jueves, febrero 21, 2013

ALGUNAS PROVOCACIONES


 
 

El amanecer sorprendió a Rómulo, Gordio y Publico Quintili en el extremo más septentrional del Palatino, en el punto donde la colina termina bruscamente y, dando un giro, se aleja del valle de Murcia y se enfrenta cara a cara con el Celio. Habían salido de su refugio cuando aun brillaba en el cielo Luna y, amparándose en su luz, se habían deslizado por el valle hasta alcanzar el ara de Consus. El altar permanecía oculto bajo el suelo y el lugar exacto de su enterramiento estaba señalado por una piedra. Ante ella permanecieron de pie.
- Así actuaremos - dijo Rómulo en voz baja a sus amigos -. Ocultándonos en los matorrales, nos acercaremos sigilosamente a donde están los vigilantes de la sal. Nos colocaremos cada uno en una parte: tú, Gordio, a la izquierda del camino; Publio, tú te situarás a la derecha y yo permaneceré en el centro. Levantaré la mano y, cuando la baje, cada uno de vosotros debe lanzar una piedra sin dejaros ver ni hacer ningún otro ruido. Se trata de que los guardias, al oír caer las piedras, se alejen del camino y vayan a los extremos de las salinas para ver qué ocurre. Yo subiré corriendo, llenaré mi zurrón de sal y bajaré de la misma manera.
- ¿No es muy arriesgado? No podrás defenderte si te sorprenden.
- Confío en vosotros. Si los guardias volviesen hacia el camino, tirad otra piedra. Sólo para hacer ruido y atraer su atención. Les robaremos y no se darán cuenta.
Acordaron dejar a Bona vigilando su cabaña, pues si la llevaban corrían el riesgo de que sus ladridos alertasen a los vigilantes. Una vez puestos de acuerdo y resueltas todas las dudas, los tres muchachos se agacharon y excavaron un hoyo pequeño. Rómulo sacó de su zurrón un puñado de grano, lo arrojó dentro y lo recubrió otra vez mientras pronunciaba palabras rituales para recabar el auxilio de Consus. Una ofrenda acertada, pues ese dios ama proteger lo oculto y quienes urden proyectos secretos lo tienen como patrón.


