lunes, marzo 18, 2013

ADVERTENCIAS DE DOS MUJERES




La tormenta se había desplazado hacia el sureste pues, tras las lluvias de la tarde anterior, el cielo sobre las colinas había amanecido azul mientras, en la lejanía, un velo gris enturbiaba el perfil de los montes Albanos. En la cabaña de Fáustulo, sobre la cima del Palatino, había cierta conmoción. Ya al amanecer había acudido un pastor a avisar al mayoral y darle cuenta del mortal altercado acontecido la víspera. La pesadumbre y la preocupación del anciano y su esposa fueron muy grandes y confirmaban sus presagios peores. Mandaron llamar enseguida a su hijo Urco, quien acudió acompañado de Hortensio. Algo calmados los ánimos, los tres hombres comenzaron a debatir sobre cuál sería la acción más adecuada, como deberían actuar. Según las noticias, los hombres del Aventino habían empezado la pelea. ¿Convenía esperar la llegada de un mensajero trayendo alguna explicación por parte de Caius? ¿Debería el propio Fáustulo pedirla?
Las mujeres abandonaron la cabaña. Fausta, contagiada de la agitación producida en su casa, se apresuró a ir a buscar una cabra para ordeñarla y llevar la leche al lobato. Acca Larentia, por su parte, buscando serenidad y el auxilio de los dioses descendió por la escalera de Caco llevando un recipiente con dos medidas de vino para ofrendárselas al Tíber. Solía hacerlo todos los días al amanecer, pero las noticias recibidas esa mañana y la conmoción consiguiente la habían retrasado y ahora bajaba con prisas y una gran turbación.
- Siempre me he preguntado por qué haces tantas libaciones al río, madre – dijo Remo sorprendiéndola por la espalda, pues ya ella había traspasado la altura donde estaba la cueva de Fauno y los refugios de sus hijos.
La mujer se sobresaltó y se giró enseguida. Sus ojos llenos tristeza y temor se posaron sobre el rostro de su hijo. De un par de zancadas Remo la alcanzó, se colocó en un escalón inferior al suyo y le besó una mano.
- ¿Has oído ya las nuevas? – añadió con una sonrisa radiante de satisfacción.
- Las he oído, sí. Y no encuentro en ellas ningún motivo de alegría – respondió Acca reanudando el descenso –. ¿Qué os pasa a tu hermano y a ti? ¿Habéis perdido la razón y la memoria?
Habían alcanzado ya los pies de la escalera y empezaron a bordear el bosquecillo en torno al estanque para llegar a las orillas del río. El suelo estaba muy encharcado por la parte cercana a la ribera y era difícil e incómodo andar por allí. Caminaron un rato en silencio. Al poco Acca se detuvo y miró a Remo de frente.
- No me has contestado. ¿Cuántas veces os he repetido y hasta os he suplicado que no os acercarais al Aventino? ¿No me lo has oído decir toda la vida? – Y ante la sonrisa burlona del muchacho, prosiguió –. Te contaré un secreto: cuando aún andabais inseguros y a trompicones, un día os escapasteis de mi vigilancia mientras yo recogía agua. Os había dejado sentados allí, exactamente – dijo señalando un alto matorral de mirto junto al cual había una piedra redonda – Aún no sé cómo lo hicisteis, pero cruzasteis el valle y llegasteis al pie de aquellos farallones del Aventino.
Calló durante unos instantes, absorta en el recuerdo. Remo la escuchaba con atención, siguiendo la dirección de su dedo índice, con el cual ella señalaba los lugares.
- Mientras iba corriendo hacia vosotros, un águila enorme se abatió sobre Rómulo y casi se lo lleva volando por los aires. Sólo mis gritos desesperados y el auxilio de un pastor que recogía miel de una colmena allí cerca, lo libraron de ser cazado y devorado como un lechón. ¿Cabe un presagio más funesto? Tu hermano sufrió pesadillas durante muchas noches y yo también. El Aventino es para vosotros un lugar infausto, un peligro constante. Por ese motivo os he pedido siempre manteneros a distancia.
- Con Rómulo lo has conseguido bastante bien, hasta ayer – respondió Remo con un deje de burla.
- Y por si fuera poco, habéis agravado el riesgo al matar a pastores de allí sin mediar razones de importancia. El daño infligido a otros se vuelve contra uno mismo, ¿aún no lo sabéis?
- No te exaltes así, madre. ¿Qué tamaño habría de tener un águila para cazarnos ahora? Mi hermano pesa menos que yo, pero con todo… – respondió Remo sin abandonar su tono festivo. Trató de levantarle la barbilla con un dedo –. ¡Sonríeme! Somos ya unos hombres y nos hemos defendido como tales. No estarías orgullosa de nosotros en caso contrario ¿Y qué gritos no darías si nos hubiéramos dejado matar?
Rechazó Acca seguirle el juego y se mostró ofendida por la ligereza de su actitud y sus palabras. Reanudaron la marcha y llegaron a la orilla del río.
- Hace un momento querías saber la razón de mi doble libación al padre Tíber – dijo Acca –. Te la diré ahora mismo: una es para pedir venganza por el daño que me hicieron unos sujetos malvados; la otra, para agradecerle al río un regalo muy importante. ¡No me privéis tu hermano y tú del motivo principal para seguir haciéndole estas ofrendas!
- ¿Quién te hizo daño? – respondió con rapidez Remo –. ¡Yo cumpliré tu venganza! Dime enseguida quién es.
- Lo haré cuando llegue el momento. Y ahora, hijo mío, júrame que no volverás a acercarte al Aventino.
- No te lo puedo jurar, madre.
- ¡Al menos hasta que termine vuestra iniciación!
Sonrió Remo. Sólo faltaban dos días para la fiesta Lupercalia, cuando tendrían lugar los últimos ritos y entrarían a formar parte de la sociedad adulta. Aunque se le antojaba una privación muy dura, tras lo ocurrido la tarde anterior sería mejor esperar unas cuantas jornadas antes de hacerle una visita a Flora.
- Sea como tú quieres – respondió al fin – Juro por el dios Fauno no pisar el Aventino hasta haber concluido mi iniciación. ¿Estás contenta?
- No – respondió Acca –. Pero me quedo algo más tranquila. Y ahora, márchate. Quiero hacer mi libación en recogimiento.


