miércoles, marzo 03, 2010

LO PEOR ES LA FRIALDAD


No me apuntes, Niño. Si estás impaciente por disparar tu arco, si ansías encender pasiones, búscate otra víctima. Aún recuerdo cómo me hiciste enloquecer de amor por Lucio y te lo digo: más me hubiera valido enamorarme de una estatua de mármol de Paros.


NOTA: Queridos amigos, os dejo en enlace con la crítica que ha sacado El placer de la lectura sobre "Dido reina de Cartago".

*Detalle de escultura de Cupido. Exposición “La belleza del cuerpo” en el MARQ (Museo Arqueológico de Alicante) Foto: Rafa Lillo
**Naranjos protegidos del frío invernal en Villa Borghese. Roma.

52 comentarios:

Elèna Casero dijo...

Me ha hecho sonreír. !Que enfadada¡

Besos

La Dame Masquée dijo...

Disparara igualmente. Es muy travieso. En cuanto estamos desprevenidos, alla lanza la flecha. Ni las armaduras nos protegeran contra ellas.

Buenas noches, madame

Bisous

joselop44 dijo...

Es que el niño muchas veces falla o nos gasta bromas de mal gusto con eso de las flechitas.
Un abrazo.

CarmenBéjar dijo...

Pues yo quiero que el niño me dispare y acierte de lleno. ¡Qué le vamos a hacer!

Un besito

mariajesusparadela dijo...

Con ese arco, estamos a salvo...lo malo es, efectivamente, el frío.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Vi al delicioso Eros en Alacant, y por suerte no me hirió con sus dardos, ayyy, que herisa estoy desde hace 35 años...uyyy, dolor dulce. Bsito sin flechas ni dardos.

Clarice Baricco dijo...

Ayy menos mal que yo estoy cubierta.

Siempre olvido decirte que las fotos son hermosas. Un abrazo para Rafa Lillo.

Dilaida dijo...

La frialdad, tienes toda la razón, es mucho peor.
Bicos

Xibeliuss dijo...

¡Muy cierto! Lo peor es la frialdad. Comparado, hasta el odio puede tener su aquel...
saludos.

isis de la noche dijo...

...Una vez lanzada la flecha con mortífero efecto, el alegre niño se va gozoso a buscar una nueva víctima...

Sin pensar que a veces se olvida de flechar a quien cuya correspondencia desearíamos ;)

travesurillas del niño.... Que a nosotros no nos 'divierten' tanto jaja

Besos miles...

Anónimo dijo...

El frio también hace daño. Además el niño es caprichoso.

Basos Guillermina

El Drac dijo...

Haz hecho perfecto el poema de la despechada, gracias a Dios éste cupido que te apunta por ser de mármol es SORDO así que estáte preparada.

Gloria Calero dijo...

El amor es caprichoso, pero es extraordinario vivirlo.

gonzalo dijo...

extraordinario e imperdible.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

buenisimo! me encantó...

Alhami dijo...

.



...más de una vez he sido impactado por sus traviesos y certeros dardos... y buena me la han hecho... jajaja (no me puedo quejar)

bonita entrada

Saludos mi querida Isabel

.

Mita dijo...

Eiskalt!
Es cierto, y la comparación con la estatua de mármol de Paros, es bellísima.
Besos

Isabel Martínez dijo...

Esas flechas de Cupido que, a veces, nos dejan helado el corazón...
Besicos.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Lo cierto es que es muy bello... ¿quién se podría resistir a sus flechas?

un beso

La Gata Coqueta dijo...

Hola Isabel!! Que gusto verte de nuevo, tienes razón el tiempo es muy escaso y a mi me pasa lo mismo también.

Pero aún no encontrandonos te llevo en mi corazón y no te olvido.

Ya he visto el enlace que me has dejado, y sabes que me alegro muchisimo que el libro siga creciendo, es extraordinario y sobre todo para ti su autora.

