domingo, enero 27, 2013

LAS COLUMNAS DEL TEMPLO





Hermosas se alzan las columnas del templo.

Blancas como esta mañana invernal.

¡Salve, ciudad de Roma!

La única en festejar a dos parejas de gemelos:

a Remo y Rómulo, hijos de Marte

y a Cástor y Pólux cuyo reconstruido templo

Tiberio consagra hoy.

Mas dice la sabia Cornelia Cinna

que la fortuna no es propicia por igual a todos:

cuando masca hojas de laurel

sus ojos ven a cuatro hermanos,

mas solo tres columnas en pie.



NOTA: el 27 de enero del año 6 d.C. el emperador Tiberio consagró el templo de Cástor y Pólux, reconstruido tras un incendio ocurrido en el 14 a.C. Los restos existentes hoy son los de el templo de Tiberio. El culto a estos gemelos griegos se introdujo en Roma a principios del s. V a.C., cuando durante la batalla del lago Regilio (499 a.C.), aparecieron dos misteriosos caballeros que dirigieron al ejército romano en el combate. Inmediatemante después, los dos caballeros fueron vistos abrevando sus caballos en la fuente Juturna, en Roma, y anunciaron la victoria a los ciudadanos. Fueron reconocidos como Cástor y Pólux y se les dedicó un templo junto a la citada fuente. El primer templo fue consagrado en el 484 a.C.
Por lo demás, la sabia Cornelia Cinna intuye que los cuatro gemelos no gozarían de la misma fama ni memoria. El laurel se masticaba para potenciar la capacidad profética. 

*Foro romano. Las tres columnas blancas iluminadas por el sol vespertino son las que quedan del templo de Castor y Polux. Foto: Rafa Lillo.

18 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Cástor y Polux me acompañan desde que nací en su signo, bajo sus estrellas. Y con Cástor comparto el amor por los caballos.

virgi dijo...

Un enigma a resolver.
Espero.
Lo que sé bien es que tanto uno como otro le dan nombre a un par de estrellas que no lo son...¿enigma por enigma?
Si bien Pólux es una gigante naranja, Cástor es una asombrosa estrella múltiple formada, a su vez, por seis.
Maravillas del universo.
Un beso desde la nave de los Argonautas (estoy puesta hoy, eh?)

mari carmen garcia franconetti dijo...

Un verdadero placer ver lo que nos regalas con tanta dedicación y sensibilidad, muchas gracias, querida Isabel.
Un besito.

Isabel Barceló Chico dijo...

Me gusta esa familiaridad tuya con las estrellas y los gemelos, mariajesusparadela. Debería haberla supuesto. Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ja, ja, virgi, tienes que explicarnos todo eso con más detenimiento. Quizá esa peculiaridad de Cástor, formada por varias estrellas, explique su propia predominancia en Roma: al templo con bastante frecuencia le llamaban de los Cástores... Me encanta tu aportación. Besazos, guapa.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mari carmen garcía franconetti, gracias a tí por tus visitas y tus palabras siempre cálidas. Estoy empezando una novela aquí en mi blog, así que si te animas a seguirla, aquí nos encontrarás con una de esas parejas de gemelos. Besazos.

La Dame Masquée dijo...

Es curioso, madame: Roma es un buen lugar para los gemelos, aunque no todos gozaran de la misma fama. Parece haber una cierta fijación.

Buenas noches

Bisous

Isabel Martínez Barquero dijo...

Gemelos por todos lados. Estoy rodeada por ellos, jajaja, y tan contenta.
Un beso, querida Isabel, y gracias por dejarnos esos retazos de historia con los que tanto aprendo.

emejota dijo...

Como veo que el "gemelerío" ya está sabiamente comentado pasaré a lo práctico, que estos romanos sabían de hierbajos, ¿osease que si me pongo morada a mascar hojas de laurel cabría la posibilidad de "entrar en trance", lo digo en serio, que en Asturias tengo laureles para dar, tomar y que nadie se entere. ¿O sería una excusa "geminiana" para hacer creer al resto lo que a estos les interesara? Bsss.
Ufff, ¿alguien pensó mal? ;)

elena clásica dijo...

Menuda historia la de los dos caballeros que llevan la victoria a los romanos, reconocidos como Cástor y Pólux, ¡cómo para no dedicarles un templo a tan notables gemelos! Historia y mito entretejidos con las profecías, en este caso inducidas por las hojas de laurel que habían de celebrar a tantos grandes. Bien sabía Cornelia cinna lo que se decía.

Bonita leyenda que fabrica la historia. Una abrazo, querida.

PACO HIDALGO dijo...

Castor y Polux estuvieron en muchas historias del mundo antiguo, como en el viaje de los Argonautas. Está muy bien que Roma honrara su memoria. Saludos, Isabel, y buena semana.

Natàlia Tàrraco dijo...

Cástor y Polux gemelos tan distintos siendo iguales, como lo fueron Remo y Romulo.
Mastiquemos unas hojas de laurel como la Pitia en Delfos, árbol de Apolo...a ver si "vemos" mejor el Destino.
Besito lunero juguetón.

Bertha dijo...

Los gemelos: Castor el mortal y Polux el inmortal...!.Pero siempre bien avenidos aún después de la muerte.

Un abrazo Isabel

Cayetano dijo...

Por muy gemelos que sean, la historia se encarga de situar a cada uno en su sitio.
Una maravilla visitar el foro romano. Un encuentro con nuestras raíces.
Un saludo.

África dijo...

Es bonito honrar a quienes hicieron algo por nosotros.
Aunque hay famosos que hacen sombra a otros.
Voy a masticar laurel ahora mismo, a ver si me entero de las preguntas de cierto examen, jejejeje!


Un besito doble

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Buena idea la de mencionar en un mismo espacio a Rçomulo y Remo y Cástor y Pólux, por más que los dos primeros acabaron siendo enemigos y los dos segundos, como buenos hermanos, lo compartyieron todo, hasta la inmortalidad.

Que tengas una buena tyarde, amiga Isabel.

Antonio

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Tu sabiduría es prodigiosa, Isabel. Es tan atrayente leerte como querer aprender todo lo que nos cuentas, perfectamente relacionado con hechos verídicos documentados.
Excelente Canto a las columnas del templo de Tiberio.

Un fuerte abrazo, querida Isabel.

profedegriego dijo...

Querida Isabel, ¿podrás creer que hoy mismo tratábamos mis alumn@s y yo los amores de Leda y Zeus en clase de Cultura Clásica? Disfrutamos enormemente del tratamiento de este mito a través de la historia de la pintura, haciendo un viaje virtual maravilloso por las obras de Leonardo, de Correggio, de Tintoretto, de Matisse, de Cézanne, de Dalí... y de tantos otros. Leda, el cisne, los huevos, los Dióscuros, Helena, Clitemnestra, ¡qué elenco de personajes y elementos tan sugerentes!
Mil bicos, carissima.