domingo, mayo 19, 2013

SOBERBIA Y CEGUERA






Remo y sus compañeros habían ahuyentado a los ladrones de ganado y regresaban ya al prado donde se estaba celebrando la fiesta lupercalia. Se le había ocurrido una idea para humillar públicamente a Gordio Quintili, amigo de su hermano, que le había ofendido unos días atrás.


Al prado donde se preparaba el banquete ritual en honor del dios Fauno llegó enseguida el rumor producido por los lupercos que se acercaban corriendo: jadeos, risas, voces. Unos cuantos pastores los precedían y anunciaron a gritos su llegada.
- ¡Han recuperado el ganado! – gritaban.
Y muchos de cuantos estaban cerca del gran hogar con las brasas, bien ocupándose de ayudar al sacerdote en la cocción de la carne, bien terminando de preparar las toscas mesas donde se celebraría el banquete, bien por el gusto de curiosear, levantaron sus cabezas y esperaron la llegada de los muchachos.
De entre las encinas surgió Remo el primero, los ojos resplandecientes de alegría y de orgullo, la cabellera ondulante flotando hacia atrás, su piel dorada bajo los rayos solares salpicada por diminutas gotas de sudor, su cuerpo entero, hermosísimo, atravesando el espacio despejado. Frenó su carrera y volvió la cabeza para ver llegar a sus compañeros. Tras él venían Bruto y Sexo Fabio y un grupo de lupercos de otras colinas. En un instante el prado se llenó de animación y potencia juvenil.
Rodeado ya de todos sus compañeros, Remo trazó una inmensa sonrisa y se dirigió a los fuegos diciendo:
- ¡Esta carne no se la comerá nadie, sino el vencedor!
Al instante retiró de las brasas dos largos pinchos de madera en los cuales, ensartados, se asaban los trozos de carne de las cabras sacrificadas y los pasó a sus amigos Fabios. Y luego cogió otros dos más y los dio a otros lupercos y así repartió toda la carne, aún medio cruda y chorreante de grasa.
Por último, se acercó a un altar constituido por una piedra plana sobre la cual se había prendido una pequeña hoguera. Allí, las brasas asaban los extra, es decir, las vísceras de los animales que, siendo la parte del sacrificio que correspondía al dios Fauno, tal y como establecen los rituales debían quemarse en el fuego por completo. Sin detenerse un instante, Remo alargó la mano, cogió el pincho con las vísceras humeantes y, sentándose en el suelo, las devoró.
Urco, quien había llegado al prado de los fuegos casi al mismo tiempo que su hermano, lo observaba atónito. Del mismo modo silencioso miraban a Remo y a sus colegas el sacerdote oficiante del rito y sus ayudantes, la multitud congregada para recibirlos, incluso algunos de los lupercos que habían rechazado la carne ofrecida. Una nube ocultó el rostro del sol y arrojó su sombra sobre el Palatino.
Consumidos los extra, Remo reclamó a sus compañeros que le dieran también carne de los pinchos.
- ¡Esto para Gordio Quintili! – gritó de pronto, mientras tiraba el hueso descarnado de una pata haciéndolo caer intencionadamente sobre el suelo.
- ¡Y estos otros para sus compañeros! – se sumaron enseguida los Fabios.
Por el aire empezaron a volar los huesos de las cabras devoradas, lanzados sobre las mesas del banquete por quienes las habían comido, entre grandes risotadas y burlas. Continuaron engullendo y burlándose hasta acabar con todo y, tal como estaban, se tendieron boca arriba con los vientres llenos.

 
Rómulo y los Quintili, junto con otros seguidores lupercos, llegaron entonces al prado siguiendo el mismo camino que había seguido Remo, entre las encinas. El rostro de Rómulo se demudó. No había nada en los fuegos, las mesas del banquete ritual  y sus alrededores estaban cubiertos de huesos, los pinchos de madera tirados por el suelo, como su hermano y sus amigos. Muchas personas lo miraban esperando su reacción tal vez, o burlándose por dentro de él, de su fracaso, de la deshonra de haber sido privados de la comida tanto él como sus compañeros. Una nueva humillación de Remo, flagrante, pública, inesperada, pues Rómulo creía haberse ganado el respeto de su hermano después de su lucha contra los hombres del Aventino. Le dolió tanto como un latigazo.
Pese a sentirse muy avergonzado, compuso una sonrisa y no agachó la cabeza, sino que se volvió hacia los suyos y les dijo:
- Hemos llegado tarde por mi culpa. He calculado mal el tiempo de la cocción de la carne y os he hecho entreteneros sin necesidad.
Sus compañeros le pusieron las manos sobre la espalda y, sin protestar ni dar mayor importancia a lo sucedido, atravesaron el prado y descendieron hacia el estanque.