Al mirar el cielo azul a Cupido descubrí,
disparaba con sus flechas pero el blanco ni le ví.
Tal vez yo o tal vez tú, tal vez a ti te alcanzarán,
pero ya te darás cuenta pues se clavan de verdad.

Ya lo creo que se clavan, no abandonando nunca más...

Y si abandonase repitiriamos...

Feliz semana para ti.

Te dejo como regalo un abrazo de sonrisas para compartirlas con aquellos que no las encuentran.

Marí

Ventura dijo...

Buenos días Isabel. Hace tiempo que no puedo ni pararme a saludar pero te aseguro que visito regularmente tu "casa" y sigo disfrutando de tus escritos.
En esta ocasión no estoy de acuerdo: siempre he pensado que prefiero sentir, aunque sepa seguro que más tarde habré de sufrir, que no sentir. Mientras siento, aunque sea dolor, estoy viva. Ya tendré tiempo de no sentir cuando me muera.
Saludos

bardinda dijo...

Al final el niño hará lo que quiera.

Un saludo

Raúl dijo...

Qué impertinente que es cupido, por dios.

Pd.- Por cierto; ¿Cómo le va la vida a Dido a estas alturas? Sonrío.

Cayetano dijo...

¡Cuánta razón tienes!
Ya lo decía Góngora, en versión de Paco Ibáñez:
"Ciego que apuntas y atinas,
Caduco dios, y rapaz,
Vendado que me has vendido,
Y niño mayor de edad,
Por el alma de tu madre
—Que murió, siendo inmortal,
De envidia de mi señora—,
Que no me persigas más.
Déjame en paz, Amor tirano,
Déjame en paz."
Un saludo.

almena dijo...

ohhh me temo que dispara a ciegas, al azar...
y que no atiende peticiones en ninguno de los sentidos...

besos!

GABU dijo...

Tantas son las veces que hubiese preferido amar un pedazo de frìo màrmol amiga mìa!!!!

P.D.:Pero ya ves,CUPIDO con sus flechazos algùn dìa tal vez acierte...

BESITOS ESCEPTICOS

La abuela frescotona dijo...

Aun heridos de muerte, no renunciamos a amar...
Saludos afectuosos querida Isabel

Rocigalgo dijo...

Frialdad de mármol, corazón de piedra, amor que petrifica las almas,granito en las manos que acarician y duelen. Frio de los tiempos y del pasado que rezuma agua, solitaria.

siempreconhistorias dijo...

Magnífico.
Qué buenas entradas haces, querida Isabel, aunque estoy insoportable vengo a visitarte y me sereno.
Un abrazo,

Mayte dijo...

Es que a veces los niños son todo un caso, más armados con arco, flecha y amor! ;)

Bikiño Isabel...bonitos días.

Olga B. dijo...

Hay estatuas de mármol que dan más calor que algunos amores. Y al menos son bellas. Para siempre.

iralow dijo...

...pues a mí me acertó de lleno...

ruega por que deje de llover, tú que tratas de tú a tú a los dioses del Olimpo...

besotes

Dilman dijo...

Parece que cupido me tomó para sus prácticas del tiro al blanco y nunca falla, siempre directo al corazón, ya ni caso le hago...condenado estoy.
Mi abrazo escritora, me alegra el crecimiento de tu obra dentro de la crítica literaria, que lo logrado hasta ahora se multiplique!!!

Negrevernis dijo...

Querida amiga,
qué preciosa historia: cuánto en tan poco...

Feliz tarde.

fgiucich dijo...

Esos flechazos que encienden la sangre. Las críticas son cada día mejores. Abrazos.

Lales dijo...

Cupido como todo niño, es voluble y caprichoso. Prefiero el amor de Anteros y su influencia sobre Cupido.
¡Que agradable es disfrutar de tu prosa y de las fotos del blog!
PD: ya he visto que Ventura ha dado señales de vida. Ya le dije que la echabas de menos. Buen fin de semana.

mi nombre es alma dijo...

Malo cuando un amor ha de calentarse.

Un abrazo y me voy a leer la crítica

daalla dijo...

