miércoles, marzo 24, 2010

CORINA DECIDE VISITAR A SU AMADO

Así responde Corina a su amado Ovidio.

Graves son los reproches que me haces, amado mío, si me acusas de liviandad y de incumplir mis promesas. ¿Son acaso las tuyas más ciertas, o más firmes, o se cumplen siempre con rigurosidad? En el momento de la despedida, mientras secabas con tus dedos mis ojos húmedos, porfiaste en decir que volverías a Roma apenas hubieras revisado la hacienda de tu padre y ajustado los trabajos de la recolección, y estarías de nuevo conmigo antes del quinto día de los juegos plebeyos.

Mas no encuentro placer en disputar contigo ni en ello voy a perder tiempo. Soy mujer de acción antes que de palabra. Así, ahórrate ordenar a la naturaleza que se pliegue a mis necesidades, pues Amor arde con tal ímpetu en mi pecho, que los caballos de mi carro vuelan ya hacia ti más raudos que Pegaso.


Este texto de Corina es respuesta al de Ovidio, titulado Ven pronto a mi lado

NOTA: Los juegos plebeyos se celebraban en honor de Júpiter y duraban desde el 4 al 17 de noviembre. Pegaso es un caballo alado de la mitología griega.

*Cabeza de Antonia la Menor. Museo Massimo alle Terme. Roma.
**Detalle de relieve en un ara funeraria. Museo Massimo alle Terme. Roma.

43 comentarios:

santiago tena dijo...

el amor se hace más amor cuando lo escribimos

mixtu dijo...

una mujerde acion, más que de palabras...
curioso, me gusta esas mujeres...

el mundo roda por el acion...

abrazo serrano

Dilaida dijo...

Corina corre al encuentro de su amado, una buena noticia para Ovidio.
Bicos

Ex-compi dijo...

Es magnifico ver que el amor sigue intacto, después de tantas culturas.

Blanca Andreu dijo...

Cada vez que vengo por tu blog, me maravillo.

Mayte dijo...

Y es que mientras el se queja ella actua, como ha de ser cuando el amor impulsa la necesidad ;)

Bello, Bikiños para ti Isabel.

Isabel Martínez dijo...

Corina le corresponde y le reprende con dulzura. Amante y, por tanto, comida por la impaciencia, vuela al encuentro con su amado.
¡Qué bonito, Isabel!
Un día más disfruté en tu Roma.
Un gran abrazo.

ybris dijo...

Quizás Ovidio no merecía a Corina como expresa la queja de ella por la inconstancia de él.
Pero Amor no atiende a razones.
Nunca lo ha hecho. Ni entonces ni ahora.

Un placer leerte, Isabel.

El Toro de Barro dijo...

Uno agradece la verosimilitud de los escenarios y de los personajes que dibujas con tantísima delicadeza. Ya lo has hecho con Dido, humanizando los gestos heroicos que estuvieron en la base de los mitos que construyó la literatura, pero también lo haces ahora con estos avatares cotidianos tan propios de la carnalidad. Hacía ya tiempo que no veía nada semejante en las palabras....

Un fuerte abrazo, y hasta el 22 de abril...

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Ovidio, no te quejes, Corina está a tu lado, vuela a lomos de Pegaso tu Musa, ámala no te distraigan palabras.
Palabras de suma sensibilidad, Isabel, que parecen pronunciadas con antíguo acento, elegantes y soñadoras. Corina como Dido, mujer de acción y de amor. Bsitoooo.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Así responde Corina... qué maravilla. Un beso, Isabel

Cayetano dijo...

Ya se sabe. Si la montaña no va a Mahoma...
Eso es amor y lo demás, tonterías.
Un saludo.

La Dame Masquée dijo...

Madame, con ese final tan bonito me sorprende que Corina se considere mujer de accion antes que de palabra!

Feliz tarde

Bisous

Negrevernis dijo...

Interesante mujer, segura de sí misma.
Feliz tarde.

Lala dijo...

Pues qué bueno que los dos sientan el mismo deseo. Tanto como para ponerse en marcha y encontrarse cuanto antes.
:D



Un beso


Lala

mariajesusparadela dijo...

Amorosa respuesta.

DAISY dijo...

esto del amor isable hija es mu complicado!! jajaja, besos artista

GABU dijo...

Cuantas veces hemos renegado de las palabras al no ver los actos cumplidos??

P.D.:No siendo el caso de la audaz CORINA,aplauso,medalla y beso para su actitud... ;)

BESITOS INTRÈPIDOS

elena clásica dijo...

Y es que Corina siempre tiene que poner los puntos sobre las íes, que ya se quería ir de rositas nuestro amigo Ovidio, que no puede ser, hombre. Que te gusta mucho quedar de víctima, y hay que escuchar la voz de Corina, ajustándose a la realidad, ¡ah! no quieras silenciar la voz femenina, que ella es valiente y dirá lo que tenga que decir en honor a la verdad. No obstante, mira que Fortuna te sonría, ¡que ella te ama!

