miércoles, junio 12, 2013

UN MANTO NUEVO COMO PREMIO



 
  
Mientras Rómulo y sus amigos se dirigen a Cenina la mañana del 21 de diciembre y en esta ciudad la hija y las sobrinas del rey Acrón se preparan para dar un paseo por la orilla del río Anio, en el Aventino el mayoral de los rebaños de Númitor y padre de Flora, Caius, se había entrevistado en secreto con Hortensio y preparaba una trampa para cazar a Remo.

Tras haberse puesto de acuerdo con Caius y abandonar el refugio de los pastores del Aventino, Hortensio penetró en un bosque de robles que jalonaba la ladera de esa misma colina. Previendo la conformidad del mayoral de Númitor para tender una trampa a Remo, había tomado la precaución de citarse a escondidas con muchachito llamado Calvo. Lo conocía desde tiempo atrás, era ambicioso y avispado y justo acababa de empezar su iniciación, de modo que se relacionaba con cierta asiduidad con el grupo de Remo. Era una buena elección.
Casi enseguida llegó Calvo, sin hacer ruido. Permanecieron agachados y ocultos entre los árboles, sin dejar de vigilar el valle de Murcia.
- Lo haremos hoy. ¿Recuerdas mis instrucciones? - preguntó Hortensio.
- ¿Me crees tonto? ¡No son tan difíciles de recordar! - respondió Calvo en tono de suficiencia, con cierto desdén.
- Esto no es un juego, ¿sabes? - le espetó con severidad el otro -. Saldrás muy beneficiado si cumples bien, pero pobre de ti si nuestro plan se estropea por tu culpa. Lo lamentarás toda la vida.
- No te arrepentirás de haber confiado en mí.
- Si Remo llegara a sospechar algo…
- Lo conozco y sé cómo manejarlo. Además, tengo influencia sobre mis compañeros y mucha costumbre de imponerme a los demás. Caerá en la trampa como un corderito. Y nadie más se dará cuenta… Ni en el momento en que ocurra, ni después.
- Eso espero. Es preciso darle apariencia de casualidad - dijo Hortensio - Por eso es importante que apoyes y refuerces a Córito con disimulo. Será el señuelo.
- Tantas precauciones conmigo, ¿y confías en ese tonto? - preguntó Calvo -. Me parece muy arriesgado.
- No confío en él, sino en su simpleza. Y para eso estás tú, para conseguir que todo discurra según lo planeado. Nadie le atribuye malicia al tonto, por eso su propuesta no levantará recelos. Debes permanecer atento, actuar sólo para enderezar la situación si se tuerce. ¿Está claro?
Calvo asintió con la cabeza, permaneció unos momentos más en ese escondrijo y luego se deslizó, tan silenciosamente como había llegado, en dirección al monte Murco. Prefería dar un rodeo antes de encontrarse de nuevo con sus colegas de iniciación. Solían reunirse con el grupo de Remo en el valle que separaba el Palatino y el Celio, y allí charlaban y practicaban toda clase de ejercicios. No tardarían en llegar unos y otros, pues era ya media mañana.


