jueves, octubre 17, 2013

SE PREPARA UN BANQUETE




“—Vamos, vamos —apremió Clodia al jefe de los esclavos del come­dor, para que terminasen cuanto antes de perfumar el suelo con una infusión de verbena—. Los invitados están a punto de llegar.

Hasta el comedor de verano, una sala de exquisitas proporciones recién terminada, llegaba el rumor del agua del Tíber. A las guirnal­das pintadas al fresco en las paredes, los servidores habían añadido otras, de flores naturales, en torno a la mesa. Cuatro pomos con ra­mas de ciprés, cintas y hojas de acanto adornaban las esquinas y de las paredes colgaban más de dos decenas de lámparas de aceite. Clo­dia pensaba trasladar la fiesta al jardín, a la luz de las estrellas, cuan­do hubieran terminado de cenar y soplara el viento fresco. ¡Roma resultaba tan calurosa…! Había dispuesto cerca de la orilla varios triclinios bajo un toldo ligero, cojines y teas.”



“La muchacha de Catulo”. Isabel Barceló Chico. Ediciones Evohé Pág. 29

 NOTA: Queridos amigos, igual que Clodia, me preparo para recibir a los invitados que quieran acompañarme en la presentación de La muchacha de Catulo en Sax este próximo sábado 19 de octubre, a las 18 horas, de la mano de Joaquín Estevan Poveda. Y espero que nuestra  velada no sea menos emocionante… 





*Fotografía: pinturas de la llamada “Casa de la Farnesina”, que algunos identifican con la villa de Clodia en el Trastevere. Museo Massimo alle Terme. Foto: Isabel Barceló.

14 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Recuerdo muy bien este pasaje tan delicioso. Conforme leía tus magníficas descripciones, imaginaba la villa de Clodia a orillas del Tíber, la veía casi, y sentía el calor.

Mucho éxito en Sax para pasado mañana.
Y un abrazo enorme, querida Isabel.

Bertha dijo...

Tienes razón que hay que agasajar con un buen recibimiento y en eso no nos cabe la menos duda que el tuyo va a ser de lo mejor.Te deseo y comparto esa emoción de la presentación me encanta este vértigo:mucha suerte y ya nos contaras querida Isabel.

Besos y feliz jornada en Sax.

Dyhego dijo...

Te deseo la más feliz de las veladas.
Vale, Isabel.

África dijo...

Menos mal que no tienes que cargar con triclinios, toldos y teas, que si no...jaja.
Seguro que todo es tan estupendo en Sax como el lugar que describes. Al fin y al cabo, lo que importa siempre es la compañía, aunque sea sin triclinios de esos :P

Un beso

virgi dijo...

Con certeza tendrás éxito. Imagino ya tu sonrisa y te acompaño con otra.
Un abrazo, querida Isabel.

Dolors Jimeno dijo...

Remito al primer comentario, el Isabel Martínez Baquero. Son las palabras que querí decir yo. Muy buen fragmento, Isabel. Esperamos la crònica de Sax.

Cayetano dijo...

A ver, a ver...¿De qué me suena este fragmento?
Mucha suerte en esa presentación en Sax.
Un saludo.

ANA dijo...

Suerte en Sax, Isabel. Me gustaría estar de todo corazón, pero aunque no me veas en Sax, estaré pensando en vosotras. Un besazo

yolanda carrasco dijo...

¡Qué te diviértas mucho querida Isabel,y que tengas mucho éxito!Seguro que sí. ¡Qué tu velada en Sax sea como mínimo la mitad de maravillosa y mágica que tus relatos, entre ellos la novela que presentarás, " La muchacha de Catulo", una delicia, como todo lo que escribes! Besos bella romana.

Natàlia Tàrraco dijo...

Ayyy amiga, ya me gustaría asistir al ágape en triclinio con Catulo, Clodia y tú, la que los revives con tanta maestría.
!Suerte! bon profit i petó.

mariajesusparadela dijo...

Quien fuese invitado...

dapazzi dijo...

Conozco estas cenas de verano aquí en el Mediterráneo, pero me gustaria ir a esta, que se supera en detalles.
Baci per te .

Carmen Cascón dijo...

Un fragmento que nos deja en suspenso y con ganas de querer seguir el rumbo dela fiesta. ¿Saldrían al final al jardín para continuar la fiesta? ¿Serían del agrado de los comensales los platos servidos y preparados para sorprender? ¿Quién asistió a la fiesta?
Un beso

Fundación Luis Tilve dijo...

Hermosos frescos pintaban aquellos romanos.