domingo, marzo 21, 2010

VEN PRONTO A MI LADO

Mientras cuida de los campos de su padre, el poeta Ovidio se queja pensando en su amada Corina:



"¿Por qué tengo yo que separarme de mi dueña una y otra vez? Pero tú me habías jurado por mí y por tus ojos, luceros míos, que ibas a estar siempre a mi lado. Las palabras de las mujeres, más livianas que las hojas caídas, el aire y el agua se las llevan por donde les parece, sin que se hayan cumplido.

Sin embargo, si tienes alguna consideración piadosa del abandono en que me has dejado, hora es ya de que empieces a añadir hechos a tus promesas y vengas cuanto antes en un carro pequeño tirado por caballos; tú misma sacúdeles con las bridas en las crines ondulantes, y vosotros, montes elevados por donde ella ha de venir, allanaos, y en los valles profundos sedle fáciles, caminos.

Ovidio. "Amores"
Traducción de Vicente Cristóbal López



NOTA: Corina responderá al texto de Ovidio, a través de Corina decide visitar a su amado

*Detalle de relieve con un carro de cuatro ruedas con pasajeros. Museo Termas de Diocleciano. Roma.
**Detalle de relieve con recolección. Museo Termas de Diocleciano. Roma.

38 comentarios:

Myr dijo...

Nada mejor que celebrar la llegada de la primavera con Ovidio y su amada Corina, que esperemos se suba a ese acrro y corra a loz brazos de su amante amado.

¡Feliz primavera para ti!

La Dame Masquée dijo...

Que precioso fragmento, madame, tan acorde con este primer dia primaveral tan largamente anhelado.
Esperemos que la primavera no nos decepcione.

Buenas noches

Bisous

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Isabel,

Precioso poema de Ovidio el que nos presentas hoy. Dejo aquí el texto Latino, por si alguien quiere saborearlo.
Un beso,

Antonio

Separor a domina cur ego saepe mea?
At mihi te comitem iuraras usque futuram –
per me perque oculos, sidera nostra, tuos!
Verba puellarum, foliis leuiora caducis,
inrita, qua uisum est, uentus et unda ferunt.
Siqua mei tamen est in te pia cura relicti,
incipe pollicitis addere facta tuis,
paruaque quamprimum rapientibus esseda mannis
ipsa per admissas concute lora iubas!
At uos, qua ueniet, tumidi, subsidite, montes,
et faciles curuis uallibus este, viae!

(Ouidius, Amores, I, XVI, 42-52)

gonzalo dijo...

es peligroso enamorarse en primavera. bueno, y en cualquier época.

Xibeliuss dijo...

Tantos siglos y ahí siguen las palabras del poeta, llenas de verdad

Dilaida dijo...

Pobre Ovido, el siempre suspirando por su amada Corina, y ella... Bueno a ver si por esta vez no se queja de fuertes dolores de cabeza.
Bicos

Isabel Martínez dijo...

Ovidio exige la presencia de su amada Corina, porque -como siglos más tarde señalara San Juan de la Cruz- "la dolencia de amor no se cura si no es con la presencia y la figura."
Precioso, Isabel. Contigo, siempre aprendiendo.

mariajesusparadela dijo...

La calentura de la primavera hace que incluso le pida a los montes que dejen de serlo. Todos hemos oido que "la fe mueve montañas", ahora podemos añadir "el amor las transforma en llanuras"...

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Amores, si, ahora corred corceles que Ovidio espera a su amada, daos prisa montañas en hacerlos prados.
Gracias Isabel por este delicado retazo amoroso. Bsito que tengas feliz y primaveral semana.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Sí que venga ya la primavera. He visto pequeños narcisos y flores malvas entre la hierba. Está ahí.

Un besito.

Cayetano dijo...

¿Llegará su amada Corina con la ansiada primavera? ¿O su crueldad prolongará inevitablemente el invierno en el corazón herido del bueno de Ovidio?

joselop44 dijo...

Es muy bonito. Los clásicos llegan a serlo porque han trascendido del paso de los siglos por su calidad.
Un abrazo

Maria Paula Villanueva dijo...

Carmen: me produce placer lo que escribís. Vivo en Sicilia, estuve en Cartago, soy profesora de letras... total, que me siento cerca de tus motivos. Otra mujer que me parece similar a Dido es la pobrecita de Fedra.
Ay, dice el dicho, de las mujeres despechadas, y yo agregaría, Ay de aquellas tan lastimadas.
Gracias por tu blog.
El mío, muy nuevo por cierto, es http://lunaalreves.blogspot.com

Lala dijo...

El hombre está desesperado por cumplir su deseo!
L'amoreeeeee!
XD


Un besito


Lala

Mayte dijo...

Me encanta la petición de Ovidio, dulce y ansiosa por la amada.

Bikos muchos Isabel :D

Miguel Cobo dijo...