Fausta cogió un recipiente para el agua, salió de su casa y descendió por la escalera de Caco. Al llegar a la altura de la cueva de Fauno se desvió hacia la izquierda y con muchas precauciones entró en la cueva. Cada mañana iba allí con la esperanza de volver a encontrar al lobato. Una esperanza vana, pues ya debía estar muerto. Sentía pena por él y por su hermano Rómulo, quien se había aficionado al animal y se culpaba de no haberlo protegido debidamente. Sin embargo, la vida era así de dura, así de difícil para los pequeños, para los indefensos y los débiles. Se sentó en la oscuridad, escuchando el levísimo rumor de la fuente. Cerró los ojos y sintió un gran bienestar, una presencia sacra. Cayó en un sueño profundo.
Se despertó boqueando porque le faltaba el aire. Estaba helada y cubierta de un sudor frío. Se deslizó temblando hasta la entrada de la cueva. Tendió la mirada a lo lejos y le pareció ver a una persona conocida cruzar deprisa el valle de Murcia, desde el Aventino hacia el altar de Consus. Sacudió la cabeza. No podía ser Hortensio. Todos los varones, menos los iniciandos, se habían marchado a Cenina. Sería alguno de los pastores de Caius. O su propio aturdimiento le había hecho ver mal.
Se acercó al refugio de Remo, ubicado a un tiro de piedra de la gruta, por si le encontraba allí. Él y sus amigos Fabios habían reconstruido la choza destrozada por los hombres del Aventino y parecía casi nueva. Dentro no se oía ningún ruido. Permaneció un buen rato al acecho, por si su hermano volvía o se dejaba ver. Finalmente, cansada de esperar, descendió hasta el estanque, llenó el recipiente de agua y con él apoyado en una cadera subió de nuevo la escalera de Caco y entró en su casa. Su madre se distraía hilando lana y no dejaba de murmurar palabras incomprensibles. Clavaba la mirada en la pared y le temblaban las manos.
- Estás muy alterada, madre ¿Quieres que le pida algún remedio a Elia?
- No hay remedio para mi padecimiento, hija. Pero si, ve a buscar a la vieja Elia y cuéntale… Quizá pueda darte alguna hierba para tranquilizarme.
Fausta se echó un manto sobre los hombros y salió de nuevo. Esta vez tomó la dirección contraria: se dirigió a la cima del Palatino para, desde allí, descender hacia el valle del foro. Caminaba con paso rápido pues le preocupaba la salud de su madre y quería llegar cuanto antes a la cueva de Elia. Estaba ya cerca del terraplén por el cual se bajaba al valle, cuando volvió a ver a la figura de antes saliendo de la cabaña de Córito. Qué visión más extraña, pensó. No dio crédito a sus ojos ni sus impresiones y, sacudiendo la cabeza, continuó su camino.
Llegó enseguida a la cueva de Orison, penetró en ella y encontró a la anciana junto al fuego.
- Mi madre no está bien, sabia Elia - dijo a modo de saludo.
- En su lugar, ¿quién lo estaría? - respondió la vieja.
- Entonces ¿sabes cuáles son sus preocupaciones? ¿Por qué pasa tanta angustia por mis hermanos?- preguntó sentándose a su lado -. A mí no quiere decirme nada.
- Sus razones tendrá - dijo la anciana -. ¿Sabes algo de ellos?
- Rómulo estará de camino a Cenina. Remo sigue en el valle de Murcia.
- No me refería a dónde están… Ya veo que no estás al corriente. Mejor.
- ¿Acaso corren algún peligro? - preguntó con visible preocupación la muchacha - ¡Deberías decírmelo, quizá yo pueda serles de ayuda!
Elia se levantó sin responderle y se dirigió al fondo de la cueva, donde guardaba sus remedios. Permaneció un rato allí y finalmente regresó con un saquito de tela en la mano.
- Hazle a tu madre una infusión con estas hojas y que la tome tres veces al día. Cuatro o cinco hojas por taza, no más.
Le tendió las hierbas y la miró fijamente.
- En cuanto a ti, acepta un consejo: no hables de tus hermanos con nadie. ¡Con nadie!