Cuando tuvo lugar el encuentro entre Remo y Acca Larentia, los muchachos habían terminado de arreglar, siquiera precariamente, uno de los refugios. Como sólo les restaban por dormir en ellos esa noche y la siguiente, no merecía la pena dedicar mucho esfuerzo a su reparación. Por ello habían decidido adecentar el más grande, es decir, el de Remo y los Fabios donde, aunque con estrechuras, cabrían todos. Precisamente la presencia de Remo junto a la escalera de Caco se había debido a la tarea de recoger las pieles y enseres trasladados allí la noche anterior para devolverlos de nuevo al refugio.
Concluida gozosamente esa tarea realizada en común, se separaron los dos grupos, si bien en ambos latían los mismos deseos: dejarse ver tanto como fuera posible por los habitantes del Septimontium y los demás jóvenes que en otras áreas cercanas a sus casas realizaban su iniciación y la concluirían, como ellos, dos días más tarde. Necesitaban pavonearse de su hazaña, recibir la admiración y las felicitaciones de sus vecinos. Eran ya unos hombres y habían dado la medida de su valor.
Su pretensión no era exagerada. La noticia de la pelea en el valle de Murcia entre pastores del Palatino y del Aventino se había difundido con rapidez por todo el habitado. Aunque vivían en núcleos dispersos, los vecinos se encontraban en los caminos, en las fuentes y en los pastos, acudían a pedirse un favor, o a visitar a un enfermo, o a prestarse ayuda. Y así, de un grupo de cabañas a otro las hablillas y los chismes avanzaban y se extendían como una mancha de aceite. La victoria de los dos hermanos y sus compañeros había producido un sentimiento general de orgullo y satisfacción.
Rómulo y los Quintili tomaron su ruta preferida y se dirigieron hacia el foro rodeando la ladera del Palatino por el valle del Velabro. La vista de las imponentes rocas del Capitolio, en cuyas cumbres surgía la ciudad de Saturnia, ejercía sobre Rómulo una fascinación especial. En la ribera izquierda del Tíber no había otro lugar más sagrado y así lo percibía él. Allí los peñascos llegaban desnudos hasta la superficie llana sin la concesión de una falda boscosa que suavizara su aspereza, como ocurría con las demás colinas. Emanaba una potencia especial.
Un silbido lo sacó de su caminar ensimismado. Parecía venir del valle del foro.
- ¡Eh, mirad! Es Orison – dijo Gordio Quintili señalando un punto junto al riachuelo. En ese momento, volvió a oírse el silbido y el bandido los llamó con un amplio gesto de la mano. A su lado los caballos pastaban al sol. No necesitaron nada más los muchachos para lanzarse a la carrera hacia el valle.
- ¡Así que ya habéis matado hombres...! – dijo a modo de recibimiento Orison –. Robar es bastante más sencillo. ¿Os uniríais a mi banda? Siempre hay sitio para los valientes.
Ante el silencio asombrado de los muchachos, el bandido rompió a reír. La anciana Elia se hallaba unos pasos atrás, recogiendo hierbas y de espaldas a ellos, pero volvió un momento la cabeza y al ver a los jóvenes, se enderezó.
- Tú eres el hijo de Acca Larentia – dijo mirando fijamente a Rómulo. Escrutó con la vista toda su persona y se detuvo largamente en el rostro. El muchacho la observaba también. Era muy anciana y la piel de las manos se le pegaba a los huesos, pero el brillo intenso de sus ojillos diminutos le otorgaba vitalidad. La mirada de esa mujer atravesaba la carne y penetraba en la persona a la cual miraba.
- No has nacido para el bandidaje, aunque serías un buen jefe – Y bajando la voz de una manera extraña e innecesaria, porque los demás se habían alejado de ellos para acercarse a los caballos, añadió -: Ve con cuidado.
- ¿De tu hijo Orison?
La anciana negó con la cabeza y con la mano para indicar que su hijo no significaba para él ningún peligro. Luego se acercó un poco más y agarró al joven del brazo. Éste inclinó la cabeza para escucharla mejor.
- ¿Has visto alguna vez a un buey preocuparse por una mosca? Se la sacude de encima moviendo su cola y no le da ninguna importancia. Sin embargo, el otro día, un toro se volvió loco de dolor y rabia por la picadura de un escorpión y casi os arrolla a todos. ¿No es infinitamente más grande y más fuerte un toro que ese animal oculto bajo las piedras y de cáscara frágil? El pequeño puede derribar, a veces, a quien es mucho más grande.
Rómulo no daba signos de estar comprendiendo el sentido de las palabras de la anciana y la miraba perplejo. Elia no se detuvo.
- Así como el escorpión no sabe que es un escorpión ni conoce su capacidad para dañar a un toro, tampoco tu hermano y tú sabéis quienes sois, ni cuánta locura puede provocar vuestra mordedura en un gigante - dijo la anciana. Se golpeó la frente repetidamente con el dedo índice mientras añadía -: usa esto. Y escucha a las mujeres sabias, pues por sus bocas sale la verdad.
- Te agradezco tus consejos, anciana, pero no te comprendo bien.
- No importa. Tú recuerda mis palabras. Las entenderás cuando llegue el momento. 



