martes, mayo 14, 2013

REMO SE CONSIDERA YA VENCEDOR





Después de que los gemelos Remo y Rómulo, ayudados por sus amigos, se hubieran enfrentado a los pastores del Aventino y dado muerte a cuatro de ellos, había llegado el día de la fiesta Lupercalia. Con los ritos que se celebraban en honor del dios Fauno, terminaría su periodo de iniciación y serían admitidos a la sociedad de los adultos. Ya se había realizado la primera parte: un sacrificio de dos cabras dentro de la cueva. Mientras esperaban a que el sacerdote y sus ayudantes prepararan la carne para el banquete ritual, los muchachos se habían quitado la ropa y se ejercitaban con carreras y saltos. Justo entonces, un pastor avisó que un grupo de ladrones pretendía llevarse su ganado y pidió ayuda a los gemelos. Al instante, Remo encabezando un grupo y Rómulo dirigiendo otro, echaron a correr en direcciones opuestas para tratar de impedir el robo. Ahí nos quedamos, sin saber cómo quedaría el asunto de los ladrones ni si alguno de los hermanos conseguiría impedir ese atropello.


Si bien la mayor parte de los estudiosos coincide en afirmar que la fiesta Lupercalia estaba instituida antes de la fundación de Roma, sobre el desarrollo de algunos de sus ritos como la desnudez de los jóvenes o la carrera en torno al Palatino no existe unanimidad.
Para Agatocles de Tarento, los lupercos participaban desnudos a imitación del lobo, cuyo cuerpo sólo se cubre con su propia piel. También Fauno recorre los campos en cueros, sin vestiduras tejidas a mano, pues su reino es la naturaleza y en ella no existen tales artificios ni al dios le interesa el pudor. Más bien al contrario: su potencia y fuerza generadora, con frecuencia lujuriosa, no quiere estorbos de ninguna clase. A juicio pues de este docto erudito, desde tiempos antiquísimos los muchachos concurrían desnudos al rito precisamente para honrar al dios caprino.
Cayo Acilio, en cambio, sitúa el origen de la desnudez de los lupercos en el episodio recién narrado, es decir, en el haber corrido desnudos Remo y Rómulo para evitarse las molestias del sudor cuando salieron en persecución de unos ladrones de ganado, robo acaecido mientras se celebraba la fiesta en honor de Fauno Luperco. En su opinión, se instituyó también entonces la carrera en torno al Palatino.
No faltan tratadistas contemporáneos nuestros que rechazan por completo toda relación entre los ritos de la Lupercalia y los gemelos. En tal caso, ¿por qué se forman dos grupos de lupercos, los Fabios y los Quintili? ¿Por qué se elige a dos jóvenes de buena familia para un rito en particular? En efecto, dentro de la cueva y apenas sacrificadas las cabras, el sacerdote toca la frente de esos dos muchachos con el cuchillo sacrificial aún ensangrentado. Luego, con un mechón de lana empapado de leche les enjuga la sangre de la frente y, entonces, los muchachos lanzan una tremenda carcajada, quizá para significar su tránsito a la nueva vida adulta y a continuación salen de la gruta para empezar la carrera. ¿Quién no reconocería en esos dos jóvenes a Remo y Rómulo? Dejo a vuestra sabiduría la respuesta a esta cuestión.
Y si no dais crédito a lo que vuestros propios ojos ven y vuestros oídos escuchan cada año al celebrarse la fiesta, añadiré por mi parte una razón si no más docta, al menos más congruente con cuanto hemos aprendido al estudiar el pasado. Nuestros antepasados jamás hubieran atribuido al azar el aviso del robo de ganado ni la consiguiente persecución por parte de los lupercos pues, según se vio después, respondía al designio de los dioses. Cuál era su finalidad, es algo sobre lo cual ninguno de los expertos citados se pronuncia. ¿Quiso Júpiter poner a prueba a los gemelos? ¿Fue asunto de Fauno? Quizá ese dios agreste se resistía a dejar salir de sus dominios selváticos y desordenados, primitivos, a los dos hermanos, espléndidos y potentes como lobos.
Nosotros nada podemos hacer sino sentarnos cerca de los fuegos donde se iba a asar la carne del banquete ritual, disfrutar del día soleado y esperar a que los dos grupos de lupercos, encabezados uno por Remo y otro por Rómulo, regresaran de la persecución a los ladrones de ganado.


