martes, enero 17, 2012

SIN NOTICIAS DE REA



(XIX)
Palantea había sido salvada de caer al abismo por Acca Larentia. Mientras ésta le muestra a la perra Bona y su cachorro Seius, la diosa Fauna les profetiza que en el Palatino se fundará una ciudad. Palantea entrega a Acca la fíbula de Rea Silvia. La pastorcilla y Urbano Lacio deben regresar con los criados de Númitor.

El pastor Caius, mayoral de Númitor, se levantó y agitó una mano para indicarles dónde estaban. Los criados del antiguo rey de Alba Longa se habían sentado a comer en el suelo, a la sombra de un bosquecillo de mirto que perfumaba el centro del valle de Murcia. Las mujeres repartían ya las tortas, las olivas y el queso y recibieron de buen humor a Palantea y Urbano Lacio

- Énule ha mandado un recado para vosotros – les dijo Caius, nada más alcanzaron el grupo –. Esta misma tarde regresaréis con ella a Alba Longa. Númitor os deja un carro para hacer más rápido el camino, pues ella debe volver enseguida para seguir cuidándose de Aurelia.

La pastorcilla experimentó alegría y pena a la vez. Era preciso auxiliar al pordiosero Alec y también tratar de averiguar algo sobre el paradero de Rea Silvia pues su amiga la necesitaría más que nunca. Sin embargo, le apenaba abandonar aquellos parajes. Le habían parecido agrestes e inhóspitos al llegar, faltos de leyes y de dioses, pero su percepción había cambiado. Ahora sabía que era el hogar de muchas y poderosas divinidades y que ella misma había quedado vinculada a aquel territorio y a su devenir. Percibía a través de su piel la potencia de la tierra, su lado más salvaje y atávico, primigenio, y la sangre le bullía de emoción e impaciencia al pensar en la fundación de una nueva ciudad. Un hecho que acaecería inexorablemente, porque así lo había pronunciado Fauna.


Comieron deprisa, sin sentarse, y se despidieron de Caius y los demás siervos que continuarían durante toda la tarde en el mercado. De regreso a la cabaña de Númitor, se detuvieron un momento al pie de los depósitos de sal y se giraron para mirar por última vez el Tíber, el Palatino y la cabaña familiar de Urco. Se estremeció Palantea al comprobar la altura de la cumbre, al recordar por un instante el abismo abierto a sus pies. Y aún se conmovió más pensando en la generosidad de Acca Larentia, su naturaleza maternal y el afecto y la fuerza que exhalaba toda ella.

Énule ya los esperaba con los preparativos hechos: un hato con las ropas, su bolsa de hierbas y remedios, y ramas de laurel para uso de las vestales en los ritos de purificación. Sin perder tiempo se pusieron en camino. A lo lejos se perfilaban, azules, los montes Albanos. Iban, traqueteando, hacia la paz y sacralidad de Alba Longa, sus cerros empinados, sus enigmáticas selvas de encinas, arces y tilos, zarzas y robles centenarios, el límpido lago en cuya superficie se miraban los dioses. Y sin embargo, pensó la pastorcilla, en aquel lugar idílico y sacrosanto iban a ser asesinados una vestal y sus hijos.


Después de curar la cabeza malherida del pordiosero Alec, aplicarle varios emplastos y dejar a Kritubis las instrucciones necesarias para continuar el tratamiento, Énule hubo de regresar al Aventino al día siguiente. Abandonó Alba Longa con el ánimo tranquilo: hacía sólo cinco días que el embarazo de Rea Silvia había sido descubierto y que su tío la había conducido a un lugar oculto hasta que diera a luz. Estaban a mitad del verano y Rea no pariría hasta el comienzo del invierno. Tenían tiempo de encontrarla y prestarle todo el auxilio posible. Partió, pues, recomendando a su hermana Amnesis y a todas las demás amigas de Rea Silvia que la buscasen en los alrededores de Alba Longa, porque el rey Amulio no la habría llevado muy lejos.