NOTA: Éste es el capítulo 13 de la historia de Remo y Rómulo. Si no surgen contratiempos, colgaré los siguientes los días jueves 21, martes 25 y jueves 28. Se que esa última semana será ya Semana Santa en muchas comunidades de España (no en la valenciana, que la empieza más tarde), pero así evitaré cortar la serie. Con el último, que será el nº 16 concluirá la primera parte de esta historia. Procuraré iniciar la segunda parte tan pronto como pueda, aunque sé que todos comprendéis que debo hacer un pequeño descanso y prepararla.
  

39 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Ánimo. Esto va viento en popa.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me he puesto al día, que el capítulo anterior me lo había perdido y es de vital importancia a mi entender, pues en él se nos cuenta la separación de los gemelos, ese andar con otros y no ambos juntos, como suelen hacerlo durante sus primeros años.
También se perfila ese carácter de Remo tan independiente, que le fastidia llevar pegado en sus talones a Rómulo.
Y aquí, en el capítulo de hoy, queda abierta la incógnita con la advertencia final de la anciana. Con ella, ya mi corazón de madre sufre por este Remo que se cree invencible.

Un beso y claro que comprendemos que has de descansar un poco antes de iniciar la nueva parte.

Laura Díaz dijo...

Descasa cuanto necesites. Nosotros te estaremos esperando

Neogéminis dijo...

Capítulo a capítulo vas logrando poner al lector tanto en clima como en intriga para seguir leyendo!
Un abrazo

Cayetano dijo...

Un escorpión y hasta una simple avispa puede derribar a un gigante. Sabias palabras no carentes de sentido.
Un saludo.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

¿Será beneficioso al personaje el tradicional recurso de recordar unas palabras en el momento oportuno?
Veremos.

La Dame Masquée dijo...

Comprendemos, madame, su necesidad de descanso. Nosotros seguiremos aquí, pendientes de la evolución de estos gemelos. Creo que Romulo comprenderá pronto esas palabras de la anciana.