Remo y los Fabios se habían levantado de buen humor. Estiraban los brazos y las piernas en la puerta de su refugio y esperaban la salida del sol para emprender su hazaña. Seius, intuyendo algún acontecimiento especial, saltaba nervioso y cazaba al vuelo los trozos de torta de harina que le arrojaba su amo. En ese entretenimiento estaban cuando vieron a Rómulo y sus compañeros subir por la ladera a toda velocidad. Se quedaron contemplándolos y luego la curiosidad les hizo salirles al encuentro. Los muchachos resoplaban, pero tenían las caras alegres.
- Mirad - dijo Rómulo mostrándoles su zurrón. Estaba lleno de sal, casi hasta los bordes.
- ¿Sólo traéis esto? ¿Tres muchachos para conseguir este botín? ¡Bah! - dijo Bruto Fabio -. Nosotros traeremos mucho más. Os conviene quedaros aquí y no perder detalle de nuestro ataque. ¡Quizá consigáis aprender…!
Y enseguida se dieron la vuelta y regresaron a su cabaña gastando bromas y riéndose de sus compañeros. Rómulo y los Quintili, aunque molestos, fueron a la suya y dejaron a buen recaudo la sal robada. Al salir, aún tuvieron tiempo de ver a los Fabios y a Remo bajar al valle equipados con sus bastones y sus lanzas, con Seius ladrando y saltando delante y detrás.
Los observaron. El grupo rodeó el estanque al pie de la escalera de Caco, cruzó el valle sin prisas y, cuando alcanzó el Ara Máxima de Hércules, muy cerca ya del camino a cuyos lados estaban los depósitos de sal, Remo se puso en cabeza, lanzó un grito y, agitando ambos brazos armados con el bastón y la lanza, empezó a correr seguido de cerca por los demás.
El escándalo alertó a los guardias de las salinas. Al menos cuatro o cinco salieron al camino para enfrentarlos. Llevaban también bastones y eran hábiles lanzando piedras, así que pronto una lluvia de proyectiles obligó a los asaltantes a separarse y correr agachados. Ellos no podían responder del mismo modo, pues llevaban los zurrones vacíos para cargar la sal y arrojar sus lanzas era arriesgado: si no acertaban, les daban más armas arrojadizas a los guardias. Además, era duro y costoso correr cuesta arriba. Finalmente, cada uno como pudo, alcanzó la altura de los guardias y se enzarzaron en una lucha cuerpo a cuerpo. Los vigilantes eran hombres fornidos y expertos en defenderse y atacar. Los muchachos, aunque hábiles también, llevaban la peor parte. Finalmente Seius, que libraba su lucha lanzándose contra las piernas de sus enemigos, logro abrir una brecha en el centro.
Viendo ese pasaje libre, Remo dio un golpe para apartar a su rival y se coló por el centro. Corrió colina arriba mientras los otros se quedaban luchando más abajo. Se salió del camino metiéndose a la derecha, cargó su zurrón con unos cuantos puñados de sal, y reemprendió la carrera hasta llegar a la cumbre del Aventino. Allí se escondió en el bosque de laurel e hizo callar a Seius, que corría pegado a sus talones.
Mas esto último no pudo ser visto por Rómulo y los Quintili desde el Palatino, pues los montículos de sal lo ocultaban de la vista. Sí divisaron en cambio cómo los Fabios retrocedían y aprovechaban el cansancio de los guardias para darse la vuelta y bajar corriendo hacia el valle. No fueron perseguidos.
Había ocurrido todo tan deprisa, que Rómulo y sus compañeros no habían tenido tiempo de reaccionar para ir en su ayuda. Y viendo cómo los Fabios pasaban cojeando ante el Ara Máxima de Hércules sin sus bastones, con evidentes signos de haber recibido muchos golpes y cansados como los bueyes después de una jornada tirando de la reja del arado, les pareció mejor no encontrarse con ellos. Bruto y Sexto Fabios eran demasiado orgullosos para reconocer una derrota. Así, Rómulo y los suyos decidieron coger su zurrón con la sal y marcharse a repartirla en secreto por las cabañas de sus familias.