Fue por esa época, según se deduce de su crónica oral, cuando Urbano Lacio constató que una numerosa colonia de abubillas había anidado en el bosque sagrado de Silana. Le había llamado la atención porque hasta entonces no se había detectado la presencia de esas aves allí y, por otra parte, los nidos aún estaban llenos de polluelos. ¿Cuándo se había visto a los pájaros cambiar de habitación en mitad de la crianza? ¿Y por qué asentarse en una parte profunda del bosque, cuando las abubillas gustan más de la proximidad de los espacios abiertos? Era un fenómeno extraño. Nadie se lo explicaba.
Cualquiera que fuese la causa – y nos atrevemos suponer que no fue azarosa, sino provocada por los secuaces de Amulio – el efecto fue que la presencia humana se redujo en el territorio sacro a la ninfa. El olor nauseabundo de las abubillas molestaba a los leñadores y a los porqueros, a quienes recogían hierbas aromáticas, a los cazadores y a quienquiera que acudiese allí para recolectar leña o frutos silvestres. Corrió el rumor de que Silana había sufrido una decepción amorosa y, necesitando dolerse de ella en soledad, había requerido la ayuda de estas avecillas. Y así, los albanos no penetraban más allá de la senda que conducía a la gruta y a la fuente, de la que continuó extrayéndose el agua sagrada.

Pasaron los días. Cedió el calor y un fresco reconfortante se instaló en las
cumbres y en los bosques. Con frecuencia amanecía nublado, el cielo estaba más bajo y, por fin, con el otoño llegaron las primeras lluvias. Las aguas del lago Albano parecían plomo fundido. Toda la naturaleza se preparaba para el descanso invernal. De Rea Silvia y de Tuccia no se sabía nada.

Si sus amigas habían confiado en que el herido Alec les hubiera dado alguna luz, alguna pista que él hubiera descubierto antes de resultar herido, sus esperanzas habían sido defraudadas. Pese a los cuidados de Kritubis el anciano se recuperaba con mucha lentitud. Cuando pudo levantarse, la mayor parte del tiempo permanecía sentado en la puerta de la cabaña sin hablar, con una vara en la mano y la mirada vacua apuntando hacia el suelo.
¿Cuántas mañanas y tardes pasaría Palantea recorriendo los bosques con sus cerdos, sin dejar de tocar la siringa, con la esperanza de que Rea Silvia la oyera y le diera alguna señal? Amnesis registró las orillas del lago y los parajes donde no podían llegar los gorrinos fingiendo buscar hierbas curativas para su hermana. La Vestal Máxima Camilia hacía discretas indagaciones al nivel más alto; Urbano Lacio logró ganarse la confianza de algunos criados del rey Amulio con la esperanza de
obtener información; la vestal Adriana, cuya madre estaba al corriente de todas las habladurías, y las artesanas Valeria y Aiara que conversaban con mucha gente en el mercado, afinaban el oído para captar una palabra, un comentario que les orientase. De poco servían las dotes de adivinación de Celia ni los saberes misteriosos de Kritubis. Todos los esfuerzos resultaban baldíos. No había rastro de la vestal ni su doncella. Como si la tierra se hubiera abierto bajo sus pies y las hubiera sepultado.

Con el hedor de las abubillas impregnando una parte del bosque de Silana, menos horas de luz diurna y la intensificación del frío a medida que el otoño se aproximaba a su fin, las posibilidades de que Rea Silvia y Tuccia fueran descubiertas y auxiliadas eran cada vez más remotas. Y apenas empezara el invierno, Rea Silvia habría de parir. Faltaban apenas unos días.


- ¡No vuelvas nunca más! ¿Me oyes? – estalló con inaudita cólera el rey Amulio al entrar en el salón principal de la cabaña y encontrar a su hija Anto postrada en el suelo y en silencio.
Desde la reclusión de Rea Silvia, todas las mañanas Anto acudía a la cabaña real a implorar a su padre por la vida de su prima. Al principio el rey se enfurecía y la despachaba de malos modos, pero pronto no le concedió ni siquiera eso: como única respuesta la joven recién casada recibía una mirada de desprecio y un silencio hostil hasta que los guardias la hacían salir del salón principal para que su padre diera inicio a sus audiencias. Esa mañana, sin embargo, el rey gritaba fuera de sí.

- Si vuelves a presentarte ante mí con la misma pretensión, hija terca y maliciosa, ¡juro por todos los dioses que correrás la misma suerte que esa sacrílega! ¡Vete o haré que mis siervos te saquen a bastonazos!
- ¿Qué ocurre? – interrumpió la reina Criseida entrando en el salón. Vio a Anto que se levantaba lentamente, con la mirada baja y más pálida que nunca y, frente a ella, el rostro congestionado de Amulio, tan encendido que parecía a punto de reventar. Criseida cogió del brazo a su hija y la acompañó hacia la puerta –. Anda, sécate esas lágrimas. Ya se le pasará. Pero en lugar de irritar a tu padre, deberías aplicarte en cumplir tu obligación de darle un heredero. ¡Cuánto mejor sería para todos, hija!
Cuando la hubo despachado, volvió al lado de su marido, quien ya se había sentado en el trono frunciendo el ceño. La reina tomó una jarra, llenó una copa de agua y se la ofreció.

