miércoles, mayo 08, 2013

LA POBREZA NO TE CONVIERTE EN BESTIA DE CARGA



Esto dice Corax, contratado como porteador, para defender su dignidad: 
 



“¡Vamos, hombre! ¿Acaso creéis que soy una bestia de carga o un barco que transporta piedras? He sido contratado para realizar el trabajo de un hombre, no el de un caballo. No soy menos libre que vosotros, por muy pobre que me dejara mi padre”.

PETRONIO.- “Satiricón”

Citado por Robert C.Knapp en “Los olvidados de Roma”.- Traducción de Jorge Paredes.
 

22 comentarios:

Isabel Barceló Chico dijo...

Querid@s amig@s voy con el agua al cuello de trabajo, espero recuperar pronto la normalidad en el blog. Os pido disculpas por no visitaros con la frecuencia que me gustaría y os agradezco vuestro afecto y paciencia. Besazos.

mariajesusparadela dijo...

Estás perdonada.

Isabel Martínez Barquero dijo...

En cada momento hay que atender lo que urge, Isabel. Y sé que estás en lo que debes.

Un abrazo de una que tampoco es un caballo (me encantó lo que dice Corax).

Dyhego dijo...

Sabias y certeras palabras, Isabel.
Vale.

virgi dijo...

La Historia se repite.
Besos y no se me apure vd. que la fundación de Roma no se hizo en una hora.

Patzy dijo...

Tranquila, mujer! Como dijo Virgi, si la fundación de Roma se tomó su tiempo, el que tú empleas en contárnosla, es bien merecido! Abrazooo

Cayetano dijo...

Todos los trabajos son dignos. Eso si somos afortunados y contamos con alguno.
Un saludo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Desde luego que esas palabras las puede suscribir cualquiera de los trabajadores actuales, de los que han sido contratados con la Nueva Normativa de los Trabajadores. Y es que las Autoridades que nos malgobiernan se creen que ya no somos trabajadores, sino esclavos de los poderosos.

Buenos días, Querida Isabel.

Antonio

yolanda carrasco dijo...

Cuánta razón tiene Corax! No te preocupes Isabel, te comprendemos perfectamente,a veces el trabajo nos desborda, no pasa nada, no queremos que te ahogues, qué haríamos sin tí!Besos.

Dolors Jimeno dijo...

Isabel, te comprendemos, respetamos tus tiempos y admiramos el ingente trabajo de tu literatura.
La entrada, muy adecuada a lo que vivimos. Hoy huelga enseñanza, por ejemplo.

La Dame Masquée dijo...

No se preocupe, madame, la esperaremos el tiempo que sea preciso.

Lamentablemente sigue habiendo muchos Corax que deberían alzar también su voz.

Feliz día

Bisous

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Los clásicos siempre nos regalan la expresión adecuada para cada tiempo. Me apunto esta.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Isabel, me ha parecido tan interesante el texto, que me he remitido al original Latino. Nada tengo que objetar a la traducción que das, salvo esto:

¡Vamos, hombres”

"Quid uos, inquit? Iumentum me putatis esse aut lapidariam navem? Hominis operas locaui, non caballi. Nec minus liber sum quam uos, etiam si pauperem pater me reliquit."

C. PETRONII SATIRICON LIBER [CXVII]

Gustavo Figueroa V. dijo...

Pues esté usted tranquila que entendemos que alguien como usted tenga mucho trabajo y, mientras tanto, podrémos aprovechar para releer sus textos tan profundos y, a la vez, tan amenos.
Gracias mi estimada amiga por sus felicitaciones en mi blog.
Un abrazo.

Antonio Campillo Arnaiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

Tus amenos recursos son impagables. Mira esta ahora que los caballos no son contratados en España.

Bertha dijo...

La dignidad de la persona se tiene o no se tiene y, en este caso la tenía bien alta: aunque no tuviera un denaro.

Aquí sentadita me quedo esperando tú regreso mí querida Isabel.

Besos.

África dijo...

Es que algunos piensan que el ser pobre de bienes significa también haber perdido la dignidad, y eso no!
Muy bueno!
:D


Un beso



P.D. Yo también ando algo estresada, sí. El fin de temporada, que se dice.

RGAlmazán dijo...

Querida amiga, por desgracia, lo diga Corax, Agamenón o su porquero, los trabajos de los pobres son, en ocasiones, pesadísimos, aunque no debieran serlo.
Besos

Salud y República

unjubilado dijo...

En ocasiones tratamos a nuestros subordinados o empleados como bestias de carga y ellos pueden callarse y volverse contra nosotros en el momento menos oportuno o saltar y soltarnos su irritación sobre la marcha.
Un abrazo

Carmen Cascón dijo...

Me temo que con la excusa de la crisis más de uno se sentirá explotado, tratado como una bestia de carga en el trabajo, siempre más por menos sueldo para mantener la casa... Una vergüenza.
Un besito

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Sí, Isabel, a los débiles siempre se les ha creado para ello. Sus protestas no llegan más allá del aliento de una respiración. Sus amos son implacables. En el momento actual están creando tantos esclavos que ni las protestas se escuchan.

Un fuerte abrazo, querida Isabel.