miércoles, junio 22, 2011

RECUERDO DE VESPASIANO



Repasando la correspondencia de Julia Tertia, he encontrado esta carta de una amiga suya llamada Claudia, quién sabe si descendiente de la Claudia Hortensia que nos tiene tan ocupad@s. Recuerda al emperador Vespasiano, de cuya muerte se cumple hoy el aniversario. Aquí la tenéis.

31 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Pues sí que tenía sentido del humor.
Pero , aunque hoy sabemos que no fue un dios después de su muerte, también sabemos que vivió como dios mientras fué emperador. Y eso sí que es envidiable( Ya nos gustaría ¿eh?, sobre todo en estos tiempos de crisis...)

Cayetano dijo...

Sigo pensando que, en efecto, buen sentido del humor. Los pobres mortales preferimos vivir a ser dioses.
Un saludo.

Fujur dijo...

El "gran emperador" olvidado. Existen indicios tanto de que fue un hombre muy sobrio y autoritario... como de que fuera un "títere" en manos de los poderes fácticos... Siempre me pregunto si los emperadores "más válidos" no habrán sido en muchas ocasiones los más criticados por las crónicas... al menos, en aspectos. Nerón es bien sabido que era un "intelectual", por poner un ejemplo... besos!

Javier dijo...

El emperador Vespasiano fue el que aprobó "vectigal urinae” (impuesto sobre la orina) y autor de:

“Pecunia no olet” (el dinero no huele)

Y esta frase ha quedado como excusa perfecta para obviar la procedencia del dinero.

Un abrazo

NáN dijo...

Prefiero centrarme en el temple de esta Claudia.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Quizá lo de convertirse en un dios lo decía de verdad... hay gente que es así y se cree inmortal.

Josep Asensi dijo...

¿Y cómo sabéis que no se convirtió en un dios? A lo mejor la religión romana es la única verdadera...
A mí siempre me gustó Vespasiano. Reforzó la administración central, creo una eficaz burocracia, fue generoso en la concesión de ciudadanías (sobre todo en Hispania), inició la construcción del Coliseo...

Bagoas dijo...

Ciertamente no sabemos si se convirtió en dios después de su muerte, pero lo que sí parece evidente es que fue un "mago" de la política de la época. De origen humilde, llegó a ser emperador y parece que consiguió sacar a Roma y sus provincias de la crisis en que estaban sumidas.
Está bien recordar a personas así y no estaría mal encontrar hoy en día a un personaje con éste carisma y que hiciese algo parecido por nosotros, eso sí, claro, con métodos actualizados.
Bsts Isabel.

África dijo...

Lo de morir con buen humor suena a chiste. Ojala fuera una juerga humorística morir, jajaja!
Pero puede tener cierto sentido: si alguien muere sabiendo que hizo lo que quiso en la vida, si muere teniendo paz su conciencia y su espíritu, si muere sin la duda horrorosa del más allá, es posible que pueda permitirse el buen humor antes de acabar en este mundo.
Desde luego, es envidiable.
Me lo pido!
:D


Un beso

SUSANA dijo...

“Pobre de mí, creo que estoy a punto de convertirme en un dios"...encantador Vespasiano, también viviste como un dios, bello mío! Lo mejor de este mundo y del otro, nada mal, no señor.

Isabel Querida,Gracias por esta sonrisa y el recuerdo! Un abrazo apretado guapa!

Cornelivs dijo...

Un abrazo Isabel. Hasta siempre.

virgi dijo...

Te releí, volví a aprender y, de camino, también releí mi comentario...
Besos desde hace un año.

Elysa dijo...

Una delicia de carta, rezuma optimismo y sentido del humor.

Besos

Mayte dijo...

A ello voy...un gran beso!

Maria Paula Villanueva dijo...

Me gusta el humor de Vespaciano como también me da risa al delirio de Nerón, quien dice antes de morir:
"Qué gran artista muere conmigo!"
Por supuesto que para Nerón lo suyo era una tragedia. Y escucharlo había sido una tragedia para sus pobres espectadores.

Hermosa semblanza de un estilo de vida, Isabel!

La Dame Masquée dijo...

Obviamente no le agradaba mucho la idea de convertirse en un dios. Normal, si para eso había que morirse primero! Mucho mejor seguir siendo emperador.

Buenas noches, madame

Bisous

Isabel Romana dijo...

Ja, ja, mariajesusparadela, no sé si vivió como un dios, pero seguro que mejor que el resto de los mortales. Besitos.

Hola cayetano, estoy contigo: mejor estar viva que divinizada, que total no te enteras... Besotes.

Isabel Romana dijo...

