miércoles, octubre 24, 2018

AUGUSTO SE ENAMORA DE LIVIA


Este próximo jueves, estaré con mis amigos del club de Lectura del Ateneo de San Antonio de Benagéber. Espero que pasemos una buena velada con Livia y otras damas.


 “Y he aquí que, de modo inesperado, Augusto puso los ojos en ella. Quizá le sedujo la curva de su cuello, o sus senos, o su turbación cuando él la abordaba delante de cualquiera y le dirigía cumplidos subidos de tono. La juventud y discreción de la matrona debía resultarle estimulantes a aquel muchacho desenvuelto, tal vez le complacía experimentar en ella su poder. Durante mucho tiempo, la hoy apenada viuda se ruborizaba cada vez que se recordaba a sí misma regresando a la mesa del banquete después de haberla tenido que abandonar, de la mano de Augusto y en presencia de su propio marido, para satisfacer los requerimientos amorosos del nuevo amo de Roma. Ni su reputación ni su voluminoso vientre constituían para él un freno.”

MUJERES DE ROMA. HEROÍSMO, INTRIGAS Y PASIONES.





2 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Estoy saboreando tu libro, Isabel. Es una delicia, está siendo una delicia...

A mí me has llevado, por ejemplo, a ese mausoleo de Cecilia Metela... A esas historias que han dejado su huella profunda en la via Appia, la Regina viarum, el camino que lleva a Roma.

Gracias. Sólo puedo decirte eso. Muchas gracias.

Isabel Barceló Chico dijo...

Muchas gracias a tí, querida Campurriana Campu. Saber que disfrutas de ese paseo, de esas admirables mujeres que merecen permanecer en nuestra memoria, me hace muy, muy feliz. A ellas les debo mucho, pues me han proporcionado aprendizaje, pasión, entusiasmo, muchas emociones. Pero, ciertamente, el mayor premio es que disfruten y sientan con ellas los lectores.

Un abrazo, querida amiga.