Se equivocaban uno y otro: Remo, al pensar que había salido triunfante y había humillado a Gordio Quintili y a todo el grupo de su hermano; Rómulo al creerse responsable del perjuicio ocasionado a sus compañeros por haberse quedado sin participar del banquete, una parte importante del rito, y cuyas consecuencias estaban por ver. Eran demasiado jóvenes para comprender la importancia de lo ocurrido. No pasaba lo mismo con las personas mayores. El sacerdote oficiante de la ceremonia, quien como todos los demás había asistido a esta escena sin intervenir, se retiró a la higuera ruminal, a pocos pasos de la escalera de Caco y envió a sus ayudantes a buscar a los jefes de cada una de las colinas que formaban el habitado del Septimontium.
Algunos de ellos habían presenciado los hechos, muchos otros se habían enterado por terceras personas, pues la noticia había corrido de familia en familia, entre los grupos desperdigados por la falda del monte. Muchas caras mostraban inquietud. La más grave de todas era la de Fáustulo, mayoral del rey Amulio, una de las autoridades más conocidas y respetadas de las orillas del Tíber. El anciano se apoyaba en su cayado con el rostro sombrío y una profunda tristeza en los ojos. Por si no era bastante incertidumbre el no haber recibido noticias de Caius y de los hombres del Aventino con quienes sus hijos habían peleado, ahora le llegaba este nuevo revés. Pese todo, su actitud tenía la dignidad de siempre, la entereza propia de un hombre cuya sabiduría se debe al buen entendimiento, la experiencia y la edad.
- Se ha cometido un acto intolerable – dijo el sacerdote, una vez se hallaron reunidos todos –. Un grupo de lupercos ha vulnerado las normas más elementales de la vida cívica regulada por los dioses: no han esperado a sus compañeros para compartir con ellos, como es debido, el banquete ritual; y así, no sólo han privado a los demás lupercos del consumo de la comida sacra, sino que con ello les han impedido completar ritualmente su iniciación. Mas su impiedad se había iniciado antes, cuando se han apropiado de manera violenta de la carne del sacrificio y la han devorado estando aún casi cruda, algo propio de animales y no de hombres.
Estas palabras fueron acogidas en silencio, con mucha compunción por parte de los jefes, pues adivinaban su alcance.
- El mayor de tus gemelos, Remo – dijo entonces el sacerdote dirigiéndose a Fáustulo –, ha sido el cabecilla de ese proceder irreverente, secundado por los Fabios y otros cinco lupercos. Y él mismo ha llevado su insolencia e impiedad aún más lejos, pues ha consumido los extra destinados a Fauno. ¿Acaso se cree comparable a un dios? No conozco ejemplos de tanta soberbia.
 Reflexionó Fáustulo, cabizbajo, antes de contestar.
- Ofrezco yo mismo una cabra para ser sacrificada y consumida ritualmente por los lupercos que no han podido comer la carne sacra. En cuanto a Remo, es un buen hijo y posee muchas cualidades. A actuar así no lo empuja la maldad, sino su juventud y una impaciencia difícil de contener.
Aceptaron estas palabras los asistentes comprendiendo su dolor de padre. El sacerdote, sin embargo, rechazó el ofrecimiento de la cabra, pues no podía sacrificarla sin repetir completo todo el rito incluyendo, de nuevo, a los muchachos que se habían comportado de manera tan indigna. Eso le parecía intolerable. Había decidido, por tanto, hacer una invocación especial al dios Fauno para exonerar de comer la carne sacrificada a los jóvenes que no habían podido hacerlo. Con ello daría por concluida su iniciación.
En cuanto a Remo, los Fabios y los otros cinco lupercos, el dictamen del sacerdote era inapelable: su impiedad ponía de manifiesto que todavía no eran dignos de ser readmitidos en la sociedad. Durante otro año deberían seguir como iniciandos fuera de sus hogares y del habitado, en un mundo sin normas ni reglas, selvático, animalesco, bajo el signo de Fauno.