Acababan de extender las ascuas y colocar sobre ellas los trozos ensartados de las cabras sacrificadas a Fauno cuando de pronto aparecieron, por el fondo del valle de Murcia, Remo y los Fabios con cuantos lupercos se les habían sumado para perseguir a los bandidos. Algunos de los pastores adultos, cansados de esperar e impacientes por saber si habían logrado ahuyentar a los malhechores, descendieron hasta el valle y salieron a su encuentro para recibirlos.
- ¿Habéis vencido a los ladrones? – les gritaban desde lejos.
Y los lupercos respondían afirmativamente por señas, daban palmas y entonaban cánticos de victoria. Los pastores alcanzaron por fin a los valientes muchachos y, tras saludarlos y felicitarlos con gran alborozo, se colocaron a su lado y formaron un cortejo para acompañarlos en su llegada triunfal. Los lupercos hablaban atropelladamente y con gran entusiasmo.
- ¡Deberíais haber visto cómo huían los ladrones…! - se jactaba uno.
- Apenas han reconocido a Remo, han dejado de arrear a las vacas y han echado a correr…
- ¿Los habéis perseguido? - preguntó un pastor curioso.
- ¡Qué dices! ¿Y perdernos la fiesta? ¡Ni hablar! - respondía Bruto Fabio -. Además, estamos hambrientos.
- Así es - añadió Sexto Fabio -. ¡Ojala esas malditas cabras estén ya asadas!
La alegría de todos, con ser mucha, era pequeña comparada con la de Remo, quien no cabía en sí de gozo. Caminaba el primero respirando hondo para exhibir bien sus músculos, henchía el pecho de orgullo. Pronto llegaría su hazaña a los oídos de Flora y aún lo amaría más. Este pensamiento lo hizo sacudir la cabeza con ese gesto característico suyo que le agitaba los rizos sobre la frente.
- ¡Vaya manera graciosa de mover el pelo! - dijo uno de los pastores salidos a su encuentro, sin disimular su admiración, pues el cabello rubio y ondulado de Remo brillaba como una aureola en torno a su cabeza y lo hacía semejante a un dios.
Ese comentario, aún siendo elogioso, ensombreció la mirada de Remo. Le trajo a la memoria su enfrentamiento con Gordio Quintili, quien pocos días antes se había burlado de él y lo había ofendido gravemente al comparar sus gestos con los de una muchacha. Había jurado vengarse y hacerlo de manera pública. Ahora el destino le brindaba la oportunidad de resarcirse y, además, delante de todos los habitantes del Septimontium. Lo humillaría de tal modo que nadie lo olvidaría jamás y hasta el fin de sus días Gordio Quintili habría de soportar las burlas de todos los pastores siempre que se hablara de la fiesta Lupercalia. Se iluminó de nuevo el rostro de Remo y sonrió para sí ¡Sin duda el padre Fauno le era propicio!
Para llevar a cabo su venganza era preciso anticiparse al regreso de su hermano y los Quintili, llegar al lugar donde se celebraría el banquete antes que ellos. No parecía difícil, pues su hermano estaría aún dando la vuelta al Palatino en busca de los ladrones. ¡Cuánto más rápida y eficaz había sido su persecución! Le destellaba la alegría en los ojos. Con esa determinación tomada, volvió su rostro y dijo unas palabras a sus compañeros para alentarlos a seguirlo y luego, lazando un grito, emprendió una veloz carrera hacia la cueva de Fauno.