- ¿Has pensado ya lo que te dije anoche? – preguntó –. No nos queda mucho tiempo, si queremos evitar que la sacrílega nos engañe otra vez.

Amulio dio un golpe con la palma de la mano sobre el brazo de su sitial.Era remota la posibilidad de que Rea Silvia pudiera parir sin que se enterasen sus vigilantes y salvar a su hijo de la muerte cambiándolo por otro recién nacido. Sin embargo, Criseida tenía razón: su sobrina era muy astuta y capaz de cualquier ardid. No podían quedarse de brazos cruzados. Le incomodaba, s
in embargo, ceder a la pretensión de Criseida de mandar a una mujer de su confianza para asistir a Rea en el parto y entregar el recién nacido a sus verdugos. No se fiaba. Por otra parte, tampoco quería arriesgarse a que, por falta de atenciones, la vestal muriese durante el alumbramiento, privándolo así del placer de matarla con sus propias manos.
- Está bien, mujer – concedió al fin –. La partera ha de ser discreta y de probada lealtad hacia nosotros. No quiero que esté con Rea mucho tiempo: basta con que la mandemos unos pocos días antes, los imprescindibles, no vaya a ocurrir que la sacrílega la ablande y en vez de obedecernos a nosotros, la obedezca a ella. En cuanto al lugar donde está recluida Rea Silvia, seguirá siendo secreto, incluso para ti. Cuando esa mujer deba presentarse allí, ya se encargará Prátex de llevarla.
- Unas disposiciones muy sabias, marido – respondió Criseida para asombro de Amulio, que esperaba sus habituales protestas por negarse a revelarle dónde escondía a Rea Silvia.

A Criseida ese detalle ya no le importaba. La reina no había olvidado la profecía de Celia, según la cual los nietos de Númitor tomarían venganza del daño que Amulio y ella le habían causado. Y no pensaba dejar nada al albur. Así que había concebido un plan muy eficaz y simple para impedir que se cumpliera el hado: sencillamente, el hijo de Rea Silvia no llegaría a nacer.

*Las fotografías de pinturas están tomadas de internet. Las restantes, son mías.



25 comentarios:

Cayetano dijo...

Esta mujer no sabe con quién se la juega. Nada menos que con el designio de los hados. Así que lo lleva crudo porque el nacimiento tendrá lugar a pesar de sus artimañas.
Con Amulio se cumple la teoría de que un malvado es difícil que sea buen padre o buen hijo o buen amigo. Tarde o temprano se le ve el plumero, como ocurre ahora con su hija.
Otra cosa: recibí el libro sobre tu amiga Dido y ya voy por la página 100. Cuando lo acabe publicaré en mi blog un comentario sobre la obra. Me está gustando.
Un saludo.

Lales dijo...

Que delicia, esta tarde húmeda y gris, pillar el post recién horneado, calentito, como siempre precioso y ilustrado con unas fotos que me encantan. He pasado un rato muy agradable, sigue así, eres increíble.

Mita dijo...

Es estremecedor, estupendo. He pasado un buen rato leyéndote que me ha venido de maravilla. Voy a buscar más info sobre el bosque sagrado de Silana.
Besos

África dijo...

Qué capítulo más bonito, Isabel.
Un poco de todo. Del viaje de vuelta de Palantea y los demás, de Amulio siendo cruel con su hija, de Criseida como siempre, maquinando, y la pobre Rea oculta sin que nadie sepa de ella.
Jolines con las abubillas, con lo bonitas que son. Qué son, las mofetas del aire?
XD



Un besito

Britelius dijo...

una historia esquisita....deleitarme con tansublimes palabras me ha alegrado esta tarde tan calurosa y tediosa a la vez....me gustó mucho y me alegro de haber pilado tu blog....

La Dame Masquée dijo...

Un matrimonio empeñado en el mal contra viento y marea. Es de una gran crueldad no limitarse a desear la desaparición de un enemigo, sino el extraer un especial placer en matarla con sus propias manos.

Pero qué bellos se veían los montes Albanos!

Buenas noches

Bisous

Isabel Martínez Barquero dijo...

Las abubillas que Silana ha introducido en el corazón de su bosque me ayudarán, pues su hedor mantendrá a los perversos en la lejanía.
Se acerca el fin de mi gestación, me encuentro sólo acompañada por Tuccia, pero ambas somos valerosas y afrontaremos el parto con serenidad.
Aunque en algún momento siento temor por la suerte de mis hijos, pronto lo espanto. Una fortaleza dulce me arma desde que estoy aquí, amparada en el territorio de Silana. Sólo pido a los dioses que Amulio, Criseida y sus secuaces se mantengan alejados.