Feliz día

Bisous

Natàlia Tàrraco dijo...

!Ojalá! escuchen los muchachos, pero...sigo angustiada.

Estaré en Inglaterra, de paso visito la muralla de Adriano, serán diez días, espero ansiosa leerte tan pronto vuelva. Besito.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mariajesúsparadela, eso piensan los gemelos, que de ahora en adelante todo lo tendrán fácil... Besazos, guapa.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, isabel martínez barquero, estos muchachos nuestros no son muy diferentes de los de ahora. Quien no haya tenido un hermano menor, no sabe cuánto molestan muchas veces, ja, ja, y quien no tiene un hermano mayor no sabe lo que es ser mandado a paseo aunque uno/a no estorba, sólo que le gusta estar con los mayores... En fin, a Remo le sobra su hermano y su hermano adora a Remo. Así son las cosas a veces. Veremos. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola laura, el descanso será, sobre todo, para preparar la segunda parte. Las historias se hacen cada vez más complejas y es preciso pensarlas más, ver por dónde hincarles el diente. Besazoss.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, neogéminis, espero que estemos todos ahí, en el valle de Murcia y en las faldas del Palatino, todo el tiempo... Parece increíble lo grande que es ese espacio en la realidad. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, cayetano, ya dio muestras de ese poder Davil al enfrentarse a Goliat. Lo grande también es vulnerable. Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola maria luisa arnaz, esperemos que Rómulo no ya recuerde esas palabras de la anciana, sino que las acate escuchando a otras sabias. Besos.

manu dijo...

Grazie mille per la visita e per il commento Isabela! :-))
Manu

Bertha dijo...

Una mujer sabia Elia: cuanta razón tiene que hay que escuchar los consejos de los ancianos; en este caso sería más una advertencia.

Es necesario tomarse un descansito porqué a esta altura de mes ya se nota la sobrecarga y el estrés.Siempre estaremos por aquí esperando nuevas.

Un beso Isabel

virgi dijo...

Que la semana te sea propicia, querida Isabel. Necesitas el amparo de los dioses para seguir esta trama compleja de personajes, hechos y lugares.
Ten por seguro que cuando vuelva a Roma, te tendré in mente todo el día.
Bueno, creo que los dioses te aprecian mucho, cosa harto comprensible.
Beso, tesoro.

Bagoas dijo...

Un verdadero placer.
Como llevaba tanto retraso en la lectura de nuestra historia,
decidí releer desde el principio y ha sido...fascinante.
Descansa en estas mini-vacaciones que vamos a disfrutar y que tu sin duda te has ganado.
Nosotros estaremos aquí atentos a tu regreso y a todo lo que nos tengas que contar.
Entretanto nos quedamos a la expectativa de sentir esas emociones que nos produce siempre
ver que algo grande cae empujado por una fuerza menor,
desde un castillo de naipes con el suave toque de un pulpejo,
hasta la mas absoluta de las monarquías empujada por la voluntad de un pueblo.

Muchos besitos de los 2 ;-)

Carmen Cascón dijo...

Rómulo, Remo, sus aventuras, sus desencuentros, sus semejanzas, el mundo que les rodea, y nosotros, desde aquí y el ahora, enganchados a sus vidas. ¿Quién lo diría?
Un besito y descansa, te lo mereces para recargar pilas

PACO HIDALGO dijo...

Pues si, son palabras de una persona mayor, la voz de la sabiduria, y Rómulo, de inteligencia despierta, debería tenerlas muy en cuenta. La intriga en la que nos sumerge es cada vez más interesante, Isabel. Saludos cordiales.

Xibeliuss Jar dijo...

Dos grandes escenas para dos grandes personajes femeninos. Creo que Remo no aprovechará las palabras de Acca, pero Rómulo sí las de Elia.
Tu descanso casi me viene al pelo para poder seguir la historia, Isabel: yo entro ahora en un periodo de relentización de mi presencia bloguera: no paro del todo, pero estaré menos tiempo por aquí.
Abrazos

Mayte dijo...

Seguiremos disfrutando de esta maravillosa historia que nos regalas, descansa, toma fuerza que las mujeres de roma y nosotros te esperamos siempre con ansía!

Un beso enorme Isabel.

Dyhego dijo...

Sigo con mucho interés la serie, Isabel.
Tómate el tiempo necesario, que las prisas no son buenas.
Vale.

África dijo...