- ¡Eh, Remo! - gritó Corito mientras descendía con torpeza hacia la Velia y agitaba al mismo tiempo las manos para llamar la atención del muchacho.
Llevaba un buen rato vigilando el camino desde la puerta de su cabaña, ubicada en la ladera del Palatino que miraba al valle del foro. Rondaba ya los treinta años, pero se comportaba como un niño de diez. Su carácter simple pero risueño e inclinado a ayudar a los demás hacían de él una persona querida en el Palatino, aunque no faltara quien se riera de él o le gastase bromas crueles.
Se detuvo Remo y con él los Fabios y los demás jóvenes iniciandos. Aprovecharon la pausa para sentarse al borde del camino y descansar de la carrera. Hacía frío, las nubes eran cada vez más negras y posiblemente llovería. Un día muy desagradable.
- Quiero hacer una carrera contigo - dijo Córito a Remo, apenas llegó junto a él -. Voy a ganarte.
Hubo una carcajada general. Nadie del Septimontium podría vencer a Remo en una carrera, menos todavía una persona tan torpe.
- ¿Acaso te has bebido el vino de todo el invierno? - exclamó Bruto Fabio.
- ¡Le ha picado un bicho y lo ha trastornado! - dijo a gritos su hermano Sexto. Y puesto en pie, le tocaba con la mano en distintas partes del cuerpo, mientras Córito se encogía riéndose a carcajadas - . ¡Te ha picado aquí! ¡O aquí! ¡No, no, detrás de la oreja!
Los demás muchachos seguían la broma y se reían tanto como él. Córito se dejó caer en el suelo y se cubrió tanto como pudo hasta que lo dejaron en paz.
- ¿Y por qué me desafías a una carrera? - preguntó Remo, una vez agotado el juego, poniéndole una mano sobre la espalda. El aludido se encogió de hombros y soltó una risita.
- ¡Remo no quiere correr conmigo! ¡No quiere correr conmigo porque va a perder..! - empezó a decir y él solo se retorcía de risa.
A Remo le hacía gracia la broma y, además, sentía estima por el hombre. Lo conocía desde la infancia. Su cabaña estaba cerca de la de su hermano Urco, y éste le encargaba muchas veces el cuidado de pequeñas piaras de cerdos y le proporcionaba comida.
- ¿Qué gano por correr contigo? - le preguntó.
- Nada - respondió Córito -. Te voy a ganar yo. ¡Y tendré como premio un manto nuevo!
- ¿Quién te ha hecho esa promesa? - se interesó Remo. Córito se llevó la mano a la boca de repente y se la tapó.
- ¡No te lo puedo decir! Es un secreto.
- ¡Lástima! No me gustan los secretos… - respondió Remo.
- ¡Que lo diga, que lo diga! - comenzaron a gritar los muchachos, alborotando mucho. Córito no quería oírlos y se cubría las orejas con las dos manos, pero al final, volvió a hablar.
- Te he dicho una mentira. El manto será para quien gane. Pero voy a ganar yo. Corres mucho porque mueves muy bien los brazos y yo no los sé mover igual. Por eso ganas siempre. Pero si no los pudieras mover, yo correría mucho más que tú. Entonces ganaría un manto nuevo.
Mientras se explicaba así, Córito se frotaba los brazos y las piernas, porque hacía frío. Remo lo contempló unos instantes y sintió compasión por él.
- ¿Me vas a decir quién ofrece el manto? y ¿cómo sabrá esa persona quién ha ganado?- insistió Remo.
- A ver si tiene razón Córito y todas tus preguntas son excusas para no medirte con él - dijo de pronto, en tono de burla, uno de los iniciandos de ese año.
Quien había hablado era un muchacho de la colina Velia, ese tal Calvo que galleaba mucho entre los suyos y arrastraba a cuatro o cinco jóvenes tras él. A Remo no le gustaban sus pretensiones, pero era primo de los Fabios y no quería problemas con sus amigos. De pronto, se sintió cansado. El año anterior había resultado divertido empezar la aventura de la iniciación fuera de su casa, pasar los días libres y sin obligaciones, buscar o robar comida, explorar otras zonas, no atenerse a norma alguna, ser el primero entre todos los muchachos de su edad. Pero después de un año se aburría de todo eso. Y se sentía profundamente humillado por no haber superado la iniciación. El sacerdote de Fauno se había cebado en él delante de todo el mundo. ¡Sólo le faltaba que lo humillara también un mocoso como el primo de los Fabios!
- Bien, estoy dispuesto a hacer la carrera - dijo -. Mis amigos y yo vamos a dar un bocado y esta tarde correremos. ¿Te parece bien, Córito?
- ¡ Sí, sí! - palmoteaba éste -. Pero no vale si vas a mover los brazos.
- No los moveré.
- Iremos hasta la fuente de Fauno y Pico. Así podremos beber agua después. ¡Estaremos muy cansados! - afirmó con toda seriedad Córito -. ¡Pronto tendré un manto nuevo!
Acordaron encontrarse en el altar de Consu dos horas después del mediodía. Córito ascendió dando saltos hacia su cabaña y los muchachos se dispersaron. Remo y los Fabios continuaron por el valle del foro para terminar de dar la vuelta al Palatino y llegar a su refugio. Todo el camino fueron bromeando sobre el desafío y sobre la extraña idea que tenía Córito acerca de sus propias facultades para correr.


NOTA: Éste ha sido el capítulo 4º de esta segunda parte de la historia de los gemelos Remo y Rómulo. ¡Espero que os haya gustado!

29 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Supongo que no será tan inocente como para dejarse atar los brazos...

yolanda carrasco dijo...

Me ha gustado mucho,Isabel, como siempre.Pero me tienes en ascuas y como también hay que hablar de Rómulo,pues ahora están muy separados, puede que en el próximo capítulo se hable de él en lugar de lo que le acontece a su hermano Remo, así que a la espera por doble motivo.Uy! Qué emocionante!.Me fascinas.Un placer leérte.Muchos besos.

virgi dijo...

¡Mira que tienes ideas y sabes llevarlas adelante, mi niña! Y acompañada de tu sabiduría y de todo el bagaje que tienes, pues nos tienes en ascuas, ahora este chico se mete en un lío...¡ay, señor!
Aún sabiendo de la protección que de los dioses gozan, ya ves, nos dejas en vilo.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

Nada como tentar la vanidad para caer en una trampa.

Cayetano dijo...

El más tonto no es el que lo es por naturaleza, sino el que muerde el anzuelo por causa de su estúpido orgullo.
Un saludo.

África dijo...

Me parece que Hortensio no va a acabar bien. Fausta lo ha visto dos veces. En cuanto a Córito, cachis, casi se le escapa el secreto! Y muy espabilado Calvo, haciendo a Remo picar el anzuelo, ayyy...
Estos chicos nos tienen en tensión!
Pero me encanta! Me lo he pasado muy bien leyendo este capítulo :)


Un beso

Natàlia Tàrraco dijo...