Cuando el sacerdote informó a los lupercos de su decisión, Remo, en un gesto de ira, se arrancó de un tirón la cinta con la bulla que le colgaba del cuello. Cogió el amuleto con la mano derecha y lo arrojó lejos, en dirección al estanque situado a sus pies y dándose media vuelta se metió entre los árboles, seguido de los demás lupercos no admitidos. Quedaron todos los demás mudos, sobrecogidos por esa nueva osadía de Remo al privarse a sí mismo de toda protección pues, a los ojos del mundo, seguía siendo un niño y, como tal, necesitaba los amuletos contenidos en la bulla para protegerse de las enfermedades, las mordeduras venenosas, el mal de ojo y tantos otros peligros que se ciernen sobre los menores.
Sin embargo, los jóvenes que habían superado su iniciación pronto se olvidaron de los excluidos y disfrutaban pensando en su nueva condición de adultos: tendrían responsabilidades en sus familias, podrían casarse, ir a combatir a una guerra si era necesario, ser escuchados y tratados como hombres en su comunidad. No pudo regocijarse igual Rómulo, cuyo dolor por lo ocurrido era evidente. Se reflejaba en su actitud desanimada y cabizbaja, en la escasa alegría con la cual siguió participando de la fiesta. Ahora sí quedaría separado de su hermano durante mucho tiempo. Remo estrecharía su amistad con los Fabios y con otros jóvenes y a él le daría de lado definitivamente. Nada volvería a ser igual entre ellos
Luego, antes de dirigirse con los demás muchachos al templo de Quirino para ofrecer al dios sus bullas, buscó un momento de soledad y se acercó a su antiguo refugio a comprobar cómo estaba el lobato. Su plan era seguir alimentándolo en secreto, aun cuando no pudiera hacerlo ya en la cueva de Fauno. Un nuevo golpe para él: el animal no estaba. Quizá se había escapado por alguno de los agujeros que había dejado en las paredes el ataque de los hombres del Aventino; tal vez alguna alimaña hubiera logrado entrar y arrastrarlo fuera para devorarlo. Aún en el mejor de los casos, el animal no sobreviviría.
Y, sin embargo, ¿qué sabemos los humanos del tiempo y los sucesos que están por venir? Solo cuando se han convertido en pasado nos es dado hablar de ellos con algún conocimiento. La soberbia y el deseo de venganza habían cegado a Remo y no menos ciego resultaba Rómulo a causa de su humildad. La admiración por su hermano y el pesar profundo por quedar separado de él, no le permitían darse cuenta del cambio operado. Era una separación demasiado inesperada y brutal. Un hachazo.
De este modo describió Urbano Lacio, en su crónica oral, aquel dramático instante:
“Fue como cuando en medio de una tormenta/ un rayo cae sobre un roble y, rajándolo de arriba abajo,/ lo parte por completo en dos mitades:/ aunque la primavera haga brotar la vida y regale/ retoños nuevos a cada parte del tronco dividido,/ nunca más volverá a ser un solo roble”.

NOTA: Queridos amigos, éste ha sido el capítulo 16 con el que concluye la primera parte de la historia de los gemelos Remo y Rómulo. Seguiré con los capítulos de la segunda parte sin interrupción. ¡Espero haberos dejado con ganas de más! Se me olvidaba deciros lo siguiente: en la foto que encabeza el post y que podéis hacer más grande, veréis que está marcado, a la derecha, el prado donde se celebraba el banquete. 

NOTA 2.- Os dejo un enlace con el programa del 11ª encuentros de Clubs de Lectura de Albacete, en el que tengo el honor de participar con una charla sobre mi experiencia bajo el título:"El lector en mi mesa: viaje alrededor de la realidad y la ficción a través de internet". Podeis ver el programa y otras informaciones interesantes AQUÍ. La autora invitada es nada más y nada menos que ROSA MONTERO.

34 comentarios:

Cayetano dijo...

Buen final el de esta primera parte.
Rómulo aparece como más sensato y comedido que su hermano, quien se ha comportado como un auténtico gamberro en pleno botellón. A pesar del dolor del primero, la separación será inevitable como inevitable será modificar los designios de los hados.
Un saludo.

Hispanypedia dijo...