Me gusta mucho Acca Larentia. Siempre me ha gustado ese personaje.
Creo que es una mujer increíble, una mujer de Roma de las tuyas ;)
Espero que Remo cumpla la promesa y que Rómulo no olvide las palabras de la anciana. Seguro que las recordará más adelante, porque tienen que pasar muchas cosas todavía.
Pero cada cosa a su tiempo, sí, y disfrutaremos de los capítulos que concluyan esta parte con mucho gusto y sin darte prisas para que continues, mujer :D

Un beso

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, manu, gracias por tu visita. Un abrazo.

Hola bertha, creo que las mujeres solemos acopiar bastante sabiduría, pero no se nos reconoce... Ja, ja. Sí, acabaré esta primera parte y tomaré un descansito. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola virgi, ¿cómo no van a apreciarme los dioses si continuamente les estoy haciendo ofrendas a través de mis personajes? Ja, ja. Ojalá sea cierto y siempre que pises Roma vaya yo contigo en el corazón. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola bagoas, me alegro de que hayas tenido oportunidad de releer la historia desde el principio. Yo, de momento, no me hago el ánimo. Ja, ja, pero si dices que resulta fascinante, te creo y lo acepto con gusto, ya sabes cuánto empeño y cuanto amor pongo en esto. Espero terminar la primera parte y abordar enseguida la siguiente. Besazos a los 2.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola carmen gascón, tienes razón,¿quién diría que casi dos mil ochocientos y pico años más tarde aún nos emocionaría la historia de estos dos hermanos? Porque el nucleo más antiguo de la leyenda tiene esa antiguedad, es decir, se forjó cuando aún ellos estaban con vida. Besazos, guapa.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola paco hidalgo, espero que esa intriga siga espoleándote para seguir leyendo. Desde luego la historia lo merece, más allá de las habilidades que pueda yo desarrollar para contarla de manera interesante. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola xibeliuss jar, lo bueno de esto es que podemos ir leyendo cuando nos venga bien. Remo está tan ciego con el amor y con sus cosas, que se ha vuelto también sordo. ¿Qué hijo no se rie un poco de los temores de su madre? Nos creemos invulnerables... Besazos y hasta pronto.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, mayte, mis breves paradas de la novela serán, sobre todo, para preparar la siguiente parte, porque son historias complejas y requieren cierta preparación. Con todo, tengo a los gemelos todo el día en la cabeza... Ja, ja. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola dyhego, me encanta tu recomendación, aunque he de confesar que a mí la presión (siempre que sea moderada, o sea, siempre que me la proporcione yo misma) me va bien. Besazos y hasta pronto.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola áfrica, para mí Acca Larentia representa, en cierto modo, la mamma italiana, siempre con esa preocupación por su prole, maternal, inmensa, a veces apabullante... Ja, ja. Ha sido una excelente madre para los gemelos, sin duda. Besazos, guapa.

RGAlmazán dijo...

La madre siempre preocupada por sus hijos. Me encanta el personaje de Elia, vieja, enjuta y capaz de dar consejos sabios.
Un beso, guapa.

Paz Juan Robledo dijo...

Ya estoy al día yo también, que me había quedado un poquito descolgada.

Desde luego, estos chicos no pueden negar que son hijos de quien son (me refiero naturalmente a su padre).
¡Ayss, los avisos y presagios que intranquilidad e inquietud generan siempre!
Pero como alguien ha dicho más arriba... ¡la novela va viento en popa!

Un abrazo muy fuerte, Isabel y gracias, siempre gracias enormes por el regalo periódico de tu novela.

Hyperion dijo...

¡Cómo fluyen tus palabras! Como este Tíber crecido en primavera: consejos, presagios, risas, temores... Un capítulo de sabiduría, una mirada atenta a los signos y que nos los interpreta. Gracias.

Dolors Jimeno dijo...

Continuo disfrutando de la historia, Isabel. Vas muy bien, nos mantienes el interés vivo.

profedegriego dijo...

Querida Isabel, el cierre de la 2ª evaluación me ha tenido un poco apartada, pero aprovecho las vacaciones para ponerme al día.
¡Que los muchachos no se separen de sus bullae, que buena falta les van a hacer!
Felices vacaciones de Semana Santa, cara.

María Antonia Moreno dijo...

Poniéndome al día po fin. Esto va genial, querida. Lástima que os mujeres sabias no sean escuchadas por la juventud osada que cree saberlo todo y ser invencible... Es lo glorioso de la juventud, el esplendor de las fuerzas y la equivocación mayor... Sigo con el siguiente caoítulo....