viernes, mayo 17, 2013

QUE LA RUINA NO CAIGA SOBRE NOSOTROS






¡Mira, ese de ahí con la corona de espigas en las sienes es mi prometido! ¿Lo ves? Sí, sí, es uno de los sacerdotes Arvales y en cuanto termine con los demás de ungir la figura de la Diosa Dia irá a tomar el baño, antes de participar en el banquete ritual para degustar sus primicias.

 ¡Quiera la diosa favorecernos con frutos abundantes! Este año lo pediré con más fervor que nunca.

Anoche tuve un sueño horrible: estaba en un lugar desconocido y por todas partes surgían edificios grandes y pequeños, vías, acueductos, villas hermosas y casuchas. Yo andaba y andaba, miraba a mi alrededor y no veía tierras de cultivo, ni pastos para los rebaños, ni refugio para las aves o los animales silvestres. Llegué así hasta el mar y también allí las olas, al llegar a la orilla, en lugar morir mansas en las rubias arenas o en verdes prados, chocaban contra la piedra de las casas. Sentí una angustia tremenda, un miedo atroz.

Una idea golpeaba mi cabeza como el mazo de un mortero: ¿De dónde saldrá la comida para alimentarnos?

Así, esta tarde, cuando empecemos los cantos para honrar a la Diosa Dia y, junto a ella, invoquemos a otros dioses para pedir abundantes cosechas, las estrofas que con más fuerza entonaré serán éstas:

“Lares, ayudadnos.
No permitas, Marte, que la ruina caiga sobre nosotros.(…)
Invocad por orden a todos los dioses de las simientes.
Ayúdanos, Marte.”

 


NOTA: El 17 de mayo se celebraba la fiesta de la Diosa Día. Se trataba de una diosa arcaica que más tarde se identificó con la diosa Ceres. Su culto estaba encomendado al colegio sacerdotal de los Arvales. Las frases entrecomilladas pertenecen a uno de los cantos que se entonaban por los sacerdotes Arvales para propiciar la fertilidad de la tierra. El canto estaba inscrito en una piedra hallada a finales del s. XVIII. Aunque la inscripción hallada es de la época de Augusto, se cree que el canto fue compuesto entre el siglo V y IV a.C. 

*La pintura mural romana la he tomado de internet.

14 comentarios:

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

Dentro de poco se subsistirá del aire; así lo quieren los gobiernos.

Dyhego dijo...

Espero que los dioses se apiaden y nos concedan mercedes sin fin.
Vale, Isabel.

La Dame Masquée dijo...

Los dioses andan un poco dormidos. A ver si al menos despiertan para venir a la fiesta.

Feliz fin de semana.

Bisous.

Cayetano dijo...

Para terminar con la crisis prefiero invocar a Marte que, como nuestra gran ministra de empleo, a la Virgen del Rocío.
Un saludo.

PACO HIDALGO dijo...

Como los políticos no nos solucionan nada, mejor será implorar a los dioses clásicos, a ver si se apiadan un poco de nosotros, como a esta diosa Día. Abrazos, Isabel.

Patzy dijo...

He leído que quien instituyó el nombre de “frates arvales” a esa cofradía sacerdotal de culto a Dea Dia (luego Ceres), ha sido el mismísimo Rómulo porque, según la leyenda, fallecido uno de los doce hijos que tenían Larentia Y Fástulo, el matrimonio que había recogido a Rómulo y Remo, fue Rómulo quien consintió en ser adoptado en reemplazo del hijo muerto de la pareja, y él mismo utilizó el nombre “frates arvales” para llamar así al grupo que conformaban él y sus once “hermanastros”. Muy interesante tu publicación, Isabel (y me sumo a cualquier invocación que quieran hacer...a estas alturas toda ayuda viene bien, en cualquier punto del planeta que se consiga. Je!)Gran abrazo!

Bertha dijo...

...Y, después de escuchar a una cachorra de las juventudes del PP llamando a la ministra de empleo "nuestra hada madrina" no se qué brevaje tomó la poverella pero... es, mejor invocar a la madrastra de Blancanieves.

Algo nos reinventaremos pero lo que esta claro que sin trabajo no hay posibles...?

Un abrazo Isabel feliz finde guapa.

yolanda carrasco dijo...

Muy acertado Isabel,como siempre!Ya estoy bien.Muchas gracias por tus buenos deseos.Esperemos que los dioses se apiaden de nosotros.Besos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Me temo que hasta el cielo se puede derrumbar encima de nuestras cabezas...

hesseherre dijo...

Acá costumbramo, invocar el ministro de la agricultura que no sabe sabe diferençar una batata e una abobora...
Beijos querida...

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Supongo que los romanos de ver nuestras megaciudades huirian despavoridos, aunque en ciertas cosas se sentirian muy a sus anchas, dioses mas, diosas menos.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Una pesadilla/predicción que se ha cumplido a pesar de la invocación de los sacerdotes Arvales a los Lares y a Marte. La Diosa Ceres, poco a poco, posee menos espacio para poder ceder a los humanos su necesaria bendición. Triste celebración a la Diosa Día.

Un fuerte abrazo, querida Isabel.

Dolors Jimeno dijo...

¿La cadena de supermecados Dia ha tomado el nombre de esta diosa? La marca Nike tomó el nombre de Atenea Niké, la de la victoria.

África dijo...

20 metros de protección de costas...
Parece un chiste, pero no lo es.
A Ceres le quitan su terreno y nosotros tendremos que aprender a volar...y a comer aire.
Grrr...



Un beso