Pues sí que me he quedado con ganas de seguir leyendo, así que espero el siguiente.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

¡Qué vanidad la de Remo! Su personalidad contrasta con la de Rómulo (Caín contra Abel).

yolanda carrasco dijo...

Sí que nos hemos quedado con ganas de seguir leyendo.Ha sido un capítulo muy bueno, como todos.La frase final de Urbano Lacio es magistral.Me ha encantado la 1ª parte, en espera de la 2ª, pero sin agobiar a la sabia narradora-escritora.Muchos besos Isabel.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola cayetano, así es. Remo se ha dejado llevar una vez más por sus impulsos y ha metido la pata... Veremos qué ocurre a partir de ahora. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola hyspanipedia, trataré de colgar estas entradas con regularidad, aunque a veces me resulta casi imposible. Lo importante es que disfrutemos ¿no crees? Un abrazo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola maria luisa arnaiz, a Remo le encanta presumir, es bastante fatuo y confía en su fuerza. En el ambiente pastoril en que vive, todo eso le da popularidad entre otros jóvenes, sin duda. Pero aquí se ha pasado de la raya y no quedará sin consecuencias. Besazos, guapa.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola yolanda carrasco, como ya decía antes, trataré de ser tan regular como pueda en colgar las entradas siguientes. A veces, inevitablemente me atasco, porque no dispongo del suficiente tiempo y, por otra parte, esa historia tiene sus complejidades. Gracias por tu confianza siempre. Besos.

mariajesusparadela dijo...

Ya sabes que sí: con ganas de más.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Este Remo se ha pasado. Es joven e impetuoso, demasiado impetuoso e irreverente. Veremos los caminos que le depara el futuro.
Rómulo, entristecido ahora por la separación, sé que está llamado a grandes gestas. Tendremos paciencia para comprobarlo.

Muy bien, Isabel, todo discurre y, línea a línea, vas edificando la historia. Ánimo y fuerza, querida amiga. No siempre se dispone de tiempo, pero sé que tu cabeza trenza las complejidades de la novela sin cesar. Ya va avanzada, camina resuelta.

Un abrazo grandísimo, querida Isabel.

La Dame Masquée dijo...

La insensatez de Remo es enorme. Parece que no es capaz de aprender de sus errores, y hay un problema de fondo que no se puede achacar solo a su impulsividad. Veremos si ahora aprende a reflexionar, al menos.

Buenas noches, madame.

Bisous

spok dijo...

Tu letra es como maná para el cerebro, siempre quedamos con ganas de mas y mas y mas.
Besos.

Bertha dijo...

El impetu de la edad aunque los demas tambien son jóvenes Remo es un poco lider y a la vez un incosciente.Me da pena su padre sacándole la cara y teniendo que humillarse por sus impulsos mal controlados...estos hijos que lo van a matar a disgustes!

Impaciente por seguir leyendo.

Un abrazo Isabel y muchísima suerte en esta presentación es que no paras eh!

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Bueno, Remo se la ha creido como decimos por aqui, se cree demasiado importante, y el castigo le ha llegadole guste o no.
Y ni con eso parece bajarsele los humos, menos mal que no sabe nada de su 'verdadero' padre, sinò no lo soporta nadie.

A ver como sigue, no nos dejes esperando mucho tiempo.

Anónimo dijo...

Encomiable texto. ¡Bravísimo!

Un abrazo,

Mentecato

Anónimo dijo...

Encomiable texto. ¡Bravísimo!

Un abrazo,

Mentecato

PACO HIDALGO dijo...

Estupendo final para este apartado, Isabel. Se ve que ambos hermanos están tomando caminos muy divergentes: Rómulo apela a la sensatez y honradez; Remo se deja llevar más por el desenfreno. En fin, esperaremos acontecimientos. Un fuerte abrazo.

Dolors Jimeno dijo...

Muy buen final. Enhorabuena. Continuamos esperando. Enhorabuena también por lo de Albacete. Estàs que no paras!

África dijo...

Ufff...tremendo capítulo.
Las personas más osadas son las que tienen más probabilidades de meter la pata. A Remo se le ha ido de las manos esa osadía. Quizás necesite otro año para sentar un poco la cabeza...mmm...
Y qué diferente es Rómulo. Creo que hará lo que pueda por Remo, porque estos dos no pueden separarse!
En fin, ha sido tremendo el capítulo.


