miércoles, enero 11, 2012

LA LUZ DE ROMA



“(…) nada hay comparable a las líneas del horizonte romano, a la ligera inclinación de los planos, a los contornos suaves y en perspectiva de las montañas que lo terminan. (…) Un vapor particular, que se extiende en la lejanía, redondea los objetos y disimula lo que pudieran tener de duro o de contrastado en sus formas. Las sombras nunca son pesadas ni negras; no hay masas de rocas y follaje que sean tan oscuras que en ellas no asome siempre algo de luz. Un tono singularmente armonioso combina la tierra, el cielo y las aguas; todas las superficies, por medio de una imperceptible degradación de colores, se unen por sus extremos, sin que se pueda determinar el punto en el que termina un matiz y empieza el otro. ¿No es cierto que ha admirado usted en los paisajes de Claudio Lorena esa luz que parece ideal y más bella que la natural? Pues bien, ¡es la luz de Roma!”



Chateaubriand - Viaje a Italia


Traducción de Plácido de Prada.


* La imagen está tomada de internet. Es un cuadro de Claudio Lorena.


NOTA: Hoy se conmemora el cierre de las puertas del templo de Jano en el año 29 a.C. Os dejo el enlace a una entrada en la que celebraba tan dichoso acontecimiento

18 comentarios:

Mª LUISA ARNAIZ dijo...

He recordado mi preferido: "Viaje a Italia" de Stendhal. Ciertamente, la luz impresiona como en todo el Mediterráneo. Un abrazo, Isabel.

mariajesusparadela dijo...

La luz de Roma es luz del mediterráneo...cierro los ojos y veo un Sorolla.

La Dame Masquée dijo...

Otro enamorado de Roma. Y cuántos conversos estarán consiguiendo ustedes dos!

Buenas noches

Bisous

yolanda carrasco dijo...

Me llevo una alegría inmensa cada vez que en éste blog (" Mujeres de Roma") veo publicado algo nuevo, porque todo lo que publicas en él, todos los escritos,son como este blog:Maravillosos, magníficos, espléndidos, exquisitos, divinos... Es un placer y un lujo poder contar con este blog. Todos los días lo miro por si hay alguna nueva "joya" en él.Una vez más Isabel, muchísimas gracias Eres como tu blog;, maravillosa, divina....Un abrazo muy fuerte.

virgi dijo...

Y los azules de Lorena son magníficos.
Besos, apreciada Isabel, maestra que nos transmites la pasión por el estudio y el saber.

ANA Mª GONZÁLEZ dijo...

Qué placer terminar el día habiendo leído este texto. Un bálsamo para el sueño.

Dilaida dijo...

Claudio de Lorena introduce en sus cuadros una luz directa y natural, proveniente del sol, que sitúa en medio de la escena, en amaneceres o atardeceres.
Si Chateaubriand dice que es la luz de Roma, puede que tenga razón, ya que Claudio de Lorena conocía muy bien esta ciudad, ya que pasó parte de su vida en ella y murió allí.
Bicos

PACO HIDALGO dijo...

Pues si, los románticos franceses tambien se acuerdan de Roma, como Chateaubriand: bella descripción. Y los paisajes de Lorena son portentosos, con esos personajes tan enpequeñecidos, ya que es la naturaleza la verdadera protagnonista. Besos, Isabel.

Campurriana dijo...

Soy una completa enamorada de los paisajes de Lorena. Ya he tenido la suerte de ver varios y recuerdo los momentos de esos encuentros como algo muy especial.

Fortunata dijo...

Los cielos de Roma, me gustara poder percibir esos contornos envueltos par la tenue luz del atardecer...
un abrazo

Deb dijo...

Evocador, muy bello.

Cayetano dijo...

Una luz especial como son especiales los cielos del sur de Europa mediterránea.
Un saludo.

Mar Horno dijo...

La luz de Roma es inolvidable. Hay ciudades que tienen una luz especial y eso las hace más bellas, más memorables, más obsesionantes. Siempres la llevas en el corazón, la ciudad sí, pero en realidad es su luz. Un beso Isabel y gracias por tus comentarios en mis micros. Me son preciados como joyas.

elena clásica dijo...

La luz tiene esa cualidad de hacer inolvidable una ciudad, como dice Mar Horno. Los objetos, así como los conceptos y los sentimentos penetran en el recuerdo a través de la luz y las personas que comparten aquellos momentos quedan unidas para siempre en el cordón místico que nos ilumina.

El viaje a Roma tiene la cualidad mágica que describe con tal belleza Chateaubriand.

Me encantan estos textos. Un abrazo, Isabelita.

África dijo...

Enamorarse de Roma es fácil.
Y ya veo que cuanto más se la conoce, más enamorado queda uno.
La luz romana debe ser como la nuestra, no? Mediterránea.


Un beso

Xibeliuss Jar dijo...

Me ha pasado como a Mª Luisa. Yo conocía el de Stendhal... pero éste de Chateaubriand merece una lectura.
Abrazos, Isabel.

CAS dijo...

Un libro más para leer.Un disfrute más de la vida. La luz.... si tendrá importancia como se proyecta. La luz a través de la persiana en la siesta veraniega, me parece hermosa y sugerente. Tu luz.... es maravillosa y contagia deseos de saber.

Besos y abrazos, querida amiga.

Sahara.es dijo...

La luz es la que nos define los matices y las formas de las cosas. De la misma forma tú, Isabel, nos vas definiendo a todos y cada uno de tus personajes y paisajes por los que nos llevas en tu narrativa.

Me ha gustado esta entrada.

Un fuerte abrazo.