Por la vertiente opuesta del Palatino, como había previsto Remo,  corrían Rómulo, los Quintili y los lupercos unidos a su grupo. Ni siquiera habían llegado a ver a los ladrones, pues el intento de robo había tenido lugar en un área más cercana al valle de Murcia, hacia donde se había dirigido el grupo de Remo. Un pastor les hizo señales desde lejos. Era el mismo que había dado el aviso y les indicaba que ya había recuperado el rebaño y se retiraba con él hacia otros pastos. Para entonces Rómulo y los suyos ya habían rebasado la Velia y estaban a punto de llegar al valle entre el Celio y el Palaltino. No merecía la pena retroceder. Llegarían antes si terminaban de dar la vuelta a esta última colina para dirigirse a la cueva de Fauno.
En cualquier caso, no había prisa. Dejaron de correr, se sentaron y descansaron unos momentos, durante los cuales los Quintili y Rómulo recordaron a sus compañeros lupercos su aventura con el toro y los bandidos, ocurrida no muy lejos de allí. La conversación entre ellos era festiva, alegre, acorde con la importancia de ese día y con sus propias expectativas. Hablaban de sus planes de matrimonio quienes ya estaban prometidos y de todo cuanto, por ser ya adultos, preveían hacer en un futuro inmediato.
Ese mismo día, al terminar el banquete ritual, se acercarían al santuario del dios Quirino a ofrecerle sus bullas. Cuando dos días más tarde se celebrara la fiesta del dios, acudirían por primera vez en su vida a las ceremonias sin ostentar sobre su pecho ese poderoso amuleto propio de los niños, incapaces de defenderse por sí solos. Y casi enseguida, apenas hubieran transcurrido seis días más, marcharían a Cenina a celebrar un sacrificio en beneficio de la comunidad. Era privilegio de quienes acababan de concluir su iniciación el oficiar ese rito. La fuerza de la juventud unida a su recién adquirida condición de adultos formaban una combinación muy potente y eficaz para requerir la ayuda de la diosa Angerona. La intervención de tal divinidad era precisa pues la oscuridad de la noche se prolongaba cada vez más y amenazaba con impedir la salida del sol; sólo Angerona podía invertir el curso de ese desastre, dar fuerza al astro rey para que su luz volviera a vencer a las tinieblas. 
Con esos y otros planes gozosos bullendo en sus cabezas, los muchachos reemprendieron la marcha por el largo sendero al pie del Palatino, giraron a la derecha y continuaron por las orillas del valle entre el Celio y el Palatino hasta alcanzar el altar de Consu. Allí el camino volvía a virar y,  continuando al pie de los farallones, penetraba en la vertiente del valle de Murcia.


