martes, mayo 29, 2018

EN EL ENTIERRO DE LA EMPERATRIZ POPEA



Todos fingían sentirse apenados. Escucharon, como si se lo creyesen, el elogio fúnebre pronunciado poco antes por su marido, quien sólo había dicho dos verdades sobre ella: que era hermosa y le había dado una niña divina, muerta al poco de nacer. Por prudencia, los romanos acompañaban el cortejo fúnebre con las formalidades debidas, pero no dejaban de conversar y de preguntarse si, en algún momento, pudo imaginarse la difunta que ella misma, tan hábil en encender la cólera de Nerón contra sus enemigos, acabaría por ser también su víctima”. 

Del libro “Mujeres de Roma. Heroísmo, intrigas y pasiones” de Isabel Barceló Chico


NOTA: Queridos amigos, como habéis visto en la imagen anterior, estaré en la Feria del Libro de Madrid durante los próximos días: jueves y viernes por la tarde firmaré ejemplares en las casetas 37 y 51, de DISTROFORMA y Librería ANTES respectivamente. El domingo por la mañana participo en la mesa redonda Mujeres de historia y novela en el pabelló Bankia de actividades culturales. Sería un gran placer saludaros en alguna de esas ocasiones.  
* La primera fotografía es de un monumento funerario de Santa María del Popolo. Foto: Isabel Barceló.

3 comentarios:

Sahara Esp dijo...

Lo primero de todo, no voy a desearte suerte, creo que el trabajo y el esfuerzo son las herramientas necesarias para el éxito y, esas herramientas, las manejas magistralmente además de utilizarlas con profusión.

Sobre la entrada, un único comentario: dice el saber popular que quiten a hierro mata, a hierro muere.

Un abrazo y te deseo, no solo en la feria, toda clase de éxitos

Isabel Barceló Chico dijo...

Muchas gracias, Sahara Esp. He trabajado muchísimo en ese libro, en el que he puesto alma corazón y vida. He de decirte que el contenido no se corresponde con el contenido del blog, aunque en ambos casos los protagonistas sean mujeres (44 mujeres) y la ciudad de Roma.

Cierto ese refrán popular y, al menos en este caso, se cumplió: ni Popea ni el propio Nerón murieron tranquilamente en sus lechos.

Espero que algún día puedas leerlo. Creo que te encantará. Un abrazo muy fuerte.

RECOMENZAR dijo...

Un libro siempre he pensado en escribirlo pero la soledad que me viene al pensarlo no me deja hacerlo Felicitaciones por tus logros que son muchos abrazos