Agazapado en el bosque de laurel de la cima del Aventino, Remo esperó a que la calma regresara a los depósitos de sal. Durante un rato oyó las voces airadas de los vigilantes quienes, una vez habían ahuyentado ladera abajo a dos muchachos, ascendían por el camino en busca del tercero. Examinaron los montículos de sal por si se hubiera escondido allí y, finalmente, desistieron de buscarlo. Cuando sus voces se perdieron en la distancia, Remo rebajó su estado de alerta y se sentó sobre una piedra. Tenía el cuerpo lleno de magulladuras, pero el resultado le parecía muy excitante y satisfactorio pues había conseguido una buena cantidad de sal y los guardias se acordarían durante mucho tiempo de su ataque. Tanto él como los Fabios habían demostrado ser excelentes guerreros, jóvenes cuyo coraje habría de ser tenido en cuenta en un futuro inmediato, apenas terminasen su iniciación. A su lado, Seius se lamía una pata.
Levantó la vista al cielo. Ni una sola nube enturbiaba su color azul pálido, apenas amarilleado por el sol otoñal. Pronto llegaría el solsticio de invierno y con él el final de esa etapa tan lúgubre: los días serían más largos, disfrutaría más de los campos y del aire libre. Pensó en Flora. Ya que estaba en la cima del Aventino, vulnerando todas las prohibiciones, ¿Por qué no ir a buscarla? Los rebaños de los cuales era mayoral su padre pastaban en zonas más bajas y alejadas de allí. Sí, eso haría. Asomó la cabeza por entre los arbustos y oteó los alrededores. Luego, de una carrera alcanzó el camino paralelo al valle de Murcia y se metió en el bosque que lo jalonaba. Bajo la protección de los altos arbustos llegó, sin tropiezos, hasta un robledal próximo a su cabaña y se ocultó.
- ¿Has oído el canto de una lechuza? - dijo la madre de Flora, interrumpiendo su labor de tejido -. ¡Qué extraño! Podría ser un presagio. Haré enseguida una ofrenda a Vesta.
- Yo iré a buscar laurel, madre. Te hará falta si haces alguna purificación - se apresuró a decir Flora mientras se echaba sobre los hombros un manto de piel de cordero.
Salió de la cabaña y esperó. El canto de la lechuza volvió a oírse procedente del grupo de robles y ella escrutó la arboleda. Lo vio allí y con un gesto de la cabeza le indicó que la siguiese. Enseguida alcanzó el bosquecillo de laurel y se internó en él. Al momento la alcanzó Remo.
- ¿Cómo se te ocurre venir aquí? Cualquiera puede verte - dijo entre alarmada y ofendida Flora. Sin embargo, su rostro cambió de expresión al ver un corte en la frente y varias contusiones en el rostro de Remo. Alargó la mano para tocarlas y su mirada se tornó dulce como la miel.
- Estás herido. ¿Qué te ha pasado? Es preciso limpiar ese corte - dijo, y sin esperar respuesta volvió corriendo a la cabaña, destapó la tinaja del exterior donde almacenaban agua y mojó un trozo de lana. Regresó al lado del muchacho, lo hizo sentarse y con sumo cuidado le lavó la herida. Él la abrazó por la cintura.
- Lo he hecho por ti. Me he enfrentado a los guardias de los depósitos para traerte sal. Es de buen augurio. Seré tu marido esta primavera… – y levantando hacia Flora unos ojos cándidos, añadió –: ¿Por qué no viniste a la fuente ayer? Te esperé casi toda la mañana.
- Mi padre me ha prohibido verte, Remo - dijo la muchacha con voz afligida.
Tras unos instantes de estupor, Remo reaccionó con agitación desmedida. Se puso en pie de un salto
- Pero ¿sabe quién soy? No puede despreciar al hijo de Fáustulo, mi padre es un hombre importante, mucho más importante que él.
- Sí, sí, lo sé - respondió Flora con las lágrimas a punto de saltarle de los ojos -. Le ofendió mucho que le mataras un cordero. No sé cómo se enteró.
- ¿La muerte de un cordero es motivo para rechazar un matrimonio? ¡Debería estar contento! Soy el hombre más fuerte de las riberas del Tíber. Y he demostrado muchas veces mi valor.
- Dejemos pasar unos días - dijo Flora con ánimo de apaciguarlo -. Se le olvidará ese incidente. Y si tu padre le habla más adelante…
- No me gustan las prohibiciones y no las voy a aceptar.
- Quiero casarme contigo, Remo – dijo la muchacha cogiéndolo de los brazos –. No empeores la situación. Mi padre cambiará de idea, ya verás.
- Nos casaremos quiera tu padre o no. ¡Puedes jurarlo! Ahora vuelve a casa, Flora, tengo cosas que hacer.
Con tristeza en el corazón y las manos vacías se marchó la joven. ¿Qué se propondría hacer Remo? El provocar a su padre no les sería de ayuda.
Cuando el muchacho vio que Flora había entrado ya en su cabaña, se deslizó con sigilo hasta la puerta. En la parte derecha de la entrada, donde Caius habría de verlo por fuerza al regresar a su casa, vació de sal su zurrón e hizo con ella un pequeño montículo. Así sabría el padre de Flora cuál era su opinión.

NOTA:  Éste es el 7º capítulo de la historia de los gemelos. ¡Esperemos que en el próximo capítulo se tranquilicen...!
Fotos: Isabel Barceló y Rafa Lillo.

31 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Al menos, va con regalos.

Dyhego dijo...

Isabel:
Es que los padres nunca terminan de aceptar a yernos y nueras...
Salu2.

dapazzi dijo...

Pobre Flora, enemorada de un terrorista, no me extraña que su padre no le gustara.

Bertha dijo...

El amor es ciego y, la pobre no sopesa bien las consecuencias que le puede acarrear haber mandado robar sal a su querido amado: porqué eso estaba castigado severamente.A esto le llamo yo rizar el rizo: primero el cordero y ahora la sal vamos a ver la reacción del padre de Flora...

