Agradecimiento por el "buen gusto" de tu Entrada y los mejores deseos para este jovencito 2009!!!

Te abrazo con enorme cariño!

unjubilado dijo...

Que los Reyes sean amables y endulzen tu vida durante todo el año.
Un abrazo

Marcela dijo...

Siempre que miro a mi alrededor, noto lo similar que se ven algunas cosas a la época romana.
Este, de los regalos, es solo un detalle más.
Me encanta tu blog.
Saludos y buen año.

*GEORGINA* dijo...

me gusto este blog
me gustaron tus palabras
esperemos que lo dulce no este en recoger monedas sino en la miel en si de tantas cosas escenciales y cotidianas, tan simples como la esperanza.
que tenga un buen año
saludos cordiales
y q los reyes magos le traigan felicidad
Georgina-

Clarice Baricco dijo...

Yo quisiera recibir ese cesto.


Muchas bendiciones y lo mejor siempre.

Cariños.

AugustaEmerita dijo...

Que relato tan cercano...
Así da gusto.
La verdad es que la cosa no ha cambiado mucho. Yo elegiría la miel o la hidromiel de mi querida extremadura.
Saludos y feliz año.

Niha dijo...

Hay que ver los romanos estos con su Nihil novum sub sole...
¿Qué tal se han portado los Reyes?

Cornelivs dijo...

Fantástica entrada, mi querida amiga. Me adhiero integramente a lo que te dice SUSANA.

Un abrazo enorme.

GABU dijo...

Y tu deseo se hizo realidad en mi amiga mìa!!!
Los REYES me han traido unos BOMBONES dignos de todas las calorìas imaginables...
jajaajajajajajaja

P.D.:Espero que con vos tambièn hayan sido generosos y amables los REYES... :)

TE DEJO BESOTAZOS INMENSOS

Javi dijo...

Isabel, es un placer leerte, que gran personaje era Ovidio, ¿te imaginas lo que sería hoy poder tomar un café y una charla con el?
por soñar que no quede.
Saludos.

claudio dijo...

Mi momento mas feliz es el que dedico a pintar.

Los invito a visitar mi blog en el podrán encontrar mis últimos trabajos en arte la dirección es la siguiente:

www.claudiotomassini.blogspot.com


Los saluda atentamente Claudio Tomassini

Medraina dijo...

Mi madre cuenta que de pequeña los reyes le traían naranjas y caramelos que hacía mi abuela con azucar quemada... le tocó vivir la miseria de una posguerra, ahora ella se desvive en regalar a sus nietos, incluso les da un dinero... sin embargo sigo pensando que son más dulces los caramelos que hacía mi abuela que todos los juguetes del mundo.

Un aleteo de mariposa.

Medraina.

Isabel Romana dijo...

Queridos amigos, disculpad que no os responda a cada uno, me esperan un par de semanas de trabajo a tope, y apenas me queda tiempo, así que trataré de postear y de visitaros en vuestras casas. Espero que los reyes hayan sido muy generosos con vosotros. Un besazo.

Rosa Silverio dijo...

Y lo más asombroso del asunto es que nada ha cambiado.

Fíjate que nos hablas de Roma antigua y este es el mismo pensamiento que predomina hoy día.

Querida Isabel, te deseo un feliz año nuevo y espero que los reyes se hayan portado bien contigo. :)

Te dejo grandes abrazos y todo mi cariño.

El Mostro dijo...

No hemos cambiado nada...

Umma1 dijo...

Lo mismo que dije en "Disputa Pública": los tiempos corren y los hombres no cambiamos.