Acca Larentia había pasado la mañana vigilando el cielo para observar el avance del sol. Estaba sentada al amparo de una encina, justo en el límite entre el encinar y el prado, entre la luz y la sombra, algo apartada de las demás familias. A su lado se tendían con los ojos cerrados y aprovechando el calorcillo del sol los perros Bona y Seius. Su presencia en los ritos hubiera estado fuera de lugar, por ello sus amos los habían consignado a la custodia de su hermana Fausta. La muchacha, junto con otras jóvenes de su edad, había descendido hasta el valle de Murcia y allí cantaban, giraban formando corros y participaban en los diversos juegos con sus prometidos. Era una suerte de cortejo, pues pronto, cuando llegase la primavera y con ella la fiesta de Júpiter Latiaris, se celebrarían las bodas. Hasta las faldas del Palatino llegaban la música y el alborozo de quienes pronto fundarían nuevas familias.
Impaciente, volvió a mirar el cielo Acca. El sol había alcanzado ya su cénit, no tardaría en iniciarse el banquete ritual de los lupercos. Con él concluirían los ritos de iniciación de sus hijos y un nuevo puñado de jóvenes habría de salir de la protección de sus familias y vivir por sus propios medios durante un año. Suspiró con cierto alivio. El final de los ritos significaba para ella la recuperación de un poco de tranquilidad, sobre todo después de la promesa de Urco de llevarse a sus hermanos lejos del Aventino durante unos días. Temía la venganza de los pastores del Aventino. Mientras sus gemelos continuasen al alcance de éstos y de su jefe Caius, su corazón de madre no tendría sosiego.
- ¿Se sabe algo de esos ladrones de ganado en cuya persecución han ido Remo y Rómulo? – preguntó con ansiedad a Urco, quien con paso tranquilo y gesto alegre se acercaba a ella.
- ¡Borra de tu rostro tanto sufrimiento, madre! – respondió Urco –. Al parecer Remo los ha ahuyentado y está regresando ya. Dentro de un rato empezará el banquete. Espero que haya bastante carne, porque después de semejante carrera los muchachos devorarán la comida como animales.
Un grito salió de la garganta de Acca Larentia, aunque ella lo sofocó tapándose la boca.
- ¡Madre Fauna! – imploró enseguida poniéndose de rodillas sobre el suelo y hurgando en su cesto hasta dar con una torta de harina - ¡Madre Fauna, imploro tu ayuda y tu compasión! Intercede ante tu esposo Fauno a favor de mis hijos gemelos. ¡Que no los retenga a su lado, que los deje libres! Tú puedes hacerlo con una palabra, madre protectora de las mujeres, pues tu voz es persuasiva y a la vez profética – y mientras decía esas palabras desmenuzaba la torta, arrojaba los pedazos al suelo en círculo y los rociaba con un poco de miel.
Urco no comprendía el repentino pánico de su madre ni el temblor de su cuerpo entero. Se había arrodillado frente a ella y cuando la mujer terminó su invocación, le cogió las manos para transmitirle calma y consuelo. En la mirada de Urco había un interrogante.
- Algún dios te ha inspirado palabras nefastas, hijo mío. Temo otra vez por tus hermanos.
Quiso tranquilizarla, pero ya se oía el vocerío de los muchachos que regresaban de espantar a los ladrones y, contagiado de los temores de su madre, le pareció más urgente acercarse a recibirlos al lugar donde ardían los fuegos. 

NOTA: Éste es el capítulo 15 de la primera parte de la historia de Remo y Rómulo. 
*Todas las fotografías son mías excepto la de Cupido y Psique que es de Paco Hernández.  

NOTA: Os recuerdo que el miércoles 15 de mayo será la tertulia sobre Dido Reina de Cartago en el Bibliocafé, a las 19 horas. ¡Me encantaría veros!

29 comentarios:

Cayetano dijo...

Ya estamos pues de regreso tras dejar la imagen "congelada".
Parece que están de suerte los gemelos, sbre todo Remo. Una buena racha necesaria para su autoestima. El problema está en su impulsividad y osadía propias de la edad y de creerse a salvo de cualquier peligro.
Un saludo.

La Dame Masquée dijo...

Los chicos se abren camino. Me alegra que haya podido retomar este delicioso relato. Ya extrañaba mucho a estos gemelos!

Ojala pudiera estar el miércoles en ese bibliocafé. Que tengan una estupenda jornada todos los asistentes.

Buenas noches

Bisous

Bertha dijo...

Bueno ya: comenzamo a caminar todos juntos en esta nueva entrega de la historia de los gemelos!

Feliz día mañana Isabel ya nos contaras?

Un beso

mariajesusparadela dijo...

No sé cómo te las arreglas siempre para dejarme con el corazón en un puño...

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola cayetano, como muy bien dices el problema de Remo es su impulsividad... Veremos cómo acaba esta fiesta. Besazos.

Hola la dame masquée, me encantaría que estuviera vd. en Valencia, ya lo creo. En fin, quizá en algún momento tengamos la oportunidad de vernos. Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola bertha, me alegra que te guste estar de nuevo acompañando a los gemelos. ¡Ay, y cuánto nos hacen padecer! Besazos.

Ja, ja, mariajesusparadela, es que tú eres muy sufridora. Besazos.

Dyhego dijo...

Te sigo leyendo, Isabel.
Vale.

dapazzi dijo...

No conocer el miedo lo hace un poco atrevido, remo apunta a maneras.
Baci.

spok dijo...