Impaciente por seguir leyendo.

Un abrazo Isabel.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

Las contrariedades enardecen a los enamorados. Veremos.

Dolors Jimeno dijo...

¿Tienes el mapa grabado en el cerebro? Me encanta cómo los haces ir arriba y abajo, por aquí, por allí porque conoces cada palmo de aquella tierra. En cuanto a la acción me gusta cómo has presentado las desavenencias, espero que el joven no lo fastidie.

Natàlia Tàrraco dijo...

Lo distintos que son estos muchachos siendo gemelos, nunca han existido dos seres humanos exactos, temo por ellos, me inquieto.
Besitos a la espera.

RGAlmazán dijo...

Muy salados los gemelos. Y el tal Remo, además, un poco chulito. Ya veremos donde le lleva esa soberbia.

Un beso

Salud y Repúblia

Isabel Martínez Barquero dijo...

¿Cómo se van a tranquilizar si son sangre creciendo? Lo que no ideé uno, lo hará el otro, jajaja.
Ya hemos disfrutado estas bravatas de robar la sal. Necesitan probarse a sí mismos y, por su edad juvenil, el riesgo les seduce. Eso sí, cada uno con sus amigos, con su grupito. Ay, ¿porqué no se unirán todos? Así son y así hemos de aceptarlos.
Remo sigue empeñado en casarse muy pronto con Flora, pero ese amor va a ser contrariado, está escrito.
Un beso, querida Isabel, que la historia avanza y los gemelos adquieren singularidad.

Cayetano dijo...

Este mozalbete se la está buscando. No ha tenido bastante jugándose el pellejo por un puñado de sal que ahora no duda en provocar a quien no debe. Aunque, bien mirado, quién sabe si Caius -o sea, un servidor- reconocerá que el joven le echa narices al asunto. Veremos.
Un saludo.

Hyperion dijo...

Sabroso. Hay de todo y bien condimentado, en su punto, con carácter ¡Qué arte! Sigo gustando y degustando con gran placer. ¡Que gran convite! Gracias

Freia dijo...

¡Salero, salero! Estos chicos de mi amiga es que no paran. Se nota, más en un caso que en otro, quién es su padre.
A ver si es cierto que en el próximo capítulo se serenan un poco.

Un abrazo, querida Romana.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mariajesusparadela, van con regalos, sí. Algo es algo. Besitos.

Ja, ja, dhyego, es que me temo que nuestro colega Caius/Cayetano tenga malas pulgas... Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Caramba dapazzi, tanto como un terrorista... Digamos un muchacho en situación de hacer lo que hacían todos los de su edad en aquella época: tratar de sobrevivir y, si acaso, pasarse un poco. Besos.

Hola bertha, desde luego ya veremos cómo reacciona el padre. La verdad es que tanto el robo del cordero como el de la sal han sido cosas del propio Remo, no ha sido Flora quien lo ha inducido, al contrario. Pero en fin, queramos o no, las cosas tienen consecuencias. Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola maria luisa arnaiz, tienes toda la razón, los amores prohibidos son los que gozan de mayor salud. Veremos para dónde van las cosas. Besitos.

Hola dolors jimeno, sí tengo el mapa en la cabeza... Sabemos que las correrías de los muchachos se produjeron en esa zona y es razonable que en ella corrieran toda clase de aventuras. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola natalia tarraco, desde luego se les ve algo despendolados, pero sus compañeros no les van a la zaga. Son cosas de la edad. Besos, querida amiga.

Hola rgalmazán, sí se le ve un poco vanidoso y chulesco a Remo, pero vaya, sabes que tiene a quién parecerse... Besotes.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola isabel martínez barquero, tienes razón, mientras no terminen de crecer no se les calmará la ebullición de la sangre. El que cada uno de ellos vaya con su grupito es casi una necesidad- ¿Cómo, si no, podrían diferenciarse y crecer? Besos, guapa.