Entro por primera vez en su blog y quedo deslumbrado tanto por la belleza de sus textos e imágenes como por su erudición. La felicito muy efusivamente. No sé si lo conoce, pero qué bien luciría en este blog el poema de Antonio Porpetta: "Julia Anula, hija de Cayo..."* ¿Lo conoce?

*(He repasado, en una primera lectura superficial, todo su blog por si lo encontraba. A ver si es que los árboles no me han dejado ver el bosque y ya está)

GABU dijo...

Cuantas son las veces que el destino nos impide ser fiel a nuetras palabras!!

P.D.:Tal vez sean las ansias,las que nos ciegan el sentir y asì es que exigimos actos para creer...

BESITOS SNESITIVOS AMIGA MÌA ♣

CarmenBéjar dijo...

Ahora que llega la primavera qué propicias son estas líneas, querida Isabel.

Un besito

América dijo...

Gracias por traer tan ,tan hermoso texto.
Los sentimentos universales,intemporales nos dicen que el corazón late por amor también,se añora y se reclaman las ausencias.

La candorosa dijo...

Hay amores que no conocen de distancias, y este texto de Ovidio es una bella muestra ¡¡de que siempre ha sido de este modo!!

Saludos!

mi nombre es alma dijo...

Ya podría coger el carro Ovidio y dirigirse él hacía su amada (sonrío).

Un abrazo

Melba dijo...


Gracias por compartir este bello fragmento.

Salud♥s

fgiucich dijo...

Un texto para disfrutarlo, aunque provengan de amores que duelen. Abrazos.

elena clásica dijo...

Ah ese amor desgarrado que sintió Ovidio por Corina, el dolor de la separación y el sentimiento intenso de la cercanía espiritual cuando la lejanía es insoportable.
Me parece de una belleza profunda el momento en el que Ovidio pide a los montes que se allanen para hacerle fácil ese camino de regreso a Corina.
Una maravilla.
Besazos, querida Isabel.

isis de la noche dijo...

¡Oh amiga!

¡Qué bella invocación!

Pedir a las montañas que se allanen y a los caminos que conduzcan al ser amado al instante feliz del reencuentro...

Si tan solo eso fuera suficiente... el vehemente anhelo de quien ama, para conjurar al destino y cambiar las estrellas... pero la voluntad del amado se impone, a veces, dejándonos una ausencia que no halla consuelo.

Pero vaya.. si no fuera por estos desencuentros, ¡qué bellísima poesía no hubiese sido escrita jamás!!!

besos miles, querida amiga..

Tus letras son un deleite, siempre ;)

siempreconhistorias dijo...

Delicioso fragmento, Isabel.
Gracias por traerlo.
Un beso,

Gustavo Figueroa V. dijo...

Isabel:

Deliciosa entrada nos dejas para goce profundo del espíritu. Ovidio tiene la necesidad de su Corina, el amor lo impulsa casi a una súplica y en aras de su amada pide a la naturaleza facilitar el rápido encuentro con su amada. Ay, el amor, cosa de valientes!

Te dejo mi respeto y mi abrazo.

Gustavo

Cornelivs dijo...

Disculpa mis ausencias de los ultimos dias, amiga, estoy a tope...!

Besos.

iralow dijo...

a mi me llegará en un caballo de acero...pero pronto acabará mi espera ;)

hermoso este, y el anterior, como siempre, te superas.

Un abrazo tan grande como tú

Ramon.Eastriver dijo...

Sedle fáciles.. qué bonito. Esa retórica antigua sigue fascinándome. La llamo retórica antigua para llamarla de algún modo: me sigue pareciendo tan viva y tan intensa que muchas más recientes son, en cambio, infinitamente más antiguas.

Dilman dijo...

Asombrosa la forma como el poeta tensa la composición hacia el suspenso. Parte de un requirimiento justo ambientado en la liviandad y docilidad de las hojas que contrasta luego con el peso del carruaje y el galope de las bestias, símbolo de amor que controlado quiere desbocarse servido en la complicidad de la pureza de la naturaleza.
"El amor el más hermoso de los inmortales"
Mi abrazo Escritora!!!

Marci dijo...

Gracias por ofrecernos este hermoso texto de Ovidio.
Un saludo

Marci dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MaLena Ezcurra dijo...

Sublime versos nacen del alma de Ovidio.

Dialoga con la naturaleza para hacer más fértil el paso de su amada.


Un beso querida Isabel, bella primavera.


M.

HLO dijo...

Ay, sólo el deseo lamina la misoginia...

santiago tena dijo...

duele la ausencia, duele el abandono

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Muy poéticos los reproches que Ovidio brinda a su amada Corina, veamos ahora la respuesta de ésta, que ya he visto que está en el post de más arriba, jiji.

Anónimo dijo...

You have tested it and writing form your personal experience or you find some information online?