Uiiiiiiiiiiii, al fin emoción de nuevo.
El interes no se pierde si no que se multiplica.
Suerte mañana.
Besos y salu2.

Neogéminis dijo...

Hacía bastante que no pasaba por aquí a leerte, pero apenas comenzar has logrado que me ponga en clima y ambiente. Un texto que atrapa, que invita a seguir leyendo.
Suerte con la tertulia literaria!
=)

Natàlia Tàrraco dijo...

Hermoso espectáculo el de los lupercos juveniles, de nuevo me encuentro en el lugar y en la fiesta. Pero mi corazón materno, atento, se anticipa a los malos augurios, que Fauna aplaque a Fauno, que regresen felices al banquete Rómulo el prudente y Remo el impulsivo, así sea. !Salve! amiga, te sigo intrigada.
Éxito en la conferencia, besitos.
Regreso este jueves, pero vuelvo enseguida a lo mío que he de terminar.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

Ceremonia tras ceremonia cunde el escepticismo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Vuelven mis chicos a la acción y vuelve tu sabiduría romana a ampliar nuestra cultura.
Como siempre, es un placer leerte, querida Isabel.
Un beso.

Patzy dijo...

Excelente texto, Isabel, no dejas de sorprender...aquí te sigo. Gran abrazo!

Carmen Cascón dijo...

Nop puedo dejar de pensar que las lupercales teníann que ver ciertamente con los famosos gemelos (ya casi nuestros de tan bien como les estamos conociendo gracias a ti) y que este robo de ganado no fue casual, sino una prueba que les estaban imponiendo desde el Olimpo para comprobar su arrojo y madurez luchadora. Me recuerda, en cierto modo, a las pruebas del paso de la niñez a la madurez de las culturas primitivas, como por ejemplo la de los niños espartanos.
Un besito

África dijo...

Remo se lleva todo el protagonismo en este día festivo, al menos de momento. Porque, claro, ya me has dejado mosca con ese proceder de Acca, ayyy...
Espero que la fiesta acabe bien y esa madre pueda dormir tranquila :D

Qué bueno empezar otra vez a leer esta historia!


Un beso

Hyperion dijo...

En esta mañana lluviosa de mayo he disfrutando de nuevo paseando y reviviendo Roma con tus palabras. Hoy, especialmente, con ellas he imaginado y paseado largo tiempo. Gracias. En este mayo en que la naturaleza y los sentimientos se despiertan como una nueva iniciación, las ilusiones y miedos, las correrías y la tranquila cabaña, los chicos y los adultos, componen un cuadro de tantos colores, la abundancia de un bosque de relaciones del que cojo con gusto hojas de laurel.

mari carmen garcia franconetti dijo...

¡Como me alegro de haber descubierto tu magnifico blog!

Gracias, Isabel por tan interesantes aportaciones.
Un abrazo.

Dolors Jimeno dijo...

Lo has retomado magistralmente. Nos resituas, nos instruyes y nos metes en la historia. De nuevo con la familia romana!

Freia dijo...

¡Ay, qué suspense! ¿Qué es lo que ha aterrorizado a Acca de esa manera?
Tengo la sensación de que la tragedia planea sobre los gemelos y todo gracias a los que tus palabras dejan asomar y sugieren. ¡Qué grande eres escribiendo, Romana,

Un abrazo bien fuerte y estoy segura de que la charla sobre Dido fue espléndida, distendida y que tú la enriqueciste todavía más.

yolanda carrasco dijo...

¡Qué pena no haber podido estar en la charla sobre Dido, me hubiera encantado pero no me encontraba bien, aunque ya estoy mucho mejor!Seguro que fue un éxito,entre otras cosas, por ser interesantísima, y yo me la tuve que perder.
El capítulo genial como siempre y, como ya te dice una persona que también te escribe en los comentarios del blog, y que ahora no recuerdo muy bien quien es: "Siempre nos dejas en lo más emocionante".Esperando el próximo capítulo.Muchos besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola dyhego, vi el post homenaje a tu padre, pero no pude dejarte comentario, parece que lo tenías deshabilitado. Besazos.