Un fuerte abrazo, querida Isabel, que esto avanza y se pone muy interesante.

elena clásica dijo...

Un capítulo tan romántico como este, iluminado para las pinturas y esculturas de una belleza profunda. Leyendo estas palabras estoy próxima a sufrir el síndrome de Stendhal. Así es. Verás algunos ejemplos:
"Percibía a través de su piel la potencia de la tierra, su lado más salvaje y atávico, primigenio, y la sangre le bullía de emoción", aliteración de la /p/ sintiendo los latidos profundos suterráneos.

"Iban, traqueteando, hacia la paz y sacralidad de Alba Longa, sus cerros empinados, sus enigmáticas selvas de encinas, arces y tilos, zarzas y robles centenarios, el límpido lago en cuya superficie se miraban los dioses." ¿Te das cuenta? "en cuya superficie se miraban los dioses" Ay, dioses, qué hermosa prosa, qué poética, qué evocadora, mágica, telúrica. Habría incluso que investigar las implicaciones esotéricas del paisaje animado por los dioses. Esos montes empinados...

La crónica de Urbano Lacio trae aún el pasaje que más me ha gustado "corrió el rumor de que Silana había sufrido una decepción amorosa y, necesitando dolerse de ella en soledad, había requerido la ayuda de estas avecillas". Mágicas abubillas, las sensaciones de su olor nauseabundo seguramente fuera equiparable al dolor profundo de Silana. Por otro lado, si Amulio se ha valido de malas artes naturales, dudo mucho que las abubillas sirvan a tal fin sin protestar.
Gusto de encontrar a Anto, su dignidad, siendo hija de un matrimonio sin conciencia.

Qué delicado, delicuescente, bosques y ánimos decadentes, romanticismo íntimo entre las flores y las almas, el otoño que llega y las abubillas que crean un muro de dolor.

Una maravilla. Felicidades, querida Isabel, escritora.

Dilaida dijo...

Todo marcha de maravilla.
Bicos

GABU dijo...

CRISEIDA esta cada vez más y más enceguecida,quedando expuesta a ser víctima de sus propios temores,y confío en que se cumplirá cada uno de ellos!!!

P.D.:Amiga tenés una manera de delinear los acontecimientos que se me pone la piel de gallina ante tanto suspenso!!

BESITOS DE CARIÑO :)

RGAlmazán dijo...

Como es mi querida Criseida, me supera en maldad, que ya es decir. Y sí, no nacerá, hay que evitarlo.
"Rey Amulio"

Ya veo mi querida juglar que la intriga y la acción no faltan. Esperemos ver qué pasa cuando llegue el momento.
Besos

Salud y República

Natàlia Tàrraco dijo...

El presagio de las abubillas ha despertado la intuición de Urbano ¿servira de algo?

¿Dónde está Rea? esa pregunta me martiriza porque se ciernen sobre ella la terca maldad de Amulio y Criseida. El rey incluso amenaza a su propia hija, es la representación del poder más absoluto y cruel.

Isabel, hemos pasado del ambiente lleno de mágia en el Palatino, con Acca su esposo e hijo, a la incertidumbre más pesarosa.
Tus palabras describen detalladamente esos ambientes hasta hacerlos vivos con una poética maestría.
Quedo a la espera, nunca es posible contradecir a los Hados ni a los dioses, menos aún con la maldad.

Isabel dijo...

Ya mehe puesto al día, y espero con impaciencia el momento al que, por tu buen hacer, nos conducen tanto los buenos augurios de Fauna como los malvados de Criseida.

Una abrazo.

CarmenBéjar dijo...

Rea Silvia permanece escondida y creo que e smejor que así sea, porque puede ocurrir que los intentos de sus amigas por encontrarla puedan levantar la pista de su paradero a quien no debe de conocerlo.
Besos

Lucio Nasón dijo...

Bienaventurada seas y pródiga en descendientes, tal es mi deseo de fertilidad para Roma.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola cayetano, desde luego que los gemelos nacerán. ¡No hay Criseida, por perversa que sea, que pueda actuar sobre el pasado!
Me alegra saber que te está gustando Dido. He querido dejarte un comentario en tu blog, pero ha sido imposible. No sé si lo que pasa es a mí sola, o capricho de blogger. Besos, querido amigo.

Hola lales, a mí también me gustan las tardes grises y lluviosas para leer... y para escribir. Ya veremos qué le aguarda a nuestra protagonista principal. Besos.