Hola fujur, tengo la impresión de que Vespasiano fue, ante todo, soldado. Así se forjaban muchos hombres entonces, sobre todo teniendo en cuenta que en Roma no existía una legislación que regulara la sucesión. En cuanto a la manipulación, de eso ha habido siempre y, desde luego, empieza en vida. Besos.

Hola javier, respecto a esos urinarios sobre los que cargó impuestos, en el piazzale Numa Pompilio (de donde arranca la vía della porta di San Sebastiano) en Roma, hay una edificación que parece una garita que piensan que pudo ser uno de esos artilugios... También ahí demostraba sentido del humor y de la realidad. Besos.

Isabel Romana dijo...

Hola nan, yo también prefiero a todas las Claudias antes que a todos los emperadores. Besitos.

Hola pedro ojeda escudero, parece ser que esa frase estuvo dicha con sentido del humor. Por lo demás, no creo que él creyera en divinidades... Besos.

GABU dijo...

Cuanta sabiduria y razón hay en esa carta!!!

P.D.:Si pudiéramos vivir plenamente con lo que nos toca en suerte sin esperas alocadas,andaríamos más livianos y tal vez conoceríamos lo que significa la verdadera felicidad...

BESITOS TRASLÚCIDOS :)

Isabel Romana dijo...

Hola josep asensi, si el no llegó a ser divino, el coliseo sí que lo es. Y vaya si ha marcado a Roma... Ningún otro monumento de la ciudad es tan reconocible y emblemático de la ciudad eterna. Luego alguna eternidad sí que consiguió. Besos, querido amigo.

Hola bagoas, también yo creo que Vespasiano tuvo muchas virtudes. Quizá ese origen humilde le hizo tener los pies más en la tierra, porque la había visto de cerca. Besos, querido amigo.

Isabel Romana dijo...

Hola áfrica, siempre me ha parecido deseable dejar este mundo con ese sentido del humor que no es otra cosa que la aceptación de lo que somos: simples mortales que han de perecer. Otra cosa es cómo quedan nuestros familiares, pero el que se va... Me gustaría irme como Vespasiano, despedirme dejando una sonrisa en los labios. Besos.

Hola susana, desde luego vivir como un dios y perdurar luego divinizado, dejando además el coliseo como monumento a la ternidad... ¡Es el colmo! Besitos, guapa.

Isabel Romana dijo...

Un abrazo, cornelivs, espero que nos reencontremos en otro momento. Aquí tienes siempre tu casa. Un abrazo muy fuerte.

Isabel Romana dijo...

Hola virgi, es divertido reencontrarse de vez en cuando con escritos anteriores. De muchísimos ya ni me acuerdo... Besos, querida amiga.

Hola elysa, creo que el humor es una de las cosas buenas de la vida que, además, nos caracteriza como humanos. Besitos, guapa.

Isabel Romana dijo...

Hola mayte, besos también para tí.

Hola maria paula villanueva, tienes mucha razón al resaltar lo patético de la frase de Nerón a punto de morir. Con él era una tragedia ser espectador y, no menor, ser artista. ¡Ay, quien se atreva a hacerle sombra...! Un abrazo muy fuerte.

Isabel Romana dijo...

Hola la dame masquée, como suele decirse: "virgencita, que me quede como estoy..." Mucho mejor ser un vulgar emperador mortal que un dios muerto. Beso su mano.

Isabel Romana dijo...

Hola gabu, menuda cuestión has tocado. ¿Qué será la verdadera felicidad? Quizá leer o escribir esa carta y recordar al amigo querido y todo lo que de bueno tenemos en ese instante. Y nada más... Besos enormes.

Silvana Cufré dijo...

La carta muestra la verdadera realidad del mundo romano del siglo primero d.C. "cuando contemplo el paisaje en torno a mi villa y las aguas del lago reflejando el cielo (...)" Esta frase me encanta, me siento muy identificada porque a mi me encanta contemplar las cosas, y mas me emociona saber que ella observando el paisaje de su villa. Las villas romanas, cosas maravillosas y especulares...

Isabel Romana dijo...

Hola silvana cufré, también a mí me gusta contemplar el paisaje y pensar en tantos otros ojos que lo disfrutaron... Un abrazo.

elena clásica dijo...

Recordemos pues a Vespasiano, y reflexionemos sobre el valor de lo que tenemos y damos por eterno y sien embargo en cualquier momento nos puede ser arrebatado.
Me llama tanto la atención ese miedo de Vespasiano a convertirse en un dios, fina y sutil ironía la que manifiesta el emperador al final de su vida.
Besazos.

ANTIQVA PHOTO dijo...

Nos quejamos de los prebostes actuales, pero en el pasado... Ah, esos sueños de divinidad...

Un abrazo fuerte