Dice bien María Jesús, no le pasase como a Atalanta recogiendo manzanas.
Ayyy que me siento mal y sé los motivos, esos que una madre intuye o lee en los labios de los dioses, sean o no inventados.
Nos dejas, pilla redomada, con la intriga servida y la miel en los labios por tus bien aparejas palabras. ¿Hace frío o lo siento yo en los huesos?
Besitos.

Dyhego dijo...

Siempre interesante.
Vale, Isabel.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mariajesusparadela, veremos qué hace nuestro Remo y por qué. Besazos, guapa.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola yolanda carrasco, así es, ahora tenemos que estar atentos a los dos muchachos e ir cambiado continuamente de escenario: doble preocupación, como le ocurre a su madre Acca Larentia. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola virgi, no es que Remo se quiera meter en ningún lío, pobrecillo: el lío lo tenía ya de antes, cuando armaron semejante jaleo en el valle de Murcia. Veremos... Besazos, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Cierto maria luisa arnaiz, la vanidad es mortal para esas tentaciones... Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, cayetano. Todos tenemos alguna debilidad. Si no fuera por ellas, la vida no tendría tanta gracia... Ja, ja. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola África, hay muchas cosas en juego, está claro, y aún no sabemos hacia dónde discurrirán ni a quien van a favorecer o hundir. ¡Habrá que seguir escribiendo y leyendo! Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola natalia tarraco, sí, sí, hace frío, es el día más breve del año, hay nubes bajas y malos presentimientos, ¡ay! Veremos qué nos traen las próximas horas. Besitos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, dhyego. Besazos.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Interesante capitulo, por la descripcion de los personajes y lo que sienten.
Veremos que le pasa a Remo y como se anuda con el viaje del hermano, el lobo perdido y las chicas de vacaciones ya en esa epoca.
(si necesitas gente para buscar cosas hasta con un satélite, me avisas. Resultado garantizado)

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Esto te lo comparto por algo que has dicho oportunamente: para encontrar a las mujeres, hay que buscar a los hombres.
Pues, ver para creer, para encotnrar nada mas ni nada menos que a ocho fulanos, los encontré buscando no a ellos sino a una mujer, tambien victima de ellos.
Casi me caigo de la silla, y una historiadora profesional me miro con cara de ¿puede ser verdad esto? Pues si, vaya intrincados caminos, si sigo asi, entre esto y usar un satélite posicional, lo ultimo que me queda (para tanta insatisfaccion que me dio esto) es contratar un vidente, y no veo porque no si hasta la policía en USA los usa desde hace años.

debatz dijo...

Los personajes se mueven por la historia como las piezas en un tablero de ajedrez: suavemente, cautas, cada una con su propia ambición, sin llegar a tocarse hasta el momento preciso. !Que siga la partida!

Un abrazo, querida amiga

La Dame Masquée dijo...

Nos apostaremos a lo largo del camino para ver esa carrera, en la que me parece que Remo no va a salir muy bien parado.

Feliz fin de semana.

Bisous

RGAlmazán dijo...

Me ha gustado y mucho. También he leído el capítulo 3 --no lo había hecho-- y me gusta cómo va la cosa. Vamos a ver que le ocurre a Remo en esa trampa que le están poniendo. Esperamos el quinto capítulo, y dicen que no hay quinto malo.
Un beso, querida amiga.

Salud y República

Carmen Cascón dijo...

Es posible que Corito acabe ganando a Remo. Nunca hay que subestimar al enemigo, nunca, y ésta es una lección que deberá aprender el ambicioso joven. Cada paso es necesario para madurar.
Un besito

Bertha dijo...

Isabel, que nos dejas con la miel...Espero que Remo intuya algo y sino no nos queda otra que ver el escarmiento que le van a prodigar.

Un abrazo feliz fin de semana.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola alejandra sotelo faderland, desde luego te imagino con google earth buscando y buscando... ¡Eres genial! Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola debatz, espero que sí, que así se vea, como una partida en el que cada cual habrá de mover sus fichas y lo hará con más o menos saber... Besazos, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola rgalmazán, lo que ocurre es que ahora, como voy a combinar capítulos uno de Remo y otro de Rómulo, la acción queda un poco más distante, sobre todo porque estos días, con la publicación de la nueva novela y el mucho trabajo (del que me da de comer, ja, ja), no estoy publicando los capítulos al ritmo que quisiera. Pero las aventuras siguen... Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, carmen gascón, muy acertado tu juicio acerca de lo que nos cuesta madurar y cuánta experiencia hemos de ir acumulado. No hay enemigo pequeño. Besazos, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola bertha, ya veremos, ya, qué hace Remo y cómo resulta este asunto. Siento ir tan lenta en esta etapa, soporto actualmente mucho trabajo... Besazos.

Dolors Jimeno dijo...

Sí, me ha gustdo mucho, Isabel, está muy bien narradap, como siempre.