Charla, comida, visita turística, teatro...jooo...qué bien te lo montas! :D


Un besito

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mariajesusparadela, seguiremos con esta historia enseguida. ¡Yo también tengo muchísimas ganas de ver qué pasa! Besazos.

Gracias, isabel martínez barquero. Tienes razón, mi cabeza y, sobre todo, mi corazón están todo el tiempo con los gemelos y con quienes les rodean. Remo se ha equivocado y mucho. Veremos... Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Saludos, la dame masquée, nuestro Remo se ha equivocado mucho, como bien dices, y ya veremos cuáles serán las consecuencias. Beso su mano.

Hola spok, me alegra que esta historia sea como el mana, que alimente cuando atravesamos un desierto. ¿Puedes creer que entrar en estas historias del pasado hace más respirable el presente? Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola bertha, como bien dices, los padres invariablemente sufren por los errores de los hijos. Nos gustaría que no se equivocaran nunca... Sin embargo, no se puede evitar. Gracias por tus buenos deseos. Besazos.

Hola alejandra sotelo faderland, la idea es continuar con esta historia enseguda. Si luego no puedo mantener el ritmo, ya me pararé... De momento, el miércoles seguramente colgaré ya e siguiente capítulo. Y sí, Remo se lo ha creído... En realidad, siempre ha pecado de vanidoso ¿no? Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola mentecato, hacía mucho tiempo que no tenía noticias tuyas, me alegro de que aún estés por el ciberespacio. Y también de que te haya gustado este capítulo. Besazos.

Saludos, paco hidalgo, por tus palabras veo que he conseguido reflejar lo que quería... caminos divergentes, sí. Besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola dolors jimeno, gracias por tus ánimos. Seguiré enseguida con la segunda parte, no quiero parar... En cuanto a lo de Albacete, espero disfrutar mucho y, sobre todo, que las asistentes lo pasen bien. Besazos.

Hola áfrica, desde luego los dos hermanos, aun teniendo muchas similitudes, tienen también diferencias importantes. La sangre, sin embargo, une mucho.
Quienes se lo montan bien son los albaceteños. Para mí es una oportunidad fantástica, pues a ese encuentro suelen asistir entre 350 y 400 personas. Un poquito de respeto sí que da... Besazos.

Carmen Cascón dijo...

El gesto de Remo estuvo muy pero que muy feo y el problema es que no sabemos qué consecuencias podrá traer en el futuro para ambos gemelos: uno por impío y descreído; otro demasiado sumiso y pacifista. Remo es fuerte y valiente, pero le falta sentido común, mano izquierda. Rómulo es quizá menos fogoso pero intenta siempre mantener la paz, cosa nada fácil frente a su hermano. Ya no son niños y de elllos dependen otros jóvenes que les toman de ejemplo.
Un besito

virgi dijo...

Emocionante este trozo, de veras me ha conmovido.
Me veía bajo un árbol, contemplando la impetuosidad de uno y el amor del otro.
¡Cuánto hemos de vivir, querida Isabel, aprender sólo un poco!
Es un lujo leerte y te abrazo con vehemencia.

dapazzi dijo...

Parece ser que se estaban cociendo los principios de la diplomacia.
Muy latino todo, no es de extrañar que Maquiavelo fuera condenado a nacer en la península itálica.
SALUDOS.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola carmen gascó, has resumido muy bien el carácter de los gemelos, aunque yo no veo a Rómulo tan sumiso, sino más ponderado y más respetuoso de los dioses. En fin, veremos que les depara el futuro. Besazos, querida amiga.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola virgi, cierto que tenemos aún muchas cosas que vivir y que aprender. Y tu lo harás en primera fila... Aunque no, lo tuyo más que aprender será enseñar. Besazos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ja, ja dapazzi, esto es más bien la diplomacia del garrotazo y tentetieso. Con todo ya has visto, a Remo lo han fastidiado bien. Besazos.

Dyhego dijo...

Me está gustando, Isabel.
Vale.

RGAlmazán dijo...

Pues sí, queremos más. O sea que adelante. Te esperamos. Un beso

Salud y República

Bertha dijo...

Ya vamos enterándonos de mas cosas y nos quedamos... con saber aun más.

Que disfruteis de esos encuentros en Albacete.

Besos Isabel.

Juanjo Montoliu dijo...

Genial colofón. Claro que nos ha quedado ganas de más.

Y a seguir leyendo que voy.