Quizá sea peor la frialdad, pero el hecho de que dispare a ciegas sus flechas ocasiona no pocos sinsabores.
Besos

Alyxandria Faderland dijo...

Si haria bien en guardarse un ratito el arco en mala parte, o lamar nuevamente a mi hermana (desaparecida en accion parece ultimamente) asi deja en paz a la gente y que cada cual le eche el ojo al que mas le guste.
.
Con respecto a tus dichos, estoy viendo de que me puedo disfrazar para meterme en el "Elcano" cosa que me descubran recien cuando va de vuelta a España. Con un poco de pintura podria pasar por un mastil...

sergio astorga dijo...

Isabel, es verdad, me hubiera valido no salir del tezontle.
Abrazos arqueados.
Sergio Astorga

DAISY dijo...

jajaja, qué bueno!!! enhorabuena por el éxito de tu novela!! abrazos

SUSANA dijo...

Tampoco a mí me apuntes...tengo estatuas y mármoles para cien vidas de amor no correspondido. Jajajajaá!

Imperdible la crítica de "El placer de la lectura"!!!

Un fuerte Abrazo Querida Isabel!!!

marisa dijo...

Lo que has escrito hoy me recuerda mucho a un poema que escribí hace tiempo "no quiero más estatuas en mi jardín pequeño"...Me ha emocionado comprobar ese lugar común entre amabas...bueno guapa, que tu novela se vaya abriendo paso, lo mereces.besazos

elena clásica dijo...

Querida Isabel:

Aquí vuelve asomarse el temible Niño, directo al corazón y certero como sólo él sabe, ay, viertamente puede ser más rentable a veces enamorarse de una estatua de mármol. Cupido, Cupido, mira bien a ver qué haces...
Te felicito una vez más por la repercusión que está alcanzando tu extraordinaria novela histórica llena de sentimientos y pasión, sea dedichado Eneas y no Dido porque ella supo amar.
¿Cuándo te vamos a poder ver por Madrid? Ojalá fuera posible.
Besazos.

Leodegundia dijo...

Cuando Cupido tira sus flechas debería de tirarlas a las dos personas al mismo tiempo pues no hay amor más doloroso que el que no es correspondido.
Buen fin de semana

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Isabel,

Es éste, el tuyo, un escrito enigmático. No sabemos quién es quien manifiesta el deseo de no ser herido por Cupido. En todo caso, hay que tener cuidado con que a uno no le pase lo que a Pigmalión: que la estatua y Pigmalión tienen un comienzo muy bonito, pero también un final desgarrador. Y si no, repasemos un poco la leyenda de Mirra, tan bien explicada en el Libro Décimo de Las Metamorfosis de Ovidio (243-502).

Buen fin de semana, querida Isabel.

Antonio

Maya dijo...

Excelente post y la crítica de el Placer de la lectura me llevará a buscar tu libro y lanzarme a a la eventura de saber todo ese viaje de Dido y la narración de la anciana a su escriba.

Besos y gracias siempre por crear!

Perlita dijo...

Veo que te hacen muy buena crítica de "Dido..." Enhorabuena.
Siempre me cayó bien Cupido...
Un abrazo.

El llano Galvín dijo...

Desde luego que algunas estatuas de mármol transmiten más sentimientos y hacen sentir mejor que algunos Lucios. Qué magnífico texto Isabel!!
Un beso!!

MaLena Ezcurra dijo...

Cupido es un niño al que le place jugar, y así nos deja.


Excelente la crítica de "Dido..." es un placer leerte siempre, tu casa tiene un fuego sagrado, donde dan ganas de sentarse alrededor.


Un beso querida Romana.


M.

Lala dijo...

La frialdad, el hielo, la falta de pasión...
Sí, es preferible amar a un objeto.


Un beso


Lala

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Ay el amor, que cuando cálido resulta reconfortante, pero cuando el ser amado no corresponde como debiera y se muestra frío e indolente...Mejor que Cupido se ahorre la flecha en ese último caso.