Hola dapazzi, Remo tiene las maneras de una deidad.Con todo.... Besazos.

Hola spok, celebro que andes por aquí "vigilando" a tus víctimas. Ja, ja. Que no falte la emoción. Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola neogéminis, gracias por sumarte a esta fiesta pastoril y tan significativa... Gracias por tus buenos deseos. Besazos.

Hola natalia tarraco, estos muchachos van a acabar contigo... O no. No hay más que presionar a una madre para que saque de dentro toda su pontencia. Espero que el "regreso a lo tuyo" sea muy exitoso. Besos, querida amiga.

Hola maria luisa arnanz, en la antigüedad sentían un gran respeto por la naturaleza y sus divinidades. Pensaban (con razón) que agredir a la naturaleza sólo podía tener como respuesta un castigo a quien lo hacía. No como desde hace dos o tres siglos, que el hombre cree que la naturaleza está a su servicio y con el único fin de ser explotada. Besazos, guapa.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola isabel martínez barquero, ya ves cómo están tus mozuelos, justo en el filo de su paso a la edad adulta. ¡Cómo ha pasado el tiempo! Besos, querida amiga.

Hola patzi,gracias por seguir aquí. Un abrazo.

Hola carmenGascón, opino como tú, que esto debió ser una prueba enviada por los dioses. Los gemelos realizaron su iniciación como era costumbre hacer en los tiempos antiguos, viviendo fuera de sus hogares y sin someterse a reglas durante un año. Algunos jóvenes también eran enviados a fundar ciudades. En fin, hay ritos variados pero más o menos sustancialmente similares. Los dioses los ponen a prueba, sí. Pero ¿de qué? Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola áfrica, ya sabes lo que le gusta a Claudia Hortensia tenernos siempre en alerta, no dejarnos tranquilas nunca... Ay, siempre hay algo que puede resultar de manera distinta a como imaginamos. Besazos, guapa.

Hola hyperion el dichoso, el afortunado, el envidiado por poder recorrer (y no sólo con la imaginación) aquellos lugares hollados antes por los gemelos: ver desde la puerta de su cabaña las cumbres del Aventino y del hogar de Jano, oir discurrir a tus pies al padre Tíber, observar el extenso y verde valle de Murcia, cargado de aventuras y de recuerdos. Y todo bajo ese cielo que también los amparó a ellos. En este momento no puedo imaginarme más felicidad. Besos, querido amigo.

Hola, maria carmen garcía franconetti, muchas gracias por tus palabras tan generosas. Espero que encuentres siempre aquí tu casa y un lugar para la emoción y, al mismo tiempo, para el sosiego. Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola dolors jimeno, qué bien encontrarnos de nuevo sumergidas en aquellos remotos tiempos tan nuestros... Besazos.

Hola freia, ya sabes que Acca Larentia tiene el oido muy fino, y esas palabras pronunciadas por Urco son las que la han alertado. Fauno representa el mundo animal, sin reglas, sin normas, no el mundo del ser humano social. Ese temor tiene ella, que Fauno retenga a sus hijos en la vida salvaje y no nos devuelva a la sociedad.
La tertulia sobre Dido fue muy agradable y muy enriquecedora, creo yo. Si alguna cualidad tiene la reina Dido es que sabe hacerse amar. Besazos.

Hola yolanda carrasco, espero que te encuentres ya mejor. La verdad es que tertulia resultó muy grata. Respecto a los gemelos, ya ves, la cosa está que arde... Besazos y mejórate.

willy dijo...

Muy buenos los detalles de las fotos, la verdad! Felicitaciones por la página!

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Bueno, por ahora Remo viene triunfante y exultante, ganando en todo y para todo. Esperemos que le brote pronto algo de ingenio o inteligencia porque con la fuerza solamente no va a alcanzarle. que disfrute de su hora, mientras pueda.

virgi dijo...

La energía de estos chicos viene del cielo. Ellos no lo saben, pero todo va por el camino que el destino les tiene marcado.
Besos otra vez.