Las palabras las haces inmortales, Isabel, al revivirlas con la respuesta y menuda respuesta, a la altura de Ovidio, ¡nada menos! ¿Quién había de llevar a cabo la proeza? ¡Isabel Romana!
¡Hermosísimo, querida amiga!
Besazos.

América dijo...

Apasionada y decidida los requerimientos de su amado también son los de ella,el deseo es mutuo ,precioso texto que me arranca un supuro de cuajo.

Un abrazo.

Melba dijo...


¡Ay! Las prisas del amor.

Salud♥s

Belkis dijo...

La fuerza del amor impele a lo sublime del encuentro traspasando fronteras incluso, si hace falta.
Saludos Isabel

ANTIQVA dijo...

Y nosotros, torpes, siempre pensando que los antiguos no sabian amar...

sergio astorga dijo...

Isabel, en las cosas del amor: distancia para afiebrar el encuentro.

Abrazo que vaya cual pegaso.
Sergio Astorga

Gustavo Figueroa V. dijo...

Isabel:

La respuesta de Corina a su amado Ovidio es, a la vez que una demostración fehaciente de amor, una muestra de la vitalidad y carácter de una mujer que tiene bien claro sus sentimientos y su papel como ser humano. El amor es el vinculo por excelencia entre Ovidio y Corina y, ambos, sufren el flagelo de la distancia.
Aquí si que hay arte!
Felicitaciones.

Leodegundia dijo...

El amor es el amor, pero cuando empiezan los reproches es una clara incicación de que esos amores tal vez no terminen bien.
Buen fin de semana

Olga dijo...

Pues yo creo que los reproches son también una muestra de amor, pues amar a otro nos hace muy vulnerables, y la inseguridad nos lleva a los reproches pero, a pesar de estos, también nos pone alas en los pies. Uno quiere estar con quien ama... aunque sea discutiendo;-)
Besos, Romana.
Bonito texto.

fgiucich dijo...

Esos son amores!!! Abrazos.

Carla Tormenta dijo...

La mujer femenina y decidida, con la piel que habla en la voz del amor, qué todo lo mueve, qué todo lo arrastra, hasta la mujer al hombre, faltaría más.

Hermosísimo amiga escritora.

CAROLVS II, REX HISPANIARVM dijo...

He iniciado a seguir tu blog, creo que es realmente interesante. Espero que igualmente puedas disfrutar con el mio dedicado al reinado de Carlos II.

Un saludo.

mi nombre es alma dijo...

Y es que a veces como uno/una no tome la iniciativa no hay nada que hacer.

Un placer leerte y un abrazo

siempreconhistorias dijo...

Entregada Corina. Y sabia.
Bellísima respuesta y aclaratoria.
Un abrazo fuerte,

MaLena Ezcurra dijo...

Excelso texto!


Para que las palabras si existe la acción.


Un abrazo querida Isabel

Elèna Casero dijo...

Ese tipo de mujer me gusta. ¿Se parecerá,quizás, a ti?

Besos, querida amiga

editor dijo...

Tuve el placer de encontrar en la red a Isabel.
Invito a leer el Libro I de mi novela "La higuera y el apocalypsis" en http://editornoroestino.blogspot.com
Mi cordial saludo.

Magnolia dijo...

Excelente blog, tienes un premio bien merecido en el mio.Espero te guste. ¡ Felicidades!. Feliz semana santa.

Un abrazo

GUILLERMINA dijo...

El amor es ciego, se guia por los sentimientos antes que por la razón.

Un abrazo.Hace tiempo que no te veo. Hoy he clasificado las fotos de Valencia y me ha hecho ilusión.

daalla dijo...

Yo también prefiero la acción a las palabras, que en ocasiones son sólo palabrería.
Besos

J. Marcos B. dijo...

RomA,AmoR

Té. Beso.

M :)

Mita dijo...

Ay, yo quiero que me escriba Ovidio algo así como lo de Ven pronto a mi lado!!!!

Dilman dijo...

"Soy mujer de acción antes que de palabra. Así, ahórrate ordenar a la naturaleza que se pliegue a mis necesidades, pues Amor arde con tal ímpetu en mi pecho" Así es, el amor sólo usa la palabra como un medio, como instrumento, Ovidio tiende a privilegiar los medios, lo que le permite "pensar" mientras el corazón descansa. Corina es elemento puro sin mezclas, cristalina como el agua misma, sin aditamentos, sin caballos, sin naturaleza alguna que la distraiga.
Trama fantástica que la Escritora nos presenta a través de su lente artística para no perder detalles ni emociones.
Mi abrazo Isabel Romana!!!

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Corina no es mujer que se deje amilanar y responde siempre a su amado de forma franca y sincera. Pero tampoco le agrada discutir y es ella quien se ha de plegar a las necesidades de Ovidio, y no la naturaleza, como él metafóricamente dijera. Los caballos de su carro ya se han echado alas como si fuesen Pegaso, jeje. Precioso texto, Isabel, hermosas estas pequeñas disputas de enamorados de hace dos milenios. Y parece que hubiese sido ayer...

Dédalus dijo...

Enhorabuena por tu libro, Isabel. Ojalá tengas mucho éxito con él. Tu excelente trabajo lo merece.

Un abrazo.