Hola mita, no busques información sobre el bosque de Silana: la ninfa es nuestra amiga elena clásica, que eligió como personaje ser un lugar y ha resultado ser un bosque consagrado a una ninfa de vena poética. Pero he de decirte que hasta yo misma he visto ese bosque, lo he pisado y he percibido su misterio y la presencia evanescente de la ninfa. Besitos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Has dado una buena definición, áfrica: las abubillas son las mofetas del aire. Y son muy listas, pues con ese hedor alejan de sus crías a sus posibles depredadores. No es mala estrategia. Besitos, guapa.

Saludos britelius, es un placer haberte refrescado la tarde. Aquí, en cambio, como estamos en pleno invierno nos caldea. Esas son las cosas que tienen las historias antiguas: que van bien para cualquier estación. Me alegro yo también de este encuentro. Saludos cordiales.

Hola la dame masquée, más vale, sí, que nos centremos en la belleza del paisaje y olvidemos, al menos momentaneamente, la maldad de esta pareja. Estoy segura de que los dioses no la dejarán sin castigo. Beso su mano.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola isabel martínez barquero, sin duda como Rea Silvia estás muy protegida en el bosque de Silana, pero, como ya se ha dicho, ni siquiera los dioses tienen poder para cambiar el hado. Besos, querida amiga.

Ja, ja, elena clásica, sabía que te gustaría esa referencia a la pretendida ayuda solicitada por Silana a las abubillas. Sin embargo, no había contado con que te llamaran la atención esas otras frases que señalas y a las que encuentras virtudes para mí inadvertidas. No es mérito mío si están bien, desde luego, me limito a escuchar el viento que agita las hojas de las encinas del bosque de Silana y transcribir lo que ellas me dictan. Y si hablan de montes empinados, tu sabrás...Besos, querida amiga.

Hola dialida, me alegra que te guste la marcha. Estamos ya entrando en la recta final. Besitos.

fgiucich dijo...

La intriga ha vuelto al centro de la escena y la trama retoma el camino esperado. Admirable tu escritura, amiga. Abrazos.

virgi dijo...

No veo mi comentario, serán cosas de bloggercriseida, harta de tanto apoyo a Rea Silvia.
Me alucina la capacidad que tienes, mi aplauso, mis besos.
Sigamos esperando...

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola gabu, yo también tengo la carne de gallina. ¡Esa Criseida es malísima en competición permanente con el malvado del mardio! Sería difícil decidir a cuál de los dos le daríamos el premio... Me gusta saber que te quedas intrigada. ¡Así hemos de continuar hasta el final! Besazos, guapa.

Saludos rgalmazán, puedes estar seguro de que en la antiguedad los malvados como el rey Amulio recibían su merecido. No sabemos cómo le irían las cosas hoy... Eres un malo perfecto, querido amigo, pienso mucho en tí. Besazos.

Querida natalia tarràco, desde luego que nadie puede escapar al hado, así que lo que se ha profetizado se cumplirá. Sí, tienes razón, aquel territorio salvaje que será el solar de Roma es mucho más hospitalario y amable que la terrible Alba Longa. ¿Un símbolo del contraste entre la sencilla vida rural y la más maliciosa vida urbana, donde se pierde la inocencia? Quíén sabe. Besos, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola isabel, tienes mucho mérito por haberte puesto al día, a veces resulta un tanto pesado. Me alegra que lo hayas hecho ahora, porque entramos ya en la recta final, y ocurrirán muchas cosas en poco tiempo. ¡Conviene no perder el ritmo durante unas semanas! Besos.

Hola carmenBéjar, ¡cómo se ve que conoces a la malvada Criseida...! Con todo, estoy segura de que Kritubis tiene más poder cerca de los espíritus divinos, que es, al final, lo que cuenta. Besitos, guapa.

Saludos, lucio nasón, compartimos tu deseo de fertilidad para Roma, y de grandeza y, sobre todo, de memoria. Saludos cordiales.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola fgucich, sí, sí, la intriga es el hilo conductor de toda esta historia. Besitos.

Hola virgi, a mí también me ocurre a veces que no me entran los comentarios. Pero sé que estás ahí, retorciéndote las manos... Un beso enorme, guapa.

Alejandra Alcantara dijo...

Exquisito y delicioso tu blog. Te descubrí hoy y lo repasaré con enorme gusto. Abrazos!

Sahara.es dijo...

Isabel, eres genial. Has pasado del reposo del paisaje del Palatino a la más ciega de las violencias con Amulio y Criseida (la maldad personificada) sin despeinarte. Querida amiga, me descubro ante ti.

Un saludo muy cordial.