Hola cayetano, yo no me arriesgaría a hacer enfadar a un pastor con su cayado. Pero claro, la juventud se cree muy fuerte, casi invencible. Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola hyperion, ya puedes decir que tú eres quien mejor estás aprovechando el banquete, porque te hayas "in situ", en el mismo lugar donde tales hechos sucedieron... Aún recuerdo esa subida por el clivus publici, recordando los montones de sal a cada lado. Un abrazo muy fuerte.

Ja, ja , freia, ¿quién quiere muchachos jóvenes serenos? ¡Ay, qué difícil me lo pones! Lo malo es que no está cerca Énule y sus hierbas para tranquilizar. Besazos, guapa.

Bertha dijo...

...tienes razón:que fué Fausta, no flora, la que pidió que robara la sal.

De todas las maneras esto se esta poniendo interesante.

Un abrazo sorry

Isabel Barceló Chico dijo...

Ja, ja, Bertha, estás en todo. No tiene importancia. Besazos.

Isabel dijo...

Ya sigo el hilo de nuevo de tu bien tejida costura, por supuesto llena de nuevo de suspense; siento que estos niños, ya muchachos, tienen aquí muchas madres.

Abrazos.

La Dame Masquée dijo...

Este Remo es para comérselo. Está tan seguro de sí mismo que no comprende que a su suegro en perspectivas le parezca mal que haya matado al cordero, si a cambio gana tal yerno. El muchacho es simpático, no puede negársele.

Feliz fin de semana

Bisous

CarmenBéjar dijo...

Un chico valiente y enamorado al que no será tan fácil de apartar del lado de su amada. Y ahí está, en el montículo de sal dejado a la puerta, la prueba de que su amor y su valentía están por encima de todo.
Un beso

Xibeliuss Jar dijo...

Ah, pues yo esta vez me quedo con Rómulo: su plan ha sido mucho más inteligente que la fuerza bruta y el valor atolondrado de su hermano.
Que episodio más interesante para consolidar las personalidades de los dos.
Un abrazo, Isabel

profedegriego dijo...

Querida Isabel, le arde la sangre en las venas a esta gente joven; estas valentonadas son propias de la edad y probarse a sí mismos y ante los y las demás forma parte de ese tránsito a la edad adulta. Pronto, como bien dices, quedarán lejos las "bullae" y habrán de enfrentarse con su destino a pecho descubierto; hacen bien sus padres en solicitar ayuda de los dioses.
Esto sigue interesantísimo, cara.
Mil biquiños.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola isabel, cierto, aquí estos gemelos tienen muchas madres y padres. ¡Y lo que nos harán sentir! Besazos.

Saludos, la dame masquée, celebro que resulte simpático Remo, ¿qué no hará un muchacho de 15 años que se siente fuerte? Veremos... Beso su mano.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola xibeliuss jar, también yo creo que este episodio da una idea de las cualidades de cada uno de ellos. Besazos.

Saludos, profedegriego. Qué poco les queda a los gemelos para concluir esa etapa iniciática y afrontar, como bien dices, a pecho descubierto lo que el destino les depare. Temo que nos hagan sufrir. Besazos.

elena clásica dijo...

Este Remo está que arde, entre el desencuentro con su hermano y el fuego hacia Flora, echa chispas. Parece que no es tan precavido como Rómulo y aun menos los que le siguen, tan hermosa como había sido la ofrenda de Rómulo a Consus. El fingido canto de la lechuza, lenguaje que pronto comprenden los enamorados, no deja tampoco lugar a la prudencia, Remo parece encaminarse hacia el desastre a marchas forzadas. Ello dirá.
En ascuas estamos también nosotros, querida Isabel. Un fuerte abrazo.

África dijo...

La astucia y estrategia de Rómulo ha sido más efectiva que el ímpetu de Remo. Al menos para no recibir palos.
Pero hay que reconocer que Remo tiene su aquel, mira que listo, ponerle la sal en la puerta al papi de la enmorada. Mensaje claro!
:D


Un beso

virgi dijo...

¡Ah, la importancia de la sal!
Me ha encantado este trozo, didáctico y lleno de fuerza.
Besitos

Elysa dijo...

No sé si se tranquilizaran mucho estos muchachos y más con el amor por medio.

Besitos